Avís | Aviso

=> Versió en català (la primera part de l'entrada)

=> Versión en castellano (a continuación del texto catalán)

diumenge, 30 de juny de 2013

Pares --- Padres

[Entrada 260]

Pares


L'infant idolatra els pares, per a ell solen ser el millor que hi ha al món, l'exemple a seguir. L'única manera que té l'infant de madurar és fer un trencament amb aquest pares, amb el seu món i buscar-se el propi i això és l'adolescència, la formació de l'adult trencant amb el model dels pares per buscar el propi. Aquest trencament és imprescindible per a la maduració, perquè l'infant pugui esdevenir adult.

L'adolescent no sap el que li està passant, està desorientat i perdut. Recordo amb tristesa el dia que em vaig adonar que el meu pare era un senyor prim, més aviat baixet i lletget, que no tenia mitja hòstia. Em va caure l'ànima als peus. El problema és quan el pare no és conscient del que està passant el seu fill, aquesta ignorància ha produït conflictes ben seriosos a les relacions paterno-filials.

A molts ens costa veure créixer els fills, i moltes vegades ja tenen de 18 o 20 anys i són ben assenyats, seriosos i responsables, però hi seguim veient aquell nen que vam tenir en braços. Molts dels pares pensen en el fill com en una cosa pròpia, com a la continuació de ells mateixos i moltes vegades esperen, volen o somien que el fill faci determinades coses que ells no han estat capaços de fer, o que han estat frustracions de la seva pròpia vida. Que el fill no segueixi aquestes pautes és un motiu de contrarietat, de vegades molt important, i no dic res si aquest fill és diferent dels altres, no passa per on ha passat la majoria, si la seva ideologia és diferent de la del pare, o si és un criminal, però per a molts el pitjor que li pot passar és que el fill sigui homosexual. Crec que en el fons és perquè no veuen que el fill és una persona diferent a ells mateixos, independent, amb una vida pròpia. Com he sentit a dir alguna vegada, no podem culpar del tot a un heterosexual, com són la majoria de pares, que no sigui capaç d'acceptar un fill homosexual quan la pròpia societat no l'ha preparat per a tal eventualitat.

Una abraçada.






Padres


El niño idolatra a los padres, para él suelen ser lo mejor que hay en el mundo, el ejemplo a seguir. La única manera que tiene el niño de madurar es romper con esos padres, con su mundo y buscarse el suyo propio y eso es la adolescencia, la formación del adulto rompiendo con el modelo de los padres para buscar el propio. Esta ruptura es imprescindible para la maduración, para que el niño pueda convertirse en adulto.

El adolescente no sabe lo que le está pasando, está desorientado y perdido. Recuerdo con tristeza el día que me di cuenta que mi padre era un señor delgado, más bien bajito y feucho, que no tenía media hostia. Me cayó el alma a los pies. El problema es cuando el padre no es consciente de lo que está pasando su hijo, esta ignorancia ha producido conflictos muy serios en las relaciones paterno-filiales.

A muchos nos cuesta ver crecer a los hijos, y muchas veces ya tienen hijos de 18 o 20 años y son muy sensatos, serios y responsables, pero seguimos viendo en ellos aquel niño que tuvimos en brazos. Muchos de los padres piensan en el hijo como en una cosa propia, como en la continuación de ellos mismos y muchas veces esperan, quieren o sueñan que el hijo haga determinadas cosas que ellos no han sido capaces de hacer, o que han sido frustraciones de su propia vida. Que el hijo no siga esas pautas es un motivo de contrariedad, a veces muy importante, y no digo nada si ese hijo es diferente de los demás, no pasa por donde ha pasado la mayoría, si su ideología es diferente a la del padre, o si es un criminal, pero para muchos lo peor que le puede pasar es que el hijo sea homosexual. Creo que en el fondo es porque no ven que el hijo es una persona diferente a sí mismos, independiente, con una vida propia. Como he oído decir alguna vez, no podemos culpar del todo a un heterosexual, como son la mayoría de padres, que no sea capaz de aceptar un hijo homosexual cuando la propia sociedad no le ha preparado para tal eventualidad.

Un abrazo.

dimecres, 26 de juny de 2013

Fermín

[Entrada 259]

Fermín


Aquest noi navarrès llavors devia tenir uns 20 anys, de cabells castanys arrissats i ulls de color avellana. Tenia un bon cos, de la meva alçada, primet i amb la musculatura marcadeta, com a mi m'agraden, però no era un cos treballat al gimnàs sinó per la pràctica de l'atletisme, corria mig fons.

Ens va presentar en Jordi, un company de la feina amb qui un dia que no sé per quina raó vaig anar amb ell a prendre alguna cosa en plegar de la feina. En Fermín que passava per allà ens va veure i es va asseure amb nosaltres. De seguida ens vam caure bé, en Fer (que així es feia dir) es reia de les meves gracies i de les meves respostes sarcàstiques. Després em va dir que em trobava molt mordaç. Va resultar que en Fer vivia al meu barri i li vaig proposar de dur-lo en cotxe a casa seva.

Pel camí, xerrant de música, va sortir la meva dèria per The Beatles i va resultar que ell també la tenia. Total que em va proposar d'anar a casa seva a sentir una gravació que jo no coneixia d'una actuació de 1961 a Hamburg, a abans de què Ringo en fos el bateria. Com que jo no tenia pressa perquè havíem plegat aviat i encara podia disposar d'un parell d'hores, vaig acceptar la proposta.

A casa seva no hi havia ningú. Em va preguntar si volia alguna cosa per beure, "tens cervesa?" vaig preguntar. Va treure un parell de cerveses i va posar la música que m'havia promès. Vam seure junts al sofà. Em va començar a ensenyar llibres y altra informació sobre els nois de Liverpool, cada cop el tenia més arrambadet. Jo no hi vaig donar gaire importància fins que vaig sentir que m'acariciava la cuixa.

Com que m'agradava no vaig dir ni fer res. Una mica després vaig demanar per anar al lavabo. Em va acompanyar. No tinc costum de tancar la porta del bany si no estic en un lloc públic, l'acostumo a deixar ajustada. No sé si ho va interpretar com una invitació, la qüestió es que va entrar quan ja estava espolsant-me les últimes gotetes, duia la seva a la mà com el que vol orinar, però em va semblar que la tenia força crescudeta. Jo vaig sentir com em pujaven els colors a la cara mentre em quedava badant mirant-li. Quan vaig poder aixecar la vista em va somriure i em va dir "em permets?". Va orinar, mentre jo m'havia quedat entre ell i la paret embadalit amb la visió de la seva polla. Amb tot això jo encara no havia tornat a desar-me-la al seu lloc, me la va acariciar suament i en pocs segons se'm va posar com una pedra. Allí mateix, amb les polles fora, ens vam fer una gran petó mentre les nostres polles en plena erecció topaven l'una amb l'altra.

Em va agafar de la mà i em va dur cap al seu dormitori. Mentre es treia la samarreta, em vaig agenollar i em vaig posar la seva polla a la boca, ell va moure la pelvis com si em follés durant una estona que no sabria precisar quan va durar. Després em vaig posar dret i ens vam anar fent petons intermitentment mentre ens despullàvem. Ja nus ens vam estirar al llit tots dos de costat, encarats, ens vam tornar a besar mentre ens masturbàvem l'un a l'altre, el vaig abraçar i em vaig posar sobre d'ell. Ens vam tornar a besar mentre ens fregàvem la polla a la panxa. Llavors es va posar la meva polla entre les seves cuixes, les va tancar, de manera que la meva punta li acariciava el foradet, jo vaig seguir amb els moviments rítmics mentre ens fèiem petons i ens acariciàvem. La seva polla estava empresonada entre les nostres panxes, dura com una pedra.

Em va fer posar panxa amunt, i ell es va posar de quatre potes va començar a mamar-me-la, jo el masturbava. Vaig fer per tornar a mamar-li, però em va dir "espera que encara no em vull escórrer". Vam tornar a la posició de jo damunt, ell a sota i la meva polla entre les seves cuixes acariciant-li el foradet. Vaig preguntar: "vols que et folli?" i em va dir que li agradaria molt. Em va donar un preservatiu perquè me'l poses mentre ell es posava lubricant i quan va acabar del seu culet, em va untar la verga. És una sensació que adoro la de la mà freda lubricant-me-la.

Es va posar un coixí sota el cul i una altra sota l'esquena de forma que estava com mig assegut. Va aixecar les cames, va recolzar els peus a les meves espatlles i amb la mà em va ajudar a encertar-li bé el foradet. Vaig anar seguint les seves indicacions fins que vaig notar que la tenia totalment a dins. Vaig començar amb moviments rítmics, primer a poc a poc, després més de pressa. Li vaig agafar la polla i li vaig anar fent una palla al ritme de les meves manxades. Va abaixar els peus per tocar-me amb ells les natges. Posava una careta deliciosa així que no vaig poder-me'n estar de besar-lo de tant en tant. Fins que li vaig dir "ja vaig". Vaig veure sortir la seva llet com un tret de canó que una mica més i li va a la boca, al mateix temps vaig sentir l'explosió de la meva ejaculació dintre seu. Un i altre vam alliberar una abundant quantitat de semen. Em vaig deixar caure sobre la seva panxa sense treure-la de dins seu i entre esbufecs ens vam fer el darrer petó. Encara recordo la seva cara en el moment de l'escorreguda.

No l'he tornat a veure més.

Aquesta fou la primera vegada que jo penetrava a un home.

Una abraçada.






Fermín


Ese chico navarro entonces tendría unos 20 años, de pelo castaño rizado y ojos de color avellana. Tenía un buen cuerpo, de mi altura, delgadillo y con la musculatura marcadita, como a mí me gustan, pero no era un cuerpo trabajado en el gimnasio sino por la práctica del atletismo, corría medio fondo.

Nos presentó Jordi, un compañero del trabajo con el que un día que no sé porqué fui con él a tomar algo al salir del trabajo. Fermín que pasaba por allí se sentó con nosotros. Enseguida nos caímos bien, Fer (que así se hacía llamar) se reía de mis gracias y mis respuestas sarcásticas. Después me dijo que le parecía muy mordaz. Resultó que Fer vivía en mi barrio y le propuse acercarlo en coche a su casa.

Por el camino, charlando de música, salió mi obsesión por The Beatles y resultó que él también la tenía. Total que me propuso ir a su casa a oír una grabación que yo no conocía de una actuación de 1961 en Hamburgo, antes de que Ringo fuera el batería. Como no tenía prisa porque habíamos salido temprano y aún podía disponer de un par de horas, acepté la propuesta.

En su casa no había nadie. Me preguntó si quería algo para beber, "¿tienes cerveza?" pregunté. Sacó un par de cervezas y puso la música que me había prometido. Nos sentamos juntos en el sofá. Me empezó a enseñar libros y otra información sobre los chicos de Liverpool, cada vez lo tenía más arrimadito. Yo no le di demasiada importancia hasta que sentí que me acariciaba el muslo.

Como me gustaba no dije ni hice nada. Un poco después pedí para ir al lavabo. Me acompañó. No tengo costumbre de cerrar la puerta del baño si no estoy en un sitio público, la suelo dejar ajustada. No sé si lo interpretó como una invitación, la cuestión es que entró cuando ya estaba sacudiéndome las gotitas finales, llevaba la suya en la mano como el que quiere orinar, pero me pareció que la tenía bastante morcillona. Yo sentí como me subían los colores a la cara mientras me quedaba embobado mirándosela. Cuando pude levantar la vista me sonrió y me dijo "¿me permites?". Orinó, mientras yo me había quedado entre él y la pared absorto con la visión de su polla. Con todo esto yo todavía no había vuelto a guardármela en su sitio, me la acarició suavemente y en pocos segundos se me puso como una piedra. Allí mismo, con las pollas fuera, nos dimos una gran beso mientras nuestras pollas en plena erección topaban una con otra.

