Avís | Aviso

=> Versió en català (la primera part de l'entrada)

=> Versión en castellano (a continuación del texto catalán)

dilluns, 3 de gener de 2011

Què hi fas aquí?

[Entrada número 26]

- Gigoló Boys, buenas tardes.

- Hola, me puedes reservar a Pedro para las siete.

- No, hoy Pedro no va a estar.

- ¿Va a estar mañana o el jueves?

- Lo siento va a estar fuera toda semana...

- Bueno, entonces voy a ir igualmente a las siete y me presentas a los chicos que estén libres.

- De acuerdo, te reservo para las siete.


Gigoló Boys era una organització del centre de Barcelona de "chicos de compañía para caballeros" que disposava d'unes quantes cambres amb bany on tenir encontres sexuals, a la que en Joan hi anava un cop per setmana des de feia un quants anys. Tant era així que els encarregats ja li coneixien la veu quan trucava per telèfon. En Joan, tot i gaudir de les relacions sexuals amb nois no es considerava homosexual ja que també gaudia de les relacions sexuals amb dones. De fet, En Joan duia casat més de 20 anys. Tenia un fill de 18 anys, en Marçal, i una filla de 15, na Marta.

Considerava que s'estimava a la seva dona, però el seu amor s'havia fet rutinari. Un amor serè i madur, amb sexe un cop per setmana, els diumenges al matí abans de llevar-se... Un diumenge igual que l'altre. Un estiu, que la seva dona se'n va anar amb els nens a passar un mes a la platja a casa dels sogres d'en Joan, en Joan va tenir relacions sexuals amb un noi que treballava amb ell. El noi no va voler repetir-ho i en Joan, necessitat de sexe, va descobrir el nois de Gigoló Boys.

Quan en Joan trobava un noi que li agradava, amb qui s'avenia sexualment, se'n feia client fix i trucava, com acabava de fer, per reservar-lo i no trobar-lo ocupat amb un altre client. Però, és clar, aquests nois van rodant, no duren gaire temps a l'organització i de tant en tant havia d'anar canviant de noi. En el moment de començar aquesta narració feia uns quants mesos que es veia amb en Pedro, un noi d'origen cubà, que deia tenir 19 anys. Però en Pedro ja l'havia advertit de què aviat deixaria la casa, almenys per una bona temporada.

Arribà a les 19 h al local de Gigoló Boys, l'encarregat li va aclarir que efectivament en Pedro estaria temps fora del servei i el van fer esperar un moment mentre acabaven de posar la cambra a punt. Era força habitual s'hagués d'esperar cinc o deu minuts. Aquell dia el van fer passar dia de seguida, no es va haver d'esperar més d'un parell de minuts.

- ¿Tomarás agua como siempre? -va fer l'encarregat.

- Sí, gracias.

- Ahora pasan los chicos.

- De acuerdo, hasta ahora.


La litúrgia consistia en què anaven passant els nois en calçotets per l'habitació on hi havia el client perquè el client els veiés. Entraven, tancaven la porta, el saludaven i li deien el seu nom. Alguns d'ells, interessats en ser elegits, petonejaven el client, o li ensenyaven la polla i fins i tot es feien masturbar una mica pel client. I així van començar a passar els nois un per un. En Joan solia preferir els més jovenets, més ben dit, els que li semblaven més joves. A més, tot i que li agradaven amb un cos proporcionat y amb la musculatura ben marcada, no li agradaven els que eren més alts que ell o molt musculats. Li agradaven els "niñatos", tot i que també valorava que tinguessin una bona polla o un "pollón"...

Ja havien passat tres nois. El primer el va trobar lleig i malgirbat, tot i que li va fer un petó tot humit i morbós. El segon li va agradar, un noiet morenet del tipus que li agradaven, que duia una bona erecció que li va fer tocar després d'abaixar-se els calçotetes per mostrar-li, tot dient-li "mira com em poses". El tercer també estava bé, era força més tímid que el segon, tot i que li va dir "faré tot el que vulguis". Es va obrir novament la porta i va entrar un altre noi en calçotets... Déu Meu!

- QUÈ COLLONS HI TU FAS AQUÍ? -li va sortir un crit en forma de reny del més profund de la seva ànima. En una fracció de segon es va ensorrar tot el seu món.

