Avís | Aviso

=> Versió en català (la primera part de l'entrada)

=> Versión en castellano (a continuación del texto catalán)

dijous, 7 d’abril de 2011

Forever young (5)

[Entrada 56]


Forever young (5)


En Toni va estar comprovant a Internet el que en sabia de l'amnèsia. Va concloure que li convenia una amnèsia traumàtica, tot i que solia ser temporal era la més fàcil de controlar... Però, i si provocant un accident perdia la memòria de veritat? I si perdia la vida? I si tornava a la seva realitat dels 63 anys? Aquest darrer aspecte era el que més el preocupava. Es clar que simular un accident tampoc seria tant fàcil, i si l'enganxaven? I si ho confonien amb un intent de suïcidi?

Va tancar el Firefox i va entrar al Messenger. De seguida va tenir un "Ola" d'en Ramon. "Com ha anat a cal metge?" "Bé, m'ha dit que en un parell de dies tornaré a parlar" va respondre en Toni. En aquell moment entrà la mare d'en Josep.

- Em pots ajudar un moment? –Li preguntà. En Josep va fer que sí amb el cap, sense llegir el que havia escrit en Ramon al MSN, va escriure: "Ara torno, la mare em reclama." I es va aixecar per seguir a sa mare.

- Ves a buscar l'escala que desarem els estris del dinar de Nadal.

La vigília de Nadal en Josep/Toni s'havia hagut d'enfilar a la part més alta dels armaris de la cuina per treure tot d'andròmines especials pel dinar de Nadal, una olla grandiosa, una greixonera, i tot de copes, gerros i coberts que només s'usaven aquell dia. Per arribar-hi s'havia d'enfilar a una escala vella i desmanegada que guardaven a la cambra dels mals endreços. La mare tenia por de caure, entre altres coses perquè l'alçada li feia por. Abans ho feia son pare, però ja feia un parell d'anys que se n'ocupava en Josep... En Toni ho va saber perquè la mare d'en Josep li ho va comentar el dia que les va baixar.

Va anar a buscar l'escala, la va plantar davant de l'armari i s’hi va enfilar.

- Estigues alerta de no caure, ves si tindrem un disgust –va fer la mare. En Toni mirà de tranquil•litzar-la amb la mirada.

- Vigila no trenquis res –anava insistint la mare de tant en tant. -Poc a poc que no caiguis –també deia. – Això va aquí, allò va allà...

Quan ja estava tot dalt de l'armari, la mare va dir: "Un moment no baixis encara". I se'n va anar.

En Toni va veure a que aquell era un bon moment. El moment. Va donar un fort cop de peu a l'escala de manera que un dels travessers va cedir i es llançà de cap a terra, però va picar amb el cap al cantell del marbre i va deixar de percebre res.

--- o ---


Hi havia força silenci, només sentia somicar en algú molt lluny i un fort mal de cap. El somiqueig va anar acostant, creixent de volum fins tenir-lo, amb certesa, a dos o tres metres. El mal de cap era fort, com si algú estigués donant fort cops de martell al ritme dels batecs del seu cor, cada cop retrunyia dins del seu cap i li semblava que li anava a explotar. Va obrir el ulls a poc a poc, tot era penombra, era a la cambra d'un hospital o d’una clínica desconeguda, asseguda en una cadira als peus dels llit la mare d'en Josep somicava amb un mocador a la mà amb el que s'eixugava el plor.

En Toni es sentí feliç, res no havia canviat, podria seguir la seva vida dins del cos d'en Josep fent el que li donés la gana sense por a ser descobert. Era el moment de posar en marxa l'amnèsia global.

Es va obrir la porta. El pare d'en Josep va treure el cap. En Toni va veure com li canviava l'expressió de la cara en veure que en Josep tenia els ulls oberts. S’hi acostà ben de pressa.

- Com estàs? -li va preguntar.

- Tinc el cap a punt d'explotar. Vostè és metge?

- Au, deixa't de conya nen, que ens has donat un bon ensurt.