Me cogió (tomó) de la mano y me llevó hacia su habitación. Mientras se quitaba la camiseta, me arrodillé y me puse su polla en la boca, él movió la pelvis si me follase durate un rato que no sabría precisar cuanto duró. Después me puse de pie y nos fuimos besando intermitentemente mientras nos desnudábamos a toda velocidad. Ya desnudos nos tumbamos en la cama de lado, frente a frente, nos volvimos a besar mientras nos masturbábamos el uno al otro, lo abracé y me puse encima de él. Nos volvimos a besar mientras nos fregábamos la polla en la tripa. Entonces se puso mi polla entre sus muslos, los cerró, de manera que mi punta le acariciaba el agujerito, yo seguí con los movimientos rítmicos mientras nos dábamos besos y nos acariciábamos. Su polla estaba prisionera entre nuestras barrigas, dura como una piedra.

Me hizo poner boca arriba, y él se puso de cuatro patas comenzó a mamármela, yo lo masturbaba. Me moví con intención de volver a mamársela, pero me dijo "espera que aún no me quiero correr". Volvimos a la posición de yo encima, él abajo y mi polla entre sus muslos acariciando en su agujerito. Pregunté: "¿Quieres que te folle?" y me dijo que le gustaría mucho. Me dio un preservativo para que me lo pusiera mientras él se ponía lubricante y cuando acabó de su culito, me untó la verga. Es una sensación que adoro la de la mano fría lubricándomela.

Se puso una almohada bajo el culo y otra bajo la espalda de forma que estaba como medio sentado. Levantó las piernas, apoyó los pies en mis hombros y con la mano me ayudó a acertarle bien el agujerito. Fui siguiendo sus indicaciones hasta que noté que la tenía totalmente dentro. Empecé con movimientos rítmicos, primero despacio, luego más deprisa. Le cogí la polla y le fui haciendo una paja al ritmo de mis manchadas. Bajó los pies para tocarse con ellos las nalgas. Ponía una carita deliciosa así que no pude evitar besarle de vez en cuando. Hasta que le dije "ya voy". Vi salir su leche como un disparo de cañón que un poco más y le da en la boca, al mismo tiempo sentí la explosión de mi eyaculación en su interior. Uno y otro liberamos una abundante cantidad de semen. Me dejé caer sobre su barriga sin sacarla de su interior y entre jadeos nos dimos el último beso. Aún recuerdo su cara en el momento de la corrida.

No lo he vuelto a ver más.

Esta fue la primera vez que yo penetraba a un hombre.

Un abrazo.

dissabte, 22 de juny de 2013

Los amos del Mundo

[Entrada 258]

Los amos del Mundo


Usted no lo sabe, pero depende de ellos. Usted no los conoce ni se los cruzará en su vida, pero esos hijos de la gran puta tienen en las manos, en la agenda electrónica, en la tecla intro del computador, su futuro y el de sus hijos. Usted no sabe qué cara tienen, pero son ellos quienes lo van a mandar al paro en nombre de un tres punto siete, o de un índice de probabilidad del cero coma cero cuatro.

Usted no tiene nada que ver con esos fulanos porque es empleado de una ferretería o cajera de Pryca, y ellos estudiaron en Harvard e hicieron un máster en Tokio o al revés, van por las mañanas a la Bolsa de Madrid o a la de Wall Street, y dicen en inglés cosas como longterm capital management, y hablan de fondos de alto riesgo, de acuerdos multilaterales de inversión y de neoliberalismo económico salvaje, como quien comenta el partido del domingo.

Usted no los conoce ni en pintura, pero esos conductores suicidas que circulan a doscientos por hora en un furgón cargado de dinero van a atropellarlo el día menos pensado, y ni siquiera le quedará a usted el consuelo de ir en la silla de ruedas con una recortada a volarles los huevos, porque no tienen rostro público, pese a ser reputados analistas, tiburones de las finanzas, prestigiosos expertos en el dinero de otros. Tan expertos que siempre terminan por hacerlo suyo; porque siempre ganan ellos, cuando ganan, y nunca pierden ellos, cuando pierden.

No crean riqueza, sino que especulan. Lanzan al mundo combinaciones fastuosas de economía financiera que nada tiene que ver con la economía productiva. Alzan castillos de naipes y los garantizan con espejismos y con humo, y los poderosos de la tierra pierden el culo por darles coba y subirse al carro.

Esto no puede fallar, dicen. Aquí nadie va a perder; el riesgo es mínimo. Los avalan premios Nóbel de Economía, periodistas financieros de prestigio, grupos internacionales con siglas de reconocida solvencia. Y entonces el presidente del banco transeuropeo tal, y el presidente de la unión de bancos helvéticos, y el capitoste del banco latinoamericano, y el consorcio euroasiático y la madre que los parió a todos, se embarcan con alegría en la aventura, meten viruta por un tubo, y luego se sientan a esperar ese pelotazo que los va a forrar aún más a todos ellos y a sus representados.

Y en cuanto sale bien la primera operación ya están arriesgando más en la segunda, que el chollo es el chollo, e intereses de un tropecientos por ciento no se encuentran todos los días.

Y aunque ese espejismo especulador nada tiene que ver con la economía real, con la vida de cada día de la gente en la calle, todo es euforia, y palmaditas en la espalda, y hasta entidades bancarias oficiales comprometen sus reservas de divisas. Y esto, señores, es Jauja.

Y de pronto resulta que no. De pronto resulta que el invento tenía sus fallos, y que lo de alto riesgo no era una frase sino exactamente eso: alto riesgo de verdad. Y entonces todo el tinglado se va a tomar por el saco. Y esos fondos especiales, peligrosos, que cada vez tienen más peso en la economía mundial, muestran su lado negro. Y entonces –¡oh, prodigio!– mientras que los beneficios eran para los tiburones que controlaban el cotarro y para los que especulaban con dinero de otros, resulta que las pérdidas, no.

Las pérdidas, el mordisco financiero, el pago de los errores de esos pijolandios que juegan con la economía internacional como si jugaran al Monopoly, recaen directamente sobre las espaldas de todos nosotros. Entonces resulta que mientras el beneficio era privado, los errores son colectivos y las pérdidas hay que socializarlas, acudiendo con medidas de emergencia y con fondos de salvación para evitar efectos dominó y chichis de la Bernarda.

