Avís | Aviso

=> Versió en català (la primera part de l'entrada)

=> Versión en castellano (a continuación del texto catalán)

dilluns, 21 de novembre de 2011

La diferència --- La diferencia

[Entrada 117]

La diferència


Sé que l'adolescència es caracteritza per la recerca d'una personalitat independent i que per això s'ha de trencar amb tots els models de la infància, models que en general estan identificats amb la figura dels pares. El que no em sembla tan clar és que es trenqui amb la societat. Potser sí amb el model de societat patern, però no amb les normes socials.

Tots necessitem referències, tenir on agafar-nos, i com que l'adolescència no és un salt al buit un adolescent també necessita tenir una referència on subjectar-se. Així que passa de la preeminència del model patern a la preeminència del model social... De quina societat? De la pròxima, fonamentalment la dels companys. Un canvi de tribu, però segueix havent-hi una tribu... I la nova tribu té uns líders i unes normes que poden ser trencadores amb les dels pares, però que limiten igualment la possibilitat de la diferència... El reconeixement que busca l'adolescent és el de la seva nova tribu...

La principal preocupació dels pares d'adolescents que saben de què va la cosa és saber amb qui va el seu fill i què fa amb els seus amics, en altres paraules, volen saber en quina tribu està i quines són les normes de la nova tribu... Per què? Doncs, perquè saben que això pot marcar fortament el seu fill.

Malauradament, la identitat que adopta un adolescent no sempre és la pròpia sinó que sol estar molt condicionada pels cercles on es mou i que en aquell moment són el seu model, encara que no tot està perdut ja que aquell aprenentatge inicial, el de la infància, tot i que aparentment s'oblida, persisteix dins seu marcant-lo fortament...

Pocs són els adolescents que tenen la sort de caure en mans de gent prou oberta i llesta, que els sàpiga ajudar a trobar-se a si mateixos. Normalment això no es produeix en el si de la colla d'amics, sinó més aviat en l'entorn dels professionals de l’educació (educadors, pedagogs, psicòlegs...)

La meva defensa de la diferència va en aquesta direcció, costarà molt que em trobi a mi mateix si no puc apartar-me d'un model imposat, si no puc anar a buscar allò que pugui donar llum a la meva pròpia identitat que ja de per si costa prou de veure clara.

Una abraçada.





La diferencia


Sé que la adolescencia se caracteriza por la búsqueda de una personalidad independiente y que por eso se ha de romper con todos los modelos de la infancia, modelos que en general están identificados con la figura de los padres. Lo que no me parece tan claro es que se rompa con la sociedad. Quizá sí con el modelo de sociedad paterno, pero no con las normas sociales.

Todos necesitamos referencias, tener donde agarrarnos, y como la adolescencia no es un salto al vacío un adolescente también necesita tener una referencia donde sujetarse. Así que pasa de la preeminencia del modelo paterno a la preeminencia del modelo social... ¿De qué sociedad? De la próxima, fundamentalmente la de los compañeros. Un cambio de tribu, pero sigue habiendo una tribu... Y la nueva tribu tiene unos líderes y unas normas que pueden ser rompedoras con las de los padres, pero que limitan igualmente la posibilidad de la diferencia... El reconocimiento que busca el adolescente es el de su nueva tribu...

La principal preocupación de los padres de adolescentes que saben de qué va la cosa es saber con quien va su hijo y qué hace con sus amigos, en otras palabras, quieren saber en qué tribu está y cuáles son las normas de la nueva tribu... ¿Por qué? Pues porque saben que eso puede marcar fuertemente a su hijo.

Desgraciadamente, la identidad que adopta un adolescente no siempre es la propia sino que suele estar muy condicionada por los círculos donde se mueve y que en ese momento son su modelo, aunque no todo está perdido ya que ese aprendizaje inicial, el de la infancia, aunque aparentemente se olvida, persiste en su interior marcándole fuertemente...

Pocos son los adolescentes que tienen la suerte de caer en manos de gente lo bastante abierta y lista, que les sepa ayudar a encontrarse a sí mismos. Normalmente esto no se produce en el seno del grupo de amigos, sino más bien en el entorno de los profesionales de la educación (educadores, pedagogos, psicólogos...)

Mi defensa de la diferencia va en esa dirección, costará mucho que me encuentre a mí mismo si no puedo apartarme de un modelo impuesto, si no puedo ir a buscar lo que pueda dar luz a mi propia identidad que ya de por si cuesta bastante de ver clara.

Un abrazo.

8 comentaris:

Luckitas ha dit...

O yo leí muy mal o entendí todo al revés, porque me da escalofríos pensar q pensás q un adolescentes se va a encontrar a sí mismo ayudado por gente abierta y lista como un adulto 'profesional de la educación' (educadores, pedagogos, psicólogos...)

A mí me parece q lo mejor q le puede pasar a un adolescente, es encontrar una 'tribu' q no sea la familiar, con la cual 'identificarse', de la q pueda sentirse parte y crecer más allá de los 'errores' y 'desaciertos' q puede llegar a cometer.

Ese intercambio de aprendizaje q realiza entre ambas tribus son las q le permiten al adolescente 'crecer' en forma natural, sin necesidad de los 'clichés' propios de los adultos.

Al menos eso es lo q yo pienso.

Roberto T ha dit...

No hauria de ser qüestió de sort el que un adolescent que se sent "diferent" tingués o no tingués la simpatia, el suport i la comprensió per part dels membres de la "tribu" en la qual s'integra. És un assumpte complicat, però potser caldria educar els nens des de la infància en què la diferència i els matisos existeixen, i que no tot és blanc i negre, o rosa i blau (el model imposat, com tu l'anomenes). Moltes vegades, els pares, quan aprecien algun comportament "diferent" en els seus fills, miren a una altra banda i diuen: "Ja se li passarà". I després aquests nens arriben desarmats a l'adolescència i han de travessar el desert o buscar la llum ells sols. Estaria bé trencar aquests esquemes tradicionals que creuen que la diferència equival a una desviació passatgera, malaltia o comportament perillós. L'ajuda dels professionals és meravellosa, però no estaria mal que aquests adolescents trobessin a casa seva, en la seva tribu primigènia, el mateix suport i comprensió, i la mateixa obertura de ment. Tot es caminarà ... Una forta abraçada.

----

No debería ser cuestión de suerte el que un adolescente que se siente "diferente" tuviera o no tuviera la simpatía, el apoyo y la comprensión por parte de los miembros de la "tribu" en la que se integra. Es un asunto complicado, pero quizás habría que educar a los niños desde la infancia en que la diferencia y los matices existen, y que no todo es blanco y negro, o rosa y azul (el modelo impuesto, como tú lo llamas). Muchas veces, los padres, cuando aprecian algún comportamiento "diferente" en sus hijos, miran para otro lado y dicen: "Ya se le pasará". Y luego esos niños llegan desarmados a la adolescencia y tienen que cruzar el desierto o buscar la luz ellos solos. Estaría bien romper esos esquemas tradicionales que creen que la diferencia equivale a desliz pasajero, enfermedad o a comportamiento peligroso. La ayuda de los profesionales es maravillosa, pero no estaría mal que esos adolescentes encontraran en su propio hogar, en su tribu primigenia, el mismo apoyo y comprensión, y la misma apertura de mente. Todo se andará... Un fuerte abrazo.

Cosimo ha dit...

Jelou!

