Avís | Aviso

=> Versió en català (la primera part de l'entrada)

=> Versión en castellano (a continuación del texto catalán)

dijous, 29 de setembre de 2011

Forever young (17)

[Entrada 102]

Forever young (17)

Resum del publicat anteriorment: La nit del 21 al 22 de desembre de 2010, tres persones LGBT; Toni de 63 anys, Marc d'uns 30, i Josep de 15; es desperten en el cos d'una altra persona; en Toni al cos d'en Josep (Josep/Toni), en Josep al d'en Marc (Marc/Josep) i en Marc al d'en Toni (Toni/Marc), formant una espècie de triangle. Cada un d'ells reacciona d'una manera diferent. En Toni es disposa a gaudir d'una segona adolescència. En Josep, molt purista, no sap adaptar-se a la seva nova realitat i acaba ingressat al departament de psiquiatria d'un hospital comarcal. I en Marc, molt enamorat de la seva parella, Pau, decideix adoptar la vida de Toni per intentar recuperar el seu cos i la seva parella. Per sort ha trobat un diari que el permet fer d'ell amb seguretat davant del seu fill, Quet, i del seu xicot, Lluís. Aprofitant que en Lluís ha entrat a treballar amb ells, amb en Toni i el seu fill, en Toni/Marc s'agafa unes vacances i va a veure que se n'ha fet de seu cos. Aviat sap que en Josep està ocupant el seu cos i el que en Pau està patint. Va a veure a en Pau, aconsegueix convèncer-lo que ell és en Marc dins d'un altre cos i li demana que l'ajudi a recuperar el seu cos ocupat ara per en Josep. Junts, en Pau i en Toni/Marc, decideixen demanar a el Dr. Trepat que els deixi parlar amb en Marc/Josep amb la idea que els ajudi en el seu intent de revertir aquestes transmigracions, així que se'n van a veure al doctor...

En Pau i en Toni/Marc van entrar al despatx del Dr. Trepat en aquest ordre. El Dr. Trepat es va aixecar per rebre'ls a la porta i, després de saludar-los amb una franca i acollidora encaixada de mans, els va proposar seure al tresillo folrat de pell de color coure que el dia anterior no li havia estat ofert a en Toni.

—Bé, Pau —va començar el Dr. Trepat amb un tuteig de confiança— se't veu millor cara.

—He passat molt bona nit —va mentir en Pau—. Et veníem a veure per veure si ja heu estudiat la proposta que et va fer en Toni ahir.

—Encara no tenim una decisió pressa —va respondre el psiquiatre—. Ens fa por que sigui contraproduent. Segons quina reacció encara pot ser pitjor i creiem que darrerament les relacions entre vostè i el seu fillastre no eren gaire bones —mentre deia això darrer es va mirar a en Toni per deixar ben clar a qui es referia en dir "vostè".

—Creiem que havent fet en Marc una regressió a l'adolescència, parlar amb mi li pot anar bé.

—En Marc va tenir una bona relació amb el seu padrastre durant l'adolescència i sempre sé que el respectava molt a pesar que les relacions s'hagin deteriorat —es va apressar a afegir en Pau—. De fet, en aquest deteriorament hi té més a veure la meva relació amb en Marc que una altra cosa.

—Així que vostè li va fer de pare durant l'adolescència —va afegir el psiquiatre—. Això pot canviar les coses.

Es va produir un silenci. En Pau i en Toni/Marc estaven expectants, mentre el doctor mirava els paper del dossier que duia a la mà i que semblava la història clínica d'en Marc/Josep.

—Podríem provar-ho —va dir finalment el psiquiatre—. Però haurem de rumiar una estratègia per evitar problemes més greus. Haurem d'estudiar la forma que ens permeti controlar-lo millor en cas de problemes... Vinguin aquesta tarda, després de dinar. A la hora que sol venir tu —ara es mirava a en Pau, deixant clar a qui es referia— i ja ho tindrem tot a punt.

