Avís | Aviso

=> Versió en català (la primera part de l'entrada)

=> Versión en castellano (a continuación del texto catalán)

dijous, 4 d’agost de 2011

Com t'ho diria? (1) --- ¿Cómo te lo diría? (1)

[Entrada 90]


Com t'ho diria? (1)


—Bé, doncs, —va dir-me, mentre es repenjava a la paret— què volies dir-me?

El dia era clar, encara que fred tot i ser a l'abril. Els dies clar i lluminosos sempre m'han ajudat a sentir-me bé, animat i optimista. Al matí li havia dit a en Raül que volia parlar amb ell, que li volia explicar una cosa personal que considerava important. Vam quedar que al sortir de l'Insti aniríem a algun lloc tranquil per poder parlar.

Aquell dia en acabar la classe vam sortir junts i vam marxar en direcció a l'avinguda de Roma, on hi havia uns jardins en què en aquella hora no hi anava ningú. Allà hi havia una construcció que crec que usaven els de parcs i jardins per tenir-hi les seves coses. Ens vam parar al davant d'aquella caseta, ja que hi donava un bon sol i era un lloc prou discret, lluny de mirades i oïdes indiscretes.

—No sé com començar, em costa trobar la manera d'encetar el tema. —Vaig abaixar la vista una mica avergonyit de no dur el discurs ben preparat. De fet, havia pensat unes quantes maneres de començar, però en aquell moment cap em semblava adequada.

—No sé com ajudar-te, entre altres coses perquè no sé de què va —va dir veient que em quedava callat, mirant a terra.

—És una cosa meva, diguem que molt íntima, que m'agradaria compartir amb tu —vaig afegir amb un fil de veu.

—Estàs enamorat?

Clar que estic enamorat, vaig pensar, estic enamorat de tu i no t'ho puc dir sense que sàpigues que m'atreus, que em sento homosexual davant teu, però no m'atreveixo a dir-t'ho, no vull anar per aquí...

—Es que em passa una cosa que em preocupa bastant i no sé amb qui parlar-ne. —Vaig dir per fugir d'estudi.

—I vols parlar-ne amb mi? —va preguntar fent veure que li produïa certa sorpresa.

—Per alguna cosa ets el meu millor amic, no creus? —vaig dir, tot raspallant-lo.

—Tens raó, per això som els amics —Va dir somrient—, de què va?

—Em fa cosa dir-ho —vaig fer una petita pausa—. Per començar, m'has de prometre que no en parlaràs amb ningú, absolutament amb ningú sense el meu permís, però ni amb el teu amic més íntim ni amb la teva xicota quan en tinguis... Amb ningú, entens? —vaig dir posant-me molt seriós.

—D'acord. —va dir fitant-me també seriós.

—M'ho promets? —Vaig insistir.

—Sí. Va! Digués, què passa? —Va afegir impacientant-se.

—D'acord. Però pobre de tu que em fallis.

—Vinga tio, no et passis, què t'he fallat mai? —Va dir tot seriós. No vaig respondre.

—Bé comencem. El que vaig a dir no és veritat, almenys que jo sàpiga, es per introduir el tema, però imaginat que et digués que sé que el teu germà és maricón, com ho veuries? —Li vaig preguntar.

Es va posar tot vermell. Vaig pensar que potser m'havia equivocat, o que m'havia passat potser no li havia d'haver fet la pregunta així. Després d'una estoneta de silenci em digué:

—Tens un germà homosexual?

—No home, no. Era una pregunta hipotètica, però contesta-la... Dient la veritat. —Vaig fer jo sense amollar res que li pogués donar una pista.

—No sé, en principi preferiria que no ho fos, perquè es una putada ser homosexual, has de viure com en un altre món ja que hi ha força gent que si ho sap et margina, a més hi ha molta intolerància i homofòbia, però intentaria que podés comptar amb mi, amb el meu recolzament, amb la meva comprensió... —anava seguir, però el vaig tallar.

—I si en lloc de ton germà fos un amic?

—Depèn de qui fos l'amic, però si fos molt amic, com ara tu, segurament faria el mateix... —Va tallar en sec el que estava dient i em va fitar intuint el que li diria a continuació. Feia una careta com d'àngel, em semblava que tot era massa perfecte, cosa que no m'acabava d'agradar, però em vaig sentir encoratjat per la seva resposta...

—Com t'ho diria?... Aquest amic sóc jo. —Vaig acceptar a mitja veu, s'acostà cap a mi i em va abraçar fortament...

Em van saltar les llàgrimes, als meus 15 anys vaig aconseguir una abraçada del noi del que estava enamorat i que era el meu millor amic. No li vaig dir que estava enamorat, i que precisament ho estava d'ell. També he de dir, amb certa vergonya, que això em va produir una forta erecció que vaig dissimular com vaig poder.

Una abraçada.





