Avís | Aviso

=> Versió en català (la primera part de l'entrada)

=> Versión en castellano (a continuación del texto catalán)

dimarts, 18 de juny de 2013

El primer --- El primero

[Entrada 257]

El primer


Vaig convidar a en Crístian venir a casa meva aprofitant que jo estava sol. No va voler venir a sopar i vam quedar per fer una copeta després de sopar.

Feia força calor com és normal al nostre estiu. Llavors jo vivia prop de Collserola i a casa se solia estar més fresquet que al centre de la ciutat. M'havia dutxat metre l'esperava. Va arribar d'hora, serien quarts de deu del vespre.

— Quina calor! —va dir després de saludar-nos de la forma més convencional amb una encaixada.
— Fa una estona estava en pilotes, m'hi he quedat en sortir de la dutxa. —vaig comentar.
— I perquè t'has vestit? —va fer i vam esclafir a riure.

Ens vam servir uns refrescos amb una mica d'alcohol, vam posar música i vam estar xerrant de com ens anaven les coses, la feina, els amors i les aventures... Vam passar una hora o hora i mitja xerrant quan es va produir un silenci, va passar un àngel, i em va preguntar:

— Bé, i per què m'has fet venir?

No sé com va endevinar que jo tenia altres intencions... M'ho vaig rumiar una mica, el vaig mirar els ulls, ell va somriure i em vaig decidir a parlar clar.

— Volia proposar-te que em deixessis fer-te una palla o alguna cosa així.

Es va quedar en silenci un moment. Jo estava tan nerviós que em va semblar que passava una hora abans de què digués.

— Sí.
— Què has dit? —no sé si no el vaig sentir bé o es que no em vaig voler creure el que sentia.
— Que sí, però amb una condició, que no em penetris.
— Et prometo respectar-te, no farem res que no vulguis o que no t'agradi.

Vaig tancar les cortines perquè no ningú ens pogués veure. Tot i que no tenia veïns al davant, ho vaig fer perquè ell semblava inquiet davant la possibilitat de què algú en veiés. Em vaig asseure al seu costat, el vaig abraçar i ens vam fer un petó dolç i llarg.

Es va treure la samarreta. Li vaig acariciar el pit i vaig anar baixant poc a poc la mà fins al seu melic, fins a topar amb els pantalons. Mentre el besava de nou li vaig descordar el cinturó, em vaig agenollar als seus peus, li vaig descordar els pantalons i els hi vaig baixar.

Ell es mantenia quiet, deixant-me fer. Llavors em vaig començar a treure la roba. Mentre ell es descalçava per acabar-se de treure els pantalons jo em vaig despullar sencer i vaig tornar a seure al seu costat. Una altre vegada petons. Li vaig abaixar els calçotets, estava ben trempat... No ho vaig poder evitar, li vaig començar a fer una palla. Llavors em vaig agenollar de nou davant d'ell que continuava assegut al sofà i vaig començar a mamar-se-la.

Una estona després vaig tornar a seure al seu costat per besar-lo de nou i llavors es va decidir a agafar-me la polla i començar-me a fer una palla mentre ens fèiem un petó. Vaig correspondre masturbant-lo jo a ell. Quan va acabar-se el petó va dirigir la seva boca al meu entrecuix i va començar a mamar-me-la. Vaig deixar-lo fer mentre em desfeia de plaer. Jo també tenia ganes de sentir la seva polla a la meva boca.

— I si fem un 69? —li vaig proposar.
— D'acord —em va dir.

Em vaig estirar a terra panxa enlaire. La moqueta va protegir la meva esquena. Ell es va posar a sobre meu de quatre potes de forma que la seva polla apuntava a la meva boca i la meva, dura com una pedra, quedava just davant de la seva. Vam començar els dos a mamar amb fruïció... No recordo gaire el temps que va passar, sé que no vam canviar més de posició, que sentia un plaer indescriptible i que en un moment donat vaig notar com explotava la meva descàrrega al mateix temps que el sentia esbufegar i la seva llet m'anava omplint la boca. Vaig notar com es mullava la meva panxa i les meves cuixes... M'ho vaig empassar tot. Ell em va dir que també ho havia fet, però els esbufecs van fer que part de la seva saliva barrejada amb el meu semen sortissin disparats sobre meu.

Després em va demanar de fer un porro. Sabia que jo solia tenir-ne, però se m'havien acabat y no vam poder fer-ho. Li vaig proposar que es quedés a dormir i no va voler. Es va vestir i va marxar. M'havia excitat tant que em vaig poder estar de fer-me una palla tan bon punt em va deixar sol.