Tenia a la mare a l'altre banda del llit agafant-li la mà.

- Ai! Gràcies a déu -va dir la mare,- ja enraona.

- Senyora, per favor, deixi'm anar la mà –Va afegir en Toni suaument.

- Josep, fill meu, portes un dia sencer sense coneixement, deixa't ara de fer broma. –Va dir de nou el pare

- Amb el mal que em fa el cap no estic per gaires bromes.

-Josep, si us plau, -va fer son pare- vols deixar-te de conyes? El dia dels innocents ja ha passat.

- Miri senyor, no sé qui és vostè ni aquesta senyora, ni que hi faig aquí, però em fa un mal insuportable el cap i com que això sembla un hospital, podrien fer alguna cosa perquè em deixés de fer mal, no creu?

La mare va arrencar a plorar desconsoladament. El pare se'l va mirar amb cara de cabreig.

- Hòstia puta nen!Ja has vist el que has aconseguit!

- Joan! Deixa al nen! –el va interrompre la mare- Què no ho veus que no ens reconeix? Hem d'anar a buscar ajuda.

Van prémer el botó per cridar a la infermera. Quan aquesta va entrar i va veure que el noi havia recuperat el coneixement va dir:

- Sembla que ja hem donat el primer pas. Com te trobes? –Va preguntar a en Josep.

- Tinc molt mal de cap, sembla que vulgui explotar.

El pare va agafar la infermera pel braç, la va dur cap a la porta i van sortir junts al passadís.

- Ens sembla que no ens ha reconegut, com si hagués perdut la memòria, pot avisar a un metge?

- Ara mateix –va respondre la noia tot marxant cap al seu taulell.

Pocs minuts després va apareixer un noi amb una bata blanca. Devia ser un MIR o un metge jove fent guàrdia. El pare li explicà breument el problema, aquell fort mal de cap i la més que aparent pèrdua de la memòria.

- Jo em pensava que feia broma –va dir per concloure.

El metge primer es preocupà pel mal de cap, va demanar a en Josep que li descrigués, en Josep li va explicar allò dels cops al ritme dels batecs del cor.

Després va començar l'interrogatori.

- Tens mòbil? –li preguntà el metge.

- No ho sé.

- Però, saps el que és un mòbil?

- Sí, es clar, una mena de telèfon.

- I ordinador? Tens ordinador?

- Suposo que sí, tothom en té, no?

- No t'ho creguis, hi ha molta gent que no en té. Recordes l'últim que hi vas fer?

- No, potser xatejar amb el messenger, però en tinc una imatge molt vaga.

- Recordes amb qui?

- No.

- Saps per què estàs aquí? Saps que t'ha passat?

- No. Aquest senyor diu que porto un dia sense coneixement.

- Té raó. Digues-me el teu nom.

- Josep. Bé, almenys és com m'han dit aquests senyors.

- Recordes alguna cosa o algú del teu passat, alguna cosa del que t'ha passat abans que no et despertessis fa una estona?

En Toni va quedar-se intencionadament en silenci, com si reflexionés. Va esperar fins que la tensió es va fer insuportable.

- Em fa molt de mal el cap, no puc pensar amb aquests forts cops que hi sonen... Tots els records són entre boires.

El metge es va endur el pare i la mare fora de l'habitació. En Toni inspeccionà l'estat del cos que l'allotjava. Tenia el cap embenat, un dolor fort al parietal sobre l'orella, segurament allí on es va colpejar contra el marbre, duia un gota a gota punxat al braç per on li injectaven un líquid transparent, segurament sèrum fisiològic. No va observar cap més nafra en el seu cos. Va quedar-se mirant al sostre.

Va venir una infermera amb una xeringa. En va buidar el contingut dins del gota a gota. Pocs minuts després en Josep dormia plàcidament.

Una abraçada.




