Avís | Aviso

=> Versió en català (la primera part de l'entrada)

=> Versión en castellano (a continuación del texto catalán)

dilluns, 19 de març de 2012

El calendari --- El calendario

[Entrada 151]


El calendari



El calendari que regeix al món occidental és el fruit d'una llarga història plena de despropòsits. Hi ha coses indiscutibles, com el que dura un dia, un any solar o el cicle lunar, el que és molt discutible és com ho mesurem, com ho comptem. I això es veu clar quan hom es pregunta per què són 12 els mesos d'un any o perquè té set dies una setmana.

Hi ha coses que les devem als babilonis. Aquella gent per alguna raó que desconec van basar el seu calendari en el moviment de la lluna. Dic que no ho entenc perquè l'error és flagrant, la lluna fa la volta a la terra en menys de 24 hores, guanya quasi una hora cada dia (uns 50 minuts), per això veiem moltes vegades la lluna de dia. Cada cicle lunar, és a dir el conjunt de les quatre fases, dura una mica més de 29 dies i mig, això vol dir que hi ha quasi 12,4 cicles lunars a l'any. Aquest número ens explica perquè els primers calendaris, que eren lunars, tenien 12 mesos. Probablement per això mateix la setmana té 7 dies, tot intentant seguir les fases lunars que duren uns 7,4 dies.

El calendari musulmà és lunar. Uns anys són de 354 dies i es divideixen en sis mesos de 30 dies i altres sis mesos de 29 dies. Els altres són de 355 dies i es divideixen en set mesos de 30 dies i cinc de 29 dies. Anys i mesos van alternant-se. Així, cada 33 anys musulmans equivalen a 32 anys del nostre calendari.

De fet, la base de l'error d'aquest calendaris està en què la foscor i la claror, així com les estacions de l'any estan marcades pel sol. Els moviments relatius del sol i de la lluna no coincideixen, tenen periodicitats diferents i perquè es repeteixin dos anys iguals de posicions relatives del sol i la lluna, al segon, han de passar més de 25.500 milions d'anys. Els egipcis es van adonar d'això, les crescudes del Nil eren la seva major font de riquesa i van veure que qui les regia era el sol, així que van desenvolupar el primer calendari solar de la història. Calendari que van adoptar els romans i que ha arribat nosaltres després de la reforma que en va fer el papa Gregori XIII, al 1582, per això se'l coneix com a calendari gregorià. Aquest calendari va heretar els 12 mesos i la setmana de 7 dies dels calendaris lunars. Si ens fixem amb els noms dels mesos veurem que novè més, setembre, li deu el nom al 7, el desè, octubre, li deu el nom al 8, novembre al 9 i desembre al 10. Per què? Doncs això es deu simplement a què l'any romà començava al març.

Fa uns anys es va fer una proposta de reforma del calendari, que el Vaticà estava disposat a acceptar, i que consistia en dividir l'any en 13 mesos de 28 dies, és a dir, de quatre setmanes exactes. Com que 13 x 28 = 364, als anys de 365 dies els faltaria un dia. Aquest dia, que no pertanyeria a cap mes ni setmana, evidentment festiu, se situaria a final d'any. Als de 366 els en faltaria un altre, caldria doncs un segon dia, que igual que el de final d'any seria també festiu, no pertanyeria a cap mes ni setmana i se situaria a mitjans d'any. Aquesta fórmula tindria l'avantatge de què tots els anys les festes fixes, com ara Nadal, serien exactament el mateix dia de la setmana. Es veu que va ser la societat civil qui va rebutjar la proposta.

Els babilonis usaven un sistema de numeració de base 60, sexagesimal. Tot i que ningú en sap amb certesa la raó hi ha qui creu que pot venir de la curiosa relació que hi ha entre el 3, el 4, el 5 i el 60, ja que 3 x 4 x 5 = 60, a més 3, 4, i 5 satisfan el teorema de Pitàgores, ja que sumant els quadrats de 3 i 4 obtenim el quadrat de 5. Finalment, 3 x 4 = 12, diuen que això explica les 24 hores del dia, que corresponen 12 hores de llum i dotze de foscor (només als equinoccis). També diuen que els devem a ells els 60 minuts que té una hora, i també un grau, i els 60 segons que té un minut, a més, dels 360 graus de la circumferència. Amb la nostra mentalitat decimal, segur que si ho definíssim de nou ens decantaríem per dies de 20 hores, hores 100 minuts i minuts de 100 segons, però em fet tard.

Una abraçada.





