Avís | Aviso

=> Versió en català (la primera part de l'entrada)

=> Versión en castellano (a continuación del texto catalán)

dijous, 11 d’agost de 2011

Com t'ho diria (2) --- Cómo te lo diría (2)

[Entrada 91]


Com t'ho diria (2)


Dissimular la meva trempera no va ser el més complicat, el que més em va costar va ser seguir xerrant amb ell després d'aquella abraçada sense dir-li la realitat dels meus sentiments.

El seu comportament va ser quasi perfecte, no va tenir la descortesia de parlar-me de la seva sexualitat, en canvi es va interessar-se per com ho vivia... Vam seure en un banc proper, allí vaig poder dissimular millor la meva excitació sexual.

—M'has deixat a quadres, no m'ho hauria imaginat mai... Què fort! Però n'estàs ben segur? —Em va començar a interrogar.

—És clar —vaig assegurar—, et penses que et diria una cosa així sense estar-ne ben segur. Una cosa així no es diu en broma, com per jugar...

—Hosti! Perdona, és que en estic una mica desconcertat, no venia preparat per a una cosa així, em pensava... —va callar, semblava que dubtés.

—Què et pensaves? —vaig preguntar tot intentant animar-lo a parlar.

—No sé que t'havies enamorat d'alguna noia o que passava alguna cosa entre nosaltres que jo no havia captat, no sé alguna cosa que t'hagués ofès o alguna per l'estil... —Va dir com disculpant-se.

—Doncs ja veus... —I vaig abaixar la mirada, tot fent una llambregada al seu entrecuix. Es va produir un silenci que se'm va fer llarg.

—És clar! Ja sé que som amics, amics del bons —va dir tot reaccionant—. Si m'ho has explicat és perquè necessites parlar-ne amb algú, m'equivoco?

—No ho sé... Quan descobreixes una cosa així de tu mateix... És molt complicat, saps? El primer que vaig pensar es que no era veritat, que m'equivocava...

—Què vols dir? —va fer, fitant-me amb insistència.

—Doncs, que no volia sentir atracció pels nois, per gent del meu sexe... Un pensa que ser homosexual és horrible, abans preferiries ser una noia, però no et sents noia, i tampoc vols ser un marieta, un maricón...

—I que et va fer adonar-te'n? —em seguia mirant fixament els ulls.

—Primer va ser als vestuaris veient-vos despullats... Sobretot quan les cigales van començar a créixer, la majoria feien per amagar-la i jo feia de tot per veure-les. Però no li vaig donar gaire importància, m'enganyava a mi mateix dient-me que m'atreien perquè eren més grosses que la meva. El fet que va fer saltar l'alarma va ser quan l'any passat vam començar a mirar porno junts, em vaig adonar que m'atreien més els actors que les actrius, i em posaven més els vostres paquets inflant-se que la mateixa peli... —Jo estava tot vermell, la cara em bullia.

—Em sembla que estic preguntant massa, pot ser et costi d'explicar tot plegat, no? —va dir tot dolç, li hauria fet un petó, però em vaig limitar a passar-li el braç per sobre de les espatlles.

—No et preocupis, entenc que vulguis saber-ho. Em va costar molt acceptar-ho i encara em costa. Imagino que també et deu costar acceptar-ho de un amic —vaig afegir.

—Home, com ja t'he dit em sap greu per tu i per tot els mals moments que deus haver passat i els que segurament hauràs de passar per culpa d'aquest fet, però la nostra amistat i el que jo sento per tu està per sobre de tot això —Em va tornar a abraçar, aquest cop asseguts... La meva erecció va tornar a agafar força. Ens vam quedar uns minuts en silenci, abraçats.

Una abraçada.





Cómo te lo diría (2)


Disimular mi empalme no fue el más complicado, lo que más me costó fue seguir charlando con él después de aquel abrazo sin decirle la realidad de mis sentimientos.

Su comportamiento fue casi perfecto, no tuvo la descortesía de hablarme de su sexualidad, y en cambio se interesó por cómo lo vivía... Nos sentamos en un banco cercano, allí pude disimular mejor mi excitación sexual.

—Me has dejado a cuadros, no me lo habría imaginado nunca... ¡Qué fuerte! Pero ¿estás seguro? —Me empezó a interrogar.

—Claro —aseguré—, crees que te diría algo así sin estar seguro. Algo así no se dice en broma, como en un juego...

—Hosti! Perdona, es que estoy algo desconcertado, no venía preparado para algo así, pensaba... —calló, parecía que dudara.

—¿Qué pensabas? —pregunté intentando animarle a hablar.

—No sé que te habías enamorado de alguna chica o que pasaba algo entre nosotros que yo no había captado, no sé algo que te hubiera ofendido o algo por el estilo... —dijo como disculpándose.

—Pues ya ves... —Y bajé la mirada, echando un vistazo a su entrepierna. Se produjo un silencio que se me hizo largo.

—¡Claro! Ya sé que somos amigos, amigos de los buenos —dijo reaccionando—. Si me lo has contado es porque necesitas hablarlo con alguien, ¿me equivoco?

—No lo sé... Cuando descubres algo así de ti mismo... Es muy complicado, ¿sabes? Lo primero que pensé es que no era verdad, que me equivocaba...

—¿Qué quieres decir? —dijo, mirándome fijamente, con insistencia.

—Pues, que no quería sentir atracción por los chicos, por gente de mi sexo... Uno piensa que ser homosexual es horrible, antes preferirías ser una chica, pero no te sientes chica, y tampoco quieres ser un mariquita, un maricón...

—¿Y que hizo que te dieras cuenta? —Me seguía mirando fijamente a los ojos.

—Primero fue en los vestuarios viéndoos desnudos... Sobre todo cuando las pollas empezaron a crecer, la mayoría intentaban esconderla y yo hacía de todo por verlas. Pero no le di demasiada importancia, me engañaba a mí mismo diciéndome que me atraían porque eran más grandes que la mía. El hecho que hizo saltar la alarma fue cuando el año pasado empezamos a mirar porno juntos, me di cuenta que me atraían más los actores que las actrices, y me ponían más vuestros paquetes hinchándose que la misma peli... —Yo estaba completamente rojo, la cara me hervía.

—Me parece que estoy preguntando demasiado, puede que te cueste de explicar todo eso, ¿no? —dijo muy dulcemente, le habría dado un beso, pero me limité a pasarle el brazo por encima de los hombros.

—No te preocupes, entiendo que quieras saberlo. Me costo mucho aceptarlo, y aún me cuesta. Imagino que también te debe costar aceptarlo de un amigo —añadí.

—Hombre, como ya te he dicho lo siento por ti y por todo los malos momentos que habrás pasado y los que seguramente tendrás que pasar por culpa de ese hecho, pero nuestra amistad y lo que yo siento por ti está por encima de todo esto —Me volvió a abrazar, esta vez sentados... Mi erección volvió a cobrar vida. Nos quedamos unos minutos en silencio, abrazados.

Un abrazo.

4 comentaris:

Z ha dit...

cuánto abrazo, jajajajajaja. Bueno, pues nada, eso del contacto físico y el botón on de la polla a mí es algo que siempre me ha pasado y lo llevo fatal, porque claro, si estoy de juerga y no quiero nada pero el soldadito marinero se pone de guardia... pues no es siempre fácil disimular y vas por ahí caminando haciendo el piquetón. XD

Didier Freiitas ha dit...

un muy buen relato, tus historias siempre me dejan queriendo más... por cierto ya has acabado "Forever young"?, si es así creo que me perdí el final, tengo que verlo ya.

saludos y un gran beso, querido.

Marcos Dreamer ha dit...

Me encanta cómo escribes! Me gusta la historia, a ver si al final sale todo bien y el chico sale del armario y el resto le acepta.
BESOS! :)

Peace-for-ever ha dit...

Z: Cuando el soldadito decide ponerse firmes no hay quien lo pare...
--

Didier Freiitas: "Forever young" y yo estamos de vacaciones... La verdad es que me alegra mucho que disfrutes tanto de mis relatos... :)
--

Marcos Dreamer: Me alegra mucho verte de nuevo por aqui y que disfrutes de mis relatos... El final aun esta algo lejos... Espero que te guste...
--

Muchas gracias a todos por pasaros y muy especialmente por el comentario.

Un abrazo.

Publica un comentari a l'entrada