Avís | Aviso

=> Versió en català (la primera part de l'entrada)

=> Versión en castellano (a continuación del texto catalán)

dimecres, 13 de març de 2013

Final

[Entrada 240]

Final


No puc fer res més que pensar en tu. Què ha passat? No n'hi ha per tant... Per què no ho pots comprendre?

Faci el que faci, encara que jugui a futbol o faci qualsevol altre esport penso en tu... Si intento fer deures o estudiar no em puc concentrar. Si bado per la finestra no puc pensar en res més. Així que em desperto tornes a estar en el meu pensament. Què ens ha passat?

Un any, de tot un any, no pot ser que no en quedi res. Com pot ser? Total, si només et vaig fer un petit retret...

Fa més d'un un any, quan et vaig dir que era gai, cosa que vaig fer perquè ja m'havia adonat que estava enamorat de tu, em vas dir que tu també et senties més atret pels nois que per les noies. I vam esdevenir inseparables.

Uns dies després vam aprofitar que ta mare se'n va anar amb ton germà, deixant-nos sols tota la tarda que havíem d'estudiar, vam acabar al teu llit.

Ho recordo com si fos ara, vas començar per comentar que el dia de la meva festa d'aniversari, és a dir, el dissabte anterior, que m'havies estat observant, que m'havia comportat com qualsevol altre, que ningú no diria que aquell noi que acabava de fer 15 anys fos gai, que em sabia rodejar de les noies més maques de classe... Em vas dir també que aquell dia, el de l'aniversari, m'havies vist tant guapo... I després em vas dir allò de que ens havíem de recolzar l'un a l'altre, i jo em sentia com si m'anessis embolcallant, em semblava que havies endevinat els meus sentiments envers tu...

No recordo exactament que vas dir per justificar la teva abraçada, potser vas dir que els bons amics s'estimaven o que s'havien d'estimar. Així que em vas abraçar em vaig posar a trempar com un boig i tu vas passar la teva mà com qui no vol per sobre la meva bragueta com si fos casual... Em vaig enrojolí. Em vas mirar fixament i vas anar aproximant la teva boca cap a la meva. Per mi va ser com un senyal, ho havia vist a les pelis, així que sense pensar-ho em vaig decidir a fer-te el petó que em semblava que m'estaves demanant, primer un piquito, però de seguida en va venir un segon que ja va ser un petó de veritat, amb la boca oberta, amb la llengua... Em semblava estar somiant, Ens vam abraçar fort, la meva mà no va trigar a anar, tota sola, a descobrir la forta erecció que també tu tenies...

Van seguir més petons i més carícies, em vas descordar els pantalons per poder gaudir del meu sexe en directe. Jo et vaig imitar... Quan te la vas posar a la boca em va semblar que m'escorreria immediatament, però no va ser així. No sé com ho vam fer però vam saber passar de la taula d'estudi al teu llit sense deixar-nos de besar i acariciar. Ens vam despullar de tot, vaig tenir per primer cop la teva polla a la boca, després vam encetar un meravellós 69.

No em preguntis com va ser, però quan vaig notar que el teu semen bullint que m'omplia la boca vaig sentir com el meu sortia a raig fet per omplir la teva... Després ens vam estirar junts, nus, suats i feliços, ens vam posar entre els llençols i entre petons i abraçades per primera vegada a la meva vida et vaig dir: t'estimo i em vas sorprendre amb un: jo també...

I va resultar que tu també estaves enamorat de mi i que no ens ho havíem dit. I va començar un any ple de felicitat, fins que uns dies després del meu aniversari, poc després de fer-ne 16...

Només va ser un petit retret... Et vas posar com una moto, et vas portar com el cul i te'n vas anar tot cabrejat... i ja no m'agafes el telèfon, i no em contestes els missatges i... No faig res més que penar en tu.

Una abraçada.






Final


No puedo hacer otra cosa que pensar en ti. ¿Qué ha pasado? No es para tanto... ¿Por qué no lo puedes comprender?

Haga lo que haga, aunque juegue a fútbol o haga cualquier otro deporte pienso en ti... Si intento hacer deberes o estudiar no me puedo concentrar. Si me quedo mirando por la ventana no puedo pensar en nada más. En cuanto me despierto vuelves a estar en mi pensamiento. ¿Qué nos ha pasado?

Un año, de todo un año, no puede ser que no quede nada. ¿Cómo puede ser? Total, si sólo te hice un pequeño reproche...

Hace más de un año, cuando te dije que era gay, lo que hice porque ya me había dado cuenta de que estaba enamorado de ti, me dijiste que tú también te sentías más atraído por los chicos que por las chicas. Y llegamos a ser inseparables.

Unos días después aprovechamos que tu madre se fue con tu hermano, dejándonos solos toda la tarde que teníamos que estudiar, acabamos en tu cama.

Lo recuerdo como si fuera ahora, empezaste por comentar que el día de mi fiesta de cumpleaños, es decir, el sábado anterior, que me habías estado observando, que me había comportado como cualquier otro, que nadie diría que aquel chico que acababa de cumplir 15 años fuera gay, que me sabía rodear de las chicas más guapas de clase... Me dijiste también que ese día, el del aniversario, me habías visto tan guapo... Y después me dijiste aquello de que nos teníamos que apoyar el uno al otro, y yo me sentía como si me estuvieses arropando, me parecía que habías adivinado mis sentimientos hacia ti...

