Avís | Aviso

=> Versió en català (la primera part de l'entrada)

=> Versión en castellano (a continuación del texto catalán)

dimarts, 13 de novembre de 2012

Mentir

[Entrada 210]


Mentir


Per ser rigorosos hauríem d'entendre que mentir és faltar a la veritat, i això tant ho fem quan diem una cosa totalment falsa com quan diem una mitja veritat, una veritat parcial. Moltes vegades ho fem en benefici propi i altres per consideració als altres. Aquest benefici propi pot ser tant per obtenir alguna cosa que ens interessa directament, com el jugador trampes para guanyar o l'empleat que s'inventa una història falsa, com ara una oferta de treball, per tal d'aconseguir un sou millor (l'engany té un propòsit concret cosa que per a molts és una justificació suficient). També mentim per evitar-nos un càstig, per evitar que ens avergonyeixin davant dels altres, per protegir-nos o per evitar quedar en evidència, nus, davant dels altres. És a dir, que en aquests casos justifiquem les falsedats o mitges veritats perquè ens convenen i van en el nostre benefici.

Les altres, aquestes mentides dites socials o de relació, que el que tracten és de motivar els altres o, si més no, intenten evitar desmoralitzar-los, en diem també mentides pietoses. Per això es diu que la veritat ofèn o que qui diu les veritats perd les amistats... I així, quan em diuen: què ve et conserves, estàs igual que sempre, penso: un altre que m'ha vist més envellit...

Hi ha qui defensa que mentir és la base de la nostra vida social, que sense la mentida la nostra societat no seria viable, que no seria tal com és. Em resisteixo a creure-ho. Evidentment no et pots passar el dia dient el que et passa pel cap, dient tot el que penses, tot i que això sigui ocultar el nostre pensament, penso que no és viable dir tot el que pensem, no tindríem temps, i d'altre banda moltes de les coses que ens passen pel cap no estan prou madures com per treure-les a l'exterior. Ara bé, d'això, de no dir tot el que pensem, a falsejar el que pensem a base de dir una cosa per una altra o només dir-ho a mitges hi veig una distància. Prefereixo el silenci a la falsedat.

Llavors, un LGBT que està a l'armari està mentint? De la mateixa manera que no veig per què hem d'anar pregonant tot el que pensem, tampoc crec que sigui necessari que anem pregonant les nostres preferències sexuals, de la mateixa manera que no anem pregonant quin és el nostre color preferit o el menjar que més ens agrada, però el nostre silenci és pot interpretar com una ocultació de la veritat (estem a l'armari) i se'ns pot acusar de dur a engany als altres. A mi em sembla que això no és rigorosament cert ja que és la societat que està carregada de prejudicis qui està muntant aquesta falsedat. Què per què ho dic? Doncs ho dic perquè si no tinc ploma tothom em suposa heterosexual, i si en tinc tothom confon el meu efeminament amb homosexualitat, i crec que ja he dit més d'un cop que conec homes francament efeminats que són més heterosexuals que una altra cosa. Llavors, sóc jo qui enganya o és la societat per si mateixa qui s'autoenganya?

En la meva adolescència no vaig tenir gaires novietes, en primer lloc perquè la meva inseguretat que em feia patir d'una timidesa digna de millor causa, en segon, per una gran por al ridícul davant d'un més que probable "no", tot això alimentat per una baixa autoestima, que es fonamentava en el meu aspecte físic, ja que la meva dentadura era, i és, digna d'un treball d'ortodòncia espectacular, perquè la meva totxa (o nàpia) llavors em feia sentir com la reencarnació d'en Cyrano de Bergerac, i a més, perquè era extremadament prim. És a dir que qui em volien dir una cosa agradable em qualificava de bon noi o de simpàtic... A part d'això a més vaig tenir una temporada d'un alt fervor religiós, que va fer creure a més d'un que em postulava per a una carrera eclesiàstica de celibat obligatori. Crec que mai ningú va posar en dubte la meva falsa heterosexualitat, i dic falsa perquè la meva bisexualitat està fora de qualsevol dubte. Mentia? Si ni jo mateix ho tenia clar en aquells moments. Suposo que fonamentalment perquè em negava a admetre el que ja començava a ser més que evident.

Per això crec que moltes vegades mantenir-se a l'armari és tan fàcil com callar les nostres preferències (no cal pregonar que admires la bellesa dels del teu mateix sexe) i ocultar la nostra activitat sexual (no cal pregonar en qui penses quan et masturbes o amb qui et fiques al llit), cosa que també amaguen molts dels heterosexuals. Mentim ocultant-nos? No ho crec, només estem ocultant una de les nostres característiques que no és ni de lluny la més important, però també ocultem els nostres pensaments més íntims i no per això mentim, oi? Sí, ja ho sé, quan arribem a l'enamorament la cosa canvia, ja no podem actuar com un heterosexual. Llavors ens hem de seguir ocultant i ells no ho fan. La nostra societat és així.

Una abraçada.






Mentir


Para ser rigurosos deberíamos entender que mentir es faltar a la verdad, y eso tanto lo hacemos cuando decimos algo totalmente falso como cuando decimos una verdad a medias, una verdad parcial. Muchas veces lo hacemos en beneficio propio y otras por consideración a los demás. Ese beneficio propio puede ser tanto para obtener algo que nos interesa directamente, como el jugador que hace trampas para ganar o el empleado que se inventa una historia falsa, como una oferta de trabajo, con el fin de conseguir un sueldo mejor (el engaño tiene un propósito concreto lo cual para muchos es una justificación suficiente). También mentimos para evitarnos un castigo, para evitar que nos avergüenzan ante los demás, para protegernos o para evitar quedar en evidencia, desnudos, ante los demás. Es decir, que en estos casos justificamos las falsedades o medias verdades porque nos convienen y en nuestro beneficio.

Las otras, esas mentiras llamadas sociales o de relación, que lo que tratan es de motivar a los demás o, cuando menos, intentan evitar desmoralizarlos, se llaman también mentiras piadosas. Por eso se dice que la verdad ofende o que quien dice las verdades pierde las amistades... Y así, cuando me dicen: Qué viene te conservas, estás igual que siempre, pienso: otro que me ha visto más envejecido...

Hay quien defiende que mentir es la base de nuestra vida social, que sin la mentira nuestra sociedad no sería viable, que no sería tal como es. Me resisto a creerlo. Evidentemente no te puedes pasar el día diciendo lo que te pasa por la cabeza, diciendo todo lo que piensas, aunque eso sea ocultar nuestro pensamiento, pienso que no es viable decir todo lo que pensamos, no tendríamos tiempo, y por otro lado muchas de las cosas que nos pasan por la cabeza no están suficientemente maduras como para sacarlas al exterior. Ahora bien, de eso, de no decir todo lo que pensamos, a falsear lo que pensamos a base de decir una cosa por otra o sólo decirlo a medias veo una distancia. Prefiero el silencio a la falsedad.

Entonces ¿un LGBT que está en el armario está mintiendo? Del mismo modo que no veo por qué tenemos que ir pregonando todo lo que pensamos, tampoco creo que sea necesario que vayamos pregonando nuestras preferencias sexuales, del mismo modo que no vamos pregonando cual es nuestro color preferido o la comida que más nos gusta, pero nuestro silencio se puede interpretar como una ocultación de la verdad (estamos en el armario) y se nos puede acusar de llevar a engaño a los demás. A mí me parece que esto no es rigurosamente cierto ya que es la sociedad que está cargada de prejuicios quien está montando esa falsedad. ¿Qué por qué lo digo? Pues lo digo porque si no tengo pluma todo el mundo me supone heterosexual, y si la tengo todos confunden mi afeminamiento con homosexualidad, y creo que ya he dicho más de una vez que conozco hombres francamente afeminados que son más heterosexuales que otra cosa. Entonces ¿soy yo quien engaña o es la sociedad por sí misma quién se autoengaña?

