Avís | Aviso

=> Versió en català (la primera part de l'entrada)

=> Versión en castellano (a continuación del texto catalán)

divendres, 4 de gener de 2013

Polítiques sobre el català --- Políticas sobre el catalán

[Entrada 223]

Polítiques sobre el català


La idea de considerar que són raons ideològiques les que expliquin que algú parli català és un parany particularment pervers. És comprensible que les persones i les institucions que pretenen convertir el català en una llengua folklòrica i merament residual escampin aquesta idea. El que no ho és tant és que els partidaris de retornar el català a l'estatus de llengua normal que li correspon entrin en aquest joc i caiguin de quatre grapes dins del parany. Si un idioma queda relacionat sistemàticament amb una opció política o una ideologia en concret, automàticament perdrà tots els parlants que no s'hi senten identificats. I més encara, també perdrà els parlants que, tot i compartir la ideologia atribuïda, en algun moment no vulguin que això sigui del domini públic. [Ferran Suay i Gemma Sanginés: Sortir de l'armari lingüístic. 2012]

Abans del franquisme, a Catalunya el català era la llengua que, amb diferència, tenia més parlants. En moltes zones el nombre de catalanoparlants d'origen s'acostava al 100 per cent i els monolingües en aquesta parla no eren pas, encara, una espècie extingida.
   Va arribar el franquisme i, gràcies a la combinació d'una immigració massiva i una política de genocidi lingüístic que va permetre arrelar als immigrants exigint que els locals els parléssim la lengua del imperio, una vuitantena d'anys després la salut del català és crítica, i si no ho és més és perquè molts d'aquests nouvinguts d'origen espanyol han volgut i sabut entendre'ns. Tanmateix, les mateixes dades aportades per Mascarell revelen que entre la gent més jove s'està equilibrant la relació amb el castellà, la qual cosa demostra un cert èxit de la immersió. Està clar, doncs, que la lluita de l'Estat espanyol, de la senyora Alícia Sánchez Camacho i de tota la tropa d'opositors a la immersió, no fa altra cosa que voler preservar no pas el castellà, que té una salut de ferro, sinó l'herència genocida del franquisme. [Carles Ribera: Espanya contra el Català. 23/9/2011, El PuntAvui]

A Catalunya parlar català encara no està relacionat amb cap ideologia ni tendència política. Ni tant sols amb el que ara han batejat com a sobinarisme, és a dir l'independentisme. Hi ha tant població catalanoparlant que no vol la independència com població castellanoparlant que hi dóna suport. Esperem que les polítiques del PP no facin canviar la situació.

Una abraçada.






Políticas sobre el catalán


La idea de considerar que son razones ideológicas las que expliquen que alguien hable catalán es una trampa particularmente perversa. Es comprensible que las personas y las instituciones que pretenden convertir el catalán en una lengua folclórica y meramente residual difundan esa idea. Lo que no lo es tanto es que los partidarios de devolver el catalán al estatus de lengua normal que le corresponde entren en ese juego y caigan de cuatro patas en la trampa. Si un idioma queda relacionado sistemáticamente con una opción política o una ideología en concreto, automáticamente perderá todos los parlantes no se sienten identificados con ella. Y más aún, también perderá los parlantes que, a pesar de compartir la ideología atribuida, en algún momento no quieran que eso sea del dominio público. [Ferran Suay y Gemma Sanginés: Sortir de l'armari lingüístic (Salir del armario lingüístico). 2012]

Antes del franquismo, en Cataluña el catalán era la lengua que, con diferencia, tenía más parlantes. En muchas zonas el número de catalanoparlantes de origen se acercaba al 100 por cien y los monolingües en ese idioma no eran, aún, una especie extinguida.
   Llegó el franquismo y, gracias a la combinación de una inmigración masiva y una política de genocidio lingüístico que permitió arraigar a los inmigrantes exigiendo que los locales les habláramos la lengua del imperio, unos ochenta años después la salud del catalán es crítica, y si no lo es más es porque muchos de estos recién llegados de origen español han querido y sabido entendernos. Sin embargo, los mismos datos aportados por Mascarell (Conseller de Cultura de la Generelitat de Catalunya) revelan que entre la gente más joven está equilibrando la relación con el castellano, lo que demuestra un cierto éxito de la inmersión. Está claro, pues, que la lucha del Estado español, de la señora Alicia Sánchez Camacho (líder del PP en Cataluña) y de toda la tropa de opositores a la inmersión, no hace otra cosa que querer preservar no el castellano, que tiene una salud de hierro , sino la herencia genocida del franquismo. [Carles Ribera: Espanya contra el Català (España contra el Catalán). 23/9/2011, El PuntAvui]

