Avís | Aviso

=> Versió en català (la primera part de l'entrada)

=> Versión en castellano (a continuación del texto catalán)

divendres, 7 de desembre de 2012

Palafrugell

[Entrada 216]

Palafrugell


La plaça de Palafrugell té la particularitat de ser triangular. Pels que no us repèl la matemàtica diré que és, aproximadament, un triangle rectangle, isòsceles. En el costat més llarg, que els matemàtics en diuen hipotenusa, hi ha l'Ajuntament... Sí, és clar! Parlo de la plaça Major.

En un dels dos vèrtex idèntics, el de l'esquerra mirant a l'Ajuntament, hi ha una pizzeria que du un nom prou català, com Mascaró o Morató o una cosa per l'estil.

Un divendres del mes de juliol vam anar-hi a sopar. Nosaltres, la meva dona i jo, havíem sortit de Barcelona a quarts de vuit i vam arribar-hi a quarts de deu. Quan vam arribar-hi, al mig de la plaça, damunt d'un petit entarimat, una cobla entonava la primera sardana de la nit.

Quatre persones ens esperaven asseguts a una taula de la terrassa, a la plaça. Hi havia el meu cunyat, vull dir el germà de la meva dona, la seva dona i un altre matrimoni d'amics comuns. A mi em va tocar seure d'esquena al mig de la plaça, d'esquena a la cobla que ens va amenitzar la vetllada amb les seves sardanes i de tots els avis que les dansaven. Just davant meu hi havia aquest amic comú i darrera d'ell hi havia una taula amb un parell de matrimonis i uns nens, que ja estaven pagant, a punt de marxar.

Molt aviat la taula quedà lliure. Es veu que per al grup que ara marxava havien ajuntat vàries taules. Llavors les van tornar a separar. En van preparar una per a dos persones, posada en sentit tranversal, de manera que veuria els comensals d'aquella taula de perfil.

Vaig veure com al lloc d'aquella taula que hi havia darrera de meu amic s'hi atansava un noi vestit amb roba de colors foscos, grisos i negres, més aviat ajustada però sense passar-se, molt al gust del moment, em sembla que en diuen casual d'aquesta forma de vestir. Lluïa uns cabells curtets sense anar rapat i barba d'uns quants dies. Duia una bossa de roba negra, d'aquestes que es posen a l'esquena com una motxilla on hi devia dur les quatre coses que calen per anar a sopar a la població on un resideix. Li vaig fer uns vint anys. D'aspecte indolent, i formes arrodonides, tot i que prim, no em va semblar gens atlètic ni esportista. L'expressió de la cara era la d'aquelles persones a qui els sembla que el món els amarga la vida.

La natura no m'ha dotat d'un bon gaydar, vull dir d'un radar gai, ja sigui perquè no entrava en el pack amb que em va equipar, o sigui perquè el radar que em va tocar era totalment defectuós i no ha anat mai, però el noi era tan clarament efeminat que no em va caler gaire radar.

A l'altre extrem de la taula, enfront d'ell hi va seure un noi més primet d'aspecte i actitud totalment corresponent al seu gènere. Si l'hagués vist sol me l'hauria quedat mirant perquè he de confessar que és del tipus físic que m'atreu, però no hauria vist en ell res que m'hagués fet sospitar tendències homosexuals. Era d'una edat similar a l'altre, més prim i amb una cara de formes anguloses, potser una mica massa sec, de cabell castany clar una mica rossenc, d'aspecte força clàssic tant per la roba ja que duia una camisa de màniga llarga arromangada fins a la meitat de l'avantbraç d'un color salmó o rosa ataronjat, que li il·luminava la cara, i un pantalon de tall força clàssic de color negre, com pel pentinat, totalment convencional, encara que no duia clenxa poc hi faltava. Anava perfectament afaitat i duia una bossa de viatge no gaire gran, com per al cap de setmana.

Vaig deixar de sentir les sardanes, vaig perdre tot l'interès per les converses de la meva taula i mentalment em vaig incorporar a la taula d'aquells nois. De seguida els van dur una ampolla de vi rosat en una galleda amb gel per mantenir-lo fred que els van posar sobre la taula, cosa que destacava en aquella terrassa. No sé si és veritat o és la meva ment que em traeix, però recordo l'escena com si un focus especialment lluminós destaqués aquella taula de la resta. Imagino que no, que no hi havia cap focus, que només hi havia el meu interès i la meva mirada...