Y esa solidaridad, imprescindible para salvar la estabilidad mundial, la pagan con su pellejo, con sus ahorros, y a veces con sus puestos de trabajo, Mariano Pérez Sánchez, de profesión empleado de comercio, y los millones de infelices Marianos que a lo largo y ancho del mundo se levantan cada día a las seis de la mañana para ganarse la vida.

Eso es lo que viene, me temo. Nadie perdonará un duro de la deuda externa de países pobres, pero nunca faltarán fondos para tapar agujeros de especuladores y canallas que juegan a la ruleta rusa en cabeza ajena.

Así que podemos ir amarrándonos los machos. Ése es el panorama que los amos de la economía mundial nos deparan, con el cuento de tanto neoliberalismo económico y tanta mierda, de tanta especulación y de tanta poca vergüenza.

Arturo Pérez Reverte (escritor y periodista)
(publicado en "El Semanal" el 15 de noviembre de 1998)


¿Un texto profético? La crisis estalló diez años después.

Un abrazo.

dimarts, 18 de juny de 2013

El primer --- El primero

[Entrada 257]

El primer


Vaig convidar a en Crístian venir a casa meva aprofitant que jo estava sol. No va voler venir a sopar i vam quedar per fer una copeta després de sopar.

Feia força calor com és normal al nostre estiu. Llavors jo vivia prop de Collserola i a casa se solia estar més fresquet que al centre de la ciutat. M'havia dutxat metre l'esperava. Va arribar d'hora, serien quarts de deu del vespre.

— Quina calor! —va dir després de saludar-nos de la forma més convencional amb una encaixada.
— Fa una estona estava en pilotes, m'hi he quedat en sortir de la dutxa. —vaig comentar.
— I perquè t'has vestit? —va fer i vam esclafir a riure.

Ens vam servir uns refrescos amb una mica d'alcohol, vam posar música i vam estar xerrant de com ens anaven les coses, la feina, els amors i les aventures... Vam passar una hora o hora i mitja xerrant quan es va produir un silenci, va passar un àngel, i em va preguntar:

— Bé, i per què m'has fet venir?

No sé com va endevinar que jo tenia altres intencions... M'ho vaig rumiar una mica, el vaig mirar els ulls, ell va somriure i em vaig decidir a parlar clar.

— Volia proposar-te que em deixessis fer-te una palla o alguna cosa així.

Es va quedar en silenci un moment. Jo estava tan nerviós que em va semblar que passava una hora abans de què digués.

— Sí.
— Què has dit? —no sé si no el vaig sentir bé o es que no em vaig voler creure el que sentia.
— Que sí, però amb una condició, que no em penetris.
— Et prometo respectar-te, no farem res que no vulguis o que no t'agradi.

Vaig tancar les cortines perquè no ningú ens pogués veure. Tot i que no tenia veïns al davant, ho vaig fer perquè ell semblava inquiet davant la possibilitat de què algú en veiés. Em vaig asseure al seu costat, el vaig abraçar i ens vam fer un petó dolç i llarg.

Es va treure la samarreta. Li vaig acariciar el pit i vaig anar baixant poc a poc la mà fins al seu melic, fins a topar amb els pantalons. Mentre el besava de nou li vaig descordar el cinturó, em vaig agenollar als seus peus, li vaig descordar els pantalons i els hi vaig baixar.

Ell es mantenia quiet, deixant-me fer. Llavors em vaig començar a treure la roba. Mentre ell es descalçava per acabar-se de treure els pantalons jo em vaig despullar sencer i vaig tornar a seure al seu costat. Una altre vegada petons. Li vaig abaixar els calçotets, estava ben trempat... No ho vaig poder evitar, li vaig començar a fer una palla. Llavors em vaig agenollar de nou davant d'ell que continuava assegut al sofà i vaig començar a mamar-se-la.

Una estona després vaig tornar a seure al seu costat per besar-lo de nou i llavors es va decidir a agafar-me la polla i començar-me a fer una palla mentre ens fèiem un petó. Vaig correspondre masturbant-lo jo a ell. Quan va acabar-se el petó va dirigir la seva boca al meu entrecuix i va començar a mamar-me-la. Vaig deixar-lo fer mentre em desfeia de plaer. Jo també tenia ganes de sentir la seva polla a la meva boca.

— I si fem un 69? —li vaig proposar.
— D'acord —em va dir.

Em vaig estirar a terra panxa enlaire. La moqueta va protegir la meva esquena. Ell es va posar a sobre meu de quatre potes de forma que la seva polla apuntava a la meva boca i la meva, dura com una pedra, quedava just davant de la seva. Vam començar els dos a mamar amb fruïció... No recordo gaire el temps que va passar, sé que no vam canviar més de posició, que sentia un plaer indescriptible i que en un moment donat vaig notar com explotava la meva descàrrega al mateix temps que el sentia esbufegar i la seva llet m'anava omplint la boca. Vaig notar com es mullava la meva panxa i les meves cuixes... M'ho vaig empassar tot. Ell em va dir que també ho havia fet, però els esbufecs van fer que part de la seva saliva barrejada amb el meu semen sortissin disparats sobre meu.

Després em va demanar de fer un porro. Sabia que jo solia tenir-ne, però se m'havien acabat y no vam poder fer-ho. Li vaig proposar que es quedés a dormir i no va voler. Es va vestir i va marxar. M'havia excitat tant que em vaig poder estar de fer-me una palla tan bon punt em va deixar sol.

Aquesta va ser la meva primera vegada. La primera vegada que m'escorria en mans d'algú del meu mateix sexe (bé, en realitat a la boca).

Una abraçada.






El primero


Invité a Crístian venir a mi casa aprovechando que yo estaba solo. No quiso venir a cenar y quedamos para tomar una copita después de cenar.

Hacía bastante calor como es normal en nuestro verano. Por aquel entonces yo vivía cerca de Collserola y en mi casa se solía estar más fresquito que en el centro de la ciudad. Me había duchado mientras lo esperaba. Llegó temprano, serían las nueve y media de la noche.

— ¡Qué calor! —dijo después de saludarnos de la forma más convencional con un apretón de manos.
— Hace un rato estaba en pelotas, me he quedado así al salir de la ducha. —comenté.
— ¿Y por qué te has vestido? —dijo y nos echamos a reír.