Forever young (5)


Toni estuvo comprobando en Internet lo que sabía de la amnesia. Concluyó que le convenía una amnesia traumática, aunque solía ser temporal era la más fácil de controlar... Pero, ¿y si provocando un accidente perdía la memoria de verdad? ¿Y si perdía la vida? ¿Y si volvía a su realidad de los 63 años? Este último aspecto era el que más le preocupaba. Claro que simular un accidente tampoco sería tan fácil, ¿y si le pillaban? ¿Y si lo confundían con un intento de suicidio?

Cerró el Firefox y entró en el Messenger. Enseguida tuvo un "Ola" de Ramon. "¿Cómo te ha ido con el médico?" "Bien, me ha dicho que en un par de días volveré a hablar" respondió Toni. En ese momento entró la madre de Josep.

- ¿Me puedes ayudar un momento? -Le preguntó. Josep asintió con la cabeza, sin leer lo que había escrito Ramon en el MSN, escribió: "Ahora vuelvo, mi madre me reclama." Y se levantó para seguir a su madre.

- Vete a buscar la escalera que guardaremos los utensilios de la comida de Navidad.

La víspera de Navidad Josep/Toni había tenido que subir a la parte más alta de los armarios de la cocina para sacar un montón de trastos especiales para la comida de Navidad, una olla grandiosa, una grasera, y un montón de copas, jarrones y cubiertos que sólo usaban ese día. Para llegar allá arriba tenía que subirse a una escalera vieja y desvencijada que guardaban en el trastero. Su madre tenía miedo de caerse, entre otras cosas porque las alturas le daban miedo. Antes lo hacía su padre, pero ya hacía un par de años que de eso se ocupaba Josep... Toni lo supo porque la madre de Josep se lo comentó el día que los bajó.

Fue a buscar la escalera, la plantó ante el armario y se subió a ella.

- Mantente alerta no vayas caer, a ver si tendremos un disgusto -dijo su madre. Toni intentó tranquilizarla con la mirada.

- Ten cuidado no rompas nada -iba insistiendo la madre de vez en cuando.- Poco a poco que no te caigas- también decía.- Esto aquí, aquello allí...

Cuando ya estaba todo en lo alto del armario, su madre dijo: "Un momento no bajes todavía". Y se fue.

Toni vio que aquel era un buen momento. El momento. Dio una fuerte patada en la escala de manera que uno de los travesaños cedió y se tiró de cabeza al suelo, pero golpeó con la cabeza en el canto del mármol y dejó de percibir nada.

--- o --- 


Había bastante silencio, sólo oía lloriquear a alguien muy lejos y un fuerte dolor de cabeza. El lloriqueo se fue acercando, creciendo de volumen hasta tenerlo, con certeza, a dos o tres metros. El dolor de cabeza era fuerte, como si alguien estuviera dando fuertes martillazos al ritmo de los latidos de su corazón, cada golpe retumbaba dentro de su cabeza y le parecía que le iba a explotar. Abrió los ojos despacio, todo era penumbra, estaba en la habitación de un hospital o de una clínica desconocida, sentada en una silla a los pies de la cama la madre de Josep sollozando con un pañuelo en las manos con el que se secaba el llanto.

Toni se sintió feliz, nada había cambiado, podría seguir su vida en el cuerpo de Josep haciendo lo que le diera la gana sin miedo a ser descubierto. Era el momento de poner en marcha la amnesia global.

Se abrió la puerta. El padre de Josep se asomó. Toni vio cómo le cambiaba la expresión de la cara al ver que Josep tenía los ojos abiertos. Se acercó a toda prisa.

- ¿Cómo estás? -Le preguntó.

- Tengo la cabeza a punto de explotar. ¿Es usted médico?

- Vamos, déjate de cachondeo niño, que nos has dado un buen susto.

Tenía a su madre al otro lado de la cama cogiéndole de la mano.

- ¡Ay! Gracias a dios -dijo su madre,- ya habla.

- Señora, por favor, déjeme ir la mano -Añadió Toni suavemente.

- Josep, hijo mío, llevas un día entero sin conocimiento, déjate ahora de bromear. –Dijo de nuevo su padre.

- Con lo que me duele la cabeza no estoy para muchas bromas.

-Josep, por favor, -dijo su padre- ¿quieres dejarte de coñas? El día de los inocentes ya ha pasado.

- Mire señor, no sé quién es usted ni esta señora, ni que hago aquí, pero tengo un dolor de cabeza insoportable y como esto parece un hospital, podrían hacer algo para que me dejara de doler, ¿no cree?

Su madre rompió a llorar desconsoladamente. Su padre se lo miró con cara de cabreo.

- ¡Hostia puta niño! ¡Ya has visto lo que has conseguido!

- ¡Joan! ¡Deja al niño! –le interrumpió su madre- ¿Qué no ves que no nos reconoce? Tenemos que ir a buscar ayuda.

Apretaron el botón para llamar a la enfermera. Cuando ésta entró y vio que el chico había recuperado el conocimiento dijo:

- Parece que ya hemos dado el primer paso. ¿Cómo te encuentras? -Preguntó a Josep.

- Tengo mucho dolor de cabeza, parece que quiera explotar.

Su padre cogió la enfermera por el brazo, se la llevó hacia la puerta y salieron juntos al pasillo.

- Nos parece que no nos ha reconocido, como si hubiera perdido la memoria, ¿puede avisar a un médico?

- Ahora mismo -respondió la chica emprendiendo el camino de su mostrador.

Pocos minutos después apareció un chico en bata blanca. Debía ser un MIR o un médico joven haciendo guardia. Su padre le explicó brevemente el problema, aquel fuerte dolor de cabeza y la más que aparente pérdida de la memoria.

- Yo creía que bromeaba –dijo para concluir.

El médico primero se preocupó por dolor de cabeza, le pidió a Josep que lo describiera, Josep le explicó lo de los golpes al ritmo de los latidos del corazón.

Luego comenzó el interrogatorio.

- ¿Tienes móvil? -Le preguntó el médico.

- No lo sé.

- Pero, ¿sabes lo que es un móvil?

- Sí, claro, una clase de teléfono.

- ¿Y ordenador? ¿Tienes ordenador?

- Supongo que sí, todo el mundo tiene uno, ¿no?

- No lo creas, hay mucha gente que no tiene. ¿Recuerdas lo último que hiciste?

- No, quizá chatear con el messenger, pero tengo una imagen muy vaga.

- ¿Recuerdas con quién?

- No.

- ¿Sabes por qué estás aquí? ¿Sabes que te ha pasado?

- No. Este señor dice que llevo un día sin conocimiento.

- Tiene razón. Dime tu nombre.

- Josep. Bueno, al menos es como me han llamado estos señores.

- ¿Recuerdas algo o alguien de tu pasado, algo de lo que te ha pasado antes de que te despertaras hace un rato?

Toni se quedó intencionadamente en silencio, como si reflexionara. Esperó hasta que la tensión se hizo insoportable.

- Me duele mucho la cabeza, no puedo pensar con esos fuertes golpes que suenan dentro de ella… Mis recuerdos están entre nieblas.

El médico se llevó a su padre y a su madre fuera de la habitación. Toni inspeccionó el estado del cuerpo que la alojaba. Tenía la cabeza vendada, un dolor fuerte en el parietal sobre la oreja, seguramente allí donde se golpeó contra el mármol, llevaba un gota a gota pinchado en el brazo por donde le inyectaban un líquido transparente, seguramente suero fisiológico. No observó ninguna lesión más en su cuerpo. Se quedó mirando al techo.

Vino una enfermera con una jeringuilla. Vació su contenido en el gota a gota. Pocos minutos después Josep dormía plácidamente.

Un abrazo.

8 comentaris:

Kotei ha dit...

Es una buena solución, pero claro, al final los problemas no se solucionan, solamente se dejan en Stan Bay.

Un beso

Bactéria. ha dit...

