Avís | Aviso

=> Versió en català (la primera part de l'entrada)

=> Versión en castellano (a continuación del texto catalán)

dijous, 22 de setembre de 2011

Forever young (16)

[Entrada 100]


Forever young (16)

Resum del publicat anteriorment: La nit del 21 al 22 de desembre de 2010, tres persones LGBT; Toni de 63 anys, Marc d'uns 30, i Josep de 15; es desperten en el cos d'una altra persona; en Toni al cos d'en Josep (Josep/Toni), en Josep al d'en Marc (Marc/Josep) i en Marc al d'en Toni (Toni/Marc), formant una espècie de triangle. Cada un d'ells reacciona d'una manera diferent. En Toni es disposa a gaudir d'una segona adolescència. En Josep, molt purista, no sap adaptar-se a la seva nova realitat i acaba ingressat al departament de psiquiatria d'un hospital comarcal. I en Marc, molt enamorat de la seva parella, Pau, decideix adoptar la vida de Toni per intentar recuperar el seu cos i la seva parella. Per sort ha trobat un diari que el permet fer d'ell amb seguretat davant del seu fill, Quet, i del seu xicot, Lluís. Aprofitant que en Lluís ha entrat a treballar amb ells, amb en Toni i el seu fill, en Toni/Marc s'agafa unes vacances i va a veure que se n'ha fet de seu cos. Aviat sap que en Josep està ocupant el seu cos i el que en Pau està patint. Va a veure a en Pau, aconsegueix convèncer-lo que ell és en Marc dins d'un altre cos i li demana que l'ajudi a recuperar el seu cos ocupat ara per en Josep. Aquella nit es va quedar a dormir a la casa o vivien en Pau i en Marc. Acabava d'anar al cotxe a buscar l'equipatge...

En Toni/Marc va tornar de seguida. Es va comportar com aquell que està a casa seva, com era en realitat. Va agafar uns llençols nets, es va fer el llit, va usar el bany del convidats per rentar-se les dents i preparar-se per posar-se al llit. Vestit només amb una samarreta i uns calçotets va tustar la porta de l'habitació que sempre havia compartit amb en Pau i va esperar a que li digués que entrés, ja era dins del llit. Ell s'hi va acostar i li va donar les claus.

—Moltes gràcies per deixar-me quedar —va dir en Marc.— Entenc que tot això és molt estrany especialment per a mi que sóc jo i no sóc jo a la vegada... Voldria dormir aquí amb tu però sé que en aquest cos no li correspon fer-ho.

—No sabria dir-te si és més estrany per a tu o per a mi, pensa que ara que sé qui ets tot em fa voltes...

—Deixem-ho estar. —Va fer una petita pausa i va continuar.— Demà voldria poder parlar amb l'ocupant del meu cos.

—Me n'ocuparé de que ho puguis fer.

—Et puc fer un petó? —En Toni/Marc es va mirar a en Pau suplicant.

—D'acord, fes. —Es van fer un petó. En Marc se sentia feliç de besar al seu estimat Pauet, mentre en Pau tancava el ulls i intentava sentir els llavis d'en Marc a través del cos d'en Toni.

Podem dissociar el cos d'una persona de la persona mateixa? Es preguntava en Pau quan en Toni/Marc va marxar al dormitori dels convidats. Aquests amics virtuals que tenen els joves d'ara deuen de ser això, persones sense cos. Estimo a en Marc independentment del seu cos? Estimo el cos d'en Marc independentment de qui hi habiti o la unitat que formen ell i el seu cos? Se sentia extremament cansat i profundament angoixat... Es va quedar adormit als pocs segons sense haver sabut donar resposta a cap d'aquestes qüestions.

En Marc es va sentir força estrany a la cambra dels convidats i li va costar agafar el son, però es va acabar adormint i els somnis d'aquella nit van estar més a prop del malson que d'una altra cosa. En els seus somnis delirants, en Josep, l'ocupant del seu cos es resistia a col•laborar, li encantava la idea de ser professor d'universitat i s'ho passava d'allò més bé tenint a en Pau de parella, practicant sexe tot sovint amb la bogeria adolescent d'un noi de 15 o 16 anys. Quan va aconseguir en un dels seus somnis que en Pau, que s'ho passava de meravella follant tot sovint amb en Marc/Josep, l'obligués a col•laborar el problema era l'ocupant del cos d'en Josep que es negava a abandonar el seu nou cos... Es Toni/Marc va despertar quasi tan cansat com quan se n'havia anat al llit, completament xop de suor. Va sentir a en Pau que ja era a la cuina, així que va anar a orinar, es va cambiar la samrreta i els calçotets i després va anar a la cuina on en Pau havia preparat la taula com ho havia fet sempre quan vivien junts.