Pels detalls vaig inferir que era la primera vegada que es veien, un comportament molt formal, una mica tens, sense bromes o somriures de cap mena, sense cap mena de complicitat... A mig sopar el morenet, l'afectat, es va aixecar com per anar al lavabo. Va agafar la bosseta com per endur-se-la, va fer un gest que em va fer interpretar que dubtava. Devia pensar que si s'enduia la bossa el seu company podia detectar desconfiança o tenir por a ser abandonat i la meva teoria de la primera cita va prendre més força. L'altre li va guardar la bossa, posant-la dins del seu equipatge que guardava entre els seus peus.

Tots dos van menjar pasta, però no van compartir-ne gens, ni tant sols per fer un tastet. Anaven reomplint les copetes de vi alternativament, ara un ara l'altre, tot molt formal, molt poc familiar...

El de la camisa salmó em va semblar en general menys tímid o menys intimidat per les circumstàncies. Només ell va demanar postres. Una copa amb unes boles de gelat de diferents colors. Els postres els van compartir, tot i que el noi més primet va ser qui va tenir la copa al davant i qui en va gaudir de la major part, el més morenet va anar picotejant de les diferents boles...

El noi morenet va recuperar la seva bossa. Van pagar. No em vaig adonar de qui va pagar o si el pagament va anar a la catalana i cadascú va pagar la seva part. Lentament es van anar allunyant en direcció contraria a mi. Abans d'arribar a la cantonada el més morenet li va estampar un petó a la boca del meu preferit. Van caminar unes quantes passes, es van abraçar fortament ajuntant el cos de l'un al de l'altre sense deixar espai ni per un paper de fumar. Aquest petó va ser molt més llarg i intens, suposo que les seves llengües van estar força actives... Van caminar unes quantes passes més i abans que no els perdés de vista van repetir l'abraçada i el petó...

Llavors vaig pensar que m'havia equivocat, que el morenet tampoc residia al poble, que tots dos eren forasters. El morenet devia haver arribat abans, devia haver anat a la fonda o apartament i deixat l'equipatge i després havia anat a buscar al noi del cabell castany al bus amb que havia vingut i que allí, a l'estació d'autobusos, s'havien conegut...

Vaig començar a imaginar el que passaria a continuació, quan arribessin al dormitori. El tempteig, la descoberta sexual de l'un a l'altre... Bé, tot això és una altra història. La veu del meu amic em va traure del meu estat de somni dient: doncs, en Josep no és aquí, és en alguna altra banda...

En fi, si voleu intimitat, procureu que jo sigui ben lluny.

Una abraçada.






Palafrugell


La plaza de Palafrugell tiene la particularidad de ser triangular. Para los que no os repelen las matemáticas diré que es, aproximadamente, un triángulo rectángulo, isósceles. En el lado más largo, que los matemáticos llaman hipotenusa, está el Ayuntamiento... Sí ¡claro! Hablo de la plaza Mayor.

En uno de los dos vértices idénticos, el de la izquierda mirando al Ayuntamiento, hay una pizzería que lleva un nombre bastante catalán, como Mascaró o Morató o algo por el estilo.

Un viernes del mes de julio fuimos allí a cenar. Nosotros, mi mujer y yo, habíamos salido de Barcelona pasadas las siete y llegamos allí pasadas las nueve. Al llegar, en medio de la plaza, sobre un pequeño tablado, una cobla entonaba la primera sardana de la noche.

Cuatro personas nos esperaban sentados en una mesa de la terraza, en la plaza. Estaban allí mi cuñado, quiero decir el hermano de mi mujer, su esposa y otro matrimonio de amigos comunes. A mí me tocó sentarse de espaldas al centro de la plaza, de espaldas a la cobla que nos amenizó la velada con sus sardanas y de todos los abuelos que las danzaban. Justo delante de mí había ese amigo común y detrás de él había una mesa con un par de matrimonios y unos niños, que ya estaban pagando, a punto de irse.