Dóna molt que pensar aquesta narrativa, la meva enhorabona perquè tot el que llegesixo que escrius és bonníssim ;)
Ens veim nen que ja no sé gairabé res de tu, el cert és que l'altre dia vaig veure que em saludares però no em va donar temps a dir-te'n res perquè ja no hi eres ... bé, ens veim;)

Thiago ha dit...

jaja una amnesia muy conveniente.... bueno conveniente fue la escalera, claro. Pero cari, ahora que puede fingir la amnesia ya no pasa nada con la voz? Pa amnésico y afónico es demasiado, y ahora ha empezado a hablar pero nadie parece preocuparle su voz... ¿se le ha cambiado en la caída? jaja

tenía 63 años? no me acordaba de la edad, claro, no me extraña que esté contento el jodido de él en el cuerpo de este chico, jajaa


Bezos.

Z ha dit...

ahmmmmmm y yo qué me he perdido? De qué se supone que va esto, deduzco que de un pre-jubilado que se ha reencarnado en un jovenzuelo de buen ver. Si a mí me pasase eso igual me tiraba dos o tres días toqueteándome y el resto de la vida dejándome toquetear, jajajajaja.


Ay, que se me va...

Thiago ha dit...

Así que tú tb. me llamas ahora cardo borriquero? pero bueno, yo que siempre he sido un encanto, ya me está entrando complejo, jaj


bezos

Peace-for-ever ha dit...

Kotei: Con esa amnesia solo pretende justificar su ignorancia sobre el pasado de Josep, es decir su propio pasado.
---

Bactéria, moltes gracies, m'alegra molt que t'agradi. Jo també espero que coincidim aviat i puguem xerrar una estoneta.
---

Thiago: lo de la afonía era solo para evitar meter la pata al ignorar el pasado de Josep. La afonía se estaba medicando y que se recupere de pasar 24 en coma tampoco sorprende a nadie. Solo quiere disfrutar de esa segunda adolescencia...
---

Z (zeta): De momento la historia va de eso, de un hombre gay a punto de jubilarse que se encuentra un día en un cuerpo de un chico de 15 años que no acababa de tener clara del todo su sexualidad.
---

Muchas gracias por haber pasado y muy especialmente por el comenterio.



--- Traducción de los comentarios anteriores en catalán ---

Bactéria. dijo...
Da mucho que pensar esta narrativa, mi enhorabuena porque todo lo que leo que escribes es buenísimo ;)
Nos vemos niño que ya no sé casi nada de ti, lo cierto es que el otro día vi que me saludaste pero no me dio tiempo a decirte nada porque ya no estabas ... bueno, nos vemos;)
7 de abril de 2011 18:18


Peace-for-ever dijo...

Bactéria: Muchas gracias, me alegra mucho que te guste. Yo también espero que coincidamos pronto y podamos charlar un ratito.
--- ---------------------------------------------------------- ---

Rober Tenique ha dit...

Ahora que sigo 40 blogs, y con el mío propio, siempre llego algo retrasado a tus entradas, Peace. Pero la dicha es buena, porque esta historia de Toni/Josep me encanta. Pero qué forma tan brusca de hacerse el amnésico (jajajá). Y me han dado pena sus padres, que eso de que un hijo no les reconozca tiene que doler mucho. Y otra vez nos dejas en suspense (jajajá). Una forta abraçada.

Peace-for-ever ha dit...

Thiago: Solo pretendo ser cariñoso contigo. Total te pasas todo el post jugando con nosotros para hacernos pensar que hablas de lo que no hablas y por suerte una ya empieza a conocerte y no me dejé engañar... Y me gustó el calificativo de ese otro galleguiño... Esperaba que supieras ver en eso todo mi amor.
---

Rober Tenique: Me alegra que te guste. No te preocupe llegar más tarde, en este blog nunca es tarde, siempre serás bien recibido.
---

Muchas gracias por pasaros y muy especialmente por comentar.

Un abrazo.

Publica un comentari a l'entrada