Avís | Aviso

=> Versió en català (la primera part de l'entrada)

=> Versión en castellano (a continuación del texto catalán)

dijous, 21 de març de 2013

Exàmens --- Exámenes

[Entrada 242]

Exàmens


— Per què m'han de posar tan histèric els exàmens? —vaig dir jo— Preparar-los em va posant cada dia més dels nervis i a mida que es va acostant la data de l'examen em vaig tornant més intractable... I, a més, últimament la nit abans de l'examen no puc dormir pateixo d'un atac d’insomni. Total que faig l'examen destrossat, al límit de les meves forces i surto derrotat de l'aula d'examen...

— Doncs a mi em passa una cosa semblant, però es que quant més va, pitjor m'ho passo. Quan fèiem el batxillerat ni em posava tan dels nervis ni perdia el son de la nit abans ni res —va afegir en David secundant-me.

— Doncs el meu germà, el que està acabant la carrera, diu que la tarda anterior a l'examen ja no estudia, se'n va al cine o de gresca amb els amics, diu que així es relaxa, pot dormir bé aquella nit i va a l'examen molt més tranquil. Assegura que així treu millors notes. —En Leandre que té els germans més gran estudiant a la universitat, es referia al seu germà més gran que li falten poques assignatures per acabar la carrera.

— Em sembla que no podria fer-ho. La tarda o el matí d'abans de l'examen faig l'última repassada, consolido el que sé —vaig dir.

— Doncs el meu germà diu que tot el que s'estudia la tarda o el matí abans de l'examen no serveix per a res, només per empantanegar-te el cervell —va afegir en Leandre.

— El meu pare assegura que un es posa més o menys nerviós en un examen depenent del que s'hi juga. Explica que quan va fer les oposicions per ser funcionari de l’Ajuntament, fins i tot li tremolava la mà mentre escrivia i que en els dos primers folis li va quedar una lletra tota tremolosa. A més, va equivocar un dels temes de purs nervis. S'hi jugava el lloc de treball. En canvi quan va fer les primeres proves, entrar d'interí, en les quals no s'hi jugava res va fer uns escrits tan ben fets que fins i tot el van felicitar —Va dir en Jordi.

— Això és veritat —va confirmar en Lluís—, mon pare explica que patia molt als exàmens en la seva època d'estudiant, quan feia la carrera, i explica coses com les que dieu vosaltres, però quan després, de gran, va estudiar telecomunicacions, que ja en sabia una mica perquè hi estava treballant, com que no li anava res perquè l'únic que perseguia era consolidar coneixements, posar-los en ordre, diu que anava als exàmens la mar de tranquil, que l'última tarda abans de l'examen era per fer una "xuleta" que no s'enduia a l'examen, que només li servia per fer l'últim repàs, per veure tot el que sabia. Va treure un grapat de matrícules.

— Qui fos ton pare, Lluís —vaig dir, llavors.

— Doncs el meu xicot i jo ens deixem de veure quan estic d'exàmens, com que estic tan histèric em fa por que ens barallem i acabem trencant —Va acabar dient en Leandre.

Ens vam aixecar i vam entrar a l'aula per presentar-nos a l’examen.

Una abraçada.






Exámenes


— ¿Por qué me tienen que poner tan histérico los exámenes? —Dije yo— Prepararlos me va poniendo cada día más los nervios y a medida que se va acercando la fecha del examen me voy volviendo más intratable... Y, además, últimamente la noche antes del examen no puedo dormir, sufro de un ataque de insomnio. Total que hago el examen destrozado, al límite de mis fuerzas y salgo derrotado del aula de examen...

— Pues a mí me pasa algo parecido, pero es que cuanto más va, peor me lo paso. Cuando hacíamos el bachillerato ni me ponía tan de los nervios ni perdía el sueño de la noche anterior ni nada —añadió David secundándome.

— Pues mi hermano, el que está acabando la carrera, dice que la tarde anterior al examen ya no estudia, se va al cine o de juerga con los amigos, dice que así se relaja, puede dormir bien esa noche y va al examen mucho más tranquilo. Asegura que así saca mejores notas. —Leandre que tiene a sus hermanos mayores estudiando en la universidad, se refería a su hermano mayor al que le faltan pocas asignaturas para acabar la carrera.

— Me parece que no podría hacerlo. La tarde o la mañana antes del examen hago el último repaso, consolido lo que sé —dije.

— Pues mi hermano dice que todo lo que se estudia la tarde o la mañana antes del examen no sirve para nada, sólo para embotarte el cerebro —añadió Leandre.

— Mi padre asegura que uno se pone más o menos nervioso en un examen dependiendo de lo que se juega en él. Explica que cuando hizo las oposiciones para ser funcionario del Ayuntamiento, incluso le temblaba la mano mientras escribía y que en los dos primeros folios le quedó una letra totalmente temblorosa. Además, equivocó uno de los temas de puros nervios. Se jugaba en él su puesto de trabajo. En cambio cuando hizo las primeras pruebas, entrar de interino, en las que no se jugaba nada hizo unos escritos tan bien hechos que incluso le felicitaron —dijo Jordi.

— Eso es verdad —confirmó Lluís—, mi padre explica que sufría mucho en los exámenes en su época de estudiante, cuando estudiaba su carrera, y explica cosas como las que decís vosotros, pero cuando de mayor estudió telecomunicaciones, de las que ya sabía un poco porque estaba trabajando en ello, como no había nada en juego porque lo único que perseguía era consolidar conocimientos, ponerlos en orden, dice que iba a los exámenes la mar de tranquilo, que empleaba la última la tarde antes del examen para hacer una chuleta que no llevaba al examen, que sólo le servía para hacer el último repaso, para ver todo lo que sabía. Sacó un montón de matrículas.

— Quién fuera tu padre, Lluís —dije, entonces.

— Pues mi novio y yo dejamos de vernos cuando estoy de exámenes, como estoy tan histérico me da miedo que nos peleemos y acabemos rompiendo —acabó diciendo Leandre.

Nos levantamos y entramos en el aula para presentarnos al examen.

Un abrazo.

8 comentaris:

Roberto T ha dit...

(Hoy escribiré sólo en castellano para no enredarme con las subordinadas, Peace)

Ay, los exámenes, jeje. Me pasa una cosa, Peace: a veces sueño que soy otra vez pequeño, y que al día siguiente tengo un examen para el que no he estudiado. Es sólo una pesadilla sin importancia, pero demuestra hasta qué punto nuestro inconsciente está impregnado de esos recuerdos y experiencias. En el sueño también aparecen mis peores profesores de aquellos años, esa es la peor parte de la pesadilla, jajaja. Bueno, yo soy de los que prefieren estudiar con tiempo, y siempre durmiendo la noche antes, para ir descansado al examen. Y nunca me he puesto nervioso, ni para los exámenes de oposiciones, cuando son escritos. En las pruebas orales sí que he llegado a tomar valeriana, porque ahí tiene uno que dar todo de sí, y una simple duda te puede dejar completamente en blanco, y quedar como un imbécil. También hay que cuidar la imagen y la gesticulación, porque eso también dice mucho de nosotros. Tal y como has dejado claro en tu historia de hoy, no existe una fórmula secreta, ni una receta única, cada uno debemos conocer nuestras capacidades e intentar superar esa prueba de la mejor manera, y sin hacer trampas, claro. Por otro lado pienso que, aunque los exámenes son un duro trance, creo que es muy sano poner a prueba nuestras capacidades, e intentar superarnos a nosotros mismos. En este sentido, creo que el pasar por un examen, con todas sus dificultades, resulta siempre una experiencia enriquecedora.

Una forta abraçada.

La Salamandra ha dit...

Los antiguos filosofos atenienses aseguraban que:

"Nada en demasia".

Y tenian muchisima razon. Lastima que el consejo haya caido en desuso.
Si, a la hora de vivir, cada uno se expresa de forma diferente, justo que, tambien de forma diferente se vivan las cosas: la expresion y la experiencia, caminan de la mano de las emociones que, son tan unicas, como personales.
Sentirse observado, estudiado, medido, cotejado, sopesado, examinado, genera un sin fin de inseguridades y el, "¿Y, si,...?", concursa con fuerza. Es la lucha por la permanencia, el evitar la exclusion, ser señalado por otros que dejen al descubierto a traves de una nota valorativa, que se ha fracasado. Y, naturalmente, esa no es una atmosfera de serenidad tranquilizadora sino, de sindrome de nerviosismo.
Sin embargo,si tuviera que medirmelas con algun examen hoy dia, sabiendo lo que se, no estudiaria la tarde anterior al examen, reflexionaria honradamente sobre mi preparacion real y, a buen seguro, acturia como el hermano de Leandre. Despues de todo, conviene repasar a los clasicos de vez en cuando porque llegados a esta altura del partido, esforzarse , seria exigirse demasiado para nada. Seria rozar la obstinacion.

