Avís | Aviso

=> Versió en català (la primera part de l'entrada)

=> Versión en castellano (a continuación del texto catalán)

dijous, 25 d’agost de 2011

Com t'ho diria (4) --- Cómo te lo diría (4)

[Entrada 93]


Com t'ho diria (4)


—Hòstia puta! Ara resulta que és gai! Què fer quan saps que el teu millor amic és gai?... Merda, merda i merda! —anava pensant en Raül. Es va girar, em va veure com jo emprenia el camí cap a casa i em va dir adéu al mateix que aixecava la mà. Va seguir caminant lentament, mirant a terra. Se sentia cansat, com si hagués fet un gran esforç, li costava de caminar, la motxilla li pesava un horror...

—És que a mi això dels maricons m'ha fet por de sempre, recordo que la meva mare em deia que no havia d'acceptar mai un caramel ni cap altre cosa de ningú si jo no anava acompanyat per algú gran dels de casa. Que no me n'anés mai amb ningú que no conegués i sobretot que no em deixés tocar mai per cap home, ni el toqués... —Va seguir pensant.

—Però és que no se li nota, no és gens efeminat, i és tant divertit... A més, juga molt bé al futbol... I està quadrat, supermarcat, segurament és el que està més bo de tota la classe. Té un culet petit i arromangat, un cintura estreta, i unes bones espatlles... Sempre m'ha fet enveja... I a sobre, és guapo. Porta de cul a totes les nenes. I va i és gai... ¡No és just!

Va continuar sense saber gaire cap a on anava... Es va adonar que s'havia passat el carrer de casa, va haver de recular. Llavors va començar a pensar en la nostra amistat.

—Quant temps deu fer que som amics? Ja ho sé, des de les colònies de sisè, quan vam guanyar junts aquella gimcana per parelles. És que vam riure tant... I és que és el rei de la imaginació i de la bestiesa. Es tan pallasso quan vol... I a més, és llest, ho entén tot de seguida, i en mates no hi ha que el guanyi. Per rematar-ho, és tan bon amic... Sempre em protegeix, procura que estigui amb ell o a prop seu, em busca el un bon lloc... Es preocupa de que estigui content... Clar que jo faig el mateix sempre que puc.

Amb aquests pensaments va arribar a casa. Va dir hola a la mare i se'n va anar a la seva cambra a fer deures i a estudiar... Però no va poder.

Sempre havia somiat que coneixerien dues noies estupendes que serien molt amigues i s'enamorarien un de cada una i que seguirien sent molt amics i anirien junts a tot arreu i... I ara què?

Poc a poc se li va anar embotant el cap. Va començar de nou a repetir-se tota la conversa, tot el que havien parlat tot el que havia pensat...

—Vols dir que no s'equivoca? No serà una cosa passatgera? Diu que n'està segur, però...

Va anar a sopar com un autòmat, no podia pensar en res més, i no en podia dir res a ningú...

—Què tens? Que no et trobes bé? —li va preguntar sa mare.

—És que estic molt cansat, me n'aniré a dormir aviat —li va respondre. Quan va haver sopat... Bé, ben bé no se'n pot dir sopar del que va fer, va menjotejar sense gana, més aviat perquè no el renyessin o el castiguessin. Va anar al bany, es va rentar bé les dents i va orinar. Després a l'habitació, es va treure la roba, es va posar uns calçotets nets i es va ficar al llit.

Una altre vegada li va venir la conversa al cap, els seus pensaments, uns i altres s'anaven repetint sense ordre ni concert. Com si el seu món s'hagués escardat. Li va costar adormir-se, no va ser conscient de quan es va adormir. Va ser una nit tempestuosa, plena de mals sons, va revolucionar tot el llit. De matinada va haver de reordenar la roba del llit perquè no es podia tapar. En Raül es d'aquells que normalment s'adormen després d'una curta estona d'haver-se posat al llit, i a penes es mouen fins que no es desperten. Aquella nit va ser molt diferent. L'endemà tenia febre i no va venir a classe.

Una abraçada.