Muy pronto la mesa quedó libre. Se ve que para el grupo que ahora se iba habían juntado varias mesas. Entonces las volvieron a separar. Prepararon una para dos personas, puesta en sentido transversal, de modo que vería los comensales de esa mesa de perfil.

Vi como al lugar de aquella mesa que estaba detrás de mi amigo se acercaba un chico vestido con ropa de colores oscuros, grises y negros, más bien ajustada pero sin pasarse, muy al gusto del momento, me parece que llaman casual a esta forma de vestir. Lucía unos cabellos cortitos sin ir rapado y barba de unos cuantos días. Llevaba una bolsa de ropa negra, de esas que se ponen a la espalda como una mochila donde debía llevar las cuatro cosas que se necesitan para ir a cenar a la población donde uno reside. Le calculé unos veinte años. De aspecto indolente, y formas redondeadas, aunque delgado, no me pareció en absoluto atlético ni deportista. La expresión de su cara era la de aquellas personas a quienes les parece que el mundo les amarga la vida.

La naturaleza no me ha dotado de un buen gaydar, quiero decir de un radar gay, ya sea porque no entraba en el pack con que me equipó, o sea porque el radar que me tocó era totalmente defectuoso y no ha funcionado nunca, pero el chico era tan claramente afeminado que no me fue necesario mucho radar.

En el otro extremo de la mesa, frente a él se sentó un chico más delgadito de aspecto y actitud totalmente correspondiente a su género. Si le hubiera visto solo me lo habría quedado mirando porque debo confesar que es del tipo físico que me atrae, pero no habría visto en él nada que me hubiera hecho sospechar tendencias homosexuales. Era de una edad similar al otro, más delgado y con una cara de formas angulosas, quizás hasta un poquillo demasiado escuálido, de cabello castaño claro algo rubito, de aspecto bastante clásico tanto en la ropa ya que llevaba una camisa de manga larga arremangada hasta la mitad del antebrazo de un color salmón o rosa anaranjado, que le ilumina la cara, y un pantalón de corte bastante clásico de color negro, como por el peinado, totalmente convencional, aunque no llevaba raya poco faltaba. Iba perfectamente afeitado y llevaba una bolsa de viaje no muy grande, como para el fin de semana.

Dejé de oír las sardanas, perdí todo el interés por las conversaciones de mi mesa y mentalmente me incorporé a la mesa de aquellos chicos. Enseguida les llevaron una botella de vino rosado en un cubo con hielo para mantenerlo frío que les pusieron sobre la mesa, lo cual destacaba en aquella terraza. No sé si es verdad o es mi mente que me traiciona, pero recuerdo la escena como si un foco especialmente luminoso destacara aquella mesa del resto. Imagino que no, que no había ningún foco, que sólo había mi interés y mi mirada...

Por los detalles inferí que era la primera vez que se veían, un comportamiento muy formal, un poco tenso, sin bromas o sonrisas de ningún tipo, sin ningún tipo de complicidad... A media cena el morenito, el afectado, se levantó como para ir al baño. Tomó la bolsita como para llevársela, hizo un gesto que me hizo interpretar que dudaba. Debió pensar que si se llevaba la bolsa su compañero podía detectar desconfianza o tener miedo a ser abandonado y mi teoría de la primera cita tomó más fuerza. El otro le guardó la bolsa, colocándola dentro de su equipaje que guardaba entre sus pies.

Ambos comieron pasta, pero no compartieron ni un poquito, ni siquiera para hacer una pequeña cata. Iban rellenando las copitas de vino alternativamente, ahora uno ahora el otro, todo muy formal, muy poco familiar...

El de la camisa salmón me pareció en general menos tímido o menos intimidado por las circunstancias. Sólo él pidió postre. Una copa con unas bolas de helado de diferentes colores. Los postres los compartieron, aunque el chico más delgadillo fue quien tuvo la copa delante y quien gozó de la mayor parte de ella, el más morenito fue picoteando de las diferentes bolas...

