Avís | Aviso

=> Versió en català (la primera part de l'entrada)

=> Versión en castellano (a continuación del texto catalán)

dimecres, 26 de juny de 2013

Fermín

[Entrada 259]

Fermín


Aquest noi navarrès llavors devia tenir uns 20 anys, de cabells castanys arrissats i ulls de color avellana. Tenia un bon cos, de la meva alçada, primet i amb la musculatura marcadeta, com a mi m'agraden, però no era un cos treballat al gimnàs sinó per la pràctica de l'atletisme, corria mig fons.

Ens va presentar en Jordi, un company de la feina amb qui un dia que no sé per quina raó vaig anar amb ell a prendre alguna cosa en plegar de la feina. En Fermín que passava per allà ens va veure i es va asseure amb nosaltres. De seguida ens vam caure bé, en Fer (que així es feia dir) es reia de les meves gracies i de les meves respostes sarcàstiques. Després em va dir que em trobava molt mordaç. Va resultar que en Fer vivia al meu barri i li vaig proposar de dur-lo en cotxe a casa seva.

Pel camí, xerrant de música, va sortir la meva dèria per The Beatles i va resultar que ell també la tenia. Total que em va proposar d'anar a casa seva a sentir una gravació que jo no coneixia d'una actuació de 1961 a Hamburg, a abans de què Ringo en fos el bateria. Com que jo no tenia pressa perquè havíem plegat aviat i encara podia disposar d'un parell d'hores, vaig acceptar la proposta.

A casa seva no hi havia ningú. Em va preguntar si volia alguna cosa per beure, "tens cervesa?" vaig preguntar. Va treure un parell de cerveses i va posar la música que m'havia promès. Vam seure junts al sofà. Em va començar a ensenyar llibres y altra informació sobre els nois de Liverpool, cada cop el tenia més arrambadet. Jo no hi vaig donar gaire importància fins que vaig sentir que m'acariciava la cuixa.

Com que m'agradava no vaig dir ni fer res. Una mica després vaig demanar per anar al lavabo. Em va acompanyar. No tinc costum de tancar la porta del bany si no estic en un lloc públic, l'acostumo a deixar ajustada. No sé si ho va interpretar com una invitació, la qüestió es que va entrar quan ja estava espolsant-me les últimes gotetes, duia la seva a la mà com el que vol orinar, però em va semblar que la tenia força crescudeta. Jo vaig sentir com em pujaven els colors a la cara mentre em quedava badant mirant-li. Quan vaig poder aixecar la vista em va somriure i em va dir "em permets?". Va orinar, mentre jo m'havia quedat entre ell i la paret embadalit amb la visió de la seva polla. Amb tot això jo encara no havia tornat a desar-me-la al seu lloc, me la va acariciar suament i en pocs segons se'm va posar com una pedra. Allí mateix, amb les polles fora, ens vam fer una gran petó mentre les nostres polles en plena erecció topaven l'una amb l'altra.

Em va agafar de la mà i em va dur cap al seu dormitori. Mentre es treia la samarreta, em vaig agenollar i em vaig posar la seva polla a la boca, ell va moure la pelvis com si em follés durant una estona que no sabria precisar quan va durar. Després em vaig posar dret i ens vam anar fent petons intermitentment mentre ens despullàvem. Ja nus ens vam estirar al llit tots dos de costat, encarats, ens vam tornar a besar mentre ens masturbàvem l'un a l'altre, el vaig abraçar i em vaig posar sobre d'ell. Ens vam tornar a besar mentre ens fregàvem la polla a la panxa. Llavors es va posar la meva polla entre les seves cuixes, les va tancar, de manera que la meva punta li acariciava el foradet, jo vaig seguir amb els moviments rítmics mentre ens fèiem petons i ens acariciàvem. La seva polla estava empresonada entre les nostres panxes, dura com una pedra.