Aquesta va ser la meva primera vegada. La primera vegada que m'escorria en mans d'algú del meu mateix sexe (bé, en realitat a la boca).

Una abraçada.






El primero


Invité a Crístian venir a mi casa aprovechando que yo estaba solo. No quiso venir a cenar y quedamos para tomar una copita después de cenar.

Hacía bastante calor como es normal en nuestro verano. Por aquel entonces yo vivía cerca de Collserola y en mi casa se solía estar más fresquito que en el centro de la ciudad. Me había duchado mientras lo esperaba. Llegó temprano, serían las nueve y media de la noche.

— ¡Qué calor! —dijo después de saludarnos de la forma más convencional con un apretón de manos.
— Hace un rato estaba en pelotas, me he quedado así al salir de la ducha. —comenté.
— ¿Y por qué te has vestido? —dijo y nos echamos a reír.

Nos servimos unos refrescos con un poco de alcohol, pusimos música y estuvimos charlando de cómo nos iban las cosas, el trabajo, los amores y amoríos... Pasamos una hora u hora y media charlando cuando se produjo un silencio, pasó un ángel, y me preguntó:

— Bueno, ¿y por qué me has hecho venir?

No sé cómo adivinó que yo tenía otras intenciones... Me lo pensé un poco, le miré a los ojos, él sonrió y me decidí a hablar claro.

— Quería proponerte que me dejases hacerte una paja o algo así.

Se quedó en silencio un momento. Yo estaba tan nervioso que me pareció que pasaba una hora antes de que dijera.

— Sí.
— ¿Qué has dicho? —no sé si no lo oí bien o es que no quise creer lo que oía.
— Que sí, pero con una condición, que no me penetres.
— Te prometo respetarte, no haremos nada que no quieras o que no te guste.

Cerré las cortinas para que nadie nos pudiera ver. Aunque no tenía vecinos en frente, lo hice porque él parecía inquieto ante la posibilidad de que alguien nos viera. Me senté a su lado, lo abracé y nos dimos un beso dulce y largo.

Se sacó la camiseta. Le acaricié el pecho y fui bajando poco a poco la mano hasta su ombligo, hasta tocar los pantalones. Mientras lo besaba de nuevo le desabroché el cinturón, me arrodillé a sus pies, le desabroché los pantalones y se los bajé.

Él se mantenía quieto, dejándome hacer. Entonces me empecé a sacar la ropa. Mientras él se descalzaba para acabar de sacarse los pantalones yo me desnudé entero y volví a sentarme a su lado. Otra vez besos. Le bajé los calzoncillos, estaba completamente empalmado... No lo pude evitar, le empecé a hacer una paja. Entonces me arrodillé de nuevo delante de él que continuaba sentado en el sofá y empecé a mamársela.

Un rato después volví a sentarme a su lado para besarlo de nuevo y entonces se decidió a cogerme la polla y empezar a hacerme una paja mientras nos dábamos un beso. Correspondí masturbándole yo a él. Cuando se acabó en beso dirigió su boca a mi entrepierna y comenzó a mamármela. Le dejé hacer mientras me derretía de placer. Yo también tenía ganas de sentir su polla en mi boca.

— ¿Y si hacemos un 69? —le propuse.
— Vale —me dijo.

Me tumbé en el suelo panza arriba. La moqueta protegió mi espalda. Él se puso sobre mí de cuatro patas de forma que su polla apuntaba a mi boca y la mía, dura como una piedra, quedaba justo delante de la suya. Empezamos los dos a mamar con fruición... No recuerdo muy bien el tiempo que pasó, sé que no cambiamos más de posición, que sentía un placer indescriptible y que en un momento dado noté como explotaba mi descarga al mismo tiempo que le oía jadear y su leche me iba llenando la boca. Noté como se mojaba mi barriga y mis muslos... Me lo tragué todo. Él me dijo que también lo había hecho, pero los jadeos hicieron que parte de su saliva mezclada con mi semen salieran disparados sobre mí.

Después me pidió fumar un porro. Sabía que yo solía tener, pero se me habían acabado y no pudimos hacerlo. Le propuse que se quedase a dormir y no quiso. Se vistió y se fue. Me había excitado tanto que no pude evitar de hacerme una paja en cuanto me dejó solo.

Esa fue mi primera vez. La primera vez que me corría en manos de alguien de mi mismo sexo (bueno, en realidad en la boca).

Un abrazo.

0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada