Avís | Aviso

=> Versió en català (la primera part de l'entrada)

=> Versión en castellano (a continuación del texto catalán)

dijous, 1 de setembre de 2011

Com t'ho diria (5) --- Cómo te lo diría (5)

[Entrada 94]


Com t'ho diria (5)


En sortir de classe vaig passar per casa seva a veure'l. Ja s'havia llevat, no tenia febre, però feia una mala cara de l'hòstia i això que havia fet migdiada. Estava bastant refredat. Li vaig explicar tot el que havíem fet a classe i tot el que havia passat durant el dia a l'Insti. Bé, tot no, només el que jo sabia, és clar. Després vam parlar d'un parell de treballs que havíem de fer i de l'excursió del diumenge vinent.

—Home jo em penso que si demà estic millor i no tinc febre, dijous tornaré a classe i diumenge podré venir a l'excursió —va opinar en Raül amb veu de nas.

—A veure si tenim sort i pots venir —vaig fer jo imitant la seva veu de nas. I ens vam petar de riure.

En aquell moment va venir sa mare a dur-nos berenar. I en veure'ns riure d'aquella manera va dir:

—M'alegro que algú el faci riure, des d'ahir al vespre que semblava que se li havia mort algú. —i mirant-me amb ampli somriure, va afegir— Et vols quedar a sopar Pep?

—No he dit res a casa, no saben ni que he vingut —vaig fer jo.

—Això no és problema, el Sr. Graham Bell fa temps que ens va dotar d'eines per resoldre-ho amb rapidesa i comoditat. Truca i els ho dius, què et sembla? —va afegir ella.

—D'acord —vaig dir. Vaig mirar a en Raül a veure quina cara feia.

—Truca i et quedes. —va fer en Raül. Així que vaig trucar a casa per demanar permís. No vaig dir que en Raül estava malalt perquè la meva mare m'hauria dit que no em quedés que en Raül hauria de descansar i que, a més, hi hauria risc de contagi, però com que ja ho sabia em vaig callar com un mort. Així que em van donar permís, però com a molt tard a 2/4 d'onze havia de ser a casa. Que el pare em vindria a buscar... EP! Alto les seques! Ni parlar-ne, que no em vingués a buscar ningú que jo ja era prou grandet... D'acord no em vindria a buscar, però que no els fes passar ànsia. "D'acord, trucaré quan surti de casa d'en Raül", vaig acabar prometent. De fet, vaig complir la promesa, a les 10 i 10 vaig trucar, després d'haver sopat i ajudat a desparar la taula, i cinc minuts després era a casa meva.

Però em queda explicar el que va passar entre el berenar i el sopar. Ens vam estar mirant els treballs que havíem de fer, els van avançar una mica, encara teníem temps així que ens vam mirar que s'havia de fer, i ens vam repartir la feina. També vam estar fent els deures, i vam estudiar una estona. Vam riure unes quantes vegades de les bestieses que un o l'altre deia del que estudiàvem. Estàvem els dos de bon humor. I se'm va acudir dir-li:

—Ja ho has consultat amb el coixí?

—El què? —Va fer cara de no saber de què li parlava.

—El d'ahir...

—Ah! —I es va quedar callat un moment, després va canviar de tema— Tu creus que la mare em deixarà anar demà a l'Insti. Jo ja estic bé.

—Quan he vingut feies molt mala cara, però ara se't veu la mar de bé. Però tens ganes d'anar a l'Insti? Tu estàs sonat "tio"... —Vam esclafir a riure, i no vam comentar ni una sola paraula de la conversa del dia abans.

Aquella nit va dormir profundament, com una roca, tot i que se sentia estrany. Es veu que vaig estar present en els seus somnis.

Una abraçada.





Cómo te lo diría (5)



Al salir de clase pasé por su casa a verle. Ya se había levantado, no tenía fiebre, pero tenía una mala cara de la hostia y eso que había hecho siesta. Estaba bastante resfriado. Le conté todo lo que habíamos hecho en clase y todo lo que había pasado durante el día en el Instituto. Bueno, todo no, sólo lo que yo sabía, claro. Después hablamos de un par de trabajos que teníamos que hacer y de la excursión del domingo próximo.

—Hombre yo creo que si mañana estoy mejor y no tengo fiebre, jueves volveré a clase y domingo podré venir a la excursión —opinó Raúl con voz nasal.

—A ver si tenemos suerte y puedes venir —dije yo imitando su voz nasal. Y nos partimos de risa.

En ese momento vino su madre a traernos merienda. Y al vernos reír de aquella manera dijo:

—Me alegro de que alguien le haga reír, desde anoche que parecía que se le había muerto alguien —y mirándome con amplia sonrisa, añadió— ¿Te quieres quedar a cenar Pep?

—No he dicho nada a mi familia, no saben ni que he venido —dije yo.

—Eso no es problema, el Sr. Graham Bell hace tiempo que nos dotó de herramientas para resolverlo con rapidez y comodidad. Llama y se lo dices ¿qué te parece? —añadió ella.

—Vale —dije. Miré a Raúl a ver qué cara ponía.

—Llama y te quedas —dijo Raúl. Así que llamé a mi casa para pedir permiso. No dije que Raúl estaba enfermo porque mi madre me hubiera dicho que no me quedara que Raúl debería descansar y que, además, habría riesgo de contagio, pero como ya lo sabía me callé como un muerto. Así que me dieron permiso, pero como muy tarde a las diez y media debía estar en casa. Que mi padre me vendría a buscar... ¡EP! ¡Alto ahí! Ni hablar, que no me viniera a buscar nadie que yo ya era mayorcito... De acuerdo no me vendría a buscar, pero que no les hiciera sufrir. "Vale, llamaré cuando salga de casa de Raúl", acabé prometiendo. De hecho, cumplí la promesa, a las 10 y 10 llamé, después de haber cenado y ayudado a quitar la mesa, y cinco minutos después estaba en mi casa.

Pero me queda contar lo que pasó entre la merienda y la cena. Estuvimos mirandonos los trabajos que teníamos que hacer, los avanzamos un poco, todavía teníamos tiempo así que nos miramos que había que hacer, y nos repartimos el trabajo. También estuvimos haciendo los deberes, y estudiamos un rato. Nos reímos varias veces de las tonterías que el uno o el otro decíamos de lo que estudiábamos. Estábamos los dos de buen humor. Y se me ocurrió decirle:

—¿Ya lo has consultado con la almohada?

—¿El qué? —Puso cara de no saber de qué le hablaba.

—Lo de ayer...

—¡Ah! —Y se quedó callado un momento, después cambió de tema— ¿Tú crees que mi madre me dejará ir mañana en el Instituto. Yo ya me encuentro bien.

—Cuando he llegado tenías muy mala cara, pero ahora se te ve la mar de bien. Pero ¿tienes ganas de ir en el Instituto? Tú estás sonado tío... —Nos partimos de risa, y no comentamos ni una sola palabra de la conversación del día anterior.

Esa noche durmió profundamente, como una roca, aunque se sentía extraño. Según parece estuve presente en sus sueños.

Un abrazo.

4 comentaris:

Didier Freitas ha dit...

ya se te extraña querido Josep, espero con ansias tu retorno.

saludos y espero estes bien

Peace-for-ever ha dit...

Didier Freitas: aunque me queda poco aún sigo disfrutando de mis vacaciones...

Pronto volveré a mis actividades normales.

Muchas gracias por pasarte y muy especialmente por el comentario.

Un abrazo.

Cosimo ha dit...

Bueno, bueno; esto va tomando cuerpo...

(Te he leido sin querer; y aunque ya imagino que estas de regreso, mi deseo es imaginarte donde estabas cuando escribiste tu comentario).

XXX

Peace-for-ever ha dit...

Cosimo,

De fet, m'he reincorporat a la feina aquest dijous passat, dia 8. He fet unes vacances molt variades e interessants, però no tinc la intenció d'explicar-vos-les en detall ja que formen part del secret del sumari ;)

Moltes gràcies per passar i molt especialment pel comentari.

Una abraçada.


--- Traducción del comentario anterior en catalán ---

Peace-for-ever dijo...

Cosimo:

De hecho, me he reincorporado al trabajo este pasado jueves, día 8. He hecho unas vacaciones muy variadas e interesantes, pero no tengo la intención de explicaroslas en detalle ya que forman parte del secreto del sumario ;)

Muchas gracias por pasar y muy especialmente por el comentario.

Un abrazo.
--- ------------------------------------------------ ---

Publica un comentari a l'entrada