Avís | Aviso

=> Versió en català (la primera part de l'entrada)

=> Versión en castellano (a continuación del texto catalán)

dijous, 24 de gener de 2013

Matí de dissabte --- Mañana de sábado

[Entrada 228]

Matí de dissabte


En Juli no podia dormir, aquella tarda en Ramon, tot jugant, li l'havia tocat i li havia dit "el que li queda per fer", després havia rigut tot retirant la mà de l'interior dels seus calçotets. Al moment va tenir una erecció d'aquelles que fan època. Va tenir molta cura que en Ramon no se n'adonés. Als seus tretze anys en Juli sabia, ho tenia ben clar, que sexualment preferia als nois, i que se n'havia d'amagar, sobretot a l'institut, si no volia passar-ho malament. I per això mateix va voler evitar que en Ramon s'adonés del que li havia passat.

Feia cinc anys, quan ell en tenia vuit, que un dia la mare l'havia anat a buscar a l'escola abans de dinar. Em d'anar a Barcelona, li va dir, l'àvia està molt malalta. El seu pare i el seu germà eren al cotxe esperant-los. L'àvia Maria era la mare de sa mare. Ella i l'avi vivien a Barcelona. Es morirà mare? Va preguntar-li, i sa mare es va posar a plorar.

Després de l'enterro, l'avi va tornar amb ells amb un parell de maletes ben grosses i s'hi va quedar a viure. En Juli adorava el seu avi i tenir-lo a casa va ser com un somni fet realitat. A més, a partir d'aquell dia l'avi els duia i els anava a buscar a l'escola, els ajudava a fer els deures i jugava amb ells. Va ser com la seva mainadera. A més, els pares el renyaven força menys, perquè l'avi sempre els protegia i els defensava.

Quan va tenir onze anys un dia li va demanar a l'avi quan podria anar i tornar sol de l'escola, i li va dir que tots els nens de la seva classe ho feien, de fet no era cert, encara hi havia molts nens a la seva classe als que els acompanyaven l'escola, però el seu amic Pere que ja feia una setmana que anava i tornava sol, quan sortien de classe per marxar cap a casa, li preguntava, et ve a buscar l'avi, nen petit? L'avi li va dir que ho haurien de parlar amb els pares, però que l'ajudaria a aconseguir-ho. L'endemà quan en sortir de classe li va dir a en Pere si podia anar amb ell, perquè l’avi ja no l’acompanyaria. Van sortir junts i com en Pere vivia a mig camí de lacasa d'en Juli van anar junt fins que en Pere va arribar a casa seva, llavors va seguir sol. Va veure al seu avi, que havia anat buscar al seu germanet, i no va poder evitar anar-hi corrents i abraçar al seu avi. Va tornar amb ells cap a casa... A partir d'aquell dia va fer sempre mig camí amb els amics i esperava a l'avi i el seu germanet i tornava amb ells. A l'anada ho feia al revés, els deixava així que veia algun company o arribaven prop de la zona on els companys el podien veure acompanyat del seu avi, es a dir, prop de casa d'en Pere. Com que l'institut era prop de l'escola va seguir fent el mateix quan va començar a anar a l'institut.

Feia poc l'avi li havia dit, no voldràs afaitar-te aquesta ombreta que tens a sobre del llavi superior? Primer li va fer molta vergonya que l'avi s'hi hagués fixat, però després s'hi va repensar. Si l'avi s'hi havia fixat volia dir que l'altra gent també s'hi podia fixar i va tenir més vergonya encara. Va estar rumiant que podia fer i va decidir demanar-li ajuda a l'avi. Van estar avaluant opcions: tenyir-los de ros amb aigua oxigenada, afaitar-los amb la màquina elèctrica del pare, afaitar-los amb sabó i la gillette de l'avi... Van decidir fer-ho amb sabó i la gillette. Així que mentre el germanet estudiava van anar a la cambra de bany i l'avi el va ajudar a treure's el bigotet... Van riure molt, tant que fins i tot va venir el germanet a veure que passava i s'hi va voler quedar de totes totes... Després el germanet també va demanar treure's el bigotet, però l'avi el va convèncer perquè esperés a tenir-ne.