Cómo te lo diría (4)


—¡Hostia puta! ¡Ahora resulta que es gay! ¿Qué hacer cuando sabes que tu mejor amigo es gay?... ¡Mierda, mierda y mierda! —Iba pensando Raúl. Se giró, me vio como yo emprendía el camino de mi casa y me dijo adiós al tiempo que levantaba la mano. Siguió caminando lentamente, mirando al suelo. Se sentía cansado, como si hubiera hecho un gran esfuerzo, le costaba caminar, la mochila le pesaba un horror...

—Es que a mí eso de los maricones me ha dado miedo siempre, recuerdo que mi madre me decía que no debía aceptar nunca un caramelo ni ninguna otra cosa de nadie si yo no iba acompañado por alguien mayor de mi familia. Que no me fuera nunca con nadie que no conociera y sobre todo que no me dejara tocar nunca por ningún hombre, ni lo tocara... —Siguió pensando.

—Pero es que no se le nota, no es afeminado en absoluto, y es tan divertido... Además, juega muy bien al fútbol... Y está cuadrado, supermarcado, seguramente es el que está más bueno de toda la clase. Tiene un culito pequeño y respingón, una cintura estrecha y una buena espalda... Siempre me ha dado envidia... Y encima, es guapo. Lleva de culo a todas las niñas. Y va y es gay... ¡No es justo!

Continuó sin saber muy bien a dónde iba... Se dio cuenta que había pasado la calle de su casa, tuvo que retroceder. Entonces empezó a pensar en nuestra amistad.

—¿Cuánto tiempo hará que somos amigos? Ya sé, desde las colonias de sexto, cuando ganamos juntos esa gincana por parejas. Es que nos reímos tanto... Y es que es el rey de la imaginación y de la burrada. Es tan payaso cuando quiere... Y además, es listo, lo entiende todo enseguida, y en mates no hay quien le gane. Para rematarlo, es tan buen amigo... Siempre me protege, procura que esté con él o cerca de él, me busca un buen lugar... Se preocupa de que esté contento... Claro que yo hago lo mismo siempre que puedo.

Con estos pensamientos llegó a casa. Dijo hola a la madre y se fue a su cuarto a hacer deberes y a estudiar... Pero no pudo.

Siempre había soñado en que conocerían dos chicas estupendas que serían muy amigas y se enamorarían uno de cada una y que seguirían siendo muy amigos y irían juntos a todas partes y... ¿Y ahora qué?

Poco a poco se le fue embotando la cabeza. Comenzó de nuevo a repetirse toda la conversación, todo lo que habían hablado todo lo que había pensado...

—¿Quieres decir que no se equivoca? ¿No será algo pasajero? Dice que está seguro, pero...

Fue a cenar como un autómata, no podía pensar en nada más, y no podía decir nada a nadie...

—¿Qué te pasa? ¿Que no te estás bien? —Le preguntó su madre.

—Es que estoy muy cansado, me iré a acostar pronto—le respondió. Cuando hubo cenado... Bueno, no sé hasta se puede llamar a cena lo que hizo, mordisquear sin hambre, más porqué no le regañaran o castigaran que por otra cosa. Fue al baño, se lavó bien la boca y orinó. Después a la habitación, se quitó la ropa, se puso unos calzoncillos limpios y se acostó.

Otra vez le vino la conversación en la cabeza, sus pensamientos, unos y otros se iban repitiendo sin orden ni concierto. Como si su mundo hubiera resquebrajado. Le costó dormirse, no fue consciente de cuando se durmió. Fue una noche tormentosa, llena de pesadillas, revolucionó toda la ropa de la cama. De madrugada tuvo que reordenar la ropa de la cama porque no se podía tapar. Raül es de aquellos que normalmente se duermen después de un corto rato de haberse acostado, y apenas se mueven hasta que se despiertan. Esa noche fue muy diferente. Al día siguiente tenía fiebre y no vino a clase.

Un abrazo.

dijous, 18 d’agost de 2011

Com t'ho diria (3) --- Cómo te lo diría (3)

[Entrada 92]


Com t'ho diria (3)


Després de la segona abraçada em va venir una idea al cap, va ser com un llamp, com un flaix de llum enlluernadora... Com podia ser tan compressiu i tan tendre amb mi? Com podia comprendre tant els meus sentiments? Les meves dificultats? Era normal? Era fruit de la nostra amistat?

