Avís | Aviso

=> Versió en català (la primera part de l'entrada)

=> Versión en castellano (a continuación del texto catalán)

divendres, 1 de febrer de 2013

Despertar

[Entrada 230]

Despertar


En Marcel s'acaba de despertar, fora del llit fa fred, ja fa temps que es desperta amb una erecció imponent, tant forta que fins i tot li fa mal. S'aixeca d'una revolada, vigilant que ningú el vegi va fins a la cambra de bany. Tanca bé la porta. Espera una mica a què el contacte dels seus peus descalços amb les rajoles fredes de terra facin cedir l'erecció per poder pixar... Mentre orina recorda que ahir, als lavabos de l'escola va coincidir amb en Pol. En Pol té dotze anys com ell, però en Pol té una polla tres vegades més grossa que la d’en Marcel. Ahir li va veure quan van pixar junts i es va quedar impressionat.

Impressionat per la mida d'aquell penis. Aquella visió li va produir una sensació especial, una inquietud que abastava tot el seu cos, però que es concentrava en la zona genital, especialment en el penis... No havia sentit mai abans res semblant... Recordar-ho li ha fet venir de nou la erecció que havia perdut feia un moment...

Aquella torbació li fa recordar quan l'estiu passat el seu cosí Jordi, dos anys més gran que ell, l'havia ensenyat a masturbar-se. Des de llavors ho havia fet algunes vegades, li agradava aquella sensació quan el penis es posava a fer tot de moviments sincopats i li produïa una profunda sensació com una descàrrega elèctrica molt plaent. Avui ho necessita, i es comença a fer una palla amb totes les ganes, i li acaba produint una sensació de plaer molt més forta que cap de les vegades anteriors...

Després li ha caigut el món al damunt. Què és el que havia fet? S'havia fet una palla desitjant la polla d'en Pol? "En Marcel és marieta!" es diu a si mateix.

Comença a pensar en son pare, sempre tan masculí, la seva mare, sempre tan formal i tan correcte en tot, tant el pare com la mare parlen sempre del sexe com una cosa bruta, privada, de la que se'n parla a mitja veu. Després li han vingut al cap els seus amics de l'escola, els de l'equip de futbol on juga, els del cau dels escoltes... Es vol morir. Creu que els homosexuals són el pitjor de la societat, efeminats, viciosos, violadors de menors... Ell no pot ser un marieta. Es posa a plorar desconsoladament.

Mentre plora comença a pensar en què podria fer, però no ho sap. Com podria informar-me? Amb qui en podria parlar? Qui em podria ajudar? Podria curar-me? Podria ser normal com tots els altres?... Quan més hi pensa més fort plora...

Llavors sent uns cops a la porta del bany. És son pare. "Ei! Noi, que et passa? Estàs plorant?".

_________________________________________________

William Barteley III va dir "és difícil que es doni un tracte equànime a la homosexualitat, mentre la sexualitat en si no rebi aquest tracte." Perquè la naturalitat sexual encara no forma part de la nostra vida. El gran tabú de la nostra societat segueix sent la sexualitat ja que prediquem una sexualitat que no practiquem i ens la reservem per a la nostra intimitat. Per educar en una naturalitat sexual hauríem de començar reeducant-nos nosaltres mateixos. Què ha de fer l'adolescent o el jove que descobreix en si mateix una orientació sexual que no respon al que li han presentat com a normal? Què li ha posat al cap aquesta societat? De quins recursos disposa per acceptar la seva realitat? Per acceptar-se?

Una abraçada.






Despertar


Marcel acaba de despertar, fuera de la cama hace frío, hace tiempo que se despierta con una erección imponente, tan fuerte que incluso le duele. Se levanta de un salto, vigilando que nadie lo vea va hasta el cuarto de baño. Cierra bien la puerta. Espera un poco a que el contacto de sus pies descalzos con las baldosas frías del suelo hagan ceder la erección para poder mear... Mientras orina recuerda que ayer, en los lavabos de la escuela coincidió con Pol. Pol tiene doce años como él, pero Pol tiene una polla tres veces más grande que la de Marcel. Ayer se la vio cuando mearon juntos y se quedó impresionado.

Impresionado por el tamaño de aquel pene. Esa visión le produjo una sensación especial, una inquietud que abarcaba todo su cuerpo, pero que se concentraba en la zona genital, especialmente en el pene... No había sentido nunca antes nada parecido... Recordarlo le ha producido de nuevo la erección que había perdido hacía un momento...

Aquella turbación le hace recordar cuando el verano pasado su primo Jordi, dos años mayor que él, le había enseñado a masturbarse. Desde entonces lo había hecho algunas veces, le gustaba aquella sensación cuando el pene se ponía a hacer esos movimientos sincopados y le producía una profunda sensación como una descarga eléctrica muy placentera. Hoy lo necesita, y se empieza a hacer una paja con todas las ganas y le acaba produciendo una sensación de placer mucho más fuerte que ninguna de las veces anteriores...

Después se ha derrumbado su mundo. ¿Qué es lo que había hecho? ¿Se había hecho una paja deseando la polla de Pol? "¡Marcel es mariquita!" se dice a sí mismo.

Empieza a pensar en su padre, siempre tan masculino, su madre, siempre tan formal y tan correcta en todo, tanto el padre como la madre hablan siempre del sexo como algo sucio, privado, del que se habla a media voz. Después le han venido a la cabeza sus amigos, los de la escuela, los del equipo de fútbol donde juega, los de los scouts... Se quiere morir. Cree que los homosexuales son lo peor de la sociedad, afeminados, viciosos, violadores de menores… Él no puede ser un mariquita. Empieza a llorar desconsoladamente.