El chico morenito recuperó su bolsa. Pagaron. No me di cuenta de quién pagó o si el pago fue a la catalana y cada uno pagó su parte. Lentamente se fueron alejando en dirección contraria a mi. Antes de llegar a la esquina el más morenito le estampó un beso en la boca a mi preferido. Anduvieron unos cuantos pasos, se abrazaron fuertemente juntando el cuerpo de uno al del otro sin dejar espacio ni para un papel de fumar. Este beso fue mucho más largo e intenso, supongo que sus lenguas estuvieron muy activas... Anduvieron unos cuantos pasos más y antes de que los perdiera de vista repitieron el abrazo y el beso...

Entonces pensé que me había equivocado, que el morenito tampoco residía en el pueblo, que ambos eran forasteros. El morenito debía haber llegado antes, debía haber ido a la fonda o apartamento y dejado allí su equipaje y después había ido a buscar al chico del pelo castaño al bus en que había venido y que allí, en la estación de autobuses, se habían conocido...

Empecé a imaginar lo que pasaría a continuación, cuando llegaran al dormitorio. El tanteo, el descubrimiento sexual de uno a otro... Bueno, todo eso es otra historia. La voz de mi amigo me sacó de mi estado de ensoñación diciendo: pues, Josep no está aquí, está en alguna otra parte...

En fin, si queréis intimidad, procurad que yo esté muy lejos.

Un abrazo.

4 comentaris:

Damian ha dit...

lo has descrito todo hasta como andaban vestidos, la conversación de tu mea debe haber estado muy aburrida. jajaja
Por aquí muy dificil que se vea una escena similar y menos que se anden dando besos por la calle. Pero algún día XD

La Salamandra ha dit...

Coincido con Damian; ¿tan aburrida era la velada? jajaja...

Bss.

Namasté.

betulo ha dit...

¿Sacada del baul de los recuerdos? supongo que lo que te hizo identificar, también, como foráneo al "barbitas" es el hecho del beso en público. Quizás, hoy en día, ya se den casos entre autóctonos del pueblo; años atrás, esas extravagancias quedaban reservadas al anonimato del turista, y recatados; como en lo que relatas: saliendo de la plaza, al resguardo de la mayoría de las miradas.

Peace-for-ever ha dit...

@Damian: Por aquí tampoco es muy corriente ver a dos chicos o dos chicas besándose en la calle, aunque poco a poco se va viendo con más frecuencia. Digamos que aún no es habitual, pero en los casos que lo he visto nadie les dijo nada.

Poca cosa puedo decir de la conversación de mi mesa, se que dejó de interesarme enseguida y actualmente cuando algo no me interesa desconecto y me dedico a observar el mundo o a pensar en mis cosas.
— —

@La Salamadra, com li he dit a en @Damian, poca cosa en puc dir del que passava a la meva taula. Hi ha gent per a les quals només hi ha un tema de conversa que els entusiasmi i quan aquest és la seva professió i el seu entorn professional, tots els que en dediquem a altres coses, sobretot si no fem de la nostra professió l'única raó de viure, ens solem sentir molt poc interessats per la conversa, més quan els has sentit mil vegades i ja saps el que poden dir.
— —

@Betulo: Efectivamente, lo que me hizo pensar que ambos eran forasteros fue el hecho de besarse en público y tan cerca de la plaza central la población donde aún había mucha gente, y no una, sino varias veces. Aunque en 2009, que es cuando produjeron estos hechos, eso ya se veía en las grandes urbes donde aún existe cierto anonimato, fue la primera vez que lo presenciaba en una población de ese tamaño.
— —

Muchas gracias por pasaros y muy especialmente por el comentario.

Un abrazo.



--- Traducción de mi comentario precedente en catalán ---
@La Salamadra, como le he dicho a @Damian, poco puedo decir de lo que ocurría en mi mesa. Hay gente para las que solo hay un tema de conversación que los entusiasme y cuando ese es su profesión y su entorno profesional, los que en dedicamos a otras cosas, sobretodo si no hacemos de nuestra profesión la única razón de vivir, nos solemos sentir muy poco interesados por la conversación, más cuando los has oído mil veces y ya sabes lo que pueden decir.
--- ------------------------------------------------------- ---

Publica un comentari a l'entrada