Em vaig quedar fitant-lo amb un somriure als llavis, sense atrevir-me a anar més enllà, amb por de trencar l'encant del moment amb una intervenció desafortunada. Estàvem allí a petició meva, era jo qui ho havia demanat, qui tenia alguna cosa per confessar.

—Anem? —va proposar, amb un somriure—. Comença a ser tard i a casa em poden dir alguna cosa. No voldria que em castiguessin un altre cop...

—Tens raó, s'està fent tard i començo a tenir fred. —vaig dir mentre veia que el sol s'havia començat a amagar.

—Tinc la sensació de què no hem acabat, que encara vols que en parlem més... —ara era ell el que mirava a terra mentre caminàvem en direcció a casa.

—Pot ser, la veritat es que tot sovint se m'omple el cap de pors i de dubtes. —vaig respondre mentre pel meu cap rondaven les preguntes que m'acaba de fer sobre la seva actitud i no desitjava altra cosa que aclarir-ho, ves a saber, tot podria ser...

—La veritat es que et vull demanar una mica de temps, m'has agafat per sorpresa... —va dir a mitja veu.

—D'acord, deixem al tema, quan de temps creus que... —vaig fer, no em va deixar acabar.

—No res, una nit, com diu mon pare, consultar amb el coixí i prou.

—D'acord. —vaig afegir i vam canviar de tema.

Vam parlar dels deures i altres temes d'aquells de sempre. I així vam arribar al cantó de casa seva, on ens vam separar amb una xocada de mans. Sempre ho fèiem així. Me'l vaig quedar mirant mentre se n'anava caminant no gaire de pressa, mirant a terra, com si estigués preocupat. Es va girar a mirar-me mentre jo emprenia el camí de casa, ens vam dir de nou adéu al mateix que vam alçar la mà.

No m'ho podia treure del cap, com podia ser tan comprensiu? Semblava que ho hagués viscut, i si fos cert? I si ell també...? Però, per què no ho ha aprofitat i m'ho ha dit? Jo en aquest cas no m'hauria pogut callar, li hauria dit que jo també, i a més li ho hauria dit tot... Li hauria dit que l'estimo, que n'estic enamorat, que el desitjo, que és l'amo del meu cor...

No, no. M'estic enganyant. En sap molt de posar-se a la pell dels altres, sap fer seus els problemes que li expliques i sempre sembla que els hagi viscut, que els teus problemes siguin seus, però quan ho són ho diu...

Una abraçada.





Cómo te lo diría (3)


Después del segundo abrazo me vino una idea en la cabeza, fue como un rayo, como un flash de luz deslumbrante... ¿Cómo podía ser tan compresivo y tan tierno conmigo? ¿Cómo podía comprender tanto mis sentimientos? ¿Mis dificultades? ¿Era normal? ¿Era fruto de nuestra amistad?

Me quedé mirándole fijamente con una sonrisa en los labios, sin atreverme a ir más allá, con miedo de romper el encanto del momento con una intervención desafortunada. Estábamos allí a petición mía, era yo quien lo había pedido, quien tenía algo que confesar.

—¿Vamos? —propuso, con una sonrisa—. Empieza a ser tarde y en casa me pueden llamar la atención. No quisiera que me castigaran de nuevo...

—Tienes razón, se está haciendo tarde y empiezo a tener frío. —dije mientras veía que el sol había comenzado a esconderse.

—Tengo la sensación de que no hemos acabado, que todavía quieres que hablemos más... —ahora era él el que miraba al suelo mientras caminábamos en dirección a casa.

—Puede ser, la verdad es que a menudo se me llena la cabeza de miedos y de dudas. —Respondí mientras por mi cabeza rondaban las preguntas que me acaba de hacer sobre su actitud y no deseaba otra cosa que aclararlo, vete a saber, todo era posible...

—La verdad es que te quiero pedir un poco de tiempo, me has cogido por sorpresa... —Dijo a media voz.

—De acuerdo, dejemos el tema, cuanto tiempo crees que... —dije, no me dejó terminar.

—Nada, una noche, como dice mi padre, consultar con la almohada y basta.

—De acuerdo —añadí y cambiamos de tema.

Hablamos de los deberes y otros temas de esos de siempre. Y así llegamos a la esquina de su casa, donde nos separamos con un choque de manos. Siempre lo hacíamos así. Me quedé mirando mientras se iba caminando no muy deprisa, mirando al suelo, como si estuviera preocupado. Se giró a mirarme mientras yo emprendía el camino de mi casa, nos dijimos de nuevo adiós al tiempo que levantamos la mano.