—Hola! Bon dia! —li va dir en Pau tot animat.

—Bon dia —va respondre en Toni/Marc.

—Has descansat bé?

—La veritat és que no gaire, he tingut tot de somnis plens de mals presagis.

—La ment sempre ens tortura. Jo en canvi es descansat com un infantó, feia temps que no dormia tota la nit d'una tirada. M'alegra tenir-te de nou aquí, encara que sigui en un cos estrany. La idea de que haguessis perdut el senderi no em deixava viure... A més, crec que me'n sentia culpable.

—Bé, tampoc podem tirar les campanes al vol, encara poden sortir moltes dificultats.

—Ahir semblava que volies lluitar, i que no et feia por res.

—I segueixo amb la mateixa idea, però crec que pot ser llarg i complex...

—No ho sé, ja ho veurem —va concloure en Pau amb un somriure als llavis.

El que fa dormir malament i somiar bestieses, va pensar en Marc.

—Au, seu i esmorzem com ho em fet sempre.

—D'acord.

—A les 9 parlaré amb el Dr. Trepat perquè et deixi veure en aquell xicot que ocupa el teu cos.

—Ahir vaig parlar amb ell —En Marc li va explicar en Pau la seva visita de la tarda anterior a l'hospital, incloent quan se'l va trobar a ell, a en Pau, i com va veure el seu propi cos, el d'en Marc, des del passadís. Va ser ell, el propi Marc, qui li va posar el nom de Marc/Josep i quan en Pau li va fer notar que l'acabava de rebatejar es van posar els dos a riure.

—Llavors jo dec ser en Toni/Marc —va aconseguir dir entre rialles... Van seguir rient encara una estona. Ja més seriós va afegir.— Tant de bo que en el cos del Josep hi trobem en Toni, si no això se'ns pot complicar força...

—Tant de bo hi hagi un Josep/Toni —va concloure en Pau amb un somriure, després va afegir que tornar a riure era un bon símptoma, que no havia rigut des d'aquell fatídic 22 de desembre i que sentia molt feliç rient per una bestiesa com aquella.

—Em trucaràs quan hagis parlat amb el Dr. Trepat? —En Toni/Marc canviar de tema.

—No, em sembla que es millor que no et truqui. Hi he estat pensant i crec que serà millor que m'hi acompanyis i ho visquis en directe.

—Ell ja sap que el meu padrastre i tu no us aveniu gaire.

—Per això serà millor que ens vegi junts i que estem d'acord. Aquest gest li donarà credibilitat al meu planteig.

—Què penses plantejar-li? —va preguntar en Marc una mica espantat. Temia les pensades de en Pau, tot i que en general eren força assenyades, a vegades se li anava l'olla.

—No t'espantis. Li diré que a la seva adolescència tu li havies fet de pare i que t'havia tingut molt respecte, que ara que afirmava ser de nou adolescent, podia ser que parlar amb algú significatiu de la seva adolescència el fes reaccionar.

—No hi entenc gaire de psicologia, però no em sembla una mala pensada.

En Marc es va interessar per la universitat, per com seguia el projecte que ell hauria de estar dirigint, i com estaven les coses pel departament. En Pau li va anar explicant com havien evolucionat les coses, que tot plegat això de la seva transmigració havia estat d'allò més inoportú, que havia hagut de cedir la direcció del projecte, i tot de tafaneries i rumors que corrien sobre ells dos i que li havien arribat a traves d'altres companys.

A dos quarts de nou en Pau va intentar posar-se en contacte amb el dispensari del Dr. Trepat, però no li van agafar el telèfon. Quan van ser tres quarts de nou van sortir de casa en direcció a l'hospital i a les nou en punt eren a la porta del dispensari del Dr. Trepat. La noia que el dia anterior havia atès tan amablement a en Toni/Marc va arribar duent a la mà un cafè amb llet ballant en un got de plàstic, els va dir bon dia, al que van correspondre els dos quasi al uníson, i ella va obrir la porta amb unes claus que duia a l'altre mà.

—En que els puc atendre? —va demanar la noia mentre obria els llums, deixava el cafè i les claus amb cura sobre la seva taula de treball i es treia i penjava la roba d'abric.

—Voldríem parlar amb doctor Trepat el més aviat possible —va dir en Pau amb delicadesa.

—No tenen hora, oi? —va dir fent una pregunta al aire—. Avui arribarà cap a dos quarts de deu. Encara conservo el seu número de mòbil —va dir adreçant-se a en Toni— el conservo de la seva visita d'ahir i també tinc a la fitxa d'en Marc el seu Dr. Creus. Així que sàpiga quan els podrà rebre els avisaré a tots dos al mòbil.

—És molt amable, però amb que avisi al Dr. Creus en tindrem prou, ell ja m'avisarà a mi —va dir en Toni/Marc buscant una mirada còmplice en els ull d'en Pau—. Pot conservar el meu telèfon a la reserva per si per alguna raó no pot connectar amb el Dr. Creus.

—D'acord suposo que abans de les deu els hauré dit alguna cosa.

—Moltes gràcies —van dir tots dos quasi a la vegada—, bon dia.

—De res, bon dia —va dir la noia.

Van sortir del consultori en silenci i mirant a terra i van caminar en silenci en direcció a l'ascensor. Com si els haguessin posat d'acord abans d'arribar-hi es van mirar l'un altre i es van dir l'un a l'altre:

—Què et sembla que fem mentre esperem? —En adonar-se que havien parlat alhora van dir un altre cop al uníson— Perdó, què deies? —no van poder evitar posar-se a riure, també al uníson.

—Jo hauria de passar per la universitat, mal que fos un moment —va afegir en Pau quan va poder controlar les rialles.

—Et sembla bé que t'hi acompanyi?

—És clar!

No havien sonat tres quarts de deu quan en Pau va rebre la trucada del dispensari de Dr. Trepat. Els esperava a dos quarts d'onze, però que fossin puntuals que després havia de fer la visita de sala. Faltaven cinc minuts per dos quarts d'onze quan en Pau i en Toni/Marc entraven de nou al dispensari del Dr. Trepat. De seguida els van fer passar.

Una abraçada.





Forever young (16)

Resumen de lo publicado anteriormente: La noche del 21 al 22 de diciembre de 2010, tres personas LGBT; Toni de 63 años, Marc d'uns 30, y Josep de 15; se despiertan en el cuerpo de otra persona; Toni en el cuerpo de Josep (Josep/Toni), Josep en el de Marc (Marc/Josep) y Marc en el de Toni (Toni/Marc), formando una especie de triángulo. Cada uno de ellos reacciona de una forma distinta. Toni se dispone a disfrutar de una segunda adolescencia. Josep, muy purista, no sabe adaptarse a su nueva realidad y acaba ingresado en el departamento de psiquiatría de un hospital comarcal. Y Marc, muy enamorado de su pareja, Pau, decide adoptar la vida de Toni para intentar recuperar su cuerpo y su pareja. Por suerte ha encontrado un diario que le permite hacer de él con seguridad delante de su hijo, Quet, y de su novio, Lluís. Aprovechando que Lluís ha entrado a trabajar con ellos, con Toni y su hijo, Toni/Marc toma unas vacaciones y va a ver que le ha pasado a su cuerpo. Pronto sabe que Josep está ocupando su cuerpo y lo que Pau está sufriendo. Va a ver a Pau, consigue convencerle de que él es Marc dentro de otro cuerpo y le pide que le ayude a recuperar su cuerpo ocupado ahora por Josep. Aquella noche se quedó a dormir en la casa donde vivían Pau y Marc. Acababa de irse al coche a buscar el equipaje...

Toni/Marc volvió enseguida. Se comportó como quien está en su casa, como era en realidad. Cogió unas sábanas limpias, se hizo la cama, usó el baño de los invitados para lavarse los dientes y prepararse para ponerse en la cama. Vestido sólo con una camiseta y unos calzoncillos llamó la puerta de la habitación que siempre había compartido con Pauy esperó a que le dijera que entrara, ya estaba en la cama. Él se acercó y le dio las llaves.

—Muchas gracias por dejarme quedar —dijo Marc.— Entiendo que todo esto es muy extraño especialmente para mí que soy yo y no soy yo a la vez... Quisiera dormir aquí contigo pero sé que a este cuerpo no le corresponde hacerlo.

—No sabría decirte si es más extraño para ti o para mí, piensa que ahora que sé quién eres todo me da vueltas...

—Dejémoslo estar. —Hizo una pequeña pausa y continuó.— Mañana quisiera poder hablar con el ocupante de mi cuerpo.

—Me ocuparé de que lo puedas hacer.

—¿Te puedo dar un beso? —Toni/Marc miró a Pau suplicando.

—De acuerdo, damelo. —Se dieron un beso. Marc se sentía feliz al besar a su amado Pauet, mientras Pau cerraba los ojos e intentaba sentir los labios de Marc a través del cuerpo de Toni.

¿Podemos disociar el cuerpo de una persona de la persona misma? Se preguntaba Pau cuando Toni/Marc se marchó al dormitorio de los invitados. Esos amigos virtuales que tienen los jóvenes de ahora deben de ser eso, personas sin cuerpo. ¿Amo a Marc independientemente de su cuerpo? ¿Amo el cuerpo de Marc independientemente de quien habite o a la unidad que forman él y su cuerpo? Se sentía extremadamente cansado y profundamente angustiado... Se quedó dormido a los pocos segundos sin haber sabido dar respuesta a ninguna de estas cuestiones.

Marc se sintió raro en la habitación de los invitados y le costó conciliar el sueño, pero acabó durmiéndose y los sueños de aquella noche estuvieron más cerca de la pesadilla que de otra cosa. En sus sueños delirantes, Josep, el ocupante de su cuerpo se resistía a colaborar, le encantaba la idea de ser profesor de universidad y se lo pasaba en grande teniendo a Pau de pareja, practicando sexo a menudo con la locura adolescente de un chico de 15 o 16 años. Cuando consiguió en uno de sus sueños que Pau, que se lo pasaba de maravilla follando a menudo con Marc/Josep, le obligara a colaborar, el problema era el ocupante del cuerpo de Josep que se negaba a abandonar su nuevo cuerpo... Toni/Marc despertó casi tan cansado como cuando se había acostado, completamente empapado de sudor. Oyó a Pau que ya estaba en la cocina, así que fue a orinar, se cambió la camiseta y los calzoncillos y luego fue a la cocina donde Pau había preparado la mesa como lo había hecho siempre cuando vivían juntos.

—¡Hola! ¡Buenos días! —le dijo Pau muy animado.

—Buenos días—respondió Toni/Marc.

—¿Has descansado bien?

—La verdad es que no mucho, he tenido todo de sueños llenos de malos presagios.

—La mente siempre nos tortura. Yo en cambio se descansado como un niño pequeño, hacía tiempo que no dormía toda la noche de un tirón. Me alegra tenerte de nuevo aquí, aunque sea en un cuerpo extraño. La idea de que hubieras perdido el seso no me dejaba vivir... Además, creo que me sentía culpable de ello.

—Bueno, tampoco podemos echar las campanas al vuelo, aún pueden salir muchas dificultades.

—Ayer parecía que querías luchar, y que no te daba miedo nada.

—Y sigo con la misma idea, pero creo que puede ser largo y complejo...

—No lo sé, ya lo veremos —concluyó Pau con una sonrisa en los labios.

Lo que hace dormir mal y soñar tonterías, pensó Marc.

—Vamos, siéntate y desayunemos como lo hemos hecho siempre.

—De acuerdo.

—A las 9 hablaré con el Dr. Trepat para que te deje ver a aquel muchacho que ocupa tu cuerpo.

—Ayer hablé con él —Marc le explicó Pau su visita de la tarde anterior en el hospital, incluyendo cuando se encontró a él, a Pau, y como después vio su propio cuerpo, el de Marc, desde el pasillo. Fue él, el propio Marc, quien le puso el nombre de Marc/Josep y cuando Pau le hizo notar que le acababa de rebautizar se pusieron los dos a reír.

—Entonces yo debo ser Toni/Marc —acertó a decir entre risas... Siguieron riendo todavía un rato. Ya más serio añadió.— Ojalá que en el cuerpo de Josep encontremos a Toni, si no esto se nos puede complicar bastante...

—Ojalá haya un Josep/Toni —concluyó Pau con una sonrisa, después añadió que volver a reír era un buen síntoma, que no había reído des aquel fatídico 22 de diciembre y que se sentía muy feliz riendo por una tontería como aquella.

—¿Me llamarás cuando hayas hablado con el Dr. Trepat? —Toni/Marc cambió de tema.

—No, me parece que es mejor que no te llame. Lo he estado pensando y creo que será mejor que me acompañes y lo vivas en directo.

—Él ya sabe que mi padrastro y tú no congeniáis mucho.

—Por eso será mejor que nos vea juntos y que estamos de acuerdo. Ese gesto le dará credibilidad a mi planteo.

—¿Qué piensas plantearle? —Preguntó Marc un poco asustado. Temía las ideas de Pau, aunque en general eran bastante sensatas, a veces se le iba la olla.

—No te asustes. Le diré que en su adolescencia tú le habías hecho de padre y que te había tenido mucho respeto, que ahora que afirmaba ser de nuevo adolescente, podía ser que hablar con alguien significativo de su adolescencia lo hiciera reaccionar.

—No entiendo mucho de psicología, pero no me parece una mala idea.

Marc se interesó por la universidad, por cómo seguía el proyecto que él debería estar dirigiendo, y como estaban las cosas por el departamento. Pau le fue explicando como habían evolucionado las cosas, que todo eso de su transmigración había sido de lo más inoportuno, que había tenido que ceder la dirección del proyecto, y muchos cotilleos y rumores que corrían sobre ellos dos y que le habían llegado a través de otros compañeros.

A las ocho y media Pau intentó ponerse en contacto telefónico con el dispensario del Dr. Trepat, pero no le contestaron la llamada. A las nueve menos cuarto salieron de casa en dirección al hospital ya las nueve en punto estaban en la puerta del dispensario del Dr. Trepat. La chica que el día anterior había atendido tan amablemente a Toni/Marc llegó llevando en la mano un café con leche bailando en un vaso de plástico, les dijo buenos días, a lo que correspondieron los dos casi al unísono, y ella abrió la puerta con unas llaves que llevaba en la otra mano.

—¿En que les puedo atender? —Preguntó la chica mientras encendía las luces, dejaba el café y las llaves con cuidado sobre su mesa de trabajo y se sacaba y colgaba la ropa de abrigo.

—Quisiéramos hablar con el doctor Trepat lo antes posible —dijo Pau con delicadeza.

—No tienen hora, ¿verdad? —Dijo haciendo una pregunta al aire—. Hoy llegará a las nueve y media. Todavía conservo su número de móvil —dijo dirigiéndose a Toni— lo conservo de su visita de ayer y también tengo en la ficha de Marc el suyo Dr. Creus. Tan pronto sepa cuando los podrá recibir los avisaré a los dos al móvil.

—Es muy amable, pero con que avise al Dr. Creus nos bastará, él ya m'avisarà a mí —dijo Toni/Marc buscando una mirada cómplice en los ojos de Pau—. Puede conservar mi teléfono a la reserva por si por alguna razón no puede conectar con el Dr. Creus.

—De acuerdo supongo que antes de las diez les habré dicho algo.

—Muchas gracias—dijeron ambos casi a la vez—, buenos días.

—De nada, buenos días—dijo la chica.

Salieron del consultorio en silencio y mirando al suelo y caminaron en silencio en dirección al ascensor. Como si les hubieran puesto de acuerdo antes de llegar se miraron el otro y se dijeron el uno al otro:

—¿Qué te parece que hagamos mientras esperamos? —Al darse cuenta que habían hablado a la vez dijeron de nuevo al unísono— Perdón, ¿qué decías? —No pudieron evitar ponerse a reír, también al unísono.

—Yo tendría que pasar por la universidad, aunque fuera por un momento —añadió Pau cuando pudo controlar la risa.

—¿Te parece bien que te acompañe?

—¡Claro!

No habían sonado la diez menos cuarto cuando Pau recibió la llamada del dispensario de Dr. Trepat. Los esperaba en las diez y media, pero que fueran puntuales que después tenía que hacer la visita de sala. Faltaban cinco minutos para las diez y media cuando Pau y Toni/Marc entraban de nuevo en el dispensario del Dr. Trepat. Enseguida les hicieron pasar.

Un abrazo.