Aquell dia en Juli no podia dormir, perquè en Ramon, el seu avi, li havia tocat els genitals per sota de la roba i li havia dit "el que li queda per fer", i ell havia tingut una erecció brutal. I no podia dormir perquè desitjava que el seu avi els hi tornés a tocar i li tornés a dir "el que li queda per fer"... Però no es va atrevir a fer res més que masturbar-se un parell de vegades abans d’adormir-se esgotat. El son no va ser gens plàcid i quan es va haver de llevar per anar a l'institut estava més cansat que quan s'havia posat al llit.

Aquella tarda, quan va tornar a casa va estar cercant per internet. Va trobar una notícia a un diari que el va ajudar a no sentir-se tan estrany. No estava sol. Una dona de 72 anys i el seu nét de 26, enamorats i a l'espera d'un nadó. No era l'únic nét que se sentia atret pel seu avi... Bé, ell no era heterosexual com els de la notícia.

També va trobar a un blog gai, La banana caníbal, un post sobre la gerontofília on explicava que la "gerontofília" està considerada com una "parafília". Una parafília és un patró de comportament sexual en què la font predominant de plaer no es troba a la còpula, sinó en alguna altra cosa o activitat que l'acompanya. En el cas particular de la gerontofília, consisteix en la recerca d'una parella sexual de molta més edat cronològica. En Juli no ho va entendre gaire bé això de la "parafília", ell buscava el plaer en copular, bé, encara no ho havia fet mai, però el seu plaer era arribar a escórrer-se, tot i que el que l'havia excitat fos la mà del seu avi...

Mentre l'avi feia el sopar i el seu germanet es dutxava, va entrar en un xat gai, Va contactar amb un que es feia dir Josep que deia que tenia més de cinquanta anys. Ell va mentir i li va dir que tenia 15 anys i que estava a punt de fer-ne 16. Li va preguntar a en Josep si voldria tenir relacions sexuals amb algú de la edat d'en Juli, en Josep li va dir que si en Juli volia i s'agradaven que no hi tindria cap inconvenient, tot i que en Josep els preferia més grans de 16... Llavors en Juli li va contar el que li passava. Que l'avi li havia tocat el penis per dins de la roba i ell després no es podia adormir...

— I desitges que el el teu avi et faci una palla? —li va preguntar en Josep.

— Sí —va escriure en Juli.

— Doncs deixa-li ben clar el que vols i que sigui ell qui decideixi si te la vol fer o no.

— I això com es fa?

— El teu avi viu a casa teva, oi? Dorm sol?

— Sí, té la seva cambra.

— Doncs ara que fa fred ves-lo a veure un dia mentre ell estigui al llit i amb l'excusa que tens fred et fiques al llit amb ell.

— Com ho puc fer?

— Com dorms, en pijama?

— No, amb uns calçotets i una samarreta.

— Doncs un dia al matí abans que ell es llevi, ves a preguntar-li qualsevol cosa. Tanques la porta. Li demanes el que vulguis, això has de ser tu qui s'ho inventi. Pensa alguna cosa que requereixi una resposta llarga. Li dius que tens fred i que si et pots posar al llit amb ell i un cop dins del llit poses el teu orgue sexual en contacte amb ell... Hauries de tenir una bona erecció per anar bé.

— Això no em costarà.

— Doncs molta sort. Creus que t'atreviràs a fer-ho?

— Sí, ho faré, espero que entengui el que vull.

— Crec que el teu avi ho entendrà perfectament —va dir en Josep i de seguida es van haver d'acomiadar perquè l'avi els va cridar a sopar. El pare i la mare acabaven d'arribar.

Quan en Juli es va posar al llit no podia deixar de pensar en el que li havia proposat en Josep. L'avi es llevava molt aviat... I si ho feia a la nit? Però l'avi es posava al llit tard, sempre era l'últim en posar-se al llit... I què li podia preguntar?

Els dissabtes l'avi es llevava una mica més tard, alguna vegada en Juli es llevava abans que ell... Va decidir que ho faria el dissabte. Però i la pregunta?... Després de molt rumiar se li va venir una idea que podia valer. I si li demanava alguna cosa sobre el sexe? Clar aquesta podria ser una bona pregunta, alguna cosa sobre el sexe...

Aquell dissabte feia molt de fred a casa quan en Juli es va llevar, era prop d'un quart de 8 del matí. En Juli duia uns calçotets blaus i una samarreta grana prou gran com per cobrir-li completament l'erecció amb que s'havia llevat. Va tenir seriosos problemes per orinar, l'erecció li ho impedia. Després va entrar a l'habitació d'en Ramon i va tancar la porta. Per sort l'avi estava despert. Es va mirar al noi i li va dir:

— Bon dia, què hi fas llevat?

— Bon dia avi, et volia fer una pregunta, puc?

— Sí, home, és clar! Però no tens fred tan poc abrigat? —En Juli va assentir amb el cap.— Vine —l'avi es va moure cap a l’altra banda, fent un lloc per a en Juli i va obrir els llençols perquè en Juli s'hi poses al seu costat. A en Juli li va fer un salt el cor, no havia hagut de demanar-ho, ja era la llit amb l'avi. Havia estat ben fàcil. Es va estirar de costat, de cara al seu avi.— Què volies saber?

— Hi ha un noi de la meva classe que diu que podem agafar la SIDA en un lavabo públic o als de l'institut, que ell només va las lavabos de casa seva. —Mentre deia això va recolzar el seu orgue sexual a la cuixa del seu avi. El seu avi va girar el cap per mirar-se’l fixament, després d'uns minuts, que per en Juli van ser hores, l'home va allargar la mà per dins del llit fins a posar-la sobre la natja de l'adolescent, el noi va fer girar el seu cos lentament, tremolant d'excitació, per posar-se de cara al sostre i aconseguir que el seu penis erecte quedés sota la mà del seu avi.

Una abraçada.

PS: La notícia de El Mundo, el post sobre la gerontofília i la conversa del xat són fets reals, la resta és ficció.






Mañana de sábado


Juli no podía dormir, aquella tarde Ramón, jugando con él, se la había tocado y le había dicho "lo que le queda por hacer", después había reído al retirar la mano del interior de sus calzoncillos. Al momento tuvo una erección de esas que hacen época. Tuvo mucho cuidado que Ramon no se diera cuenta. A sus trece años en Juli sabía, lo tenía bien claro, que sexualmente prefería los chicos, y que lo tenía que ocultar, sobre todo en el instituto, si no quería pasarlo mal. Y por eso mismo quiso evitar que Ramon diera cuenta de lo que le había pasado.

Hacía cinco años, cuando él tenía ocho, que un día su madre le había ido a buscar a la escuela antes de comer. Nos tenemos que ir a Barcelona, le dijo, la abuela está muy enferma. Su padre y su hermano estaban en el coche esperándoles. La abuela María era la madre de su madre. Ella y el abuelo vivían en Barcelona. ¿Se va a morir madre? Le preguntó, y su madre se puso a llorar.

Después del entierro, el abuelo regresó con ellos con un par de maletas muy grandes y se quedó a vivir con ellos. Juli adoraba su abuelo y tenerlo en casa fue como un sueño hecho realidad. Además, a partir de ese día el abuelo les acompañaba y los iba a buscar a la escuela, les ayudaba a hacer los deberes y jugaba con ellos. Fue como su niñera. Además, sus padres les reñían bastante menos, porque el abuelo siempre los protegía y los defendía.

Después de cumplir los once años un día le preguntó a su abuelo cuando podría ir y volver solo de la escuela, y le dijo que todos los niños de su clase lo hacían, de hecho no era cierto, todavía había muchos niños en su clase a los que acompañaban a la escuela, pero su amigo Pere que ya hacía una semana que iba y volvía solo, cuando salían de clase para irse a casa, le preguntaba, ¿te viene a buscar el abuelo, niño pequeño? El abuelo le dijo que lo tendrían que hablar con sus padres, pero que le ayudaría a conseguirlo. Al día siguiente al salir de clase le preguntó a Pere si podría ir con él, porque su abuelo ya no le acompañaría. Salieron juntos y como Pere vivía a medio camino de la casa de Juli fueron junto hasta que Pere llegó a su casa, entonces siguió solo. Vio a su abuelo, que había ido buscar a su hermanito, y no pudo evitar ir corriendo y abrazar a su abuelo. Volvió con ellos a casa... A partir de ese día hizo siempre medio camino con sus amigos y esperaba a su abuelo y su hermanito, y volvía con ellos. A la ida lo hacía al revés, los dejaba cuando veía algún compañero o llegaban cerca de la zona donde sus compañeros le podían ver acompañado de su abuelo, es decir, cerca de casa de Pere. Como el instituto era cerca de la escuela siguió haciendo lo mismo cuando empezó a ir al instituto.

