Avís | Aviso

=> Versió en català (la primera part de l'entrada)

=> Versión en castellano (a continuación del texto catalán)

dijous, 17 de febrer de 2011

Un lector --- Un lector

[Entrada 41]

Un lector


- Hola. És en Peace-for-ever? –El noi era prim, amb els cabells llargs i amb un somriure als llavis que no es corresponia amb la mirada més aviat d'alerta, que expressava cert temor d'equivocar-se. Va pronunciar Peace for ever en un anglès impecable.

- Hola. Sí sóc jo –Vaig fer, corresponent al seu somriure amb el meu. Li vaig notar un canvi en la mirada ara molt més confiada i somrient com els seus llavis. Acabàvem de trencar la virtualitat de la nostra relació, ara ja era real, ja ens coneixíem físicament, ens podíem olorar, ens podíem tocar...

Va ser ell qui em va voler conèixer, he de confessar que em feia certa mandra. Entre els objectius del meu blog no hi havia el de conèixer els lectors, però en Insòlit havia insistit molt i la veritat és que aquestes coses m'afalaguen i vaig acabar cedint.

- Bé, per començar, t'agrairé que a partir em diguis Josep... I queda absolutament prohibit tractar-me de vostè, en això si que seré intransigent -vaig dir-li mentre entravem al bar.

- D'acord, però vost... Vull dir, tu m'hauràs de dir Jordi. –De fet ell ja sabia el meu nom, i jo el seu, però a les relacions virtuals ens havíem tractat sempre de Peace-for-ever i d'Insòlit, ja que eren els alies que usàvem tant al facebook com al blog, al msn i al correu electrònic.

El vaig trobar físicament maco i fins i tot atractiu, però hi havia alguna cosa que no m'acabava de quadrar. Malgrat que ens havíem mostrat fotografies el vaig veure diferent de com me l'imaginava, la seva dimensió real me'l feia veure com més petit, més jovenet, i és que les fotografies mai donen una imatge exacta de la realitat, poc o molt sempre la deformen. Llavors vaig pensar que era més jove del que m'havia dit.

Mentre triàvem una taula en un lloc discret del bar i seiem l'un davant de l'altre jo m'anava preguntant de què parlaríem.

- No fa gaire fred –li vaig dir- i això que estem a la famosa setmana dels barbuts que hauria de ser la més freda de l'any.

- A mi em sembla que fa calor, al metro suava.

- Potser anaves massa tapat per anar en metro –vaig dir-li somrient perquè entengués que era broma.

El cambrer ens va demanar que volíem, vaig demanar una canya i ell una Coca-cola.

- Suposo que voldràs saber per què tenia tant d'interès en conèixer-te. –Va dir així que va marxar el cambrer.

- Home, no estaria malament saber-ho.

- M'agradaria que no t'ho prenguessis malament. Potser he fet mal fet, però et volia demanar ajuda.

- Diners? –Vaig fer jo.

- No, no és això.

- Llavors?

- T'he explicat la meva vida i saps que m'agraden els adults, oi? –va dir ell en veu baixa quasi imperceptible.

- I tant! I jo n'he fet molta broma. Un noi tan maco com tu i encara per estrenar...

- Doncs això és el que vull demanar-te.

- Què dius? –Em va sortir com un crit, ell estava tot vermell, el cambrer es va girar a mirar-nos, llavors vaig baixar la veu i vaig seguir- Què estàs boig? Què no recordes que jo estic compromès?...

- Però no dius que ell et dóna llibertat per tenir sexe amb qui vulguis?

- Tu ho has dit, amb qui jo vulgui. –Vaig remarcar el "jo".

- Llavors és que no –Va dir tot compungit.

- Doncs sí, així d'entrada és que no. A més, em sembla que aquestes coses no es demanen d'aquesta manera. –En aquell moment va aparèixer el cambrer amb la comanda. Ens va servir mentre en Jordi i jo ens miràvem en silenci.

Quan se'n anar em vaig deixar caure sobre el respatller de la cadira, abatut, no entenia com podia demanar-me una cosa com aquella. Llavors el meu sexe es va despertar tot dient-me el contrari del que li acabava de dir.

- Per què no ho puc demanar si m'atraus? –Va seguir ell- M'has atret des de quasi el moment que vaig començar a llegir el teu blog. M'encanta el que escrius, com ho escrius... I sempre dius que els adolescents t'agradem... T'has transformat amb el meu adult ideal.

- O sigui que t'has enamorat de mi, sense haver-me ni tan sols vist.

- No, em sembla que enamorat no, però encapritxat, sí. -Em va aclarir.

- No hi veig la diferència.

- Crec que la diferència està en que només vull que siguem amants unes quantes vegades i prou.

- No sé que dir-te –vaig dir.- Deixa-m'ho rumiar.

Però una polla dura, com ho estava la meva en aquell moment, va condicionar molt la meva decisió.

Una abraçada.



Un lector


- Hola ¿Es Peace-for-ever? -El chico era delgado, con el pelo largo y con una sonrisa en los labios que no se correspondía con la mirada más bien de alerta, que expresaba cierto temor a equivocarse. Pronunció Peace for ever en un inglés impecable.