5 comentaris:

gerardbcn ha dit...

Ja tornem a ser-hi!
Ja agafem el ritme de la narració i com patirem!
Enganxa i això no té remei!
I no vui deixar de fer referència al morenet de les fotos.
I no crec necessari dir el motiu.
Va, ho diré, m´agrada. Normal!
Una abraçada...

Didier Freitas ha dit...

que bien, ya extrañaba esta historia. Espero con ansiedad ver que sucede a continuación.
Aunque otra cosa que extraño son tus artículos y reflexiones Josep.

saludos y abrazo enorme!

Cosimo ha dit...

Biieeen! Volvemos a despegar en esta cometa de transmigracion... Que ganas!

Me encata la reflexion a modo de pregunta que acompaña la primera fotografia, a la altura del segundo parrafo... ¿Podemos? La respuesta es: si; se puede. Pero hay que tener el alma preñadita de comprension, de generosidad, de... AMOR.
¿Queda de eso en esta atolondrada y presumida sociedad?

Muchas gracias, Peace-for-ever. Como siempre, un regalazo.

Petonarros, company.

Roberto T ha dit...

Sí, ya estábamos ansiosos por ver cómo continuaba la historia. Pues parece que la cosa se va encauzando. Me llama la atención la actitud tan abierta, comprensiva y colaboradora de Pau. A ver qué ocurre ahora, aunque en esta historia vamos de sobresalto en sobresalto, jajaja. También me ha gustado mucho, igual que a Gerard, que la entrega de hoy esté ilustrada por el "morenet" Darryl Stephens, qué lujo, jajaja. Una forta abraçada.

Peace-for-ever ha dit...

Gerardbcn, tranquil, aviat sentiràs a parlar d'en Ramon... Espero no fer-te patir gaire.

El morenet de les fotos es diu Darryl Stephens i es un dels protagonistes de la película Boy Culture, pel•lícula a la que pertany la foto que presideix el post. A mi també m'agrada.
--

Didier Freitas: Espero satisfacer tus deseos, ya cerré mi período vacacional.
--

Cosimo, malgrat tot, crec que a tots ens agafaria per sorpresa una cosa així, almenys a mi se'm faria molt estrany que el meu xicot canviés de cos, adoro el seu cos a més d'estimar-lo profundament. Òbviament li donaria tot el meu suport, però no sé si m'atrauria sexualment en un altre cos.
--

Roberto T, en Pau estima en Marc i es lògic que un cop hagi acceptat la situació li doni tot el suport... És clar que és un home de mentalitat oberta, si no mai hauria acceptat la realitat.

M'alegra saber que a tu també t'agrada en Darryl Stephens, junt amb en gerardbcn, així que de moment som tres que compartim aquest gust.
--

Muchas gracias por pasaros y muy especialmente por comentar.



--- Traducción de los comentarios anteriores en catalán ---

gerardbcn dijo...

¡Y vuelta a empezar!
¡Ya tomamos el ritmo de la narración y como sufriremos!
¡Pega y eso no tiene remedio!
Y no quiero dejar de hacer referencia al morenito de las fotos.
Y no creo necesario decir el motivo.
Venga, lo diré, me gusta ¡Normal!
Un abrazo...

22 de septiembre de 2011 19:44



Peace-for-ever dijo...

Gerardbcn, tranquilo, pronto oirás a hablar de Ramón... Espero no hacerte sufrir mucho.

El morenito de las fotos se llama Darryl Stephens y es uno de los protagonistas de la película Boy Culture, película a la que pertenece la foto que preside el post. A mí también me gusta.
--

Cosimo, a pesar de todo, creo que a todos nos cogería por sorpresa algo así, al menos a mí me resultaría muy raro que mi novio cambiara de cuerpo, adoro su cuerpo además de amarlo profundamente. Obviamente le daría todo mi apoyo, pero no sé si me atraería sexualmente en otro cuerpo.
--

Roberto T, Pablo ama Marc y es lógico que una vez haya aceptado la situación le dé todo el apoyo... Claro que es un hombre de mentalidad abierta, si no nunca habría aceptado la realidad.

Me alegra saber que a ti también te gusta en Darryl Stephens, junto con en gerardbcn, así que de momento somos tres que compartimos ese gusto.
--- -------------------------------------- ---

Publica un comentari a l'entrada