Nos servimos unos refrescos con un poco de alcohol, pusimos música y estuvimos charlando de cómo nos iban las cosas, el trabajo, los amores y amoríos... Pasamos una hora u hora y media charlando cuando se produjo un silencio, pasó un ángel, y me preguntó:

— Bueno, ¿y por qué me has hecho venir?

No sé cómo adivinó que yo tenía otras intenciones... Me lo pensé un poco, le miré a los ojos, él sonrió y me decidí a hablar claro.

— Quería proponerte que me dejases hacerte una paja o algo así.

Se quedó en silencio un momento. Yo estaba tan nervioso que me pareció que pasaba una hora antes de que dijera.

— Sí.
— ¿Qué has dicho? —no sé si no lo oí bien o es que no quise creer lo que oía.
— Que sí, pero con una condición, que no me penetres.
— Te prometo respetarte, no haremos nada que no quieras o que no te guste.

Cerré las cortinas para que nadie nos pudiera ver. Aunque no tenía vecinos en frente, lo hice porque él parecía inquieto ante la posibilidad de que alguien nos viera. Me senté a su lado, lo abracé y nos dimos un beso dulce y largo.

Se sacó la camiseta. Le acaricié el pecho y fui bajando poco a poco la mano hasta su ombligo, hasta tocar los pantalones. Mientras lo besaba de nuevo le desabroché el cinturón, me arrodillé a sus pies, le desabroché los pantalones y se los bajé.

Él se mantenía quieto, dejándome hacer. Entonces me empecé a sacar la ropa. Mientras él se descalzaba para acabar de sacarse los pantalones yo me desnudé entero y volví a sentarme a su lado. Otra vez besos. Le bajé los calzoncillos, estaba completamente empalmado... No lo pude evitar, le empecé a hacer una paja. Entonces me arrodillé de nuevo delante de él que continuaba sentado en el sofá y empecé a mamársela.

Un rato después volví a sentarme a su lado para besarlo de nuevo y entonces se decidió a cogerme la polla y empezar a hacerme una paja mientras nos dábamos un beso. Correspondí masturbándole yo a él. Cuando se acabó en beso dirigió su boca a mi entrepierna y comenzó a mamármela. Le dejé hacer mientras me derretía de placer. Yo también tenía ganas de sentir su polla en mi boca.

— ¿Y si hacemos un 69? —le propuse.
— Vale —me dijo.

Me tumbé en el suelo panza arriba. La moqueta protegió mi espalda. Él se puso sobre mí de cuatro patas de forma que su polla apuntaba a mi boca y la mía, dura como una piedra, quedaba justo delante de la suya. Empezamos los dos a mamar con fruición... No recuerdo muy bien el tiempo que pasó, sé que no cambiamos más de posición, que sentía un placer indescriptible y que en un momento dado noté como explotaba mi descarga al mismo tiempo que le oía jadear y su leche me iba llenando la boca. Noté como se mojaba mi barriga y mis muslos... Me lo tragué todo. Él me dijo que también lo había hecho, pero los jadeos hicieron que parte de su saliva mezclada con mi semen salieran disparados sobre mí.

Después me pidió fumar un porro. Sabía que yo solía tener, pero se me habían acabado y no pudimos hacerlo. Le propuse que se quedase a dormir y no quiso. Se vistió y se fue. Me había excitado tanto que no pude evitar de hacerme una paja en cuanto me dejó solo.

Esa fue mi primera vez. La primera vez que me corría en manos de alguien de mi mismo sexo (bueno, en realidad en la boca).

Un abrazo.

divendres, 14 de juny de 2013

Entre la sed de poder y la disfunción eréctil

[Entrada 256]


Entre la sed de poder y la disfunción eréctil


Se nace siempre bajo el signo equivocado y vivir con dignidad significa corregir día a día el propio horóscopo.

Creo que llegamos a ser lo que nuestro padre nos ha enseñado en los ratos perdidos, cuando no se preocupaba por educarnos. Nos formamos con desechos de sabiduría. Tenía diez años y quería que mis padres me abonasen a un semanario que publicaba las obras maestras de la literatura en historietas. No por tacañería, quizá desconfiase de los tebeos, mi padre trató de escurrir el bulto. “El objetivo de esta revista”, sentencié entonces, citando el lema de la serie, porque era un chico astuto y persuasivo, “consiste básicamente en educar entreteniendo.” –Mi padre, sin levantar la vista del periódico, dijo: “El objetivo de tu revista es el mismo del de todas las revistas, vender lo más posible.”

Aquel día empecé a volverme incrédulo.

Es decir, me arrepentí de haber sido crédulo. Había sido presa de una pasión mental. Tal es la credulidad.

No es que el incrédulo no deba creer en nada. No cree en todo. Cree en una cosa cada vez, y en una segunda cuando deriva de alguna manera de la primera. Avanza como un miope, es metódico, no aventura horizontes. Dos cosas no relacionadas entre sí, creer en las dos, y con la idea de que, en algún lugar, haya una tercera, oculta, que las vincula, esto es la credulidad.

La incredulidad, lejos de excluir la curiosidad, la sostiene. Desconfiando de las cadenas de ideas, de las ideas amaba la polifonía. Basta con no creer en ellas para que dos ideas, ambas falsas, puedan chocar entre si creando un bello intervalo o un diabolus in música. No respetaba las ideas por las que otros apostaban la vida, pero dos o tres ideas que no respetaba podían formar una melodía. O un ritmo, preferentemente de jazz.

Más tarde Lia me diría:

– Tu alimento son las superficies. Cuando pareces profundo es porque ensamblas varias y creas la apariencia de un sólido: un sólido que si lo fuese no podría mantenerse en pie.

– ¿Me estás diciendo que soy superficial?

– No –había sido su respuesta–, lo que los otros llaman profundidad sólo es un tesseract, un cubo tetradimensional. Entras por un lado, sales por el otro, y está en un universo que no puede coexistir con el tuyo.

(Lia, no sé si volveré a verte, ahora que Ellos han entrado por el lado equivocado y han invadido tu mundo, y por culpa mía: les he hecho creer que existían esos abismos que su debilidad anhelaba.)

¿Qué pensaba yo en realidad hace quince años? Consciente de mi incredulidad me sentía culpable entre la multitud de los que creían. Puesto que sentía que no se equivocaban, decidí creer como quien se toma una aspirina. Daño no hace, y uno mejora.

Me encontré en medio de la Revolución, o al menos del más formidable de los simulacros que jamás se haya realizado, buscando una fe honorable. Me pareció honorable participar en las asambleas y en las manifestaciones, grité con los otros, ¡fascistas, burgueses, os quedan pocos meses!, no arrojé adoquines o canicas metálicas porque siempre he temido que los demás me hagan a mi lo que yo les hago a ellos, pero me producía una especie de excitación moral escapar por las calles del centro, cuando cargaba la policía. Regresaba a casa con la sensación de haber cumplido con algún deber. En las asambleas no lograba apasionarme por las discusiones que enfrentaban a los distintos grupos: sospechaba que sólo era cuestión de dar con la cita adecuada para pasar al campo contrario. Me divertía encontrando las citas adecuadas. Modulaba.

Puesto que en las manifestaciones, a veces, había desfilado detrás de una u otra pancarta para seguir a una chica que perturbaba mi imaginación, llegué a la conclusión de que para muchos de mis compañeros la militancia política era una experiencia sexual; y el sexo era una pasión. Yo sólo quería tener curiosidad. Es cierto que en el curso de mis lecturas sobre los templarios, y sobre las diversas atrocidades que les habían atribuido, me había topado con la afirmación de Carpócrates según la cual, para liberarnos de la tiranía de los ángeles, señores del cosmos, es necesario perpetrar toda clase de ignominias, saldando todas las deudas que hemos contraído con el universo y con nuestro cuerpo, porque sólo cometiendo todos los actos el alma puede liberarse de sus pasiones y reencontrar la pureza originaria. Mientras inventábamos el Plan descubrí que, para lograr la iluminación, muchos drogados del misterio escogen esta vía. Sin embargo, Aleister Crowley, que pasa por ser el hombre más perverso de todos los tiempos, y que por tanto hacía todo lo que podía hacer con devotos de ambos sexos, sólo tuvo, según sus biógrafos, mujeres feísimas (supongo que, a juzgar por lo que escribían, los hombres tampoco eran mejores), y me he quedado con la sospecha de que nunca haya hecho el amor con plenitud.

Quizá dependa de una relación entre la sed de poder y la impotentia coeundi. Marx me caía bien porque me parecía evidente que con su Jenny hacia el amor con alegría. Es algo que se siente en el ritmo sosegado de su prosa y en su sentido del humor. Cierta vez, en cambio, en los pasillos de la universidad, dije que a fuerza de acostarse con la Krupskaia se acaba escribiendo un libraco como Materialismo y Empiriocriticismo. Por poco me apalean, y me trataron de fascista. Lo dijo un tío alto, de bigotes a la tártara. Lo recuerdo muy bien, ahora anda con la cabeza rapada y pertenece a una comuna donde fabrican cestas.

(Umberto Eco: El Péndulo De Foucault)
He elegido este texto porque me sentí identificado con lo que dice, a pesar de la diferencia de edad entre el autor y yo. Como hice con el texto de Murakami que publiqué no hace mucho, no lo he traducido al catalán ya que solo dispongo del texto traducido al castellano y no lo tengo en su idioma original.
Un abrazo.

dilluns, 10 de juny de 2013

El mirador dels “patos” --- El mirador de los "ànecs"

[Entrada 255]

El mirador dels “patos”


El camí em resulta familiar tot i que sé que és el primer cop que hi passo. Un “déjà vu”? Em sembla que arribo a Siurana des de Prades, deu ser perquè a banda i banda de la pista, a poca distància s’hi veuen espadats de gran alçada. El paisatge ressec i àrid, amb boscos de coscolls i alzines també m'hi quadren.

Una tanca de pedra seca que comença just a límit de la pista, s’enfila a l’esquerra del camí per sobre d'una gran roca pelada i erosionada pel vent. Sé que delimita la meva propietat. La paret gira en angle recte i segueix per la cresta de la roca. Segueixo caminat per la pista. Uns nens baixen jugant enriolats. Els pregunto: d’on veniu? Es posen a riure i d’un d’ells, morenet amb ulls foscos i cara d’espavilat em diu: del mirador dels “patos”. Penso que hauria de dir-li que “patos” és un castellanisme, que es diuen ànecs, però no ho faig. Ja ho aprendrà quan toqui.

Pujo per la roca cap al lloc d'on venien els nens. Un metres més amunt es veuen uns grans finestrals al mig del mur de pedra que allà deu tenir tres metres d'alçada. De fet, un dels finestrals marca el final del mur. Allí acaba la roca que limita amb el buit i també la paret de pedra. Un parell de trípodes fan de suport a sengles prismàtics de gran augment, són d'aquells que usen els ornitòlegs. Pel mig de la vall pugen volant uns ànecs silvestres i uns nens els miren usant els prismàtics. Me'n deixen uns i puc gaudir del vol dels “patos” i de la vista de la vall.

Una sensació de plenitud m’envaeix. La muntanya em sol produir aquesta sensació quan gaudeixo de grans vistes. Torno al camí i avanço fins a la casa. És la meva nova casa, ho sé, allà hi viuré amb l'amor de la meva vida. Exteriorment és un edifici sense pretensions. Sembla un corral que està fet parets ben gruixudes de pedra seca i una teulada amb dues vessants de teules velles. De planta rectangular, els careners de la teulada van paral·lels al costat més llarg. Al mig de la pared sota de la testera, mirant a ponent, hi ha una portalada amb un arc de mig punt fet amb grans lloses perfectament tallades i encaixades segles endarrere. La porta és de fusta nova, de color marró fosc. És oberta, tot i que ajustada. L'empenyo suaument i s'obre sense cap remor ni grinyol.

L'interior és tot nou, acabat de fer, amb cruels línies rectes que marquen els angles perfectament alineats de les parets i raconades, d'espais amplis i lluminosos perfectament emparquetats que m'impressionen i em fan pensar com li agradarà de viure-hi per sempre. És d'una 'modernor' indecent. A la meva dreta la llum del dia arriba, blanca i enlluernadora des d'un mig pis que acaba amb un llarg balcó que ressegueix tot el passadís a uns dos metres d'alçada. A l'esquerra hi ha les portes de diferents cambres, i al fons un gran saló amb una vidriera espectacular que s'obre sobre la vall on volaven els ànecs. Perdó, vull dir els "patos".