¿Cómo te lo diría? (1)


—Bueno, pues, —me dijo, mientras se apoyaba en la pared— ¿qué querías decirme?

El día era claro, aunque frío a pesar de estar en abril. Los días claros y luminosos, siempre me han ayudado a sentirme bien, animado y optimista. Por la mañana le había dicho a Raúl que quería hablar con él, que le quería contar algo personal que consideraba importante. Quedamos que al salir del Insti iríamos a algún lugar tranquilo para poder hablar.

Aquel día al terminar la clase salimos juntos y nos fuimos en dirección a la avenida de Roma, donde o había unos jardines en los que a aquella hora no iba nadie. Allá había una construcción que creo que usaban los de parques y jardines para guardar sus cosas. Nos paramos frente a aquella casita, ya que le pegaba bien el sol y era un lugar bastante discreto, lejos de miradas y oídos indiscretos.

—No sé cómo empezar, me cuesta encontrar la manera de empezar. —Bajé la vista un poco avergonzado de no tener el discurso bien preparado. De hecho, había pensado varias maneras de empezar, pero en aquel momento ninguna me parecía adecuada.

—No sé cómo ayudarte, entre otras cosas porque no sé de qué va —dijo viendo que me quedaba callado, mirando al suelo.

—Es una cosa mía, digamos que muy íntima, que me gustaría compartir contigo —añadí con un hilillo de voz.

—¿Estás enamorado?

Claro que estoy enamorado, pensé, estoy enamorado de ti y no te lo puedo decir sin que sepas que me atraes, que me siento homosexual ante ti, pero no me atrevo a decírtelo, no quiero ir por ese camino...

—Es que me pasa algo que me preocupa bastante y no sé con quien hablar —dije para salime por la tangente.

—¿Y quieres hablar conmigo? —Preguntó haciendo ver que le producía cierta sorpresa.

—Por algo eres mi mejor amigo, ¿no crees? —dije, dándole coba.

—Tienes razón, por eso somos los amigos —dijo sonriente—, ¿de qué va?

—Me da corte decirlo —hice una pequeña pausa—. Para empezar, me tienes que prometer que no hablarás de ello con nadie, absolutamente con nadie sin mi permiso, pero ni con tu amigo más íntimo ni con tu novia cuando la tengas... Con nadie ¿entiendes? —dije poniéndome muy serio.

—De acuerdo. —dijo mirándome fijamente también serio.

—¿Me lo prometes? —Insistí.

—Sí. ¡Va! Di, ¿qué pasa? —Añadió impacientándose.

—De acuerdo. Pero pobre de ti que me falles.

—Venga tío, no te pases, ¿que te he fallado alguna vez? —dijo muy serio. No respondí.

—Bien empecemos. Lo que voy a decir no es verdad, al menos que yo sepa, es para introducir el tema, pero imagínate que te dijera que sé que tu hermano es maricón, ¿como lo verías? —le pregunté.

Se puso completamente colorado. Pensé que quizá me había equivocado, o que me había pasado, quizá no le tenía que haber hecho la pregunta así. Después de un ratito de silencio me dijo:

—¿Tienes un hermano homosexual?

—No hombre, no. Era una pregunta hipotética, pero contéstala... Diciendo la verdad —dije sin soltar nada que le pudiera dar una pista.

—No sé, en principio preferiría que no lo fuera, porque es una putada ser homosexual, tienes que vivir como en otro mundo ya que hay bastante gente que si lo sabe te margina, además hay mucha intolerancia y homofobia, pero intentaría que pudiera contar conmigo, con mi apoyo, con mi comprensión... —Iba seguir, pero lo corté.

—¿Y si en lugar de tu hermano fuera un amigo?

—Depende de quien fuera el amigo, pero si fuera muy amigo, como tú, seguramente haría lo mismo... —Cortó en seco lo que estaba diciendo y me miró fijamente intuyendo lo que le diría a continuación. Ponía una carita como de ángel, me parecía que todo era demasiado perfecto la cual cosa no me acababa de gustar, pero me sentí alentado por su respuesta...

—¿Cómo te lo diría?... Ese amigo soy yo —acepté a media voz. Se me acercó y me abrazó fuertemente...

Me saltaron las lágrimas, a mis 15 años conseguí un abrazo del chico del que estaba enamorado y que era mi mejor amigo. No le dije que estaba enamorado, y que precisamente lo estaba de él. También debo decir, con cierta vergüenza, que eso me produjo una fuerte erección que disimulé como pude.

Un abrazo.

2 comentaris:

Didier Freiitas ha dit...

un lindo relato, lo habías publicado anteriormente?


Saludos y un abrazo enorme!

Peace-for-ever ha dit...

Didier Freiitas: Efectivamente, es la segunda vez que lo publico, aprovechando que estoy de vacaciones.

Muchas gracias por pasarte, y muy especialmente por el comentario.

Un abrazo.

Publica un comentari a l'entrada