Avís | Aviso

=> Versió en català (la primera part de l'entrada)

=> Versión en castellano (a continuación del texto catalán)

dilluns, 18 d’abril de 2011

Forever young (6) --- Forever young (6)

[Entrada 58]


Forever young (6)


Van fer-li proves i mes proves abans de diagnosticar que es tractava d'una amnèsia traumàtica. A més, s'interessaren per la caiguda, per si recordava haver-se sentit marejat abans de caure. La recuperació del traumatisme va ser ràpida, una setmana després ja estava sà i fort com abans de tirar-se de l'escala. El mal de cap va ser el que més va costar de marxar-li. Li van dir que era probable que durant un temps tingués episodis de mal de cap, però que a poc a poc haurien d'anar desapareixent.

Van informar als pares d'en Josep que aquestes amnèsies traumàtiques normalment remetien totalment, que el normal era que a poc a poc anés recordant coses i que acabés recuperant del tot la memòria. Potser li quedaria alguna llacuna, però que això era normal ja que fins i tot els que no havíem patit amnèsia teníem llacunes de memòria.

També els van dir que era important tenir paciència i que sempre que el noi s'interessés per coses del seu passat li expliquessin el que volgués saber, donant-li temps a recordar, començant sempre per explicacions més generals que s'haurien d'anar detallant a mida que preguntés, donant-li temps i opcions perquè recordés per si mateix i, si convenia, ensenyar-li fotografies i vídeos, si en tenien, ja que moltes vegades les imatges ajudaven força més a recordar.

Quan va començar a remetre el mal de cap el van deixar rebre visites. Van passar tots els seus amics per l'hospital, i això va resultar ser una multitud, entre els de l'insti, els dels escoltes i els del futbol van passar cap els cent adolescents d'ambdós sexes. En Toni va fer veure que no reconeixia a ningú tot i que en va reconèixer uns quants. El que més el va angoixar va ser quan va veure la tristor a la cara d'en Ramon i com se li omplien els ulls de llàgrimes quan en Josep se'l mirà i li va preguntar "Com et dius?". Va haver de fer el cor fort per no delatar-se. Hauria fet qualsevol cosa per recuperar el somriure d'aquell noiet del somriure captivador i dolç.

El dia dels reis ja era a casa. L'ompliren de regals, tot de coses que segur que a en Josep l'haurien fet saltar d'alegria, però que a en Toni el van deixar força fred. Va ser educat i els va agrair tots molt educadament, però es veia d'una hora lluny que no l'emocionaven. Això va fer més convincent la seva amnèsia. Es va adonar que la mare se sentia culpable d'haver-lo fet pujar en aquella escala. Sabia que havien llençat l'escala de mà de la que s'havia tirat i que n'havien comprat una de nova, ben moderna i segura.

A mitja tarda va aparèixer en Ramon. En Josep estava sol a la seva cambra estirat al llit, mirant al sostre, havia fet una curta migdiada tot escoltant música. La mare va fer entrar al noi directament. Va picar a la porta, la va obrir i va anunciar-li la visita. Després que el noi entrés va marxar tancant la porta darrera seu. En Ramon s'acostà al llit amb una mirada trista. Duia un paquet a la mà

- Els reis t'han dut això a casa meva -li va dir, tot atansant-li el paquet.

- No m'havies de comprar res.

- Així que és cert que no recordes res.

- Clar, per què t'havia d'enganyar?

- Tenia la secreta esperança que recordessis alguna cosa de la nostra... –I aquí en Ramon es quedà en silenci.

- Vine, estira't al meu costat. -La cara d'en Ramon va canviar de cop, se li van il•luminar els ulls. Però no es va estirar. Es va asseure al llit tot mirant-se la cara d'en Josep. En Josep es va girar va posar-se de costat mirant cap a en Ramon i va picar sobre el llit amb la palma de la mà tot indicant a en Ramon on s'havia de posar. En Ramon no li va fer cas i li va allargar de nou el regal. En Josep es va asseure, el va agafar i el va obrir.

- Què passa? Com és que et gastes tants diners amb mi?

- Perquè ets algú molt especial per a mi, encara que no ho recordis. -En Ramon tornava a tenir els ulls plorosos. Li acabava de regalar a en Josep un magnífic iPot nano de color blanc.

En Josep tornà a insistir picant amb la palma de la mà sobre el llit perquè en Ramon s'hi estirés. Aquest cop ho va fer.

- Et puc fer un petó d'agraïment? –Preguntà en Toni fent-se l'innocent.

- Es clar!

En Josep es va incorporar lleugerament i va dipositar un petó suau i dolç a la galta d'en Ramon, molt a prop de la comissura dels llavis. En Ramon va fer un d'aquells somriures que captivaven a en Toni al mateix temps que el penis d'en Josep guanyava volum.

- Abans no eres tant pudorós. -Va dir en Ramon tot posant-se vermell.

- Què vols dir? Explica't una mica millor.

- No m'atreveixo.

- De què tens por?

- De tot... De tu...

- Per què?

- És què... No sé...

- No donis tantes voltes. Atreveix-te! –Va dir en Toni somrient.

En Ramon es va abalançar sobre d'en Josep li estampà un petó a boca com aquells que es feien abans acompanyat d'una carícia a la bragueta. En Josep el va deixar fer, va introduir la seva llengua a l'interior de la boca d'en Ramon i va correspondre a la carícia. No va trigar en sentir l'escalfor d'una llàgrima salada que corria entre els seus llavis i els d'en Ramon.

Es va sentir un soroll prop de la porta. En Ramon saltà del llit, es va asseure com un llamp en una cadira, prop del llit, i es va eixugar els ulls amb el revés de la mà. Hi va haver uns moments d'un silenci tens. Falsa alarma, no va entrar ningú. Van esclafir a riure. La cara d'en Ramon irradiava felicitat.

- Has recordat –va assegurar en Ramon.

- Què vols dir?

- Que has recordat això nostre.

- No ben bé.

- Ara sóc jo qui es perd.

- He recordat que ens havíem fet petons com aquest abans i fins i tot el que va passar a la rampa d'un garatge, però no sé gaire cosa més. Per què no m’ho expliques?

En Ramon, ple d'alegria, va començar a explicar les coses del començament. Que es coneixien de petits. Van anar a la mateixa guarderia, amb tres anys van anar a petar a la mateixa escola, y després al mateix institut... I als escoltes i també al futbol. Que de petits no es podien veure gaire ja que competien per destacar en les mateixes coses, va ser amb els escoltes, al campament de l'any passat, que al juliol van acampar al costat d'un llac al Pirineus. A l'hora del bany es van reptar a una carrera nedant fins a l'altre banda del llac i la va guanyar en Ramon. Es van estirar una estona a descansar per poder fer una revenja (exigida per en Josep) a la tornada. Allí estirats, lluny de mirades indiscretes, van començar a discutir i en Josep, tot jugant, es va posar sobre en Ramon, en una baralla amistosa... Quan un va amb un vestit de bany tipus slip no es poden dissimular gaire les ereccions i no la van poder dissimular, els dos van acabar trempant... En Ramon tot vermell de vergonya va confessar-li a en Josep que li agradava i en Josep amb un "doncs, tu a mi també" li estampà un petó a la boca. Van seguir molts petons robats als lavabos de l'institut, als dels escoltes i als d'allà on podien, que aviat es van ampliar amb carícies impúdiques per sobre la roba. Quan en Ramon demanava més en Josep s'hi negava, tenia por que els enganxessin, fins que abans de Nadal en Josep el va arraconar a la rampa del garatge de can Pitus, cosa que en Toni recordava amb claredat.

- Doncs, em continues agradant –Va concloure en Josep agafant-lo de la mà i fent-lo tornar al llit on es van tornar a besar apassionadament. Aquest cop en Josep posà la mà per dins la roba d'en Ramon per acariciar-li les natges. Un altre cop es va sentir soroll al passadís cosa que va impulsar com un llamp en Ramon a seure de nou a la cadira. Van trucar a la porta.

- Faig nosa? –Era la mare.

- No, què vols?

La mare va obrir la porta i es quedà a la llinda. Anava vestida de carrer, com per marxar de seguida.

- El pare i jo marxem. Tornarem cap a les 9. Penseu sortir? –va dir.

- No, ens quedarem jugant amb l'ordinador. Et pots quedar, oi? –Va preguntar a en Ramon.

- És clar –va dir l'interrogat.

- Doncs, apa, fins després. –Va dir la mare

Així que van sentir la tancar-se la porta del carrer, com si hagués sonat un xiulet es van treure la roba amb urgència i en Toni va donar una classe completa de sexe homosexual en aquell noiet de cara dolça i de somriure captivador.

El 10 de gener va tornar a l'Institut. I en Toni, ja sense cap temor de ser descobert va poder encetar una segona adolescència sense cap por ni recança...

D'una banda la vida d'estudiant no tenia cap dificultat, tot i que en general li resultava avorrida i monòtona, podia gaudir-ne a estones, especialment amb aquell professor que va fer broma amb la seva afonia.

La seva vida esportiva i als escoltes era força més divertida i interessant, i en general prou satisfactòria. La vida sexual amb en Ramon, tot i que l'havien anat enriquint a cada ocasió que tenien i que aquell nano l'entendria, se li feia curta, li faltava alguna cosa. No deixava de ser ell qui feia de mestre i en Ramon d'alumne. Així que de tant en tant en Toni buscava alguna aventura amb algun adult del seu gust.

I així, i amb algun maldecap d'aquells en que el cap semblava a punt d'explotar acompanyat d'aquells cops al ritme dels batecs del cor, van anar passant els dies i els mesos. Un dissabte al matí del mes de juny, després de gaudir d'una llarga i satisfactòria palla, es va llevar, es va posar uns calçotets, va pujar la persiana del balcó i va mirar al carrer... Una imatge va impactar als seus ulls... A l'altre cantó de carrer, mirant cap a ell hi havia un noi d'un 25 o 30 anys al costat d'en Toni. Bé no era en Toni, era el cos del Toni, aquell cos que ell havia abandonat feia uns mesos. Es va quedar glaçat, sense poder-se moure amb la mirada fixa en aquell cos que havia estat el seu més de 63 anys. El noi l'assenyalava tot parlant amb en Toni, bé, amb l'ocupant del cos d'en Toni... Qui deia que s'havien acabat els problemes?

Una abraçada.





Forever young (6)


Le hicieron pruebas y más pruebas antes de diagnosticar que se trataba de una amnesia traumática. Además se interesaron por la caída, por si recordaba haberse sentido mareado antes de caer. La recuperación del traumatismo fue rápida, una semana después ya estaba fuerte y sano como antes de tirarse de la escalera. El dolor de cabeza fue lo que costó más de irse. Le dijeron que era probable que durante un tiempo tuviera episodios de dolor de cabeza, pero que poco a poco deberían ir desapareciendo.

Informaron a los padres de Josep que estas amnesias traumáticas normalmente remitían totalmente, que lo normal era que poco a poco fuera recordando cosas y que acabara recuperando del todo la memoria. Quizás le quedaría alguna laguna, pero que eso era normal ya que incluso los que no habíamos sufrido amnesia teníamos lagunas de memoria.

También les dijeron que era importante tener paciencia y que siempre que el chico se interesara por cosas de su pasado le explicaran lo que quisiera saber, dándole tiempo a recordar, empezando siempre por explicaciones más generales que deberían ir detallando a medida que preguntara, dándole tiempo y opciones para que recordara por sí mismo y, si convenía, enseñarle fotografías y vídeos, si los tenían, ya que muchas veces las imágenes ayudaban bastante más a recordar.

Cuando empezó a remitir el dolor de cabeza lo dejaron recibir visitas. Pasaron todos sus amigos por el hospital, y eso resultó ser una multitud, entre los del insti, los de los scouts y los del fútbol pasaron unos cien adolescentes de ambos sexos. Toni hizo ver que no reconocía a nadie aunque en reconoció unos cuantos. Lo que más le angustió fue cunado vio la tristeza en la cara de Ramon y como se le llenaban los ojos de lágrimas cuando Josep le miró y le preguntó "¿Cómo te llamas?". Tuvo que hacer de tripas corazón para no delatarse. Habría hecho cualquier cosa para recuperar la sonrisa de aquel muchacho de la sonrisa cautivadora y dulce.

El día de los reyes ya estaba en casa. El llenaron de regalos, muchas cosas que seguro que a Josep le habrían hecho saltar de alegría, pero que a Toni le dejaron bastante frío. Fue educado y les agradeció todos muy educadamente, pero se veía a la legua que no le emocionaban. Esto hizo más convincente su amnesia. Se dio cuenta de que su madre se sentía culpable de haberlo hecho subir a aquella escala. Sabía que habían tirado la escalera de mano de la que se había tirado y que habían comprado una nueva, muy moderna y segura.

A media tarde apareció Ramon. Josep estaba solo en su cuarto acostado en la cama, mirando al techo, había hecho una corta siesta escuchando música. Su madre hizo entrar al chico directamente. Llamó a la puerta, la abrió y le anunció la visita. Después de que el chico entrara se fue cerrando la puerta tras de si. Ramon se acercó a la cama con una mirada triste. Llevaba un paquete en la mano

- Los reyes te han dejado esto a mi casa -le dijo, todo acercándole el paquete.

- No me tenías que comprar nada.

- Así que es cierto que no recuerdas nada.

- Claro, ¿por qué te tenía que engañar?

- Tenía la secreta esperanza de que recordaras algo de nuestra... -Y aquí Ramon se quedó en silencio.

- Ven, túmbate a mi lado. -La cara de Ramon cambió de golpe, se le iluminaron los ojos. Pero no se tumbó. Se sentó en la cama mirando la cara de Josep. Josep se giró se puso de lado mirando hacia Ramon y golpeó sobre la cama con la palma de la mano indicando a Ramon donde se tenía que poner. Ramon no le hizo caso y le tendió de nuevo el regalo. En Josep se sentó, lo agarró y lo abrió.

- ¿Qué pasa? ¿Por qué te gastas tanto dinero conmigo?

- Porque eres alguien muy especial para mí, aunque no lo recuerdes. -Ramon volvía a tener los ojos llorosos. Le acababa de regalar a Josep un magnífico iPot nano de color blanco.

Josep volvió a insistir picando con la palma de la mano sobre la cama para que Ramon se tendiera. Esta vez lo hizo.

- ¿Te puedo dar un beso de agradecimiento? -Preguntó Toni haciéndose el inocente.

- ¡Claro!

Josep se incorporó ligeramente y depositó un beso suave y dulce en la mejilla de Ramon, muy cerca de la comisura de los labios. Ramon hizo uno de esas sonrisas que cautivaban a Toni al mismo tiempo que el pene de Josep ganaba volumen.

- Antes no eras tan pudoroso. -Dijo Ramon poniéndose colorado.

- ¿Qué quieres decir? Explícate un poco mejor.

- No me atrevo.

- ¿De qué tienes miedo?

- De todo... De ti...

- ¿Por qué?

- Es que... No sé...

- No des tantas vueltas ¡Atrévete! -Dijo Toni sonriendo.

Ramon se abalanzó sobre Josep le estampó un beso en boca como aquellos que se daban antes acompañado de una caricia a la bragueta. Josep le dejó hacer, introdujo su lengua en el interior de la boca de Ramon y correspondió a la caricia. No tardo en sentir el calor de una lágrima salada que corría entre sus labios y los de Ramon.

Se oyó un ruido cerca de la puerta. Ramon saltó de la cama, se sentó como un rayo en una silla, cerca de la cama, y se secó las lágrimas con el revés de la mano. Hubo unos momentos de un silencio tenso. Falsa alarma, no entró nadie. Se echaron a reír. La cara de Ramon irradiaba felicidad.

- Has recordado -aseguró Ramon.

- ¿Qué quieres decir?

- Que has recordado lo nuestro.

- No exactamente.

- Ahora soy yo quien se pierde.

- He recordado que nos habíamos dado besos como ese antes e incluso lo que pasó en la rampa de un garaje, pero no sé mucho más ¿Por qué no me lo cuentas?

Ramon, rebosando alegría, empezó a contar las cosas desde el principio. Que se conocían desde pequeños. Fueron a la misma guardería, con tres años fueron a parar a la misma escuela, y después al mismo instituto... Y a los scouts y también al fútbol. Que de pequeños no se soportaban mucho ya que competían por destacar en las mismas cosas, fue con los scouts, en el campamento del año pasado, que en julio acamparon junto a un lago en los Pirineos. A la hora del baño se retaron a una carrera nadando hasta el otro lado del lago y la ganó Ramon. Se tumbaron un rato a descansar para poder hacer una revancha (exigida por Josep) a la vuelta. Allí tumbados, lejos de miradas indiscretas, empezaron a discutir y Josep, jugando, se puso sobre Ramon, en una pelea amistosa... Cuando uno va con un traje de baño tipo slip no se pueden disimular mucho las erecciones y no la pudieron disimular, los dos acabaron empalmados... Ramon tcompletamente rojo de vergüenza le confesó a Josep que le gustaba y Josep con un "pues, tú a mí también" le estampó un beso en la boca. Siguieron muchos besos robados en los lavabos del instituto, en los de los scouts y los de allí donde podían, que pronto se ampliaron con caricias impúdicas por encima de la ropa. Cuando Ramon pedía más Josep se negaba, tenía miedo de que los pillaran, hasta que antes de Navidad en Josep lo arrinconó en la rampa del garaje de la casa de Pitus, lo cual Toni recordaba con claridad.

- Pues, me sigues gustando -Concluyó Josep cogiéndole de la mano y haciéndolo volver a la cama donde se volvieron a besar apasionadamente. Esta vez Josep puso la mano por dentro de la ropa de Ramon para acariciarle las nalgas. Otra vez se oyó ruido en el pasillo lo que impulsó como un rayo a Ramon a sentarse de nuevo en la silla. Llamaron a la puerta.

- ¿Molesto? -Era su madre.

- No, ¿qué quieres?

Su madre abrió la puerta y se quedó en el umbral. Iba vestida de calle, como para irse en seguida.

- Tu padre y yo nos vamos. Volveremos sobre las 9 ¿Pensáis salir? -Dijo.

- No, nos quedaremos jugando en el ordenador. Te puedes quedar, ¿verdad? -Preguntó a Ramon.

- Claro -dijo el interrogado.

- Pues, hala, hasta luego. -Dijo su madre

Así que oyeron la cerrarse la puerta de la calle, como si hubiera sonado un silbato se quitaron la ropa con urgencia y Toni dio una clase completa de sexo homosexual a aquel muchacho de cara dulce y de sonrisa cautivadora.

El 10 de enero volvió al Instituto. Y Toni, ya sin temor de ser descubierto pudo iniciar una segunda adolescencia sin miedo ni reparo...

Por un lado la vida de estudiante no tenía ninguna dificultad, aunque en general le resultaba aburrida y monótona, podía disfrutar a ratos, especialmente con aquel profesor que bromeó sobre su afonía.

Su vida deportiva y en los scouts era bastante más divertida e interesante, y en general muy satisfactoria. La vida sexual con Ramon, aunque la habían ido enriqueciendo en cada ocasión que tenían y que aquel chaval le enternecía, se le quedaba corta, le faltaba algo. No dejaba de ser él quien hacía de maestro y Ramon de alumno. Así que de vez en cuando Toni buscaba alguna aventura con algún adulto de su agrado.

Y así, y con algún dolor de cabeza de aquellos en que la cabeza parecía a punto de explotar acompañado de aquellos golpes al ritmo de los latidos del corazón, fueron pasando los días y los meses. Un sábado por la mañana del mes de junio, después de disfrutar de una larga y satisfactoria paja, se levantó, se puso unos calzoncillos, subió la persiana del balcón y miró a la calle... Una imagen impactó en sus ojos... Al otro lado de la calle, mirando hacia él había un chico de un 25 o 30 años junto a Toni. Bueno no era Toni, era el cuerpo de Toni, aquel cuerpo que él había abandonado hacía unos meses. Se quedó helado, sin poderse mover con la mirada fija en aquel cuerpo que había sido su más de 63 años. El chico le señalaba hablando con Toni, bueno, con el ocupante del cuerpo de Toni... ¿Quien decía que se habían acabado los problemas?

Un abrazo.

7 comentaris:

Z ha dit...

no sé si me gustaría cambiarme con otro para volver atrás en la vida. Dejar nuestras vidas atrás es dejar atrás lo que somos. Y además la inquietante sensación de haberle robado a otro su juventud...

la historia me sigue gustando, a ver en qué termina todo!

Didii Freiitas ha dit...

Me tengo que poner al corriente con los demás capítulos de la historia, me he perdido como 2 o 3. Los repongo y para el otro capitulo comento, hehe

saludos!!

Peace-for-ever ha dit...

Z: Me alegra que la disfrutes, espero acertar y mantener ese interés. Yo tampoco sé si me gustaría vivir esa historia.
---

Didii Freiitas: Espero que te guste.
---

Mucas gracias por haver pasado y muy especialmente por el comentario.

Un abrazo.

Kotei ha dit...

Me gusta la historia y la idea de poder volver a vivir la adolescencia. Si pudiera volver a estar en esa etapa, iban a cambiar mucho las cosas, aunque me da que eso es imposible.

Un beso

Peace-for-ever ha dit...

Kotei: Para la imaginación todo es posible y esa es la base de mi historia, imaginar que eso es posible... Aunque la historia sigue y ya veremos.

Aunque es una lástima que no podamos recuperar el tiempo perdido ni rehacer nuestro pasado.

Muchas gracias por pasarte y muy especialmente por comentar.

Un abrazo.

Insolente ha dit...

¡HaaLaaa!
Este me lo habia perdido. Ahora entiendo el ultimo cambio.

¿Que purgatorio quieres hacerle pasar y por que?

Ya imagino que lo sabremos conforme vaya avanzando. Pobre Toni/Josep; ahora que empezaba a sentirse algo mas comodo y seguro,... ¡Zas!

Petonets!

Peace-for-ever ha dit...

Insolente; La vida es así, nada es estable... Veremos como sigue.

Muchas gracias por pasarte y muy especialmente por comentar.

Un abrazo.

Publica un comentari a l'entrada