Avís | Aviso

=> Versió en català (la primera part de l'entrada)

=> Versión en castellano (a continuación del texto catalán)

dilluns, 9 de maig de 2011

Forever young (8)

[Entrada 62]


Forever young (8)


Per si algú ho dubtava, evidentment en Pau i en Marc van acabar a casa d'en Pau la festa del PFC, van fer una celebració intima i profunda, on en Marc es lliurà a en Pau com una vestal, ja que en Pau havia estat el primer i únic amor de la seva vida. I en Pau va caure rendit d'amor davant d'aquell noi quinze any més jove que ell. Dos anys després van decidir viure junts... Bé, de fet, en Marc es va anar traslladant a poc a poc a casa d'en Pau, fent-la seva, i decidir viure junts va ser només donar formalitat a una realitat innegable.

Ara en Pau començava a témer que en Marc hagués perdut els trucs, potser l'havia sotmès a massa pressió fent-lo fer-se càrrec del nou projecte davant de les enveges dels companys, especialment d'en Josep C. En Marc encara no era doctor ni tan sols funcionari i això feia butllofes d'enveja entre els companys que posaven en joc tota la mesquinesa en contra de l'amant del cap del departament ja que amb ell, amb el cap, no podien. No podia pas dur-lo així a la reunió on la Fundació volia conèixer el projecte per veure si valia la pena finançar-lo. S'hi jugaven massa. Estava amb aquests pensaments quan va sonar el mòbil. Reunió anul•lada, indisposició del president del consell... Al•leluia!

Va tornar a la cambra, en Marc era a la dutxa. Es va acabar de vestir. Va entrar en Marc. El va mirar atentament, anava nu, amb una tovallola de bany cenyida a la cintura que li feia de faldilla... Va esperar a veure que deia...

— On és la meva roba? —Li va preguntar donant per fet que en Pau li ho havia de dir.

— On vols que sigui? a la teva part de l'armari.

— Encara no heu entès que nos sé on sóc...

— Vols deixar de jugar amb mi? La reunió s'ha anul•lat, o sigui que no tenim pressa. Podem parlar. Vols deixar el projecte?

— Perdoni. No sé de què em parla.

— Des del primer dia que m'has tutejat, a què ve tractar-me de vos? A més saps perfectament el meu nom. —Una llàgrima escadussera va començar a córrer per la seva galta dreta. Va intentar abraçar a en Marc però aquest ho va evitar.— Ja veig que no et puc ajudar.

Va anà cap a l'armari, va triar la roba que més li agradava posar-se a en Marc i li tirà a en Josep. Aquest se la mirà i digué.

— Vaja merda! Amb això semblaré una monja. —Va dir en Marc mentre inspeccionava la rova. En Pau el va agafar del braç el va posar davant de l'armari tot dient-li: Tu mateix, tria. Se'l va quedar mirant mentre remenava tota l'armari buscant qui sap què. Al final va triar un pantalons d'en Pau i la roba més cridanera i jovenívola que va trobar. Mentre en Pau rumiava que fer.

Durant l'esmorzar en Josep va reprendre la conversa:

— Estem al carrer tal, número tal, pis tal i qual, de tal població?

— Bé prou que saps que aquesta es l'adreça d'aquesta casa, a què ve aquesta pregunta?

— Aquí hi vivia la meva àvia, el dormitori on érem és on dormia ella. Hi veníem a passar els Nadals fins que ella va morir quan jo tenia 7 anys.

— Déu Meu! Pots parar de dir bestieses?

— No em creus?

— Es clar que no! Sóc un científic i no estic per bajanades.

— No és cap bajanada. Jo sóc en Josep. M'agradaria saber el teu nom.

— Pau, em dic Pau, tot i que quan t'agafa em dius Pauet. —Va notar que el ulls se li tornaven a omplir de llàgrimes va encertar a dir perdona'm i se'n va anar d'una revolada a plorar al seu estudi.

Minuts després parlava per telèfon amb el seu amic el Dr. Ramírez, un amic de l'adolescència que es dedicava a la psicologia, li va explicar el que estava passant i el que ell sospitava de l'excés de tensió. En Ramírez li va dir que en volia parlar amb un col•lega que era especialista en malalties laborals i que el trucaria de seguida. Deu minuts després sonava el telèfon, era el doctor Ramírez.

— Veniu aquí a l'hospital tan aviat com pugueu, us estarem esperant. Li dius que et volem fer unes proves complexes i que t'hauria d'acompanyar per si de cas.

— D'acord, moltes gràcies, veure'm que puc fer.

Va tornar ala cuina. En Marc s'havia fet un entrepà grandiós i ara no podia amb ell.

— Has acabat la gana? —Va preguntar-li en Pau.

— No ho entenc a casa me l'hauria menjat com si res.

— M'hauries d'acompanyar a l'Hospital. M'acaben de trucar perquè hi vagi. M'han de fer unes proves i em demanen que hi vagi acompanyat.

— He sentit el telèfon. Però si passa alguna cosa jo no sabré que he de fer.

— No et preocupis, només hauràs d'estar amb mi i avisar si em passa alguna cosa no prevista. És molt senzill.

— I com és que t'avisen ara?

— Hi havia d'anar demà, però han tingut una baixa i m'han demanat d'avançar-ho, i com que ens han anul•lat la reunió he dit que sí.

— D'acord. Espero que després em puguis ajudar a fer alguna cosa amb això meu.

— No et preocupis, Josep, després veurem que podem fer. —Va concloure en Pau fent el cor fort.