Van estar encara xerrant una estona sobre la singularitat d'aquest cas i dels pocs precedents que hi havia a la historia de psiquiatria de fets similars. En Toni/Marc es va mostrar molt interessat pel tema. El doctor el va explicar que havien localitzat dos casos de fa força anys a Alemanya que tenien aspectes similars i un als Estats Units d'Amèrica més recent i que algú li havia parlat d'un cas a l'Argentina, però d'aquest no en sabia gaire cosa. Per por de delatar-se en Toni no va insistir-hi gaire, però en va prendre nota mental. Després van quedar en veure's sobre las 5 de la tarda, i es van acomiadar. Ja fora de l'hospital en Toni/Marc va iniciar una nova conversa.

—Aquesta tarda ens ho juguem tot. Estic pensant quina pot ser la millor manera de parlar-ho amb ell sense que els psiquiatres em sentin. Pensarien que jo també estic sonat.

—Sens dubte et vigilaran, voldran saber el que li dius. D'altra banda em sembla lògic, al cap i a la fi ells són els responsables del que passi amb ell —va dir en Pau.

—Hem de rumiar una bona estratègia. He de dir-li que sé qui és i el que li passa sense que em sentin.

Van estar discutint possibilitats i analitzant-ne els riscos. Cap els semblava prou bona. En Pau havia de passar pel seu despatx de la universitat, va acompanyar a en Toni a casa i van quedar en dinar junts. En Toni/Marc s'ocuparia de cuinar-lo. En Pau li va donar una còpia de les claus perquè pogués entrar i sortir quan volgués, per si havia de comprar alguna cosa pel dinar. De fet, el que en realitat volia en Pau era donar-li una mostra real de confiança.

Quan en Pau va tornar es va trobar la taula parada i en Toni li va anunciar que podrien dinar de seguida. En Toni havia preparat un dinar al gust de en Pau. Aquest li ho va agrair amb un petó. Així que van seure a taula van tornar a emprendre la discussió sobre l'estratègia. Cap la fi del dinar En Toni/Marc va reconèixer.

—Encara no veig clar com sortir-me'n.

—Doncs, digues-li a cadascú el que vol sentir —va dir en Pau com aquell que vol fer una gracieta.

—És clar! Aquesta és la solució. Tens tota la raó. Recolliràs tu la taula?

—D'acord. Què vols fer?

—Ja ho veuràs —va dir en Toni/Marc mentre sortia en direcció al seu estudi. S'hi va tancar.

Cap a dos quarts de cinc en Pau va tustar la porta de l'estudi d'en Marc.

—Marc! Hauríem de marxar.

—Sí, sí. Ja estic —va dir en Toni/Marc obrint la porta—. Ja podem anar.

—Ja ho tens tot a punt?

—Sí —va afegir en Toni sense donar més informació.

En Pau no va gosar a preguntar-li que pensava fer perquè coneixia força bé a en Marc i sabia que si no li ho explicava espontàniament difícilment li'n trauria una explicació. Així que van marxar junts cap a l'hospital en silenci. En Pau va veure de seguida que el cervell d'en Toni/Marc estava treballant, que encara estava preparant l'entrevista.

Quan van entrar a l'hospital van tornar al dispensari del Dr. Trepat. La noia de la porta el va informar que el doctor els atendria de seguida. Quan estaven a punt de seure va obrir-se la porta del despatx i el doctor els va demanar que passessin.

—Volem gravar la entrevista, suposo que no hi tindrà cap —va dir el doctor sense donar-li una altra opció.

—I si li tingués? —Va dir en Toni/Marc.

—Suspendríem la entrevista.

—Si és així no tinc cap inconvenient. Quant de temps em donaran?

—En principi no hem establert una durada, dependrà de la reacció del pacient. Esperem que reaccioni bé. Últimament ens ha semblat que canviava d'actitud, potser vostè sigui el revulsiu que necessita.