El calendario



El calendario que rige en el mundo occidental es el fruto de una larga historia llena de despropósitos. Hay cosas indiscutibles, como lo que dura un día, un año solar o el ciclo lunar, lo que es muy discutible es cómo lo medimos, como lo contamos. Y eso se ve claro cuando uno se pregunta por qué son 12 los meses de un año o porque tiene siete días una semana.

Hay cosas que las debemos a los babilonios. Aquella gente por alguna razón que desconozco basaron su calendario en el movimiento de la luna. Digo que no lo entiendo porque el error es flagrante, la luna da la vuelta a la tierra en menos de 24 horas, gana casi una hora cada día (unos 50 minutos), por eso vemos muchas veces la luna de día. Cada ciclo lunar, es decir el conjunto de sus cuatro fases, dura algo más de 29 días y medio, eso significa que hay casi 12,4 ciclos al año. Ese número nos explica por qué los primeros calendarios, que eran lunares, tenían 12 meses. Probablemente por eso mismo la semana tiene 7 días, intentando seguir las fases lunares que duran unos 7,4 días.

El calendario musulmán es lunar. Unos años son de 354 días y se dividen en seis meses de 30 días y otros seis meses de 29 días. Los otros son de 355 días y se dividen en siete meses de 30 días y cinco de 29 días. Años y meses van alternándose. Así, cada 33 años musulmanes equivalen a 32 años de nuestro calendario.

De hecho, la base del error de esos calendarios está en que la oscuridad y la luz, así como las estaciones del año vienen marcadas por el sol. Los movimientos relativos del sol y de la luna no coinciden, tienen periodicidades distintas y para que se repitan dos años iguales de posiciones relativas del sol y la luna, al segundo, deben pasar más de 25.500 millones de años. Los egipcios se dieron cuenta de ello, las crecidas del Nilo eran su mayor fuente de riqueza y vieron que quien las regía era el sol, así que desarrollaron el primer calendario solar de la historia. Calendario que adoptaron los romanos y que ha llegado nosotros después de la reforma que hizo el papa Gregorio XIII, en 1582, por eso se le conoce como calendario gregoriano. Ese calendario heredó los 12 meses y la semana de 7 días de los calendarios lunares. Si nos fijamos en los nombres de los meses veremos que el noveno mes, septiembre, le debe su nombre al 7, el décimo, octubre, le debe su nombre al 8, noviembre al 9 y diciembre al 10. ¿Por qué? Pues eso se debe simplemente a que el año romano empezaba en marzo.

Hace unos años se hizo una propuesta de reforma del calendario, que el Vaticano estaba dispuesto a aceptar, y que consistía en dividir el año en 13 meses de 28 días, es decir, de cuatro semanas exactas. Como 13 x 28 = 364, a los años de 365 días les faltaría un día. Ese día, que no pertenecería a ningún mes ni semana, evidentemente festivo, se situaría a final de año. A los de 366 les faltaría otro día, habría pues un segundo día, que igual que el de fin de año sería también festivo, no pertenecería a ningún mes ni semana y se situaría a mediados de año. Esta fórmula tendría la ventaja de que todos los años las fiestas fijas, como Navidad, caerían exactamente el mismo día de la semana. Se ve que fue la sociedad civil quien rechazó la propuesta.

Los babilonios usaban un sistema de numeración de base 60, sexagesimal. Aunque nadie sabe con certeza la razón hay quien cree que eso puede venir de la curiosa relación que hay entre el 3, el 4, el 5 y el 60, ya que 3 x 4 x 5 = 60, además 3, 4, y 5 satisfacen el teorema de Pitágoras, ya que sumando los cuadrados de 3 y 4 obtenemos el cuadrado de 5. Además, 3 x 4 = 12, y dicen que eso explica las 24 horas del día, que corresponden 12 horas de luz y doce de oscuridad (solo en los equinoccios). También dicen que les debemos a ellos los 60 minutos que tiene una hora, y también un grado, y los 60 segundos que tiene un minuto, además, de los 360 grados de la circunferencia. Con nuestra mentalidad decimal, seguro que si lo definiéramos de nuevo optaríamos por días de 20 horas, horas de 100 minutos y minutos de 100 segundos, pero hemos llegado tarde.

Un abrazo.

6 comentaris:

Cosimo ha dit...