En Cataluña hablar catalán aún no está relacionado con ninguna ideología ni tendencia política. Ni siquiera con lo que ahora han bautizado como sobinarisme, es decir el independentismo. Hay tanto población catalanoparlante que no quiere la independencia como población castellanoparlante que la apoya. Esperemos que las políticas del PP no hagan cambiar la situación.

Un abrazo.

9 comentaris:

La Salamandra ha dit...

Quien asocie el acto cultural, patrimonial y libre de hablar catalan con cualquier ideologia politica, no es un tramposo, es, directamente, perverso. Enfermizo. Enquistado. Obsesivo. Desequilibrado. Falso. Desmedido. En fin; ¿que podemos opinar de aquellas almas oscuras que, en vez de potenciar concordia se dedican a implantar el incordio, la agitacion y, ademas, con chuleria?
Y, si, por añadidura, esas autoridades oscuras emplean la soberbia, la desproporcion, la groseria y el desden para gobernar, en vez de equilibrar, equiparar, apuntalar, contribuir, armonizar y, lo mas importante, saber escuchar, respetar, intentar comprender, evaluar con justicia y rigor, abrir dialogos, tender puentes,... pues, ¿que podemos esperar?

Por cierto; soy uno de los muchos castellano-parlantes que anhela la independencia de Catalunya y su futura implantacion como nuevo Estado miembro de la CE.

Soñar; como no grava...

Sin embargo, cada ataque nos hace mas fuertes, cada golpe, nos reafirma. Por eso hay que llamar a la prudencia, para evitar responder con nuestras razones a cualquiera de sus provocaciones. Catalunya y su cultura, sus ciudadanos y sus costumbres, no lo merecen.

Como advierte el dicho:

"¿Ladran? ¡Luego cabalgamos!".

Dejemos que ladren y que azuzen y cabalguemos amparados en el juicio silencio. Sigamos cabalgando...

Petons.

Namasté.

La Salamandra ha dit...

Sorry; queria decir: juicioso silencio.

sarva mangalam
namasté.

Lucky Luciano ha dit...

Quizás porque en Cataluña hablar catalán lo estén relacionando como una tendencia más al independentismo del que tanto se habla...

Creo que sería una de las 'patas' de la mesa de la independencia que tanto están promocionando y/o buscando y el gobierno español, seguramente le teme a eso.

No conozco nada del trasfondo de Catalunya en épocas pre y post franquista, así que no estoy habilitado a opinar más que lo que dije.

Y tampoco acá, con todos los problemas que tenemos, se nos presentó alguna vez en la historia algo similar. Así que no puedo opinar más que esto.

Ojalá consigan lo que buscan y que sea lo mejor para los catalanes y para el resto de los españoles también!

Besos!

DOOMSDAY ha dit...

no deberia asociar el idioma con una tendencia ideológica o politica, eso esta mal. Los idiomas deben preservarse, más los que son hablados por poca gente

Pucho ha dit...