Hacía poco el abuelo le había dicho, ¿no querrás afeitarte esa sombrita que tienes sobre el labio superior? Primero dió mucha vergüenza que el abuelo se hubiera fijado en eso, pero luego lo pensó mejor. Si el abuelo se había fijado en eso significaba que otra gente también se podía fijar en ello y le dió más vergüenza todavía. Estuvo pensando que podía hacer y decidió pedirle ayuda al abuelo. Estuvieron evaluando opciones: teñírselos de rubio con agua oxigenada, afeitarse con la máquina eléctrica de su padre, afeitarse con jabón y gillette de su abuelo... Decidieron hacerlo con jabón y gillette. Así que mientras el hermanito estudiaba fueron al cuarto de baño y el abuelo le ayudó a quitarse el bigotito... Rieron mucho, tanto que incluso vino el hermanito a ver que pasaba y se quiso quedar a toda costa... Luego el hermanito también pidió sacarse el bigotito, pero el abuelo le convenció para esperara a tenerlo.

Ese día Juli no podía dormir, porque Ramón, su abuelo, le había tocado los genitales por debajo de la ropa y le había dicho "lo que le queda por hacer", y él había tenido una erección brutal. Y no podía dormir porque deseaba que su abuelo se los volviera a tocar y le volviera a decir "lo que le queda por hacer"... Pero no se atrevió a hacer nada más que masturbarse un par de veces y antes dormirse agotado. El sueño no fue muy plácido y cuando se tuvo que levantar para ir al instituto estaba más cansado que cuando se había acostado.

Esa tarde, cuando volvió a casa estuvo buscando por Internet. Encontró una noticia en un periódico que le ayudó a no sentirse tan extraño. No estaba solo. Una mujer de 72 años y su nieto de 26, enamorados y a la espera de un bebé. No era el único nieto que se sentía atraído por su abuelo... Bueno, él no era heterosexual como los de la noticia.

También encontró a un blog gay, La banana caníbal, un post sobre la gerontofilia donde explicaba que la "gerontofilia" está considerada como una "parafilia". Una parafilia es un patrón de comportamiento sexual en el que la fuente predominante de placer no se encuentra en la cópula, sino en alguna otra cosa o actividad que lo acompaña. En el caso particular de la gerontofilia, consiste en la búsqueda de una pareja sexual de mucha más edad cronológica. Juli no lo entendió muy bien eso de la "parafilia", él buscaba el placer en copular, bueno, aún no lo había hecho nunca, pero su placer era llegar a córrerse, aunque lo que le había excitado fuera la mano de su abuelo...

Mientras el abuelo preparaba la cena y su hermanito se duchaba, entró en un chat gay, Contactó con uno que se hacía llamar Josep que decía que tenía más de cincuenta años. Él mintió y le dijo que tenía 15 años y que estaba a punto de cumplir 16. Le preguntó a Josep si querría tener relaciones sexuales con alguien de la edad de Juli, Josep le dijo que si Juli quería y se gustaban que no tendría ningún inconveniente, aunque Josep los prefería mayores de 16... Entonces Juli le contó lo que le pasaba. Que el abuelo le había tocado el pene por dentro de la ropa y él después no se podía dormir...

— ¿Y deseas que tu abuelo te haga una paja? —Le preguntó Josep.

— Sí —escribió Juli.

— Pues déjale bien claro lo que quieres y que sea él quien decida si te la quiere hacer o no.

— ¿Y eso cómo se hace?

— Tu abuelo vive en tu casa, ¿verdad? ¿Duerme solo?

— Sí, tiene su cuarto.