En cuanto a los nervios,... quedarian totalmente despejados si el dialogo interno y personal de la reflexion honrada y objetiva fuese un ejercicio diario como,... cepillarse los dientes o anudarse los zapatos.
Pero, es mas de lo de siempre: esta "zoociedad", no nos educa, nos dociliza; a esta sociedad le importa un pito el individuo, solo cuentan los resultados estadisticos, los de la masa y, ahi, intervienen los examenes, no como se siente el examinado; las emociones importan poco o nada en una Sociedad Anonima de Consumo, lo que importa es seleccionar otro ladrillo para el muro. Un papel clave para cualquier examen que se precie.

Por cierto, estas suspendido en diagnosis clinica. Jajaja...:D porque, dificilmente un hombre -sea de la edad que sea- puede llegar a ponerse "histerico" pues, carece de utero. Jajaja... :D
A pesar de que, en mas de una ocasion uno haya sido testigo de alteraciones y comportamientos masculinos que echarian por tierra la definicion medico-anatomica-patologica porque, hay cada individuo queee,...
Pero, esa es otra histeria, digooo... historia.
Jejeje... ;)

Petons!

Namasté.

La Salamandra ha dit...

Otro por cierto -para mi- es que, un examen, no edifica un buen medico. Por ejemplo.

Lo que vengo a decir es que, un examen puede ser consultivo pero, a no ser que sea algo desastroso, jamas deberia ser indicativo. El examen, como valoracion, deberia ser el reflejo de otras muchisimas cosas que, en el sisteme actual, no siempre se tienen en cuenta.

Gracias, Josep; siempre es muy interesante lo que planteas. En mi ejerce la impulsion de abrir mi pensamiento a otras posibilidades. Gracias.

Namasté.

ZekYs Barriera ha dit...

Excelente la propuesta, Peace. Realmente nos hace pensar. Curiosos e interesantes los aportes de Salamanca. La relación entre la histeria y el útero realmente no la conocía y ya mismo me pongo a investigar, jejeje.

En cuanto a los exámenes, ya tendría yo que contar alguna vez mis experiencias al respecto. Con decir que ahora que soy docente no tomo exámenes. Al menos no al estilo de lo que conocemos como tal. Yo todas las clases hago preguntas a mis alumnos (supuestamente al azar, pero no tanto) y los voy calificando. Es más bien un diálogo y no da la sensación de que te estén examinando como a una rana abierta sobre la mesa del laboratorio. El sistema tiene sus bemoles pero hasta ahora me ha funcionado. Siempre hay que improvisar sobre la marcha, claro está.

Sigo impresionado por lo del útero... tanto que (me parece) algunas veces me crece uno, jajajaja

Beso enorme.

La Salamandra ha dit...

Hola, ZekYs :)

Pues, aunque parezca increible, la tenencia de utero, es causa de algunos comportamientos externos e internos. Son de naturaleza exclusiva, ademas, de sus tenedores; en este caso, tenedoras.
Algo asi como nuestra relacion con la testosterona, ¿sabes?
Por eso, aunque tambien parezca increible, ambos sexos tenemos una vision, una comprension del mundo, del entorno y de los seres, t.o.t.a.l.m.e.n.t.e. diferenciada. Por eso, durante milenios, los generos se han tratado tan mal. Se debe al desconocimiento mutuo, a la falta de enseñanzas sobre esas diferencias y, a los pensamientos y acciones torcidas que, educativa y socialmente, han apartado los sexos, deliberadamente.

Me alegra que te haya divertido la anecdota fisica.

Bss.

Namasté.

La Salamandra ha dit...

¡Ah! Por cierto; para que podais ir comprobando la raiz semantica que diferencia los actos y la comprension fisica de ambos generos:

A una mujer, cuando se le extirpa parte de la zona uterina o se practica un vaciado, a esa practica se la denomina, "HISTERCTOMIA". De ahi la palabra "histeria".
Podriamos hacer una exposion amplisima pero, no es el caso: cuando era pequeño, una vez se me ocurrio lanzar -para ver que pasaba- en mitad de la cena familiar un, "¡Coño!", a lo que mi padre, mirandome fijamente, me replico: "Si quieres comer bien, debes quitarte de la boca aquellas cosas que tienen pelo". Jajajaja...
Y, he seguido su consejo: las cosas con pelos, no me las como a la mesa... las degusto en la cama.
Jajajaja... :D

Bss (again)

Namasté

La Salamandra ha dit...