En mi adolescencia no tuve muchas novias, en primer lugar porque mi inseguridad que me hacía sufrir de una timidez digna de mejor causa, en segundo, por un gran miedo al ridículo ante un más que probable "no", todo ello alimentado por una baja autoestima, que se fundamentaba en mi aspecto físico, ya que mi dentadura era, y es, digna de un trabajo de ortodoncia espectacular, porque mi tocha (o napia) entonces me hacía sentir como la reencanación del Cyrano de Bergerac, y además, porque era extremadamente delgado. Es decir que quienes me querían decir algo agradable me calificaba de buen chico o de simpático... Aparte de eso además tuve una temporada de un alto fervor religioso, que hizo creer a más de uno que me postulaba para una carrera eclesiástica de celibato obligatorio. Creo que nunca nadie puso en duda mi falsa heterosexualidad, y digo falsa porque mi bisexualidad está fuera de toda duda. ¿Mentía? Si ni yo mismo lo tenía claro en aquellos momentos. Supongo que fundamentalmente porque me negaba a admitir lo que ya empezaba a ser más que evidente.

Por eso creo que muchas veces mantenerse en el armario es tan fácil como callar nuestras preferencias (no es necesario pregonar que admiras la belleza de los de tu mismo sexo) y ocultar nuestra actividad sexual (no es necesario pregonar en quién piensas cuando te masturbas o con quien te acuestas), lo cual también esconden muchos de los heterosexuales. ¿Mentimos ocultándonos? No lo creo, sólo estamos ocultando una de nuestras características que no es ni de lejos la más importante, pero también ocultamos nuestros pensamientos más íntimos y no por ello mentimos ¿verdad? Sí, ya lo sé, cuando llegamos al enamoramiento la cosa cambia, ya no podemos actuar como un heterosexual. Entonces nos tenemos que seguir ocultando y ellos no lo hacen. Nuestra sociedad es así.

Un abrazo.

7 comentaris:

Lucky Luciano ha dit...

Ocultar no es mentir es simplemente no decir toda la verdad.

Pero, definitivamente, a quién le interesa toda nuestra verdad?

Ocultar la verdad no es mentir, es simplemente, no mostrar lo que uno no quiere mostrar y lo que pensamos que el 'otro' no tiene derecho a conocer, por las causas que sean.

Besos!

gerardbcn ha dit...

"Prefereixo el silenci a la falsedat"
Aquesta frase teva és molt important per a mí i és una de les meves normes a la vida.
D´una persona ho puc tolerar quasi tot menys la mentida.
La mentida ho destrueix tot, la perdua de la confiança és la sentencia de mort d´una relació, sigui la que sigui.
Una abraçada molt forta...

La Salamandra ha dit...

¿Cuando un comerciante no exhibe toda su mercancia, nos engaña, se autoengaña?
No mostrar, no es mentir es, sencillamente, no mostrar. Ni siquiera es ocultar.
Estoy plenemente de acuerdo con el compañero Lucky Luciano en su afirmacion preguntada .
"¿A quien le interesa toda nuestra verdad?"

Existen sociedades donde, la mentira, la ocultacion, no tienen sentido. Son sociedades pequeñas y minoritarias que se han construido desde la tolerancia, enseñando a sus individuos a gestionar bien sus emociones, entrenandose, de continuo, en no juzgar a proximo. Son sociedades remotas, lejanas y apartadas de las macrosociedades que, siendo estas ultimas mas "ricas", educan a sus ciudadanos como rivales, competidores y, por supuesto, en jueces y divulgadores de cuantos comportamientos les son ajenos. Y, ese, no es el mejor escenario para desterrar los miedos propios, abrir el corazon y exponerlo. Aqui, ese escenario se utiliza de forma patibularia para difamar, manipular y gestar y engordar las mentiras que habran de venir para sobrevivir en una sociedad que, como poco, es hostil. Y, esa misma hostilidad, esa misma aspereza, obliga a romper silencios, a manifestarse personalmente; ¿Como?... ¿Con la verdad?... ¿Con cual? Evidentemente, con una diseñada a medida, algo asi como el caparazon de una tortuga. ¿Armario? Pues, armario.

Bss.

Sarva mangalam
Namasté.

Bactèria. ha dit...

Jo tinc un dubte, si per exemple tu ets bisexual, això vol dir que dius només la veritat a mitges? perquè si ets un gai d'amagar (perquè no t'interessa sortir de l'armari ,perquè consideres que tu ets moltes altres coses a part d'homosexual, etc)

Caldria destacar una clara diferència entre l'engany i la mentida, l'engany és fer veure una cosa que no és o fer-la entendre , de fet se sol dir que el Diable no pot mentir, únicament enganar, per alguna raó que, a part de desconeguda per a mi, ara no ve al cas.