No recuerdo exactamente que dijiste para justificar tu abrazo, puede que dijeras que los buenos amigos se querían o que se tenían que querer. En cuanto me abrazaste me empalmé como un loco y tú pasaste tu mano como quien no quiere por encima de mi bragueta como si fuera casual... Me sonrojé. Me miraste fijamente y fuiste aproximando tu boca hacia la mía. Para mí fue como una señal, lo había visto en las pelis, así que sin pensarlo me decidí a darte el beso que me parecía que me estabas pidiendo, primero un piquito, pero enseguida vino un segundo beso que ya fue un beso de verdad, con la boca abierta, con la lengua... Me parecía estar soñando, Nos abrazamos fuerte, mi mano no tardó en ir, sola, a descubrir la fuerte erección que también tú tenías...

Siguieron más besos y más caricias, me desabrochaste los pantalones para poder disfrutar de mi sexo en directo. Yo te imité... Cuando te la pusiste en la boca me pareció que me correría inmediatamente, pero no fue así. No sé cómo lo hicimos pero supimos pasar de la mesa de estudio en tu cama sin dejarnos de besar y acariciar. Nos desnudamos de todo, tuve por primera vez tu polla en la boca, después iniciamos un maravilloso 69.

No me preguntes cómo fue, pero cuando noté que tu semen hirviendo que me llenaba la boca, sentí como el mío salía a chorro para llenar la tuya... Después nos tumbamos juntos, desnudos, sudorosos y felices, nos pusimos entre las sábanas y entre besos y abrazos por primera vez en mi vida te dije: te quiero y me sorprendiste con un: yo también...

Y resultó que tú también estabas enamorado de mí y que no nos lo habíamos dicho. Y empezó un año lleno de felicidad, hasta que unos días después de mi cumpleaños, poco después de cumplir los 16...

Sólo fue un pequeño reproche... Y te pusiste como una moto, te portaste como el culo y te fuiste completamente cabreado... y ya no me coges el teléfono, y no me contestas los mensajes y... No hago otra cosa que penar en ti.

Un abrazo.

5 comentaris:

ZekYs Barriera ha dit...

Hermoso relato, amic

Damian Porres ha dit...

es que la adolescencia a algunas nos pone torpes y sensibles. De que se habran molestado

La Salamandra ha dit...

Criaturas...

Solo es cuestion de tiempo y abriran los ojos.
Eso si, cuando los abran, habra pasado ya tanto tiempo que, unicamente podran sentir melancolia.

No nos educan para relacionarnos con nuestras emociones, para intimar con ellas y poder exponerlas libremente y, claro, sujetos a la rutina pefectamente calculada de unos modelos sociales impuestos, el amor, el verdadero, el animal, el instintivo, el propio... se adormece y se deja invadir por otras percepciones que, como digo, no son propias sino, instauradas.

Cuanto daño causamos a los jovenes; ni siquiera hemos sabido exigir la construccion de marcos sociales y familiares donde puedan ser ellos mismos, sin necesidad de emular a nadie, si no quieren hacerlo.

Un relato que da para pensar en muchas direcciones aunque, eso si, todas se estrellan en el muro de la incomprension. Incomprension que, a veces, brota del sin sentido de un reproche. Porque, ¿que es un reproche? y ¿cuanto vale, cuanto nos merece la pena?

Petons.

Namasté.

Dooms Day ha dit...

los niños a esa edad lo tienen todo para ser felices y divertirse a forro, yo a esa edad experimentaba con mi sexualidad, al final quede que siendo Bi estab contento, pero para eso tambien tuve que pasar por mucho

Josep Peaceforever ha dit...

@ZekYs Barriera, m’alegra que t’hagi agradat, company.
— —

@Damian Porres: En la adolescencia, que es nuestro aprendizaje para la edad adulta, me parece muy normal que seamos con frecuencia torpes. En cambio me duele que esa sensibilidad que aún somos capaces de manifestar en aquella edad, sea ocultada o reprimida en la edad adulta para evitar ser heridos y mostrarnos vulnerables.

Me pareció que la razón que provocó la ruptura era poco relevante.
— —

@La Salamandra, ja saps que estem d’acord, la base del problema rau a l’educació que els estem donant... I en aquest cas concret en el concepte d’amor que els estem transmetent.
— —

@Dooms Day: Ese aprendizaje no me parece fácil y muchas veces resulta doloroso especialmente cuando uno debe asumir aspectos singulares como la bisexualidad como fue en tu caso y en el mío.
— —

Muchas gracias por pasar y muy especialmente por el comentario.

Un abrazo.


--- Traducción de mis comentarios precedentes en catalán ---
@ZekYs Barriera: Me alegra que te haya gustado, compañero.
— —

@La Salamandra: Ya sabes que estamos de acuerdo, la base del problema radica en la educación que les estamos dando... Y en ese caso concreto en el concepto de amor que les estamos transmitiendo.
--- ---------------------------------------- ---

Publica un comentari a l'entrada