La verdad, me pasa un poco como a luckitas; he debido entenderlo mal pero, a priori, parece que defiendas la intervencion de terceros en el encuentro personal y,... ¿de adultos, de profesionales?
No se; creo que todos los jovenes -incluidos aquellos que lo fuimos- tenemos la necesidad de encontrar nuestro propio entorno; ese que no restrinja nuestra conducta, que no limite nuestro criterio, donde podamos dar forma a nuestras ideas y vernos tal como somos, en vez de crecer desde la mirada de otro, con las lecciones de otro, aprendidas desde un mundo y una sociedad preterita para el joven.
Sin embargo, lo dificil para los progenitores y educadores, es plantear medidas de dialogo que, sin invadir el terreno personal y tratar de reconducir la personalidad del adolescente, se interesen por su mundo y su "nueva familia" de modo natural, tal como les hubiese gustado que sus mayores se implicasen en su vida. Ni mas, ni menos.
Pero, los adultos estamos contaminados de ego y, ahi, no caben mas mundos, mas ideas, mas sociedades y mas convenios que el rasero adulto.

Deberiamos haber aprendido a relacionarnos mejor para diseñar modelos educativos de participacion integral pero, seguimos empleando tonos bruscos en frases adobadas como: "Cuando hablan los mayores, los niños, se callan".
No sabes lo bien encaminado que estas al apuntar que: "...el aprendizaje incial, el de la infancia, aunque aparentemente se olvida, persiste en su interior marcandole fuertemente...".
Asi que, ya ves; de aquellos polvos, estos lodos.

Un abrazote.

gerardbcn ha dit...

Tots necessitem referències on subjectar-nos.
A casa meva les vaig tenir en moltes coses.
En altres, absolutament no.
Per posar un exemple, les abraçades entre futbolistes eren una autèntica mariconada.
I amb això está tot dit.
De petit jo era molt inocent.
Després, tot ho vaig tenir que aprendre sol.
La meva tribu era jo...
I avui et puc dir...
Reb la més forta abraçada de futbolista!

Damian ha dit...

creo q los padres tienen mucho que ver con eso de que el adolescente se relacione con la gente que debe y con quien no, por mas rodeado de yn mal ambiente

Peace-for-ever ha dit...

Luckitas: Fíjate que dije normalmente esto no se produce.... Estoy contigo en que lo ideal fuera lo que tú propones, que fuera tu grupo el que te ayudara a encontrarte a ti mismo, pero me parece que eso es muy excepcional, ya que generalmente en el grupo se repiten las estructuras y roles sociales, que son reflejo de la propia sociedad, y dado que la sociedad occidental tiende a ser castradora y uniformizante el grupo también acaba siéndolo.

Claro que también suele ser difícil encontrar buenos profesionales de la educación que sean lo suficientemente abiertos y listos, especialmente en entornos retrógrados y mojigatos.
--

Roberto T, també tens raó, la millor manera de trencar amb aquest esquema, en què el correcte desenvolupament personal y humà de l'adolescent depèn més de la sort que del sistema, fóra incidint més sobre l'educació del infant ensenyant-lo que la diferència per si mateixa no és ni bona ni dolenta, i que en principi s'ha de saber respectar. Però em sembla que el problema, com molt bé dius, és més a casa que a les escoles. I això em du a un tema que fa temps que apunto. Ningú no ens educa per ser pares i aquesta és per a mi una mancança molt important a la nostra societat.
--

Cosimo, la meva experiència personal, i parlo de ple franquisme, és que quan teníem 16 anys vam tenir un professor, un psicòleg per ser més exactes, que va ser qui ens va obrir els ulls. Recordo que una de les seves frases paradigmàtiques era ¿Donde va Vicente? Donde va la gente... Béeee, béeee. Per això sé que un bon professional pot ajudar molt. Crec que a ell li dec molt del que sóc. Ell és qui em va fer creure amb mi mateix i a ser jo mateix. Gracies a això em vaig guanyar una fama terrible de extravagant.

També vaig tenir la sort de tenir una mare dialogant que ens deixava opinar i sabia escoltar-nos. Això em porta a defensar que per sort hi ha adults de moltes menes...