- Pare, què hi fas aquí? -va dir el seu fill Marçal, tot vermell i avergonyit.

Una abraçada.



¿Qué haces aquí?


- Gigoló Boys, buenas tardes.

- Hola, me puedes reservar a Pedro para las siete.

- No, hoy Pedro no va a estar.

- ¿Va a estar mañana o el jueves?

- Lo siento va a estar fuera toda semana...

- Bueno, entonces voy a ir igualmente a las siete y me presentas a los chicos que estén libres.

- De acuerdo, te reservo para las siete.

Gigoló Boys era una organización del centro de Barcelona de "chicos de compañía para caballeros" que disponía de varias habitaciones con baño donde tener encuentros sexuales, a la que Juan iba una vez por semana desde hacía unos cuantos años. Tanto era así que los encargados ya le conocían la voz cuando llamaba por teléfono. Juan, a pesar de gozar de las relaciones sexuales con chicos no se consideraba homosexual ya que también disfrutaba de las relaciones sexuales con mujeres. De hecho, Juan llevaba casado más de 20 años. Tenía un hijo de 18 años, Marçal, y una hija de 15, Marta.

Consideraba que amaba a su mujer, pero su amor se había hecho rutinario. Un amor sereno y maduro, con sexo una vez por semana, los domingos por la mañana antes de levantarse... Un domingo igual que el otro. Un verano, que su mujer se fue con los niños a pasar un mes a la playa a casa de los suegros de Juan, Juan tuvo relaciones sexuales con un chico que trabajaba con él. El chico no quiso repetirlo y Joan, necesitado de sexo, descubrió los chicos de Gigoló Boys.

Cuando Joan daba con un chico que le gustaba, con quien se entendía sexualmente, se volvía cliente fijo suyo y llamaba, como acababa de hacer, para reservarlo y no encontrarlo ocupado con otro cliente. Pero, claro, estos chicos van rodando, no duran mucho tiempo en la organización y de vez en cuando tenía que ir cambiando de chico. En el momento de empezar esta narración hacía varios meses que se veía con Pedro, un chico de origen cubano, que decía tener 19 años. Pero Pedro ya le había advertido de que pronto dejaría la casa, al menos por una buena temporada.

Llegó a las 19 h al local de Gigoló Boys, el encargado le aclaró que efectivamente Pedro estaría tiempo fuera del servicio y le hizo esperar un momento mientras acababan de poner la habitación a punto. Era bastante habitual que tuviera que esperar cinco o diez minutos. Aquel día le hicieron pasar en seguida, no tuvo que esperar más de un par de minutos.

- ¿Tomarás agua como siempre? –dijo el encargado.

- Sí, gracias.

- Ahora pasan los chicos.

- De acuerdo, hasta ahora.

La liturgia consistía en que iban pasando los chicos en calzoncillos por la habitación donde estaba el cliente para que el cliente los viera. Entraban, cerraban la puerta, lo saludaban y le decían su nombre. Algunos de ellos, interesados en ser elegidos, besaban el cliente, o le enseñaban la polla y hasta se hacían masturbar un poco por el cliente. Y así empezaron a pasar los chicos uno por uno. Juan solía preferir los más jovencitos, mejor dicho, los que le parecían más jóvenes. Además, aunque le gustaban con un cuerpo proporcionado y con la musculatura bien marcada, no le gustaban los que eran más altos que él o muy musculados. Le gustaban los "niñatos", aunque también valoraba que tuvieran una buena polla o un "pollón"...

Ya habían pasado tres chicos. El primero lo encontró feo y desgarbado, aunque le dio un beso todo húmedo y morboso. El segundo le gustó, un muchacho morenito del tipo que le gustaban, que tenía una buena erección que le hizo tocar después de bajarse los calzoncillos para mostrársela, diciéndole al tiempo "mira como me pones". El tercero también estaba bien, era bastante más tímido que el segundo, aunque le dijo "haré todo lo que quieras". Se abrió de nuevo la puerta y entró otro chico en calzoncillos... ¡Dios Mío!

- ¿QUÉ COJONES TÚ HACES AQUÍ? -Le salió un grito en forma de regañina de lo más profundo de su alma. En una fracción de segundo su mundo se derrumbó por completo.

- Padre, ¿qué haces aquí? -Dijo su hijo Marçal, completamente ruborizado y avergonzado.

Un abrazo.

0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada