Avís | Aviso

=> Versió en català (la primera part de l'entrada)

=> Versión en castellano (a continuación del texto catalán)

dimecres, 29 d’agost de 2012

Desobediència civil --- Desobediencia civil

[Entrada 191]


Desobediència civil



La desobediència civil és el rebuig actiu a obeir certes lleis, demandes i ordres d'un govern, o d'un poder internacional d'ocupació. És un dels principals mètodes de resistència no-violenta. Fa poc temps a Écija hi va haver un acte d'aquest tipus. El membres del Sindicato Andaluz de Trabajadores van entrar en un supermercat i es van endur tot d'aliments per a la gent a l'atur que no podia comprar-los. Òbviament no els van pagar. El govern central ha convertit aquest acte de desobediència civil en un "assalt" i ha tractat als membres d'aquell sindicat que el van perpetrar com a vulgars delinqüents. Doncs bé, un teòleg, José Ignacio González Faus, ha adreçat la carta, que adjunto, al Sr. Jorge Fernández Díaz, ministre de l'interior. Em sembla que val molt la pena.

Una abraçada.






Desobediencia civil



La desobediencia civil es el rechazo activo a obedecer ciertas leyes, demandas y órdenes de un gobierno, o de un poder internacional de ocupación. Es uno de los principales métodos de resistencia no-violenta. Hace poco tiempo en Écija hubo un acto de este tipo. Los miembros del Sindicato Andaluz de Trabajadores entraron en un supermercado y se llevaron alimentos para la gente en paro que no podía comprarlos. Obviamente no los pagaron. El gobierno central ha convertido este acto de desobediencia civil en un "asalto" y ha tratado a los miembros de ese sindicato que lo perpetraron como a vulgares delincuentes. Pues bien, un teólogo, José Ignacio González Faus, ha dirigido la carta, que adjunto, al Sr. Jorge Fernández Díaz, ministro del interior. Me parece que vale mucho la pena.

Un abrazo.



Carta al ministro del Interior sobre los sucesos de Écija. Una carta del teólogo José Ignacio González Faus

Mi querido señor ministro: Acabo de oír por radio sus declaraciones a propósito de los sucesos en el supermercado de Écija. Reconoce Ud. que hay mucha gente que lo está pasando mal, pero arguye con el clásico axioma moral: el fin no justifica los medios.
   Como el ideario de su partido apela a “los principios del humanismo cristiano”, me permito recordarle que según esos principios no hubo en aquella acción ningún uso de medios moralmente ilegítimos (en su legalidad no entro ahora).
   Los principios del humanismo cristiano proclaman que “en casos de extrema necesidad todas las cosas son comunes” (in extrema necessitate omnia sunt communia). Porque “la distribución y apropiación de las cosas que procede del derecho humano no puede impedir que estas cosas remedien las necesidades de los hombres. Por eso todo lo que uno tiene de más lo debe a los pobres para su sustento. Y si la necesidad de alguien es tan grave y tan urgente que hay que remediarla con lo primero que se tenga a mano… entonces cualquiera puede remediar su necesidad con los bienes de los demás, tanto si los quita de modo público como secreto; y esta acción no reviste carácter de robo ni de hurto”.
   Estas palabras no son del alcalde de Marinaleda ni del innombrable Carlos Marx. Son de Santo Tomás de Aquino, uno de los pilares de ese humanismo cristiano al que Uds. dicen seguir. Y puede verlas en la Summa Theologica (2ª 2ªe, cuestión 76).
   A ellas añadirá el cardenal Cayetano, gran comentador de Tomás, que un juez puede distribuir entre los necesitados el dinero sobrante de los ricos. Me pregunto, pues, si no están Uds. en el atolladero de aplicar la ley contra unos principios que dicen regular el ideario de su partido, quedando como embusteros ante la ciudadanía.
   Entiendo además que si Ud. esgrime ese principio de que el fin no justifica los medios, se volverá inmediatamente contra toda la política de este gobierno: para un fin de suyo legítimo y necesario como es rebajar nuestra deuda, ha recurrido el gobierno a medios inmorales (temo que quizás también anticonstitucionales) como son privar a mucha gente de derechos constitucionales, de los ingresos mínimos indispensables, abocarlos al hambre, a la desesperación, a la falta de asistencia médica indispensable, a tener que recurrir a unas Caritas ya desbordadas y a quedarse sin vivienda después de un enorme esfuerzo y encima con una deuda impagable para la que ni siquiera vale el principio lógico de la dación por pago.
   La mayoría de los medios que han aplicado Uds. para saldar la deuda española son inmorales y no se justifican por ese fin tan legítimo.
   Hace poco habló el presidente del Gobierno de posibles nuevos recortes en esa misma dirección, para reunir 65.000 millones de euros imprescindibles. Su gobierno debe saber que, en España, hay 16 personas que poseen ellas solitas unas fortunas cercanas a los 60.000 millones. Sólo 16 personas entre más de cuarenta millones de españoles. No creo pues que, a la luz del humanismo cristiano, pueda caber duda de cuáles hubieran sido los medios legítimos.
   Porque, por otro lado, se repite ahora que todo el dinero que nos va a prestar draconianamente la UE es “para tapar los agujeros de los Bancos”. Ya habíamos oído mil veces que el problema de nuestra deuda era sobre todo de carácter privado y no público; y ahora lo vemos confirmado al saber dónde van a ir esos primeros 30.000 millones que esperamos recibir el mes que viene. Los Bancos y sus agujeros han sido efectivamente los primeros causantes de nuestro desastre actual (sin negar ahora otros factores exteriores a España).
   Y lo fueron porque, para un fin de legitimidad muy discutible (como era el enriquecerse más y más) pusieron en juego medios absolutamente ilegítimos, otorgando préstamos que sabían que no podían ser devueltos pero de los que esperaban resarcirse con expropiaciones forzosas mucho más pingües de lo que se expropió en el supermercado de Écija.
   ¿Sabe Ud. cuántas viviendas inútiles son hoy propiedad de los Bancos? Un ministro del interior debe conocer ese detalle. Como sabrá también que a bastantes gentes ancianas y no muy letradas que tenían en Bankia unos ahorros de seis mil o diez mil euros que constituían toda su fortuna, se las engañó haciéndoles firmar un papel que “iba a ser su solución”, y se les convirtieron los depósitos en acciones, robusteciendo al Banco y debilitándolas a ellas al impedirles disponer de su dinero ahora que lo necesitan.
   Si Ud. está decidido a no permitir que para fines en sí legítimos se usen medios ilegítimos, no dudo de que, antes que al alcalde de Marinaleda y su grupo, llevará Ud. a los tribunales a una serie de banqueros de cuyo nombre prefiero no acordarme para esperar a que los investigue la justicia.
   O mejor: déjeme decirle que dudo mucho de que Ud. se atreva a hacer eso que sería tan justo: porque son esos Bancos quienes financian buena parte de sus campañas electorales que, tal como están, son otro medio ilegítimo que no queda justificado por el fin de ganar unas elecciones. Y, por supuesto, esto último no vale sólo para su partido sino también para otros del Estado.
   Puedo equivocarme como todo ser humano. Pero siempre he tenido la impresión de que, en su partido, suelen argumentar apelando a grandes principios universales indiscutibles, pero que no se aplican al caso concreto que se discute. Y que además suelen exigir a los demás lo que no se exigen a Uds. mismos. Debo confesar que las declaraciones suyas que acabo de oír por radio, me confirman una vez más en esa impresión.
   Gracias por haberme leído. Quedo de Ud. atentísimo,

10 comentaris:

betulo ha dit...

¡Discusiones Bizantinas! Antaño, los teólogos, cuando no eran capaces de aportar, profundizar, cuestiones sustanciales se ponían a hablar del sexo de los ángeles, el alma de las mujeres, etc. Ahora, se meten a politólogos, o sociólogos; eso sí, manteniendo la categoría de "teólogos" que da cierto status de infalibilidad.

El tema tomado como referente, no es más que una puesta en escena para lavarse la imagen un político que, al ir a dar una conferencia a los más necesitados a gastos pagados de la República Bolivariana, usó PRIMERÍSIMA CLASE en el avión y se hicieron públicas las imágenes.

"Sánchez Gordillo denuncia el robo de su iPhone en su marcha gaditana"

http://ecodiario.eleconomista.es/politica/noticias/4211433/08/12/A-Sanchez-Gordillo-le-roban-el-Iphone.html

Lucky Luciano ha dit...

Que diga lo que quiera, pero lo que hizo esa gente con ese supermercado, fue un SAQUEO y nosotros, acá en la Argentina, lo vivimos muchas veces y hoy no lo vivimos porque la reina Kristina reparte subsidios a diestra y siniestra.

El argumento del teólogo ese está muy lindo pero no abandona en ningún momento ni la visión ni la postura del humanismo CRISTIANO.

Acaso no podemos hablar de un humanismo desprendido de 'orientación religiosa'...??? Acaso los ateos, musulmanes, budistas y otros no cuentan o no son 'humanistas'...???

De última, el teólogo ese si viviera en la Argentina, ya le hubieran dicho: 'seguí participando', 'a llorar, a la Iglesia' o algunas frases similares.

Creo que como todo teólogo que se precie de tal, debería cumplir con la frase del General (no confudir con el Generalísimo) que dice: 'MAS VALE QUE DECIR ES HACER...'

Besos...!!!

La Salamandra ha dit...

Contundente. Preciso. Como un bisturi. A ver si se lo aplican. El bisturi, digo. Lo de la moral... ya sabemos que en esta gente es un desierto.

Bss.

Peace-for-ever ha dit...

@betulo: Que alguien no creyente como yo dijera algo parecido lo entendería, pero que eso salga de tu boca, yú siempre tan conservador y tan moralista... Se os ve mucho el plumero ultraliberal. Hoy son llamados antisistema, antaño subversivos, la cuestión es descalificarlos como personas... Y es que os canten las verdades os molesta... A mi que me importa si uno de ellos tenia un iPhone o un Mercedes Benz. Lo que me importa es que hay gente que está en la miseria y que ninguno de vosotros mueve un dedo.
— —

@Lucky Luciano: Veo que tu también tienes una vena ultraliberal, que esa educación dirigista a la que estamos sometidos también hizo mella en tu mentalidad. La desobediencia civil, que Ghandi utilizó en sus luchas, tiene esa característica, ser contraria a las leyes arbitrarias, y eso que tu llamas saqueos, que en tu país se produjeron cuando la gente ya no tenia otra forma de obtener alimentos, fueron el fruto de la injusticia social, eso que tanto molesta a los neoliberales y que es la causa fuente de las revoluciones de nuestra historia.

Lo que valen son los hechos, eso es verdad, y los hechos son que la miseria, la extrema pobreza está creciendo en el mundo.
— —

@La Salamandra: Creo que simplemente se trata de poner freno a la codicia humana, de acabar con las especulaciones, eliminando además intermediarios y demás personas improductivas en los procesos de comercialización y venta de los productos... En una palabra, acabar con los privilegios y situaciones de ventaja.
— —

Muchas gracias por pasaros y muy especialmente por el comentario.

Un abrazo.

betulo ha dit...

Desde aquel rifirafe navideño, en que yo me gasté más en turrones que lo que le costaba a un amigo colombiano TODO un curso de medicina, como buen estudiante que era, y cuya carrera ha concluido este año, hace mucho que nos conocemos; yo, pese a haber sobrevivido a un Expediente de Regulación de Empleo, sigo en la empresa privada; tú, pese a los recortes, sabes que tu puesto de trabajo no peligra al estar en el sector público; qué fácil es HABLAR, desde el sistema, contra "el sistema" diciendo que los OTROS no hacen nada. El refranero español ya tenía acuñado aquello de: "una cosa es predicar y otra dar trigo".

Me gusta esa etiqueta que me has colgado de "ultraliberal"; "ultraresponsable"; pues no hay libertad sin responsabilidad. No escurro el bulto achacando al "sistema", a otros", a las "circunstancias"...; me implico; intento ser rentable para mi empresa, pues teniendo beneficios mantendremos nuestros puestos de trabajo y seremos más útiles a nuestros conciudadanos al poder reducir costes y servir a más, y más barato; pero, tras mi jornada laboral, no me conformo con "culturizarme" egoístamente con los "documentales de la 2" (eufemismo que tenemos en España para excusar siestas post comidas); siempre hay un banco de alimentos, una parroquia en que ofrecer refuerzo escolar, una ONG, una familia, un sindicato... (aunque reconozco que, cuando en éste último, entramos en dialécticas; muy analíticas y poco constructivas; sí escurro el bulto para dedicar mi tiempo a cosas más concretas y menos teóricas a las que sí puedo llegar).