No me lo podía quitar de la cabeza, ¿como podía ser tan comprensivo? Parecía que lo hubiera vivido, ¿y si fuera cierto? ¿Y si él también...? Pero, ¿por qué no lo ha aprovechado y me lo ha dicho? Yo en ese caso no me hubiera podido callar, le habría dicho que yo también, y además se lo habría dicho todo... Le habría dicho que le amo, que estoy enamorado, que le deseo, que es el dueño de mi corazón...

No, no. Me estoy engañando. Sabe muy bien como ponerse en la piel de los demás, sabe hacer suyos los problemas que le explicas y siempre parece que los haya vivido, que tus problemas sean suyos, pero cuando lo son lo dice...

Un abrazo.

dijous, 11 d’agost de 2011

Com t'ho diria (2) --- Cómo te lo diría (2)

[Entrada 91]


Com t'ho diria (2)


Dissimular la meva trempera no va ser el més complicat, el que més em va costar va ser seguir xerrant amb ell després d'aquella abraçada sense dir-li la realitat dels meus sentiments.

El seu comportament va ser quasi perfecte, no va tenir la descortesia de parlar-me de la seva sexualitat, en canvi es va interessar-se per com ho vivia... Vam seure en un banc proper, allí vaig poder dissimular millor la meva excitació sexual.

—M'has deixat a quadres, no m'ho hauria imaginat mai... Què fort! Però n'estàs ben segur? —Em va començar a interrogar.

—És clar —vaig assegurar—, et penses que et diria una cosa així sense estar-ne ben segur. Una cosa així no es diu en broma, com per jugar...

—Hosti! Perdona, és que en estic una mica desconcertat, no venia preparat per a una cosa així, em pensava... —va callar, semblava que dubtés.

—Què et pensaves? —vaig preguntar tot intentant animar-lo a parlar.

—No sé que t'havies enamorat d'alguna noia o que passava alguna cosa entre nosaltres que jo no havia captat, no sé alguna cosa que t'hagués ofès o alguna per l'estil... —Va dir com disculpant-se.

—Doncs ja veus... —I vaig abaixar la mirada, tot fent una llambregada al seu entrecuix. Es va produir un silenci que se'm va fer llarg.

—És clar! Ja sé que som amics, amics del bons —va dir tot reaccionant—. Si m'ho has explicat és perquè necessites parlar-ne amb algú, m'equivoco?

—No ho sé... Quan descobreixes una cosa així de tu mateix... És molt complicat, saps? El primer que vaig pensar es que no era veritat, que m'equivocava...

—Què vols dir? —va fer, fitant-me amb insistència.

—Doncs, que no volia sentir atracció pels nois, per gent del meu sexe... Un pensa que ser homosexual és horrible, abans preferiries ser una noia, però no et sents noia, i tampoc vols ser un marieta, un maricón...

—I que et va fer adonar-te'n? —em seguia mirant fixament els ulls.

—Primer va ser als vestuaris veient-vos despullats... Sobretot quan les cigales van començar a créixer, la majoria feien per amagar-la i jo feia de tot per veure-les. Però no li vaig donar gaire importància, m'enganyava a mi mateix dient-me que m'atreien perquè eren més grosses que la meva. El fet que va fer saltar l'alarma va ser quan l'any passat vam començar a mirar porno junts, em vaig adonar que m'atreien més els actors que les actrius, i em posaven més els vostres paquets inflant-se que la mateixa peli... —Jo estava tot vermell, la cara em bullia.

—Em sembla que estic preguntant massa, pot ser et costi d'explicar tot plegat, no? —va dir tot dolç, li hauria fet un petó, però em vaig limitar a passar-li el braç per sobre de les espatlles.

—No et preocupis, entenc que vulguis saber-ho. Em va costar molt acceptar-ho i encara em costa. Imagino que també et deu costar acceptar-ho de un amic —vaig afegir.

—Home, com ja t'he dit em sap greu per tu i per tot els mals moments que deus haver passat i els que segurament hauràs de passar per culpa d'aquest fet, però la nostra amistat i el que jo sento per tu està per sobre de tot això —Em va tornar a abraçar, aquest cop asseguts... La meva erecció va tornar a agafar força. Ens vam quedar uns minuts en silenci, abraçats.