—Esperem-ho. Ell sap que vull parlar amb ell? —va seguir en Toni/Marc.

— Sí, i ens ha semblat que li agradava la idea.

—Quan comencem?

—Ens vindran a buscar. Estan comprovant el bon funcionament de l'equip i preparant al pacient per dur-lo a la sala on tindran la entrevista.

—Què vol dir amb "preparar al pacient"?

—Només volem comprovar que el seu estat d'ànim és adequat. Ha passat per moments de molta rebel•lia, volem evitar que l'entrevista es produís en un moment així.

—No estarà massa sedat?

—La medicació que pren ara és molt mínima, crec que està pràcticament en el seu estat habitual, potser una mica més relaxat del què és habitual, però molt poc.

En aquell moment va sonar el telèfon. El doctor es va limitar a dir "sí" diverses vegades i en penjar-lo va dir:

—Quan vulguin podem començar. Ens esperen. Anem?

Una abraçada





Forever young (17)

Resumen de lo publicado anteriormente: La noche del 21 al 22 de diciembre de 2010, tres personas LGBT; Toni de 63 años, Marc d'uns 30, y Josep de 15; se despiertan en el cuerpo de otra persona; Toni en el cuerpo de Josep (Josep/Toni), Josep en el de Marc (Marc/Josep) y Marc en el de Toni (Toni/Marc), formando una especie de triángulo. Cada uno de ellos reacciona de una forma distinta. Toni se dispone a disfrutar de una segunda adolescencia. Josep, muy purista, no sabe adaptarse a su nueva realidad y acaba ingresado en el departamento de psiquiatría de un hospital comarcal. Y Marc, muy enamorado de su pareja, Pau, decide adoptar la vida de Toni para intentar recuperar su cuerpo y su pareja. Por suerte ha encontrado un diario que le permite hacer de él con seguridad delante de su hijo, Quet, y de su novio, Lluís. Aprovechando que Lluís ha entrado a trabajar con ellos, con Toni y su hijo, Toni/Marc toma unas vacaciones y va a ver que le ha pasado a su cuerpo. Pronto sabe que Josep está ocupando su cuerpo y lo que Pau está sufriendo. Va a ver a Pau, consigue convencerle de que él es Marc dentro de otro cuerpo y le pide que le ayude a recuperar su cuerpo ocupado ahora por Josep. Juntos, Pau y Toni/Marc deciden pedir al Dr. Trepat que los deje hablar con Marc/Josep con la idea de que les ayude en su intento de revertir estas transmigraciones, así que se van a ver al doctor...

Pau y Toni/Marc entraron en el despacho del Dr. Trepat en este orden. El Dr. Trepat se levantó para recibirlos en la puerta y, tras saludarlos con un franco y acogedor apretón de manos, les propuso sentarse en el tresillo forrado de piel de color cobre que el día anterior no le había sido ofrecido a Toni.

—Bueno, Pau —comenzó el Dr. Trepat con un tuteo de confianza— se te ve mejor cara.

—He pasado muy buena noche —mintió Pau—. Te veníamos a ver para ver si ya habéis estudiado la propuesta que te hizo Toni ayer.

—Todavía no tenemos una decisión tomada —respondió el psiquiatra—. Nos da miedo que sea contraproducente. Según qué reacción aún puede ser peor y creemos que últimamente las relaciones entre usted y su hijastro no eran muy buenas —mientras decía esto último se miró a Toni para dejar bien claro a quién se refería al decir "usted".

—Creemos que habiendo hecho Marc una regresión a la adolescencia, hablar conmigo le puede ir bien.

—Marc tuvo una buena relación con su padrastro durante la adolescencia y siempre sé que el respetaba mucho a pesar de que las relaciones se hayan deteriorado —se apresuró a añadir Pau—. De hecho, en este deterioro tiene más que ver mi relación con Marc que otra cosa.