Per altra banda la mentida és quan es manifesten idees directament que no són verídiques.

No se menteix de cap de les maneres ,perquè tampoc se n'ha dit res en els casos manifestats en la teva entrada, però si se'n podria dir que hi ha persones directament enganades, com l'home que és homosexual i és casat amb una dona, caldria mirar i comprendre el cas per determinar si és ètic que en favor de la seguretat de la vida d'una persona que té por i li cal enganar altra persona hagi de viure en un engany, tot té diversos colors i matisos ,també podria tractar-se d'un home bisexual que ho hagi explicat a la muller i aleshores ,malgrat que ella no ho entengui, no està enganada

petons

ZekYs Barriera ha dit...

Este es un tema que tiene tantas aristas como personas que lo traten. Pero si vamos al diccionario, queda claro que mentir es mentir:

1. Decir o manifestar lo contrario de lo que se sabe, cree o piensa.
2. Inducir a error.
3. Fingir, aparentar.
4. Falsificar algo.
5. Faltar a lo prometido, quebrantar un pacto.

No creo que haya en estas definiciones nada novedoso y se me ocurre que en cada una de ellas hay un poco de lo que se está tratando aquí. En función de ello, ¿es malo mentir?

En verdad la respuesta a esta pregunta no me quita el sueño. Mi vida suele pasar de cuestiones tales como "lo que está bien" o "lo que está mal", porque los límites entre uno y otro casi nunca es claro y, además, porque si uno va por la vida honestamente, sabe que uno siempre hace lo que puede, a veces lo que debe y casi nunca lo que quiere.

Lo que a mí me preocupa más no es determinar si miento o no cuando "oculto lo que soy", sino el por qué lo hago.

Que vivimos en una sociedad homófoba (por más logros o conquistas de derechos que hayamos logrado) es un hecho incontrastable. Sin embargo, los prejuicios y las discriminaciones caen también sobre otros estratos de la sociedad: discapacitados, gordos, viejos, negros, judíos, musulmanes, enanos y un larguísimo etc. Muchas de estas personas hacen lo imposible por ocultar su condición a través de muchos medios (algunos incluso a costa de la propia salud) pero también los hay que asumen su realidad con honestidad e incluso con orgullo. A muchos gays también nos sucede lo mismo.

Lo que me suele preocupar al respecto es que uno oculta su sexualidad por la razón o la excusa que prefiera pero ¿a costa de qué? Nunca me ha parecido sano edificar un castillo de naipes a nuestro alrededor para ocultar mis plumas. Porque siempre consideré que, si quiero ocultarlas es porque también las considero un disvalor, igual que esa parte de la sociedad que me discrimina. Uno puede caer en la trampa sin darse cuenta y terminar reproduciendo un modelo que supuestamente deploramos. Nadie dice que uno tenga que ir por la vida ventilando su sexualidad a los cuatro vientos pero de ahí a montar todo un escenario para tratar que nadie lo descubra hay un trecho abismal. Es sacrificar tiempo, energías, nervios y tarnquilidad sin recibir como compensación más que una máscara que siempre amenaza con caerse.

Cierto es que a nadie le importa nuestra verdad, pero no es menos cierto que cada uno de nosotros debería preguntarse honestamente por qué nos interesa tanto que no salga a la luz.

Gran tema, amigo.

Beso enorme.

Peace-for-ever ha dit...

@Lucky Luciano: Tengo mis dudas, no sé hasta que punto ocultar no es mentir. No decirlo es una cosa pero si para ocultar esas preferencias sexuales se miente vilmente, por ejemplo, si sale el tema de las mujeres en la conversación o simplemente el comentario de si fulana o mengana está tal o cual; o bien si usan de tapadera a una chica que hace el papel de novia muchas veces sin saber cual es la realidad de la sexualidad de su pareja... Llegando en el extremo a casarse con ella y a llevar una aparente vida heterosexual engañando incluso a sus hijos. Entonces me parece claro que se está mintiendo. Claro que muchos bisexuales hacemos algo parecido, teniendo amantes masculinos mientras mantienen su familia.