Una abraçada.





Cómo te lo diría (2)


Disimular mi empalme no fue el más complicado, lo que más me costó fue seguir charlando con él después de aquel abrazo sin decirle la realidad de mis sentimientos.

Su comportamiento fue casi perfecto, no tuvo la descortesía de hablarme de su sexualidad, y en cambio se interesó por cómo lo vivía... Nos sentamos en un banco cercano, allí pude disimular mejor mi excitación sexual.

—Me has dejado a cuadros, no me lo habría imaginado nunca... ¡Qué fuerte! Pero ¿estás seguro? —Me empezó a interrogar.

—Claro —aseguré—, crees que te diría algo así sin estar seguro. Algo así no se dice en broma, como en un juego...

—Hosti! Perdona, es que estoy algo desconcertado, no venía preparado para algo así, pensaba... —calló, parecía que dudara.

—¿Qué pensabas? —pregunté intentando animarle a hablar.

—No sé que te habías enamorado de alguna chica o que pasaba algo entre nosotros que yo no había captado, no sé algo que te hubiera ofendido o algo por el estilo... —dijo como disculpándose.

—Pues ya ves... —Y bajé la mirada, echando un vistazo a su entrepierna. Se produjo un silencio que se me hizo largo.

—¡Claro! Ya sé que somos amigos, amigos de los buenos —dijo reaccionando—. Si me lo has contado es porque necesitas hablarlo con alguien, ¿me equivoco?

—No lo sé... Cuando descubres algo así de ti mismo... Es muy complicado, ¿sabes? Lo primero que pensé es que no era verdad, que me equivocaba...

—¿Qué quieres decir? —dijo, mirándome fijamente, con insistencia.

—Pues, que no quería sentir atracción por los chicos, por gente de mi sexo... Uno piensa que ser homosexual es horrible, antes preferirías ser una chica, pero no te sientes chica, y tampoco quieres ser un mariquita, un maricón...

—¿Y que hizo que te dieras cuenta? —Me seguía mirando fijamente a los ojos.

—Primero fue en los vestuarios viéndoos desnudos... Sobre todo cuando las pollas empezaron a crecer, la mayoría intentaban esconderla y yo hacía de todo por verlas. Pero no le di demasiada importancia, me engañaba a mí mismo diciéndome que me atraían porque eran más grandes que la mía. El hecho que hizo saltar la alarma fue cuando el año pasado empezamos a mirar porno juntos, me di cuenta que me atraían más los actores que las actrices, y me ponían más vuestros paquetes hinchándose que la misma peli... —Yo estaba completamente rojo, la cara me hervía.

—Me parece que estoy preguntando demasiado, puede que te cueste de explicar todo eso, ¿no? —dijo muy dulcemente, le habría dado un beso, pero me limité a pasarle el brazo por encima de los hombros.

—No te preocupes, entiendo que quieras saberlo. Me costo mucho aceptarlo, y aún me cuesta. Imagino que también te debe costar aceptarlo de un amigo —añadí.

—Hombre, como ya te he dicho lo siento por ti y por todo los malos momentos que habrás pasado y los que seguramente tendrás que pasar por culpa de ese hecho, pero nuestra amistad y lo que yo siento por ti está por encima de todo esto —Me volvió a abrazar, esta vez sentados... Mi erección volvió a cobrar vida. Nos quedamos unos minutos en silencio, abrazados.

Un abrazo.

dijous, 4 d’agost de 2011

Com t'ho diria? (1) --- ¿Cómo te lo diría? (1)

[Entrada 90]


Com t'ho diria? (1)


—Bé, doncs, —va dir-me, mentre es repenjava a la paret— què volies dir-me?

El dia era clar, encara que fred tot i ser a l'abril. Els dies clar i lluminosos sempre m'han ajudat a sentir-me bé, animat i optimista. Al matí li havia dit a en Raül que volia parlar amb ell, que li volia explicar una cosa personal que considerava important. Vam quedar que al sortir de l'Insti aniríem a algun lloc tranquil per poder parlar.