Jajaja... Genial. Me he reido mucho y he disfrutado otro tanto.
Segun parece, al principio, todas las culturas siguieron una ordenacion lunar, ya que ello contribuia -y contribuye- notablemente en las cosechas y engordaba los reteles de pesca. Pero era otro tiempo; donde la Playstation y el ego -entre otros- no nos apartaban de la Naturaleza, sus ritmos y... nuestra inquietud por comprenderla. Hoy solo queremos dominarla.Por eso, no me aventuraria yo mucho a decir que nuestra mente decimal llega tarde... si alguien llegase a descubrir que ese cambio es rentable, seguro que encontrara catapultas para hacerlo estampar contra lo que sea. O, ¿acaso en la actualidad no jugamos con el movimiento horario, causando trastornos a una ciudadania que ahorra 10€ anuales en la factura de la luz con la fastidiosa medida?
Pues, eso.

Muchas gracias. Lo he pasado genial.
Bss.:)

Namasté.

La Salamandra ha dit...

Por cierto...

¡FELICIDADES!

Bss =)

betulo ha dit...

Per molts anys!

Roberto T ha dit...

Em fascina aquest tema dels calendaris i la mesura del temps. Hi ha també la teoria que els pobles agrícoles preferien un calendari solar perquè és el que s'adapta millor als cicles de les collites, mentre que per als pobles preferentment ramaders un calendari lunar s'adapta millor als cicles reproductius del ramat. El calendari cristià no és perfecte, però jo crec que un calendari ha de ser sobretot útil, i la utilitat del nostre està demostrada en més de dos mil·lennis d'existència. I canviar-ho ara, per a què?. Crec que l'embolic seria terrible, sobretot per reconvertir les dates del passat. I jo, personalment, estic segur que estaria perdut. Ja ho diu la cançó: ♪♫"Ay, Ba!... ¡Ay, Ba!... Ay, babilonio que marea..."♪♫, hahaha. Una forta abraçada i ¡feliç dia de sant Josep!

---

Me fascina este tema de los calendarios y la medida del tiempo. Está también la teoría de que los pueblos agrícolas preferían un calendario solar porque es el que se adapta mejor a los ciclos de las cosechas, mientras que para los pueblos preferentemente ganaderos un calendario lunar se adapta mejor a los ciclos reproductivos del ganado. El calendario cristiano no es perfecto, pero yo creo que un calendario debe ser ante todo útil, y la utilidad del nuestro está demostrada en más de dos milenios de existencia. Y cambiarlo ahora, ¿para qué?. Creo que el lío sería tremendo, sobre todo para reconvertir las fechas del pasado. Y yo, personalmente, estoy seguro que estaría perdido. Ya lo dice la canción: ♪♫"Ay, Ba!... ¡Ay, Ba!... Ay, babilonio que marea..."♪♫, jajaja. Un fuerte abrazo y ¡feliz día de san José!

Peace-for-ever ha dit...

Cosimo, Betulo, i Roberto T., moltes gràcies per recordar-vos del meu sant. Tot i que no sóc creient, he estat educat en un entorn catòlic on la celebració del sant tenia un valor afectiu que conservo arrelat en el meu interior. Per això us agraeixo tant aquest detall.
--

Cosimo, com sempre em superes. Gràcies per aquestes matisacions. En aquest cas m’he quedat especialment amb dues d'elles. La primera és el canvi d'horari a estiu/hivern que personalment odio, especialment el que farem aquest cap de setmana. Pagaria de gust 100 EUR/any perquè no el fessin, tot i que entenc que em digueu que és antiecològic no fer-ho, crec que hi ha alternatives millors des d'aquest punt de vista... I és que aquest tema dels horaris és de per si tot un món així que el deixo per un altre dia.

El segon aspecte del teu comentari amb el que m'he quedat és això que dius de què era otro tiempo; donde la Playstation y el ego -entre otros- no nos apartaban de la Naturaleza, sus ritmos y... nuestra inquietud por comprenderla. Hoy solo queremos dominarla. Aquest pensament m'ha fet recordar una de les grans mentides que intentaven inculcar-me a la meva infància. Aquella idea de què l'home era el rei de la creació y que la ciència y la tecnologia tenien per objectiu dominar-la, emmotllar-la al nostre gust, i com bé dius, a la nostra cobdícia... Ai! Perdó! Això de la cobdícia no ho deien obertament. Quanta supèrbia hi ha al darrera d'aquests criteris!
--

Betulo, en vida teva.
--

Roberto T., també et vull agrair especialment les aportacions que fas amb el teu comentari. Ignorava que el calendari lunar tingués sentit per als ramaders, jo que vinc d'un món mixt, on convivia l'agricultura i la ramaderia en un equilibri inestable, i que sabia que les èpoques de zel i de migracions dels animals són estacionals i lligats, en conseqüència, al periple solar, no se m'hauria acudit mai que aquesta fos la raó.