Mientras llora empieza a pensar en qué podría hacer, pero no lo sabe. ¿Cómo podría informarme? ¿Con quién podría hablar? Quién me podría ayudar? Podría curarme? Podría ser normal como todos los demás?... Cuanto más lo piensa más fuerte llora...

Entonces oye unos golpes en la puerta del baño. Es su padre. "¡Eh! Chico, ¿que te pasa? ¿Estás llorando?".

_________________________________________________


William Barteley III dijo que "es difícil que se dé un trato ecuánime a la homosexualidad, en tanto la sexualidad en si no reciba ese trato." Porque la naturalidad sexual aún no forma parte de nuestra vida. El gran tabú de nuestra sociedad sigue siendo la sexualidad ya que predicamos una sexualidad que no practicamos y nos la reservamos para nuestra intimidad. Para educar en una naturalidad sexual deberíamos empezar reeducándonos a nosotros mismos. ¿Qué debe hacer el adolescente o el joven que descubre en sí mismo una orientación sexual que no responde a lo que le han presentado como normal? ¿Qué le ha puesto en la cabeza esta sociedad? ¿De qué recursos dispone para aceptar su realidad? ¿Para aceptarse?

Un abrazo.

5 comentaris:

La Salamandra ha dit...

Parece que, Marcel, ha recibido una educacion familiar muy encorsetada, mas enfocada hacia la culpabilidad que hacia la autoestima; circunstancia que se daba con frecuencia en decadas pasadas.
Hoy, nuestros jovenes -los de nuestras sociedades del bienestar- tienen otras atenciones y otras consideraciones, aun por ley; y, a tenor de la la educacion que reciben, de la sociedad en que viven y a la que pertenecen, si bien no hemos sabido resolver y acomodar todas las expresiones sociales, cada vez, avanzamos mas en el sentido humano de albergar en vez de excluir. Cierto que falta mucho camino por andar pro, sin ir mas lejos, hoy dia, existe un marco legal al que acogerse, incluso internacionalmente y, si bien es cierto que un grueso social es aun muy beligerante, no es menos cierto que, el sector tolerante, racional y progresista, esta ganando terreno por horas.

Y, es que, si no le podemos poner puertas al campo, tampoco podemos seguir abonados, en democracia, a la intransigencia y la intolerancia sembradas por la iglesia catolica en una sociedad detenida, secuestrada de opinion y muerta de miedo, acosada por un gobierno militar y catolico.
Hoy, los Marcel de la vida, no viven sus diferencias con el terror que las vivimos otros; hoy, los jovenes son mas despiertos, son mas libres, viven mas seguros y, aunque ante ciertos temas tabu como el sexo, pueden asomarse a sus abismos, a buen seguro no les provocaran los mismos vertigos que padecimos otros. Afortunadamente.

Interesante.

Petons.

Namasté.

la MaLquEridA ha dit...

En mi pais los homosexuales no son bien vistos, son etiquetados de manera abyecta. Si en tu pais de primer mundo se avanza en este tema, el mío sigue mofandese de ellos.



Saludos

Peace-for-ever ha dit...

@La Salamandra, m’agradaria donar-te la raó. Però desgraciadament tinc dubtes seriosos de que sigui així. Els pocs contactes que he tingut amb nois de 13 o 14 anys sobre aquests temes em fan témer que aquests temes en molts domicilis encara estan com estaven i que els nois i les noies LGBT encara tenen força problemes d’acceptació en els centres docents d’aquest país... Malgrat que anem progressant, em sembla que ho fem més lentament de que sembla, amb involucions notables com les actuacions del govern actual del PP.
─ ─

@la MaLquEridA: Evidentemente no pensé tan solo en mi país cuando escribí esta historia, sé que en el mundo hay muchos países que aún están peor que el mío en la aceptación de la realidad LGBT.
─ ─

Muchas gracias por pasar y muy especialmente por el comentario.

Un abrazo.


--- Traducción de mi comentario precedente en catalán ---
@La Salamandra: Me gustaría darte la razón. Pero desgraciadamente tengo serias dudas de que sea así. Los pocos contactos que he tenido con chicos de 13 o 14 años sobre estos temas me hacen temer que estos temas en muchos domicilios aún están como estaban y que los chicos y las chicas LGBT aún tienen bastantes problemas de aceptación en los centros docentes de este país... A pesar de que vamos progresando, creo que lo hacemos más lentamente de lo que parece, con involuciones notables como las actuaciones del gobierno actual del PP.
--- --------------------------------------- ---

Damian ha dit...

yo me sentia asi de chiquillo, no habia información y sentia que me iba a ir al infierno (si la fuerte educación católica del colegio donde estaba) hasta que me conseguí una revista que me ilustró sobre el tema, y fue un gran alivio saber que no estaba mal ser gay y que no era un anormal por eso. Ahora el acceso a internet lo hace todo más fácil

Peace-for-ever ha dit...

@Damian: Soy consciente de que internet puede ser muy útil a esos jovencitos que se descubren LGBT y eso les rompe todos los esquemas.

Precisamente esa es la razón por la que mantengo este blog, mi intento ser útil a alguien, aunque solo lo sea a una persona.

Muchas gracias por pasar y muy especialmente por el comentario

Un abrazo.

Publica un comentari a l'entrada