Aquell dia en acabar la classe vam sortir junts i vam marxar en direcció a l'avinguda de Roma, on hi havia uns jardins en què en aquella hora no hi anava ningú. Allà hi havia una construcció que crec que usaven els de parcs i jardins per tenir-hi les seves coses. Ens vam parar al davant d'aquella caseta, ja que hi donava un bon sol i era un lloc prou discret, lluny de mirades i oïdes indiscretes.

—No sé com començar, em costa trobar la manera d'encetar el tema. —Vaig abaixar la vista una mica avergonyit de no dur el discurs ben preparat. De fet, havia pensat unes quantes maneres de començar, però en aquell moment cap em semblava adequada.

—No sé com ajudar-te, entre altres coses perquè no sé de què va —va dir veient que em quedava callat, mirant a terra.

—És una cosa meva, diguem que molt íntima, que m'agradaria compartir amb tu —vaig afegir amb un fil de veu.

—Estàs enamorat?

Clar que estic enamorat, vaig pensar, estic enamorat de tu i no t'ho puc dir sense que sàpigues que m'atreus, que em sento homosexual davant teu, però no m'atreveixo a dir-t'ho, no vull anar per aquí...

—Es que em passa una cosa que em preocupa bastant i no sé amb qui parlar-ne. —Vaig dir per fugir d'estudi.

—I vols parlar-ne amb mi? —va preguntar fent veure que li produïa certa sorpresa.

—Per alguna cosa ets el meu millor amic, no creus? —vaig dir, tot raspallant-lo.

—Tens raó, per això som els amics —Va dir somrient—, de què va?

—Em fa cosa dir-ho —vaig fer una petita pausa—. Per començar, m'has de prometre que no en parlaràs amb ningú, absolutament amb ningú sense el meu permís, però ni amb el teu amic més íntim ni amb la teva xicota quan en tinguis... Amb ningú, entens? —vaig dir posant-me molt seriós.

—D'acord. —va dir fitant-me també seriós.

—M'ho promets? —Vaig insistir.

—Sí. Va! Digués, què passa? —Va afegir impacientant-se.

—D'acord. Però pobre de tu que em fallis.

—Vinga tio, no et passis, què t'he fallat mai? —Va dir tot seriós. No vaig respondre.

—Bé comencem. El que vaig a dir no és veritat, almenys que jo sàpiga, es per introduir el tema, però imaginat que et digués que sé que el teu germà és maricón, com ho veuries? —Li vaig preguntar.

Es va posar tot vermell. Vaig pensar que potser m'havia equivocat, o que m'havia passat potser no li havia d'haver fet la pregunta així. Després d'una estoneta de silenci em digué:

—Tens un germà homosexual?

—No home, no. Era una pregunta hipotètica, però contesta-la... Dient la veritat. —Vaig fer jo sense amollar res que li pogués donar una pista.

—No sé, en principi preferiria que no ho fos, perquè es una putada ser homosexual, has de viure com en un altre món ja que hi ha força gent que si ho sap et margina, a més hi ha molta intolerància i homofòbia, però intentaria que podés comptar amb mi, amb el meu recolzament, amb la meva comprensió... —anava seguir, però el vaig tallar.

—I si en lloc de ton germà fos un amic?

—Depèn de qui fos l'amic, però si fos molt amic, com ara tu, segurament faria el mateix... —Va tallar en sec el que estava dient i em va fitar intuint el que li diria a continuació. Feia una careta com d'àngel, em semblava que tot era massa perfecte, cosa que no m'acabava d'agradar, però em vaig sentir encoratjat per la seva resposta...

—Com t'ho diria?... Aquest amic sóc jo. —Vaig acceptar a mitja veu, s'acostà cap a mi i em va abraçar fortament...

Em van saltar les llàgrimes, als meus 15 anys vaig aconseguir una abraçada del noi del que estava enamorat i que era el meu millor amic. No li vaig dir que estava enamorat, i que precisament ho estava d'ell. També he de dir, amb certa vergonya, que això em va produir una forta erecció que vaig dissimular com vaig poder.

Una abraçada.





¿Cómo te lo diría? (1)


—Bueno, pues, —me dijo, mientras se apoyaba en la pared— ¿qué querías decirme?