- Hola. Sí soy yo -Dije, correspondiendo a su sonrisa con la mía. Le noté un cambio en la mirada ahora mucho más confiada y sonriente como sus labios. Acabábamos de romper la virtualidad de nuestra relación, ahora ya era real, ya nos conocíamos físicamente, nos podíamos oler, nos podíamos tocar...

Fue él quien me quiso conocer, debo confesar que me daba cierta pereza. Entre los objetivos de mi blog no había el de conocer los lectores, pero Insólito había insistido mucho y la verdad es que estas cosas me halagan y acabé cediendo.

- Bueno, para empezar, te agradeceré que a partir me llames Josep... Y queda absolutamente prohibido tratarme de usted, en eso si que seré intransigente -le dije mientras entrábamos en el bar.

- De acuerdo, pero ust... Quiero decir, tú me habrás de llamar Jordi. -De hecho él ya sabía mi nombre, y yo el suyo, pero en las relaciones virtuales nos habíamos tratado siempre de Peace-for-ever y de Insólito, ya que eran los alias que usábamos tanto en facebook como en el blog, el msn y el correo electrónico.

Me pareció físicamente hermoso e incluso atractivo, pero había algo que no me acababa de cuadrar. A pesar de que nos habíamos mostrado fotos lo vi diferente a como me lo imaginaba, su dimensión real me hacía verle como más pequeño, más joven, y es que las fotografías nunca dan una imagen exacta de la realidad, poco o mucho siempre la deforman. Entonces pensé que era más joven de lo que me había dicho.

Mientras escogíamos una mesa en un lugar discreto del bar y nos sentábamos el uno frente al otro yo me iba preguntando de qué hablaríamos.

- No hace mucho frío -le dije- a pesar de que estamos en la famosa semana de los barbudos que debería ser la más fría del año.

- A mí me parece que hace calor, en el metro sudaba.

- Quizá ibas demasiado tapado para ir en metro -le dije sonriendo para que entendiera que era broma.

El camarero nos preguntó que queríamos, pedí una caña y él una Coca-Cola.

- Supongo que querrás saber por qué tenía tanto interés en conocerte. -Dijo en cuanto se marchó el camarero.

- Hombre, no estaría mal saberlo.

- Me gustaría que no te lo tomases a mal. Quizás he hecho mal, pero te quería pedir ayuda.

- ¿Dinero? -Dije.

- No, no es eso.

- ¿Entonces?

- Te he contado mi vida y sabes que me gustan los adultos, ¿verdad? -Dijo él en voz baja casi imperceptible.

- ¡Y tanto! Y yo he hecho mucha broma al respecto. Un chico tan guapo como tú y aún por estrenar...

- Pues eso es lo que quiero pedirte.

- ¿Qué dices? -Me salió como un grito, él estaba completamente rojo, el camarero se giró a mirarnos, entonces bajé la voz y seguí- ¿Qué estás loco? ¿Que no recuerdas que yo estoy comprometido?...

- Pero ¿no dices que él te da libertad para tener sexo con quien quieras?

- Tú lo has dicho, con quien yo quiera. –Subrayé el "yo".

- Entonces es que no -dijo muy compungido.

- Pues sí, así de entrada es que no. Además, me parece que estas cosas no se piden de esa manera. -En ese momento apareció el camarero con nuestro pedido. Nos sirvió mientras Jordi y yo nos mirábamos en silencio.

Cuando se fue me dejé caer sobre el respaldo de la silla, abatido, no entendía cómo podía pedirme algo así. Entonces mi sexo se despertó diciéndome lo contrario que le acababa de decir.

- ¿Por qué no lo puedo pedir si me atraes? -Siguió él- Me has atraído desde casi el momento en que empecé a leer tu blog. Me encanta lo que escribes, como lo escribes... Y siempre dices que los adolescentes gustan... Te has transformado con mi adulto ideal.

- O sea que te has enamorado de mí, sin haberme ni siquiera visto.

- No, me parece que enamorado no, pero encaprichado, sí. –Me aclaró.

- No veo la diferencia.

- Creo que la diferencia está en que sólo quiero que seamos amantes unas cuantas veces y basta.

- No sé que decirte -dije.- Déjame pensar.

Pero una polla dura, como lo estaba la mía en ese momento, condicionó mucho mi decisión.

Un abrazo.

2 comentaris:

Maxtian ha dit...

DIOS, mi mente ha volado TAN lejos al momento de leer tu relato. Lo sentí tan real. Hacía tiempo que no pasaba por tu blog. Perdona mi ingratitud, guapo.

Saludos, un beso.

Peace-for-ever ha dit...

Maxtian: No tengo nada que perdonar, eres un ser libre y como tal debo respetarte. Pasa por aquí cuando quieras, siempre vas a ser bien recibido.

Me alegro que te gustara mi relato.

Muchas gracias por pasarte y muy especialmente por comentar.

Un abrazo.

Publica un comentari a l'entrada