No es cuestión de "sistemas", es cuestión de "actitud"; soy más paridario de "hacer", construir, que de permanecer al margen, desobedeciendo civilmente; de evolución, más que de re-volución: ¿volver a lo mismo? ¿estancarse, tras haber destruido lo que había, al contruir desde peor situación?

ULTRARESPONSABLE. ¡Gracias!.

P.D.- Usar el "sistema", al estilo de ese político, aprovechándose de sus privilegios, para destruirlo es muy hitleriano; es abusar; y, en todo abuso, hay injusticia.

Peace-for-ever ha dit...

@betulo: Hay algo en lo que estamos de acuerdo, lo que valen son los hechos. No se trata de decir si no de hacer y de ver las consecuencias de lo que haces. Por eso no se puede hacer a la babalà, no se pueden hacer las cosas de cualquier manera. Se trata de ver las consecuencias de lo que estás haciendo y en eso los ultraliberales o neoliberales sois el ejemplo negativo, el ejemplo de lo que no hay que hacer. Puesto con vuestra actitud todo lo que se ha conseguido es negativo y no voy a repetir todo lo que ya dije en mis posts anteriores y que sigo suscribiendo a pesar de uq e no sea mi voz la que lo denuncia sino la gente mucho más autorizada que yo. Por eso me pareces ultrairresponsable.

Creo que me conoces poco, al menos no lo suficiente como para poder juzgar mi actitud vital. Por eso no tomaré en cuenta todas esas afirmaciones que haces sobre mi y mi actitud sin conocimiento de causa y con el único objetivo de descalificarme. Como ya te he dicho en mi comentario anterior conozco vuestra manera de actuar.

No vais a engañarnos, no queremos colaborar en la acumulación de las riquezas del planeta en manos de unos pocos oligarcas, en que la miseria crezca cada día y se tenga que recurrir a la obra social para evitar que la gente muera de hambre a base de limosnas y bancos de alimentos. Y eso os lo debemos a los ultraliberales. Queremos una vida digna para todos los ciudadanos: Justicia social para todos.

Muchas gracias por pasarte y muy especialmente por el comentario.

Un abrazo.

betulo ha dit...

Perdón por el retraso en contestarte, no ha sido por desprecio, sencillamente, no lo vi.

Ya que estamos de etiquetas; las teorías NEOCOM, regalan los oídos pero son incapaces de generar riqueza; así que se limitan a repartir la que se ha generado, aunque algunos hayan acumulado, y acto seguido se cae en la verdadera miseria.

Es cuestión de oportunidades, y el que algunos acumulen no impide al resto tener acceso a las mismas; mientras que si hay que esperar al dirigismo del poder no se cambia nada.

Peace-for-ever ha dit...

@betulo: No intentes engañarnos. Lo que está claro que lleva a la miseria a la mayoría i acumula la riqueza en manos de una minoría cada vez más reducida es ese liberalismo a ultranza que estáis defendiendo las derechas, que la única forma de conseguir una distribución equitativa de la riqueza es poniendo freno a la codicia humana desde los estados.

Y en realidad estáis recuperando lo que tuvisteis que ceder por miedo al comunismo. Y no hay más.

Gracias por pasarte y muy especialmente por el comentario.

Un abrazo.

betulo ha dit...

JEJEJEJE por mucho que se repita una mentira no se convierte en verdad; aunque a muchos os sirva para vivir engañados.

Sólo en el siglo XX, los millones y millones de muertes causadas por las hambrunas en economías intervencionistas, no necesitan más argumentación.

Peace-for-ever ha dit...

@betulo, precisamente por eso, porque ya se han visto claras vuestra mentiras, el ultraliberilismo tiene los dias contados... Hay que poner freno a la codicia como se hizo con la esclavitud o la crueldad gratuita.

Se os ha visto el plumero amigo.

Gracias por pasarte y muy especialmente por el comentario.

Un abrazo.

Publica un comentari a l'entrada