El día era claro, aunque frío a pesar de estar en abril. Los días claros y luminosos, siempre me han ayudado a sentirme bien, animado y optimista. Por la mañana le había dicho a Raúl que quería hablar con él, que le quería contar algo personal que consideraba importante. Quedamos que al salir del Insti iríamos a algún lugar tranquilo para poder hablar.

Aquel día al terminar la clase salimos juntos y nos fuimos en dirección a la avenida de Roma, donde o había unos jardines en los que a aquella hora no iba nadie. Allá había una construcción que creo que usaban los de parques y jardines para guardar sus cosas. Nos paramos frente a aquella casita, ya que le pegaba bien el sol y era un lugar bastante discreto, lejos de miradas y oídos indiscretos.

—No sé cómo empezar, me cuesta encontrar la manera de empezar. —Bajé la vista un poco avergonzado de no tener el discurso bien preparado. De hecho, había pensado varias maneras de empezar, pero en aquel momento ninguna me parecía adecuada.

—No sé cómo ayudarte, entre otras cosas porque no sé de qué va —dijo viendo que me quedaba callado, mirando al suelo.

—Es una cosa mía, digamos que muy íntima, que me gustaría compartir contigo —añadí con un hilillo de voz.

—¿Estás enamorado?

Claro que estoy enamorado, pensé, estoy enamorado de ti y no te lo puedo decir sin que sepas que me atraes, que me siento homosexual ante ti, pero no me atrevo a decírtelo, no quiero ir por ese camino...

—Es que me pasa algo que me preocupa bastante y no sé con quien hablar —dije para salime por la tangente.

—¿Y quieres hablar conmigo? —Preguntó haciendo ver que le producía cierta sorpresa.

—Por algo eres mi mejor amigo, ¿no crees? —dije, dándole coba.

—Tienes razón, por eso somos los amigos —dijo sonriente—, ¿de qué va?

—Me da corte decirlo —hice una pequeña pausa—. Para empezar, me tienes que prometer que no hablarás de ello con nadie, absolutamente con nadie sin mi permiso, pero ni con tu amigo más íntimo ni con tu novia cuando la tengas... Con nadie ¿entiendes? —dije poniéndome muy serio.

—De acuerdo. —dijo mirándome fijamente también serio.

—¿Me lo prometes? —Insistí.

—Sí. ¡Va! Di, ¿qué pasa? —Añadió impacientándose.

—De acuerdo. Pero pobre de ti que me falles.

—Venga tío, no te pases, ¿que te he fallado alguna vez? —dijo muy serio. No respondí.

—Bien empecemos. Lo que voy a decir no es verdad, al menos que yo sepa, es para introducir el tema, pero imagínate que te dijera que sé que tu hermano es maricón, ¿como lo verías? —le pregunté.

Se puso completamente colorado. Pensé que quizá me había equivocado, o que me había pasado, quizá no le tenía que haber hecho la pregunta así. Después de un ratito de silencio me dijo:

—¿Tienes un hermano homosexual?

—No hombre, no. Era una pregunta hipotética, pero contéstala... Diciendo la verdad —dije sin soltar nada que le pudiera dar una pista.

—No sé, en principio preferiría que no lo fuera, porque es una putada ser homosexual, tienes que vivir como en otro mundo ya que hay bastante gente que si lo sabe te margina, además hay mucha intolerancia y homofobia, pero intentaría que pudiera contar conmigo, con mi apoyo, con mi comprensión... —Iba seguir, pero lo corté.

—¿Y si en lugar de tu hermano fuera un amigo?

—Depende de quien fuera el amigo, pero si fuera muy amigo, como tú, seguramente haría lo mismo... —Cortó en seco lo que estaba diciendo y me miró fijamente intuyendo lo que le diría a continuación. Ponía una carita como de ángel, me parecía que todo era demasiado perfecto la cual cosa no me acababa de gustar, pero me sentí alentado por su respuesta...

—¿Cómo te lo diría?... Ese amigo soy yo —acepté a media voz. Se me acercó y me abrazó fuertemente...

Me saltaron las lágrimas, a mis 15 años conseguí un abrazo del chico del que estaba enamorado y que era mi mejor amigo. No le dije que estaba enamorado, y que precisamente lo estaba de él. También debo decir, con cierta vergüenza, que eso me produjo una fuerte erección que disimulé como pude.

Un abrazo.