Desde mi punto de vista, es un error intentar politizar algo como el idioma o la cultura. Entiendo que el idioma es una forma de comunicación, que es cada pueblo el que crea o modifica un idioma para reflejar su propia realidad cultural y vital y que el idioma de cada uno es el que mejor puede hablar de si mismo. Un esquimal tiene no se cuantas palabras para definir un color que nosotros llamamos simplemente blanco porque no somos capaces de percibir toda esa cantidad de matices que no forman parte de nuestro entorno. De ese modo entiendo que es el idioma catalán el que mejor puede expresar la realidad social y los sentimientos de los catalanes, y me parece lógico y natural que aquel que es o se sienta catalán prefiera expresarse en ese idioma, siempre y cuando ello no suponga un obstáculo para la comunicación y el entendimiento, que es lo que debe primar ante todo. Afortunadamente el ser humano tiene la capacidad para poder hablar y entender más de un idioma. Obviamente siempre habrá uno principal, el que utilizamos para articular nuestro pensamiento, y que mejor defina nuestras ideas, pero eso no quita que podamos y hasta debamos utilizar otro u otros con corrección y fluidez si se da el caso. Esto de utilizar los idiomas como rodillo idiológico, arma arrojadiza o motivo de discusión permanente me parece un poco lamentable. Yo provengo de una comunidad autónoma histórica, que no es la catalana, pero también con su idioma propio y su propia herencia franquista, que yo esto ya no lo viví, pero mi madre me ha contado alguna vez como en la escuela, que tenían una profesora venida de un pueblo castellano, les daba una bofetada por cada vez que decían una palabra que no fuese en ese idioma " para que aprendieran a hablar como personas y no como animales" les decía, así que cuando ahora escucho afirmar por ahí tan alegremente que volvemos al pasado y que estamos igual que con Franco me acuerdo de estas historias y me parece que igual es un poco exagerado. Con todo llevo ya 11 años viviendo en Madrid, y desde luego es curioso percibir que siendo la madrileña una sociedad mucho más plural que esa imagen facha y rancia que a veces se percibe desde otros lugares, si posee cierta homogeneidad en entender todo nacionalismo y exaltación cultural ajena dentro del estado ( idioma incluido ) como un desprecio o un ataque hacia lo que son ellos. Se me ha dado el caso de ir en el metro y estar dos catalanes hablando en catalán, y que mis amigos madrileños lo sientan como una falta de educación , casi como una agresión hacia ellos, como si los otros lo hiciesen a propósito para fastidiarles. Bonita estampa queda, unos en una extraña ostentación propia, hablando en un tono que parece que quisieran que se enterara el vagón entero y los otros incómodos con una conversación ajena que ni les va ni les viene. A veces somos tan absurdos como eso. La verdad es que todo sería mucho mejor si consiguiésemos librarnos de tantas telarañas para que idiomas y culturas dejasen de ser una fuente de conflicto y fuesen sólo diversidad y riqueza. Pero en días como estos , que mis amigos chilenos me cuentan de sus conflictos entre el Estado y el pueblo mapuche, me doy cuenta de que es algo generalizado y pierdo un poco la esperanza. Por mucho que duela reconocerlo, así es como somos, intolerantes y excluyentes, para esto y para casi todo.

Un abrazo

Peace-for-ever ha dit...

@La Salamandra, estem totalment d'acord, però cansen.

Et confesso que vaig pensar en tu quan vaig escriure aquest paragraf del final.
— —

@Lucky Luciano: Dicen que nunca llueve a gusto de todos, y me parece que esa mejor solución no puede dejar contentos a todos puesto que en estos momento las aspiraciones de la mayoría de los catalanes se contraponen a las de la mayoría del resto de los españoles.

Para darte un poco de idea. Puede que sepas algo de lo que hizo Videla gobernando en tu país y de lo que hizo tu país con él y toda su camarilla. Los males que hizo en mi país el franquismo nunca fueron juzgados ni condenados por los tribunales y los franquistas siguen pululando en nuestra política, en concreto en el partido actualmente en el gobierno... Y no tiene ninguna reparo en recurrir a formas tan franquistas como la que usó el ministro Wert en el parlamento diciendo que quería "españolizar a los niños catalanes"... ¡Como si los niños catalanes fueran polacos!
— —

@DOOMSDAY: Estamos totalmente de acuerdo, pero en mi país la derecha centralista lo sigue intentando...
— —

@Pucho: Me encanta que hayas escrito mucho más tu que yo sobre el tema. Además estoy muy de acuerdo con lo que dices. Hace poco le decía a @Lucky Luciano (en mi post Diàleg - Diálogo) que a los monolingües les pasa como a los heterosexuales, que no comprenden la diversidad y que deprecian las opciones minoritarias.

Desde mi punto de vista, yo, que sí he sufrido el franquismo y he sido reprendido por usar mi lengua materna, creo que el gobierno actual, y en especial el Sr. Wert (como le comento a un poco más arriba al mismo @Lucky Luciano), transpira franquismo en sus actitudes respecto a este y otros temas.
— —

Muchas gracias por pasaros y muy especialmente por el comentario.

Un abrazo.


--- Traducción de mi comentario anterior en catalán ---
@La Salamandra, estamos totalmente de acuerdo, pero cansan.

Te confieso que pensé en ti cuando escribí ese párrafo del final.
--- --------------------------------------------------- ---

ZekYs Barriera ha dit...

Muy interesante y movilizador tu posteo. Y creo que la defensa del idioma es algo netamente político, como lo es la defensa de la cultura en todo su conjunto. Lo que pasa es que suele confundirse el concepto de "ideología política" con el de "política partidaria" y en realidad son cosas diferentes. El idioma de una comunidad o de una nación es un arma con el que sus integrantes se enfrentan con aquellos que quieren sojuzgarlos. De otro modo, a los invasores no les molestaría que uno hablase catalán, ruso o neozelandés. El idioma es a la vez un medio de liberación y un arma de represión. No estoy de acuerdo con Lucky en eso de que en Argentina no hemos tenido esos problemas. De hecho lo seguimos teniendo con miles y miles de culturas originarias (lo que algunos llaman despectivamente indios). A esas culturas, durante 500 años (porque esto se inició con la llegada de los imperialistas españoles) se les ha privado de todo respeto hacia su cultura en general. Por eso suelen darse paradojas que, cuando uno empieza a preguntar a fondo, les resulta difíciles de justificar. Lo que en los europeos es cultura, en los pueblos originarios es simple folklore. Las lenguas dominantes son idiomas, en tanto que las aborígenes son dialectos. Las creencias que llegan de Europa son religiones y las de los pueblos ninguneados son apenas supersticiones... Y así podríamos seguir largamente. Si esto no es una implementación política orientada a la dominación, ya no sé qué otra cosa podría serlo.
Creo conocer bastante de la historia catalana y mucho mas sobre el nefasto franquismo, tan hermanado con nuestra centenaria y nefasta facción golpista, de la cual Videla es solo uno de sus íconos y me atrevería a decir que ni siquiera el más representativo. En función de ello, creo que solo el pueblo catalán puede decidir cuál será su destino. Pero fuere cual fuere su decisión, la defensa de su idioma es un derecho fundamental que no debería sacrificar ante los avances de los que solo quieren dividir para reinar.

ZekYs Barriera ha dit...

I aclareixo que aquesta vegada seré jo qui et robi les imatges jajajajajaja

Beso enorme!!!!

Peace-for-ever ha dit...

@ZekYs Barriera, crec que el mínim que puc fer és regalar-te totes les imatges que vulguis agafar del meu bloc, mai podré compensar les que he "robat" jo del teu.

No puc negar-te raó en tot el que dius, jugar amb aquests elements, llengua, cultura i religió, és un dels invariants en les colonització dels pobles. Encara que com bé apuntes crec que l'error és vincular la llengua a una ideologia concreta, a un partit concret, quan aquesta llengua pertany a tot el poble, sense dependre de la tendència política que tingui.

Moltes gràcies per passar i molt especialment pel comentari.

Una abraçada.



--- Traducción de los últimos comentarios en catalán ---

ZekYs Barriera dijo...
Y aclaro que esta vez seré yo quien te robe las imágenes jajajajajaja


Peace-for-ever dijo...
@ZekYs Barriera: Creo que lo mínimo que puedo hacer es regalarte todas las imágenes que quieras tomar de mi bloc, nunca podré compensar las que he "robado" yo del tuyo.

No puedo negarte razón en todo lo que dices, jugar con esos elementos, lengua, cultura i religión, es uno de los invariantes en las colonización de los pueblos. Aunque como bien apuntas creo que el error es vincular la lengua a una ideología concreta, a un partido concreto, cuando esa lengua pertenece a todo el pueblo, sin depender de la tendència política que tenga.

Muchas gracias por pasar y muy especialmente por el comentario.

Un abrazo.

Publica un comentari a l'entrada