Durant la revolució francesa es va proposar un nou calendari lligat a les estacions de l'any. Cada estació tenia tres mesos i cada més tres períodes de 10 dies o dècades, no hi havia doncs setmanes. Al final de l'estiu s'hi afegien 5 dies (o 6 si era un any de traspàs) per ajustar-lo la durada de l'any solar real. Va ser vigent entre el 24 d'octubre de 1793 i el 31 de desembre de 1805 (el 10 de nivós de l'any XIV d'aquell calendari), o sigui que va durar poc més de 12 anys després de la seva introducció. Va ser reinstaurat durant un parell de curts períodes, el primer a la caiguda de Napoleó i el segon durant la comuna de París al 1871. Tot i que en el diseny hi van intervenir un matemàtic, diversos astrònoms, i fins i tot un poeta per rebatejar els mesos, el tema d'aquests 5 o 6 dies d'ajust li donava una complexitat innecessària.

Hi ha una pàgina (http://www.calendarhome.com/converter/) que dóna la conversió d'una data als diferents calendaris, inclòs el de la república francesa ( per exemple avui seria el Tridi, o tercer dia, de la dècada I de Germinal de l'any CCXX).
--

Moltes gràcies per passar i molt especialment pel comentari.


Una abraçada.

Peace-for-ever ha dit...

--- Traducción de los comentarios anteriores en catalán, pendientes de traducir ---

betulo dijo...
¡Muchas felicidades!

20 de marzo de 2012 12:01



Peace-for-ever dijo...

Cosimo, Betulo, y Roberto T., muchas gracias por acordarte de mi santo. Aunque no soy creyente, he sido educado en un entorno católico donde la celebración del santo tenía un valor afectivo que conservo arraigado en mi interior. Por eso os agradezco tanto ese detalle.
--

Cosimo: Como siempre me superas. Gracias por esas matizaciones. En este caso me he quedado especialmente con dos de ellas. La primera es ese cambio de horario en verano/invierno que personalmente odio, especialmente el que haremos este fin de semana. Pagaría a gusto 100 EUR/año para que no lo hicieran, aunque entiendo que me digáis que es antiecológico no hacerlo, creo que hay alternativas mejores desde ese punto de vista... Y es que este tema de los horarios es de por sí todo un mundo así que lo dejo para otro día.

El segundo aspecto de tu comentario con el que me he quedado es eso que dices de que era otro tiempo; donde la Playstation y el ego -entre otros- no nos apartaban de la Naturaleza, sus ritmos y... nuestra inquietud por comprenderla. Hoy solo queremos dominarla. Ese pensamiento me ha hecho recordar una de las grandes mentiras que intentaban inculcarle en mi infancia. Aquella idea de que el hombre era el rey de la creación y que la ciencia y la tecnología tenían por objetivo dominarla, amoldarla a nuestro gusto, y como bien dices, a nuestra codicia ... ¡Ay! ¡Perdón! Lo de la codicia no lo decían abiertamente. ¡Cuánta soberbia hay detrás de estos criterios!
--

Betulo: Que las podamos compartir..
--

Roberto T.: También te quiero agradecer especialmente las aportaciones que haces con tu comentario. Ignoraba que el calendario lunar tuviera sentido para los ganaderos, yo que vengo de un mundo mixto, donde convivía la agricultura y la ganadería en un equilibrio inestable, y que sabía que las épocas de celo y de migraciones de los animales son estacionales y ligados , en consecuencia, al periplo solar, no se me habría ocurrido nunca que esa fuera la razón.

Durante la revolución francesa se propuso un nuevo calendario ligado a las estaciones del año. Cada estación tenía tres meses y cada mes tres períodos de 10 días o décadas, no había pues semanas. Al final del verano se añadían 5 días (o 6 si era un año bisiesto) para ajustarlo la duración del año solar real. Fue vigente entre el 24 de octubre de 1793 y el 31 de diciembre de 1805 (hasta el 10 de nivoso del año XIV de ese calendario), o sea que duró poco más de 12 años después de su introducción. Fue reinstaurado durante un par de cortos periodos, el primero a la caída de Napoleón y el segundo durante la comuna de París en 1871. Aunque en el diseño intervinieron un matemático, varios astrónomos, e incluso un poeta para rebautizar los meses, el tema de esos 5 o 6 días de ajuste le daba una complejidad innecesaria.

Hay una página (http://www.calendarhome.com/converter/) que da la conversión de una fecha a los diferentes calendarios, incluido el de la república francesa (por ejemplo hoy sería el tridi, o tercer día, de la década I de Germinal del año CCXX).
--

Muchas gracias por pasar y muy especialmente por el comentario.


Un abrazo.
--- ---------------------------------------------------------------- ---

Publica un comentari a l'entrada