Em va fer posar panxa amunt, i ell es va posar de quatre potes va començar a mamar-me-la, jo el masturbava. Vaig fer per tornar a mamar-li, però em va dir "espera que encara no em vull escórrer". Vam tornar a la posició de jo damunt, ell a sota i la meva polla entre les seves cuixes acariciant-li el foradet. Vaig preguntar: "vols que et folli?" i em va dir que li agradaria molt. Em va donar un preservatiu perquè me'l poses mentre ell es posava lubricant i quan va acabar del seu culet, em va untar la verga. És una sensació que adoro la de la mà freda lubricant-me-la.

Es va posar un coixí sota el cul i una altra sota l'esquena de forma que estava com mig assegut. Va aixecar les cames, va recolzar els peus a les meves espatlles i amb la mà em va ajudar a encertar-li bé el foradet. Vaig anar seguint les seves indicacions fins que vaig notar que la tenia totalment a dins. Vaig començar amb moviments rítmics, primer a poc a poc, després més de pressa. Li vaig agafar la polla i li vaig anar fent una palla al ritme de les meves manxades. Va abaixar els peus per tocar-me amb ells les natges. Posava una careta deliciosa així que no vaig poder-me'n estar de besar-lo de tant en tant. Fins que li vaig dir "ja vaig". Vaig veure sortir la seva llet com un tret de canó que una mica més i li va a la boca, al mateix temps vaig sentir l'explosió de la meva ejaculació dintre seu. Un i altre vam alliberar una abundant quantitat de semen. Em vaig deixar caure sobre la seva panxa sense treure-la de dins seu i entre esbufecs ens vam fer el darrer petó. Encara recordo la seva cara en el moment de l'escorreguda.

No l'he tornat a veure més.

Aquesta fou la primera vegada que jo penetrava a un home.

Una abraçada.






Fermín


Ese chico navarro entonces tendría unos 20 años, de pelo castaño rizado y ojos de color avellana. Tenía un buen cuerpo, de mi altura, delgadillo y con la musculatura marcadita, como a mí me gustan, pero no era un cuerpo trabajado en el gimnasio sino por la práctica del atletismo, corría medio fondo.

Nos presentó Jordi, un compañero del trabajo con el que un día que no sé porqué fui con él a tomar algo al salir del trabajo. Fermín que pasaba por allí se sentó con nosotros. Enseguida nos caímos bien, Fer (que así se hacía llamar) se reía de mis gracias y mis respuestas sarcásticas. Después me dijo que le parecía muy mordaz. Resultó que Fer vivía en mi barrio y le propuse acercarlo en coche a su casa.

Por el camino, charlando de música, salió mi obsesión por The Beatles y resultó que él también la tenía. Total que me propuso ir a su casa a oír una grabación que yo no conocía de una actuación de 1961 en Hamburgo, antes de que Ringo fuera el batería. Como no tenía prisa porque habíamos salido temprano y aún podía disponer de un par de horas, acepté la propuesta.

En su casa no había nadie. Me preguntó si quería algo para beber, "¿tienes cerveza?" pregunté. Sacó un par de cervezas y puso la música que me había prometido. Nos sentamos juntos en el sofá. Me empezó a enseñar libros y otra información sobre los chicos de Liverpool, cada vez lo tenía más arrimadito. Yo no le di demasiada importancia hasta que sentí que me acariciaba el muslo.

Como me gustaba no dije ni hice nada. Un poco después pedí para ir al lavabo. Me acompañó. No tengo costumbre de cerrar la puerta del baño si no estoy en un sitio público, la suelo dejar ajustada. No sé si lo interpretó como una invitación, la cuestión es que entró cuando ya estaba sacudiéndome las gotitas finales, llevaba la suya en la mano como el que quiere orinar, pero me pareció que la tenía bastante morcillona. Yo sentí como me subían los colores a la cara mientras me quedaba embobado mirándosela. Cuando pude levantar la vista me sonrió y me dijo "¿me permites?". Orinó, mientras yo me había quedado entre él y la pared absorto con la visión de su polla. Con todo esto yo todavía no había vuelto a guardármela en su sitio, me la acarició suavemente y en pocos segundos se me puso como una piedra. Allí mismo, con las pollas fuera, nos dimos una gran beso mientras nuestras pollas en plena erección topaban una con otra.

Me cogió (tomó) de la mano y me llevó hacia su habitación. Mientras se quitaba la camiseta, me arrodillé y me puse su polla en la boca, él movió la pelvis si me follase durate un rato que no sabría precisar cuanto duró. Después me puse de pie y nos fuimos besando intermitentemente mientras nos desnudábamos a toda velocidad. Ya desnudos nos tumbamos en la cama de lado, frente a frente, nos volvimos a besar mientras nos masturbábamos el uno al otro, lo abracé y me puse encima de él. Nos volvimos a besar mientras nos fregábamos la polla en la tripa. Entonces se puso mi polla entre sus muslos, los cerró, de manera que mi punta le acariciaba el agujerito, yo seguí con los movimientos rítmicos mientras nos dábamos besos y nos acariciábamos. Su polla estaba prisionera entre nuestras barrigas, dura como una piedra.

Me hizo poner boca arriba, y él se puso de cuatro patas comenzó a mamármela, yo lo masturbaba. Me moví con intención de volver a mamársela, pero me dijo "espera que aún no me quiero correr". Volvimos a la posición de yo encima, él abajo y mi polla entre sus muslos acariciando en su agujerito. Pregunté: "¿Quieres que te folle?" y me dijo que le gustaría mucho. Me dio un preservativo para que me lo pusiera mientras él se ponía lubricante y cuando acabó de su culito, me untó la verga. Es una sensación que adoro la de la mano fría lubricándomela.

Se puso una almohada bajo el culo y otra bajo la espalda de forma que estaba como medio sentado. Levantó las piernas, apoyó los pies en mis hombros y con la mano me ayudó a acertarle bien el agujerito. Fui siguiendo sus indicaciones hasta que noté que la tenía totalmente dentro. Empecé con movimientos rítmicos, primero despacio, luego más deprisa. Le cogí la polla y le fui haciendo una paja al ritmo de mis manchadas. Bajó los pies para tocarse con ellos las nalgas. Ponía una carita deliciosa así que no pude evitar besarle de vez en cuando. Hasta que le dije "ya voy". Vi salir su leche como un disparo de cañón que un poco más y le da en la boca, al mismo tiempo sentí la explosión de mi eyaculación en su interior. Uno y otro liberamos una abundante cantidad de semen. Me dejé caer sobre su barriga sin sacarla de su interior y entre jadeos nos dimos el último beso. Aún recuerdo su cara en el momento de la corrida.

No lo he vuelto a ver más.

Esta fue la primera vez que yo penetraba a un hombre.

Un abrazo.

3 comentaris:

Dooms Day ha dit...

me lo imaginé todo tal cual lo cuentas
También me gustan los Beatles, le habría caído bien también jajaja

Lucky Luciano ha dit...

Ojalá mi primera vez hubiera sido como la tuya...! Estábamos tan temerosos y tímidos por lo que íbamos a hacer que todo nos costó el doble o el triple. Claro que ninguno tenia más experiencia que unas pajas intercambiadas o unas mamadas deliciosas...
Tardamos mucho mas que de costumbre, incluso ambos nos dábamos instrucciones para que pudiéramos gozar ambos. Eramos muy chiquitos y pasó tanta agua bajo el puente, que de solo recordar aquel momento, me hace sonreir de tan ingenuos que fuimos... Besos!

Josep Peaceforever ha dit...

@Dooms Day: Puede que me hubieras hecho la competencia en eso de The Beatles, aunque me parece que lo que más le gusto de mi fue mi mordacidad.
– –

@Lucky Luciano: ¡Hombre! Ya me hubiera gustado a mi tener relaciones con chicos a la edad que tú empezaste. Piensa que en mi bisexualidad, eso que cuento sucedió cuando yo ya tenía más de 26 años, él más de 20.

A mi me produce mucha envidia esa ingenuidad de tus principios.
– –

Muchas gracias por pasar y muy especialmente por el comentario.

Un abrazo.

Publica un comentari a l'entrada