Sorry..

A la practica se la llama "histerEctomia".

Que harto estoy de este teclado; pero que hartooo...

Adeu!

Namasté.

Josep Peaceforever ha dit...

@Roberto T, no t’ho creuràs, però jo també tinc malsons semblants i són ben desagradables perquè a mi tots els exàmens em posen nerviós... I alguna vegada m’he quedat totalment en blanc.

Confesso, a més, que tot el que dic en aquest text forma part de la meva experiència personal, de les meves vivències.
— —

@La Salamandra, el tema del exàmens em sembla ben complex, tan pel fet del mètode en sí mateix com per la repercussió que por tenir sobre el subjecte pacient... A més, crec que compartim dubtes seriosos que calgui avaluar els coneixements de la gent com ho estem fent.

Gràcies a tu company que omples de sentit el meu blog amb els teus comentaris.
— —

@ZekYs Barriera, amb els anys jo també vaig aprendre a avaluar els alumnes sense examens, i la veritat és que reconec que el resultat és fins i tot millor, però quan es tenen 100 o 125 alumnes a classe com he tingut jo, esdevé impossible fer-ho.
— —

@La Salamandra i @ZekYs Barriera, voldria donar el meu punt de vista sobre aquest tema de la histèria. Si bé és ben cert que la paraula histèria ve del mot grec que significa úter, sé que la histèria mèdicament és una afecció psicològica que pertany al grup de les neurosis que se sap que afecta tant a homes com a dones, malgrat que al segle XIX se li havia donat un altre significat com s’explica a la wikipedia en una entrada titulada histèria femenina (malura que intentaven tractar a base d’orgasmes produïts per massatges al clítoris) i que crec que és en la que imagino que s’ha basat @La Salamandra per als seus comentaris que entenc que tenen, si més no al principi, un to sarcàstic. Però l’ús que en fan els adolescents del meu relat d’aquest mot no és tan seriós, té un sentit força més col•loquial ja que amb ell només volen dir estar molt nerviós o alterat (sentit admès per la RAE al seu diccionari).
— —

Moltes gràcies per passar i molt especialment pel/s comentari/s.

Una abraçada.



--- Traducción de mi comentario precedente en catalán ---
@Roberto T: No te lo vas a creer, pero yo también tengo pesadillas similares y son muy desagradables porque a mí todos los exámenes me ponen nervioso... Y alguna vez me he quedado totalmente en blanco.

Confieso además, que todo lo que digo en este texto forma parte de mi experiencia personal, de mis vivencias.
— —

@La Salamandra: El tema de los exámenes me parece muy complejo, tanto por el hecho del método en sí mismo como por la repercusión que puede tener sobre el sujeto paciente... Además, creo que compartimos serias dudas de que sea necesario evaluar los conocimientos de la gente como lo estamos haciendo.

Gracias a ti compañero que llenas de sentido mi blog con tus comentarios.
— —

@ZekYs Barriera: Con los años yo también aprendí a evaluar a los alumnos sin exámenes, y la verdad es que reconozco que el resultado es incluso mejor, pero cuando se tienen 100 o 125 alumnos en clase como he tenido yo, resulta imposible hacerlo.
— —

@La Salamandra y @ZekYs Barriera: Quisiera dar mi punto de vista sobre ese tema de la histeria. Si bien es cierto que la palabra histeria viene de la palabra griega que significa útero, sé que la histeria médicamente es una afección psicológica que pertenece al grupo de las neurosis que se sabe que afecta tanto a hombres como a mujeres, aunque en el siglo XIX se le había dado otro significado como se explica en la wikipedia en una entrada titulada histeria femenina (mal que intentaban tratar a base de orgasmos producidos por masajes en el clítoris) y que creo que es en la que imagino que se ha basado @La Salamandra para sus comentarios que entiendo que tienen, al menos al principio, un tono sarcástico. Pero el uso que hacen los adolescentes de mi relato de esa palabra no es tan serio, tiene un sentido bastante más coloquial ya que con él sólo quieren decir estar muy nervioso o alterado (sentido admitido por la RAE el su diccionario).
— —

Muchas gracias por pasar y muy especialmente por el/los comentario/s.

Un abrazo.
--- ------------------------------------- ---

Publica un comentari a l'entrada