Avís | Aviso

=> Versió en català (la primera part de l'entrada)

=> Versión en castellano (a continuación del texto catalán)

divendres, 17 d’agost de 2012

Pirateig de llibres --- Pirateo de libros

[Entrada 188]


Pirateig de llibres



Molt a prop de casa meva hi ha una biblioteca pública municipal. De fet, a la província de Barcelona la majoria de les biblioteques públiques municipals estan gestionades per la Diputació de Barcelona. Això els permet mantenir una xarxa de biblioteques municipals força gran, amb més de dues-centes biblioteques.

Un pot tenir un llibre en préstec durant tres setmanes i prorrogar-ne l'emprèstit des de casa via Internet. Els títols disponibles a la pròpia biblioteca no tenen cap cost, quan un llibre no està disponible a la pròpia biblioteca però està disponible en una altra de la xarxa costa un euro tenir-lo disponible l'endemà.

O sigui que jo puc tenir a la meva disposició una gran quantitat de títols gratuïtament, o pel cost mínim d'un euro i ningú em dirà que estic piratejant res. Hi esteu d'acord, oi? I ja no dic res quan em deixa un llibre un amic, i jo sóc dels bona fe que el tornen...

Bé, ara resulta que si jo em baixo aquest títol d'Internet per llegir-lo en un aparell, que m'ha costat com a mínim un centenar de dòlars, llavors estic cometent un delicte, estic fent pirateig. Doncs no ho entenc. Què algú m'ho expliqui. Internet no sol ser a cost zero, pago per tenir-ne a casa i pago per tenir-ne al mòbil. M'ha costat més car aquest llibre que el que he tret de la biblioteca o el que m'han deixat, i a sobre és delicte?

Evidentment un editor té uns costos per fer un llibre en paper. Sens dubte l'edició, maquetació, impressió i distribució tenen cost, evidentment molt més baix del preu de venda del llibre, ja que aquest sol estar per sota del 50% del preu de venda, i algú m'ha assegurat que fins i tot és menor. En alguns casos un percentatge petit d'aquest preu de venda va a les mans de l'autor, però hi ha casos en què l'autor ha estat obligat a cedir els seus drets a l'editor, diguem que els hi ha comprat per un import que normalment és ridícul, això és cert sobretot si parlem del llibre científic i de divulgació.

En un llibre electrònic els costos de edició són similars però els de maquetació, impressió i distribució són pràcticament nuls, per no dir directament: nuls. Per què pretenen cobrar-nos entre en 70% i el 80% del cost del llibre en paper si els ha costat molt menys? I això no és delicte? Sé que el llibreter, el que té la botiga, s'endú al voltant del 35% del preu del llibre en paper, així que resulta que el que em volen cobrar del llibre electrònic és més del que costa un llibre en paper, no rebaixen ni el 35% del que li tocaria al llibreter. I això no és estafar?

Crec que els editors s'estan equivocant i molt. Si un llibre electrònic tingués el cost al voltant del 5% dels preu del llibre en paper es vendria bé, a banda d'això, segurament una biblioteca de llibres electrònics subsistiria acceptablement cobrant de 30 a 40 cèntims d'euro per llibre descarregat i crec que així podrien tenir èxit. Tot el demés és fomentar la pirateria, simplement per cobdícia. El lector no és imbècil. Per això crec que els editors ja han perdut el carro, van tard... La pirateria ja està organitzada.

Una abraçada






Pirateo de libros



Muy cerca de mi casa hay una biblioteca pública municipal. De hecho, en la provincia de Barcelona la mayoría de las bibliotecas públicas municipales están gestionadas por la Diputación de Barcelona. Esto les permite mantener una red de bibliotecas municipales bastante grande, con más de doscientas bibliotecas.

Uno puede tener un libro en préstamo durante tres semanas y prorrogar su empréstito desde casa vía Internet. Los títulos disponibles en la propia biblioteca no tienen ningún coste, cuando un libro no está disponible en la propia biblioteca pero está disponible en otra de la red cuesta un euro tenerlo disponible al día siguiente.

O sea que yo puedo tener a mi disposición una gran cantidad de títulos gratuitamente, o por el coste mínimo de un euro y nadie me dirá que estoy pirateando nada. Estáis de acuerdo, ¿verdad? Y ya no digo nada cuando me deja un libro un amigo, y yo soy de los de buena fe que lo devuelven...

Bien, ahora resulta que si yo me bajo este título de Internet para leer en un aparato, que me ha costado como mínimo un centenar de dólares, entonces estoy cometiendo un delito, estoy haciendo pirateo. Pues no lo entiendo. Qué alguien me lo explique. Internet no suele ser a coste cero, pago para tenerlo en casa y pago para tenerlo el móvil. Me ha costado más caro ese libro que el que he sacado de la biblioteca o el que me han dejado, ¿y encima es delito?

Evidentemente un editor tiene unos costes para hacer un libro en papel. Sin duda la edición, maquetación, impresión y distribución tienen coste, evidentemente mucho más bajo del precio de venta del libro, ya que este suele estar por debajo del 50% del precio de venta, y alguien me ha asegurado que incluso es menor. En algunos casos un porcentaje pequeño de este precio de venta va a las manos del autor, pero hay casos en que el autor ha sido obligado a ceder sus derechos al editor, digamos que se los ha comprado por un importe que normalmente es ridículo, eso es cierto sobre todo si hablamos del libro científico y de divulgación.

En un libro electrónico los costes de edición son similares pero los de maquetación, impresión y distribución son prácticamente nulos, por no decir directamente: nulos. ¿Por qué pretenden cobrarnos entre en 70% y el 80% del coste del libro en papel si les ha costado mucho menos? ¿Y eso no es delito? Sé que el librero, el que tiene la tienda, se lleva alrededor del 35% del precio del libro en papel, así que resulta que lo que me quieren cobrar del libro electrónico es más de lo que cuesta un libro en papel, no rebajan ni el 35% de lo que le tocaría al librero. ¿Y eso no es estafar?

Creo que los editores se están equivocando y mucho. Si un libro electrónico tuviera el coste alrededor del 5% de los precio del libro en papel se vendería bien, por otro lado , seguramente una biblioteca de libros electrónicos podría subsistir aceptablemente cobrando de 30 a 40 céntimos de euro por libro descargado y creo que así podrían tener éxito. Todo lo demás es fomentar la piratería, simplemente por codicia. El lector no es imbécil. Por eso creo que los editores ya han perdido el carro, van tarde... La piratería ya está organizada.

Un abrazo

3 comentaris:

Lucky Luciano ha dit...

Mi querido amigo, nada peor que el sordo que no quiere oír.

Lo que vos hacés es tuyo y tenés derecho sobre él. Y si alguien quiere utilizarlo, que lo pague.

Lo que vos decís no es una cuestión de 'costos' sino una cuestión de 'derechos'.

Y la 'piratería' está organizada no por una cuestión de 'costos' sino porque 'delincuentes' hay en todos lados.

Besos...!!!

Sergio ha dit...

Bueno,sobre lo que comentas te doy la razón, pero, por otro lado, a mi esas makinitas no me gustan nada... donde esté un libro en papel, con su olor a nuevo, su hojas que puedes marcar, etc. yo para soy un antiguo! jaja

Peace-for-ever ha dit...

@Lucky Luciano: En parte estamos de acuerdo "Lo que vos hacés es tuyo y tenés derecho sobre él", però no tengo tan claro eso de que "si alguien quiere utilizarlo, que lo pague". Con eso no quiero decir que no deba resarcir al autor de alguna forma, lo que no creo en absoluto es en el sistema actual que enriquece al mensajero (es decir el editor) y no a quien lo hizo. Y eso, justamente eso es lo que discuto. Lo que vos y muchos otros llaman piratería ¿lo es realmente? ¿Entonces por qué no lo es leer un libro en una biblioteca y no pagar nada?
– –

@Sergio: Respeto totalmente ese romanismo que te lleva a la defensa de la copia del libro en papel. Los copistas de los monasterios también se resistieron a la imprenta cuando esta apareció, pero son cosas inevitables... Al fin y al cabo, hoy en día, a pesar del mp3, siguen editándose CDs y discos de vinilo. Esa es la realidad. ¿Es por romanticismo?
– –

Muchas gracias por pasaros y muy especialmente por el comentario.

Un abrazo.

Publica un comentari a l'entrada