—Así que usted le hizo de padre durante la adolescencia —añadió el psiquiatra—. Esto puede cambiar las cosas.

Se produjo un silencio. Pau y Toni/Marc estaban expectantes, mientras el doctor miraba los papeles del dossier que llevaba en la mano y que parecía la historia clínica de Marc/Josep.

—Podríamos probarlo —dijo finalmente el psiquiatra—. Pero tendremos que pensar una estrategia para evitar problemas más graves. Tendremos que estudiar la forma que nos permita controlarlo mejor en caso de problemas... Vengan esta tarde, después de comer. A la hora que suele venir tú —ahora miraba a Pau, dejando claro a quién se refería— y ya lo tendremos todo a punto.

Estuvieron todavía charlando un rato sobre la singularidad de este caso y de los pocos precedentes que había en la historia de psiquiatría de hechos similares. Toni/Marc se mostró muy interesado por el tema. El doctor le explicó que habían localizado dos casos de bastantes años atrás en Alemania que tenían aspectos similares y uno en Estados Unidos más reciente y que alguien le había hablado de un caso en Argentina, pero de éste no sabía mucho. Por miedo de delatarse Toni no insistir mucho, pero tomó nota mental. Después quedaron en verse sobre las 5 de la tarde, y se despidieron. Ya fuera del hospital Toni/Marc inició una nueva conversación.

—Esta tarde nos lo jugamos todo. Estoy pensando cuál puede ser la mejor manera de hablarlo con él sin que los psiquiatras me oigan. Pensarían que yo también estoy sonado.

—Sin duda te vigilarán, querrán saber lo que le dices. Por otra parte me parece lógico, al fin y al cabo ellos son los responsables de lo que pase con él —dijo Pau.

—Tenemos que pensar una buena estrategia. Debo decirle que sé quién es y lo que le pasa sin que me oigan.

Estuvieron discutiendo posibilidades y analizando los riesgos. Ningún les parecía bastante buena. Pau tenía que pasar por su despacho de la universidad, acompañó a Toni a su casa y quedaron en comer juntos. Toni/Marc se ocuparía de cocinarlo. Pau le dio una copia de las llaves para que pudiera entrar y salir cuando quisiera, por si tenía que comprar algo para comer. De hecho, lo que en realidad quería Pau era darle una muestra real de confianza.

Cuando Pau regresó se encontró la mesa puesta y Toni le anunció que podrían comer de inmediato. Toni había preparado una comida al gusto de Pau. Este se lo agradeció con un beso. Tan pronto se sentaron a comer volvieron a emprender la discusión sobre la estrategia. Hacia el final de la comida Toni/Marc reconoció.

—Todavía no veo claro cómo conseguir que salga bien.

—Pues, dile a cada uno lo que quiere oír —dijo Pau como aquel que quiere hacer broma.

—¡Claro! Esa es la solución. Tienes toda la razón. ¿Recogerás tú la mesa?

—De acuerdo. ¿Qué quieres hacer?

—Ya lo verás —dijo Toni/Marc mientras salía en dirección a su estudio. Se encerró en él.

Hacia las cuatro y media en Paz llamó la puerta del estudio de Marc.

—¡Marc! Deberíamos irnos.

—Sí, sí. Ya estoy —dijo Toni/Marc abriendo la puerta—. Ya podemos irnos.

—¿Ya lo has preparado todo?

—Sí —añadió Toni sin dar más información.

Pau no se atrevió a preguntarle que pensaba hacer porque conocía bastante bien a Marc y sabía que si no se lo contaba espontáneamente difícilmente le sacaría una explicación. Así que se fueron juntos hacia el hospital en silencio. Pau vio en seguida que el cerebro de Toni/Marc estaba trabajando, que aún estaba preparando la entrevista.

Cuando entraron en el hospital volvieron al dispensario del Dr. Trepat. La chica de la puerta le informó que el doctor les atendería enseguida. Cuando estaban a punto de sentarse se abrió la puerta del despacho y el doctor les pidió que pasaran.

—Queremos grabar la entrevista, supongo que no tendrá ningún —dijo el doctor sin darle otra opción.

—¿Y si lo tuviera? —Dijo Toni/Marc.

—Suspenderiamos la entrevista.

—Si es así no tengo ningún inconveniente. ¿Cuánto tiempo me darán?

—En principio no hemos establecido una duración, dependerá de la reacción del paciente. Esperamos que reaccione bien. Últimamente nos ha parecido que cambiaba de actitud, tal vez usted sea el revulsivo que necesita.

—Esperémoslo ¿Él sabe que quiero hablar con él? —Siguió Toni/Marc.

— Sí, y nos ha parecido que le gustaba la idea.

—¿Cuando empezamos?

—Nos vendrán a buscar. Están comprobando el buen funcionamiento del equipo y preparando al paciente para llevarlo a la sala donde tendrán la entrevista.

—¿Qué quiere decir con "preparar al paciente"?

—Sólo queremos comprobar que su estado de ánimo es adecuado. Ha pasado por momentos de mucha rebeldía, queremos evitar que la entrevista se produjera en un momento así.

—¿No estará demasiado sedado?

—La medicación que toma ahora es muy mínima, creo que está prácticamente en su estado habitual, quizá un poco más relajado de lo que es habitual, pero muy poco.

En ese momento sonó el teléfono. El doctor se limitó a decir "sí" varias veces y al colgarlo dijo:

—Cuando quieran podemos empezar. Nos esperan ¿Vamos?

Un abrazo.

5 comentaris:

La Salamandra ha dit...

De los nervios.

Era de esperar que gabraran la entrevista. No por cotillear la conversacion sino, por observar las reacciones.
La practica de cualquier disciplina medica implica estudio relativamente constante.

Buff... que ganas de leer el encuentro...

Esperaremos.

Muchas gracias, compañero.
Es un regalo-anzuelo porque, nos tiene ensartada la curiosidad.

Besos.
Namasté.

Didier Freitas ha dit...

Sabes cortar en el momento justo, y yo que me muero por leer lo que pasa,

saludos y un cordial abrazo querido josep!

Peace-for-ever ha dit...

La Salamandra, òbviament això de la gravació té finalitats de seguiment mèdic i dels possibles treballs d'investigació posteriors. En Marc ho sap, però vol deixar clar que li molesta i que si pogués ho evitaria.

Tranquil aviat publicaré el següent episodi.
--

Didier Freitas: intento que los episodios tengan coherencia en si mismos i no fragmentar a la mitad de un hecho, pero claro, cuando uno acaba apunta al siguiente...
--

Muchas gracias por pasaros y muy especialmente por el comentario.

Un abrazo.


--- Traducción de mi comentario en catalán ---

La Salamandra: Obviamente lo de la grabación tiene fines de seguimiento médico y de los posibles trabajos de investigación posteriores. Marc lo sabe, pero quiere dejar claro que le molesta y que si pudiera lo evitaría.

Tranquilo pronto publicaré el siguiente episodio.
--- -------------------------------------------------------- ---

Roberto T ha dit...

Uy, qué interesante, siempre nos dejas con la intriga. Me llama la atención que Marc, aunque esté en el cuerpo de Toni, sigue cuidando del suyo propio, y no quiere que se lo seden demasiado, jajaja. A ver qué estrategia tenía preparada, jeje. Una forta abraçada.

Peace-for-ever ha dit...

Roberto T: No creas que lo planifico mucho eso de la intriga, me sale así.

Como veràs Marc es quien tira del carro y sabe hacerlo.

Espero que sigas disfrutando esa historia.

Un abrazo.

Publica un comentari a l'entrada