Crec que tot això complementa el que ja li he dit a en Luckitas i a en Roberto T.
--

gerardbcn, el que duem a la motxilla quan arribem a l'adolescència ens ho han posat els nostres pares durant la infància, ja que a l'infant li pesa molt més el que li transmeten els pares que cap altre cosa, el que ens ensenyen a l'escola té un pes molt relatiu. La tribu dels adolescents es nodreix del que aporten els membres del grup i hi té molt pes el que duen a les seves motxilles (que són les seves referències)... Crec que són pocs els adolescents solitaris que s'han de buscar la vida, però entenc que quan un se sent diferent pot ser que no tingui una altra sortida.
--

Damian: como le he dicho a gerardbcn, el bagaje con que entramos en nuestra adolescencia viene de ellos, de nuestros padres. Las actitudes del adolescente han ser de una cierta de ruptura, aunque nunca sea total, a veces es muy aparatosa, lo que les lleva a actitudes del tipo "todo lo que mis padres ven bien es malo, voy a hacer todo lo que me prohíben". Por eso creo que no siempre es como tu dices.
--

Muchas gracias a todos por la colaboración al aportar vuestro comentario.

Un abrazo.

Peace-for-ever ha dit...

--- Traducción de los comentarios anteriores en catalán, sin traducir ---

gerardbcn dijo...

Todos necesitamos referencias donde sujetarnos.
En mi casa las tuve en muchas cosas.
En otras, absolutamente no.
Por poner un ejemplo, los abrazos entre futbolistas eran una auténtica mariconada.
Y con eso está todo dicho.
De pequeño yo era muy inocente.
Después, todo lo tuve que aprender solo.
Mi tribu era yo...
Y hoy te puedo decir...
¡Recibe el más fuerte abrazo de futbolista!
22 de noviembre de 2011 15:56


Peace-for-ever dijo...

Roberto T, también tienes razón, la mejor manera de romper con este esquema, en que el correcto desarrollo personal y humano del adolescente depende más de la suerte que del sistema, fuera incidiendo más sobre el educación del niño enseñándole que la diferencia por sí misma no es ni buena ni mala, y que en principio se tiene que saber respetar. Pero me parece que el problema, como muy bien dices, està más en casa que en las escuelas. Y eso me lleva a un tema que hace tiempo que apunto. Nadie nos educa para ser padres y esa es para mí una carencia muy importante en nuestra sociedad.
--

Cosimo, mi experiencia personal, y hablo de pleno franquismo, es que cuando teníamos 16 años tuvimos un profesor, un psicólogo para ser más exactos, que fue quien nos abrió los ojos. Recuerdo que una de sus frases paradigmáticas era ¿Donde va Vicente? Donde va la gente... Béeeee, béeeee. Por eso sé que un buen profesional puede ayudar mucho. Creo que a él le debo mucho de lo que soy. Él es quien me hizo creer en mi mismo y a ser yo mismo. Gracias a eso me gané una fama terrible de extravagante.

También tuve la suerte de tener una madre dialogante que nos dejaba opinar y sabía escucharnos. Esto me lleva a defender que por suerte hay adultos de muchos tipos...

Creo que todo esto complementa lo que ya le he dicho a Luckitas y a Roberto T.
--

gerardbcn, lo que llevamos en la mochila cuando llegamos a la adolescencia nos lo han puesto nuestros padres durante la infancia, ya que al niño le pesa mucho más lo que le transmiten los padres que ninguna otra cosa, lo que nos enseñan en la escuela tiene un peso muy relativo. La tribu de los adolescentes se nutre de lo que aportan los miembros del grupo y tiene mucho peso el que llevan en sus mochilas (que son sus referencias)... Creo que son pocos los adolescentes solitarios que deben buscarse la vida, pero entiendo que cuando uno se siente diferente puede que no tenga otra salida.
--- ----------------------------------------------- --

Peace-for-ever ha dit...

Por cierto Damian ¡felicidades por el tercer aniversario de tu blog!

Una fuerte abrazo.

Publica un comentari a l'entrada