No, no ho sap. No li he dit que em van tocar un munt indecent de milions a la rifa europea, que som immensament rics, i que m'han aconseguit aquesta propietat després que jo la somiés en un hospital de Lugo on miraven de recuperar-me a base de fer llit, dieta i transfusions. És ni més ni menys que el mirador dels "patos". Sóc completament feliç.

Una abraçada.






El mirador de los "ànecs"


El camino me resulta familiar aunque sé que es la primera vez que paso. Un "deja vu"? Me parece que llego a Siurana desde Prades, debe ser porque a ambos lados de la pista, a poca distancia se ven acantilados de gran altura. El paisaje reseco y árido, con bosques de carrascas y encinas también me cuadran.

Una valla de piedra seca que empieza justo en límite de la pista, sube a la izquierda del camino por encima de una gran roca pelada y erosionada por el viento. Sé que delimita mi propiedad. La pared gira en ángulo recto y sigue por la cresta de la roca. Sigo caminado por la pista. Unos niños bajan jugando alborozados. Les pregunto: ¿de dónde vienen? Se ponen a reír y de uno de ellos, morenito con ojos oscuros y cara de espabilado me dice: el mirador de los "ànecs". Pienso que debería decirle que "ànecs" es un catalanismo, que se llaman patos, pero no lo hago. Ya lo aprenderá cuando toque.

Subo por la roca hacia el lugar de donde venían los niños. Un metros más arriba se ven unos grandes ventanales en medio del muro de piedra que allí debe de tener tres metros de altura. De hecho, uno de los ventanales marca el final del muro. Allí acaba la roca que limita con el vacío y también la pared de piedra. Un par de trípodes hacen de soporte a sendos prismáticos de gran aumento, son de esos que usan los ornitólogos. Por el centro del valle suben volando unos patos silvestres y unos niños los miran usando los prismáticos. Me dejan unos de ellos y puedo disfrutar del vuelo de los "ànecs" y de la vista del valle.

Una sensación de plenitud me invade. La montaña me suele producir esta sensación cuando disfruto de grandes vistas. Vuelvo al camino y avanzo hasta la casa. Es mi nueva casa, lo sé, allí viviré con el amor de mi vida. Exteriormente es un edificio sin pretensiones. Parece un corral que está hecho paredes gruesas de piedra seca y un tejado a dos vertientes de tejas viejas. De planta rectangular, la cumbrera del tejado es paralela al lado más largo. En medio de la pared bajo el hastial, mirando a poniente, hay una portada con un arco de medio punto hecho con grandes losas perfectamente cortadas y encajadas siglos atrás. La puerta es de madera nueva, de color marrón oscuro. Es abierta, aunque ajustada. El empujo suavemente y se abre sin ningún ruido ni chirrido.

El interior es todo nuevo, recién construido, con crueles líneas rectas que marcan los ángulos perfectamente alineados de las paredes y rincones, de espacios amplios y luminosos perfectamente emparquetados que me impresionan y me hacen pensar como le gustará vivir allí para siempre. Es de una 'modernidad' indecente. A mi derecha la luz del día llega, blanca y deslumbrante desde un medio piso que acaba con un largo balcón que recorre todo el pasillo a unos dos metros de altura. A la izquierda están las puertas de diferentes habitaciones, y al fondo un gran salón con una vidriera espectacular que se abre sobre el valle donde volaban los patos. Perdón, quiero decir los "ànecs".

No, no lo sabe. No le he dicho que me tocaron un montón indecente de millones en la lotería europea, que somos inmensamente ricos, y que me han conseguido esta propiedad después de que yo la soñara en un hospital de Lugo donde trataban de recuperarme a base de cama, dieta y transfusiones. Es ni más ni menos que el mirador de los "ànecs". Soy completamente feliz.


(En el original el niño dice en catalán: el mirador dels "patos". Muchos catalanes suelen usar el castellanismo "patos" aunque se deban llamar ànecs. A pesar de que no tenga mucho sentido he invertido los términos en la traducción al castellano para mantener los juegos de palabras que incluye mi narración, aunque sé que no es habitual que un niño castellanoparlante use ese catalanismo.)

Un abrazo.

dijous, 6 de juny de 2013

Deixant el xumet --- Dejando el chupete

[Entrada 254]


Deixant el xumet



Als nodrissons se'ls dóna el xumet entre altres coses perquè no es mamin el dit. Un pas important del desenvolupament d'un infant és deixar el xumet (o el dit...) Segur que més d'un cop heu dit "que ja no em mamo el dit" en el sentit de que no sou infants de bolquers.

En canvi ens creiem a qualsevol xitxarel·lo que ens diu el que li convé en nom de la ciència. Antigament se li feia dir el que interessava en algun déu, ara el déu és la ciència. Les persones menteixen, la ciència no. Un treball científic només és vàlid quan ha estat corroborat, quan altres científics, que l'han intentat rebatre i no se n'han sortit, el donen per bo, i quan s'ha aconseguit contrastar-lo amb la realitat. Una teoria s'acaba de contrastar quan s'han fet amb ella prediccions que s'han acomplert.

Això també és vàlid per a tots aquest estudis i informes, en general falsos, tergiversats o molt tendenciosos, que generen els lobbies emparant-se en els seus tècnics i científics que defensen els interessos de les grans empreses. I com no, també ho és per a les teories econòmiques. S'estan aplicant teories econòmiques no ratificades, amb conseqüències imprevisibles, i en general contraries a l'interès general. Els estats estan en mans dels poders financers, i els poders financers en mans de les grans fortunes. En conseqüència els polítics tenen un marge de maniobra ben petit, per això en molts països hi ha molt poca diferència entre un govern de dretes i un d'esquerres. En aquesta terra on he nascut i visc el panorama encara és molt pitjor, ja que encara no hem liquidat el franquisme, la nostra democràcia és altament inoperant, la justícia està molt polititzada, i la corrupció impera en tots els estaments sense que s'hi vegi una manera de fer-hi front per acabar amb ella, continua essent l'estat de xaranga i pandereta que deia Machado.

Els pocs que hi veuen una mica estan lluitant per un canvi de sistema, intentant enfocar les coses d'una altra manera, però no deixen de ser moviments minoritaris, com el dels indignats del 15M o les CUP. No acabo d'entendre perquè la majoria no veu que aquesta crisi és un gran engany ultraliberal per acabar amb l'estat del benestar i acumular més grans fortunes en mans d'un nombre cada dia més petit de persones (no oblidem que l'únic mercat que està funcionant de meravella és el dels articles de gran luxe).

Per a mi que encara ens estem mamant el dit. Ens estan mentint contínuament. Només estan protegint a la gran banca i perjudicant a la major part de la població. Tota aquesta política de retallades per reduir el deute no fa més que agreujar i allargar la crisi. L'única via de sortir de la crisi és invertir per crear llocs de treball i això vol dir fer créixer la despesa. Tenim un exemple clar en el Japó que ho està fent. Pot ser que ja vagi sent hora de què anem deixant el xumet.

Una abraçada.






Dejando el chupete



A los lactantes se les da el chupete entre otras cosas para que no se chupen el dedo. Un paso importante del desarrollo de un niño es dejar el chupete (o el dedo...) Seguro que más de una vez habéis dicho "que ya no me chupo el dedo" en el sentido de que no sois niños recién nacidos.

En cambio nos creemos a cualquier pipiolo que nos dice lo que le conviene en nombre de la ciencia. Antiguamente se le hacía decir lo que interesaba a algún dios, ahora el dios es la ciencia. Las personas mienten, la ciencia no. Un trabajo científico sólo es válido cuando ha sido corroborado, cuando otros científicos. que lo han intentado rebatir y no lo han conseguido, lo dan por bueno, y cuando se ha conseguido contrastarlo con la realidad. Una teoría se acaba de contrastar cuando se han hecho con ella predicciones que se han cumplido.

Eso también es válido para todos estos estudios e informes, en general falsos, tergiversados o muy tendenciosos, que generan los lobbies amparandose en sus tècnicos y científicos que defienden los intereses de las grandes empresas. Y como no, también lo es para las teorías económicas. Se están aplicando teorías económicas no ratificadas, con consecuencias imprevisibles y en general contrarias al interés general. Los estados están en manos de los poderes financieros, y los poderes financieros en manos de las grandes fortunas. En consecuencia los políticos tienen un margen de maniobra muy pequeño, por lo que en muchos países hay muy poca diferencia entre un gobierno de derechas y uno de izquierdas. En esta tierra donde he nacido y vivo el panorama aún es mucho peor, ya que aún no hemos liquidado el franquismo, nuestra democracia es altamente inoperante, la justicia está muy politizada, y la corrupción impera en todos los estamentos sin que se vea una manera de hacerle frente para acabar con ella, sigue siendo el estado de charanga y pandereta que decía Machado.

Los pocos que ven un poco claro están luchando por un cambio de sistema, intentando enfocar las cosas de otra manera, pero no dejan de ser movimientos minoritarios, como el de los indignados del 15M o las CUP. No acabo de entender porque la mayoría no ve que esta crisis es un gran engaño ultraliberal para acabar con el estado del bienestar y acumular mayores fortunas en manos de un número cada vez menor de personas (no olvidemos que el único mercado que está funcionando de maravilla es el de los articulos de gran lujo).

Para mí que aún nos estamos mamando el dedo. Nos están mintiendo continuamente. Sólo están protegiendo a la gran banca y perjudicando la mayor parte la población. Esa política de recortes para reducir la deuda no hace más que agravar y prolongar la crisis. La única vía de salir de la crisis es invirtir para crear puestos de trabajo y eso significa hacer crecer gasto. Tenemos un ejemplo claro en el Japón que lo está haciendo. Puede que ya vaya siendo hora de que vayamos dejando el chupete.

Un abrazo.

diumenge, 2 de juny de 2013

Te expulsarán al desierto

[Entrada 253]

Te expulsarán al desierto


—Esta mochila, para ti, simboliza la libertad, seguro —dice Ôshima.

—Tal vez —digo.

—Quizá se experimente una felicidad mayor al poseer algo que simbolice la libertad que poseyendo la libertad en sí misma.

—A veces —digo.

—A veces —repite—. Si se celebrara un concurso de respuestas breves, seguro que tú te llevarías la palma.

—Puede —digo.

—Puede —dice Ôshima con pasmo—. Oye, Kafka Tamura. Puede que la mayoría de personas de este mundo no deseen, en realidad, ser libres. Sólo están convencidos de que lo desean. Todo es una fantasía. Si realmente consiguiera la libertad, la mayoría de la gente se encontraría con graves problemas. No lo olvides. A la gente, de hecho le gusta la falta de libertad.

—¿A ti también?

—Sí. A mí también. Hasta cierto punto, claro —dice Ôshima— Jean-Jacques Rousseau afirmaba que la civilización nació cuando la especie humana empezó a levantar barreras. Es una observación muy perspicaz. En efecto. Todas las civilizaciones son producto de la falta de libertad en parcelas. Sólo hay una excepción: los aborígenes australianos. Ellos preservaron hasta el siglo XVII una civilización sin barreras. Eran libres hasta la raíz. Podían ir a donde les apeteciese cuando les apeteciera, hacer lo que les apeteciera. Su vida era, literalmente, un constante ir de aquí para allá. Y andar de un lado para otro era, para ellos, una profunda metáfora de la vida. Cuando llegaron los ingleses y construyeron cercas para encerrar a los animales domésticos, ellos no podían entender de ninguna manera qué significaba aquello. Y, como eran incapaces de comprender aquel principio, los tacharon de seres peligrosos, antisociales, los expulsaron al desierto. Así que también te recomiendo a ti, Kafka Tamura, que tengas cuidado. Al fin y al cabo, los que mejor sobreviven en este mundo son los que levantan barreras altas y fuertes. Y si te opones a ellos, te expulsarán al desierto.

(Haruki Murakami: Kafka en la orilla.)