Puede que la mentira no sea ocultar la sexualidad, pero lo que me temo es que se miente por mantenerlo oculto.
— —

@gerardbcn, quina alegria tornar a llegir un comentari teu!

Jo també odio la mentida i l'engany. El que no tinc del tot clar és que es pugui mantenir oculta la pròpia sexualitat sense mentir, sense enganyar als que ens envolten.
— —

@La Salamandra, tot i que bàsicament estem d'acord, no obstant, el que em costa d'acceptar és que aquesta societat no pugui tirar endavant sense la mentida i l'engany.

Consti que respecto totes les actituds i no vull jutjar a ningú, tant els que han optat per seguir a l'armari, com als que han decidit sortir-ne o als que només ho han fet parcialment. El que em molesta és que forcem la mentida i la admetem com una cosa inevitable...
— —

@Bactèria, de fet, essent rigorosos una de les accepcions de mentida al diccionari és engany. En canvi entenc que podem enganyar sense mentir, però de tota manera faltem a la veritat.

De tota manera m'agrada la teva reflexió tot i que a mi no m'agradi la mentida ni l'engany. Però com diuen en castellà: Ojos que no ven, corazón que no siente.
— —

Muchas gracias por pasaros y muy especialmente por el comentario.

Un abrazo.

Peace-for-ever ha dit...

--- Traducción de los comentarios anteriores en catalán ---
gerardbcn dijo...
"Prefiero el silencio a la falsedad"
Esa frase tuya es muy importante para mí y es una de mis normas en la vida.
De una persona puedo tolerar casi todo menos la mentira.
La mentira lo destruye todo, la pérdida de la confianza es la sentencia de muerte de una relación, sea la que sea.
Un abrazo muy fuerte...
14 de noviembre de 2012 23:40

Bacteria. dijo...
Yo tengo una duda, si por ejemplo tu eres bisexual, ¿eso significa que dices sólo la verdad a medias? porque si eres un gay de ocultar (porque no te interesa salir del armario, porque consideras que eres muchas otras cosas aparte de homosexual, etc.)

Habría que destacar una clara diferencia entre el engaño y la mentira, el engaño es hacer ver algo que no es o hacerla entender, de hecho se suele decir que el Diablo no puede mentir, únicamente engañar, por alguna razón que, aparte de desconocida para mí, ahora no viene al caso.

Por otra parte la mentira es cuando se manifiestan ideas directamente que no son verídicas.

No se miente de ninguna de las maneras, porque tampoco se ha dicho nada en los casos manifestados en tu entrada, pero si se podría decir que hay personas directamente engañado, como el hombre que es homosexual y está casado con una mujer, habría que mirar y comprender el caso para determinar si es ético que en favor de la seguridad de la vida de una persona que tiene miedo y necesita engañar otra persona tenga que vivir en un engaño, todo tiene diversos colores y matices , también podría tratarse de un hombre bisexual que lo haya explicado a la mujer y entonces, aunque ella no lo entienda, no está engañada

besos
15 de noviembre de 2012 10:13


Peace-for-ever dijo...

@gerardbcn, ¡qué alegría volver a leer un comentario tuyo!

Yo también odio la mentira y el engaño. Lo que no tengo del todo claro es que se pueda mantener oculta la propia sexualidad sin mentir, sin engañar a los que nos rodean.
— —

@La Salamandra, aunque básicamente estamos de acuerdo, sin embargo, lo que me cuesta aceptar es que esta sociedad no pueda salir adelante sin la mentira y el engaño.

Conste que respeto todas las actitudes y no quiero juzgar a nadie, tanto a los que han optado por seguir en el armario, como a los que han decidido salir o a los que sólo lo han hecho parcialmente. Lo que me molesta es que forcemos a la mentira y la admitimos como algo inevitable...
— —

@Bactèria., de hecho, siendo rigurosos una de las acepciones de mentira en el diccionario es engaño. En cambio entiendo que podemos engañar sin mentir, pero de todos modos faltamos a la verdad.

De todas formas me gusta tu reflexión aunque a mí no me guste la mentira ni el engaño. Pero como dicen en castellano: Ojos que no vende, corazón que no siente.
--- ----------------------------------------------------------- ---

Publica un comentari a l'entrada