— Pues ahora que hace frío vete a verle un día mientras él esté en la cama y con la excusa de que tienes frío te acuestas con él.

— ¿Cómo lo puedo hacer?

— Como duermes, ¿en pijama?

— No, con unos calzoncillos y una camiseta.

— Pues un día por la mañana antes de que él se levante, ve a preguntarle cualquier cosa. Cierras la puerta. Le preguntas lo que quieras, eso debes ser tú quien lo invente. Piensa algo que requiera una respuesta larga. Le dices que tienes frío y que si te puedes meter en la cama con él y una vez dentro de la cama pones tu órgano sexual en contacto con él... Deberías tener una buena erección para ir bien.

— Eso no me costará.

— Pues mucha suerte. ¿Crees que te atreverás a hacerlo?

— Sí, lo haré, espero que entienda lo que quiero.

— Creo que tu abuelo lo entenderá perfectamente —dijo Josep y enseguida se tuvieron que despedir porque el abuelo les llamó a cenar. Su padre y su madre acababan de llegar.

Cuando Juli se acostó no podía dejar de pensar en lo que le había propuesto Josep. El abuelo se levantaba muy pronto... ¿Y si lo hacía por la noche? Pero el abuelo se acostaba tarde, siempre era el último en meterse en la cama... ¿Y qué le podía preguntar?

Los sábados el abuelo se levantaba un poco más tarde, alguna vez Juli se levantaba antes que él... Decidió que lo haría el sábado. Pero ¿y la pregunta?... Después de mucho cavilar se le vino una idea que podía valer. ¿Y si le pedía algo sobre el sexo? Claro esta podría ser una buena pregunta, algo sobre el sexo...

Aquel sábado hacía mucho frío en su casa cuando Juli se levantó, eran cerca de las 7 y cuarto de la mañana. Juli llevaba con unos calzoncillos azules y una camiseta grana lo suficientemente grande como para cubrirle completamente la erección con la que se había levantado. Tuvo serios problemas para orinar, la erección se lo impedía. Luego entró en la habitación de Ramón y cerró la puerta. Por suerte su abuelo estaba despierto. Miró al chico y le dijo:

— Buenos días, ¿qué haces levantado?

— Buenos días abuelo, te quería hacer una pregunta, ¿puedo?

— Sí, hombre, ¡claro! Pero ¿no tienes frío tan poco abrigado? —Juli asintió con la cabeza.— Ven —el abuelo se hizo a un lado, dejando espacio para Juli y abrió las sábanas para que en Juli se acostara a su lado. A Juli le dio un salto el corazón, no había tenido que pedírselo, ya estaba la cama con su abuelo. Había sido muy fácil. Se estiró de lado, de cara a su abuelo.— ¿Qué querías saber?

— Hay un chico de mi clase que dice que podemos coger el SIDA en un lavabo público o en los del instituto, que él solo usa lavabos de su casa. —Mientras decía eso apoyó su órgano sexual en el muslo de su abuelo. Su abuelo giró la cabeza para mirarle fijamente, después de unos minutos, que para Juli fueron horas, el hombre alargó la mano por dentro de la cama hasta ponerla sobre la nalga del adolescente, el chico hizo girar su cuerpo lentamente, temblando de excitación, para ponerse de cara al techo y conseguir que su pene erecto quedara bajo la mano de su abuelo.

Un abrazo.

PS: La noticia de El Mundo, el post sobre la gerontofilia y la conversación del chat son hechos reales, el resto es ficción.

5 comentaris:

Damian ha dit...

Si debe haber de esas cosas, pero se me hacen tan raras, más he leído atracción por el padre, que por el abuelo. Ahora se lee de todo en internet dios

La Salamandra ha dit...

Bueno; el dedo en la llaga. En el mundo clasico, las parafilias, estaban resueltas, como bien sabes. Pero, tambien como bien sabes, los monoteismos absolutistas, aliados de ejercitos y de intolerantes e intransigentes, consiguieron consolidarse, establecerse y, cercenar cualquier comportamiento n.a.t.u.r.a.l. que, a ellos, les pareciese impropio. ¿Impropio de que?... ¿De la propia naturaleza de las cosas?

Hay que procurar no juzgar comportamientos ajenos; ya con nuestra propia actitud tenemos suficiente campo de analisis.

La Naturaleza de los seres tiende a comportamientos propios, instintivos, naturales y personales, individuales, intimos, que nada tienen que ver con la plastica de vertebrar una sociedad con un unico comportamiento-modelo estandarizado. Asi nos va.

Interesante y, peliagudo.

Petons!

Namasté

ZekYs Barriera ha dit...

Acuerdo con La Salamandra. A mí no solo no me ha sucedido algo semejante, sino que jamás me hubiera sentido atraído por el insoportable de mi abuelo jajajaja. Pero sí he tenido relaciones con señores mayores y sé de primera mano que tienen mucho para dar.

De todos modos, es una cuestión controvertida.

Beso enorme

Peace-for-ever ha dit...

@Damian: Ten la seguridad de que esa conversación de chat la mantuve yo con un chico que me dijo que tenía 14 años.
─ ─

@La Salamandra, i tant! Un tema ben complicat, però real. Està clar que les relacions sexuals entre els més joves i els adults (a vegades ben granats) no sempre són abusos ni enganys si no que hi ha casos en què són volgudes, i ben volgudes.
─ ─

@ZekYs Barriera, estem d’acord, la qüestió és complicada i controvertida, però és una realitat ineludible que no podem obviar. La meva experiència sexual amb gent gran és nul•la, sempre m’han atret els més joves. El més jove amb qui he estat tenia 17 anys, quasi 18... Ens dúiem (i duem) més de 30 anys i tanmateix vam repetir regularment fins als seus 23...
─ ─

Muchas gracias por pasar y muy especialmente por el comentario.

Un abrazo.

--- Traducción de mis comentarios precedentes en catalán ---
@La Salamandra, ¡Sin duda! Un tema bien complicado, pero real. Está claro que las relaciones sexuales entre los más jóvenes y los adultos (a veces muy mayores) no siempre son abusos ni engaños si no que hay casos en los que son deseadas, y muy deseadas.
─ ─

@ZekYs Barriera, estamos de acuerdo, la cuestión es complicada y controvertida, pero es una realidad ineludible que no podemos obviar. Mi experiencia sexual con personas mayores es nula, siempre me han atraído los más jóvenes. El más joven con quien he estado tenía 17 años, casi 18... Nos llevábamos (y llevamos) más de 30 años y sin embargo repetimos regularmente hasta sus 23...
--- ---------------------------------------- ---

Pucho ha dit...

Pero Peace...No estamos teniendo en cuenta que la sexualidad a parte de tener una dimensión física, tiene también una emocional, incluso en el sexo que se practica por puro disfrute o por curiosidad.
Físicamente podemos desear muchas cosas, pero otra cosa es cuando al final lo hacemos realidad, entonces puede ocurrir que por desconocimiento, por inexperiencia o por simple inmadurez , no sepamos gestionar internamente lo sucedido, todo se nos acabe volviendo en contra, y nos veamos en el futuro enfrentados a sentimientos tan difíciles de tolerar como el miedo, la culpa o la angustia.
Creo que lo que planteas en tu relato excede una simple cuestión de diferencias de edad y no tiene en cuenta la realidad de que un chaval de 13 o 14 años difícilmente puede ser una persona emocionalmente madura para tomar según que decisiones en función de sus deseos, menos aún en relación con un adulto. Yo por lo menos a esa edad no lo era. Incluso diría que a ciertas edades la opción de decidir es en si ambigua, de hecho entiendo que tu relato describe una reacción más bien instintiva desencadenada y condicionada por un comportamiento adulto. Y aunque estoy de acuerdo en que el instinto y la naturaleza humana puedan tener sus divergencias con el comportamiento social y estandarizado, lo cierto es que nuestros derechos y obligaciones, nuestro modelo mismo de comportamiento y de convivencia, pertenece a una sociedad que para bien y para mal no es ni una tribu africana, ni el Asia medieval, y creo que si por lo que sea decidimos prescindir de esta realidad social, lo que no podemos es permitir en entren a formar parte otros que pueden no estar en plena consciencia tanto de lo que significan sus actos como de sus futuras repercusiones.

Un abrazo

Publica un comentari a l'entrada