Mitja hora després eren a l'hospital, al consultori del Dr. Ramírez, qui els va atendre de seguida. El Dr. Ramírez va fer una hàbil maniobra per quedar-se a soles amb en Pau, tot demanant a en Marc que anés al consultori del Dr. Trepat a notificar que ja havia arribat en Pau. El Dr. Ramírez va aprofitar per fer-se explicar fil per randa tota la historia. Havia demanat al Dr. Trepat que entretingués a en Marc fins que ell l'avisés.

En Josep va veure que la cosa anava de psicologia i psiquiatria, però no va sospitar que la cosa anés amb ell. Després d'esperar ben bé mitja hora el Dr. Trepat tornava amb ell cap al consultori del Dr. Ramírez on en Pau i el doctor els esperaven. I es va destapar la caixa dels trons, ja que tot es va focalitzar sobre en Marc i la història d'en Josep que evidentment no es creia ningú més que el mateix Josep.

En Marc/Josep va quedar ingressat en aquell hospital. En Pau hi anava cada dia a veure'l, però només el deixaven veure'l per una finestra d'aquelles que usa la policia que per l'altre banda és un mirall, així en Marc no el podia veure. No el deixaven parlar-hi ja que no progressava. Tot el que explicava feia referència a un noi de 15 anys que vivia a uns 200 km d'allà i que havia tingut una àvia que havia viscut fins a la mort a la casa d'en Pau. En Pau va passar unes fetes de Nadal ben tristes.

Feia un mes, més o menys del dia fatídic en que en Marc s'havia despertat amb aquella història. En Pau va arribar a casa després d'haver passat dues hores a l'hospital veient a en Marc a través del mirall. Era ben fosc. Va tancar el cotxe al pàrquing i va pujar cap casa amb l'ascensor. Quan obria la porta del pis va sonar d'intèrfon. Una veu totalment desconeguda va demanar per ell.

— Qui el demana? —Va preguntar en Pau.

— Vostè no em coneix, em dic Toni —Va afegir un cognom— Vinc de Barcelona per un afer que els afecta a vostè i a en Marc.

En Pau es va quedar pensatiu.

— Em sent? —Va insistir aquella veu. Alguna cosa li resultà familiar en Pau, no sabria dir el què.

— És família d'en Marc?

— No exactament, però si no es refia de mi, podem quedar al bar Okendo.

Aquella manera de parlar s'assemblava molt a la d'en Marc. Com podia ser que algú que venia de Barcelona sabés que a ell li agrada anar a parlar a l'Okendo? Va dubtar uns segons més.

— Quedem a l'Okendo, doncs? —Insistí aquella veu.

— No, pugi —I va prémer amb força el botó que obria la porta.

Mentre en Pau esperava que en Toni arribés, es va treure l'abric i el penjà amb cura a l'armari, deixà la cartera al prestatge de sobre i va encendre els llums de l'entrada, del passadís i de l'estar. Va comprovar que la calefacció funcionava, que el termòstat estava marcant la temperatura programada per aquella hora i va tornar a la porta d'entrada en el moment que se sentia que algú estava baixant de l'ascensor. En Pau va obrir la porta. En Toni devia tenir al voltant dels 60, o potser una mica menys. Tenia tots els cabells, ja força escadussers, blancs, duia una barba curta, també blanca, i tenia d'ulls verds, vius i expressius, que quasi van desaparèixer amb la rialla que li va fer en veure'l. En Pau se'l mirava amb desconfiança.

— Passi —li va dir convidant-lo a entrar tot cortesament.— Em permet el seu abric? —En Toni es va treure l'abric i li'l va donar. En Pau el penjà amb cura al costat del seu.— Passi si us plau estarem més còmodes a la sala.

En Pau va seguir tot el protocol del bon amfitrió, el va convidar a seure en una butaca, li oferí alguna cosa per beure.

— Un té verd, si us plau, amb unes fulletes de menta tendra —Va demanar en Toni.

— Llavors potser estarem més còmodes a la cuina, així me'n faré un per a mi també.

Van passar a la cuina. En Pau va posar aigua a bullir al bullidor elèctric, mentre posava dues bossetes de te verd en una tetera i arrencava unes fulletes de menta de la planta que hi havia a l'ampit de la finestra, que va rentar al raig de l'aixeta i que va posar, un cop netes al fons de les tasses, com feia sempre que preparava té verd amb menta, cosa que havia fet quasi cada dia més o menys en aquella hora, per a ell i en Marc, abans de què passes tot allò. En Toni se'l mirava atentament com qui observa al seu enamorat.

— Aquí fa força més fred que a Barcelona —va dir en Toni.

— Ja se sap en aquestes terres de l'interior les temperatures són més extremes.

— Té raó, però sempre em sorprèn. —El bullidor va avisar que ja havia acabat la seva feina. En Pau abocà l'aigua bullent a la tetera. En Toni mirà el rellotge. — No m'agrada gaire fort, podrà servir la meva tassa d'aquí a un parell de minuts?

— M'ha dit que no era família d'en Marc, però te les mateixes manies que ell. Qui és vostè?

— No t'ho creuràs Pauet, però sóc en Marc.

En Pau va posar els ull en blanc i va caure tan llarg com era a terra, sense sentit víctima d'un desmai. Tot donant-se un bon cop al cap.

Una abraçada.





Forever young (8)



Por si alguien lo dudaba, evidentemente Pau y Marc acabaron en casa de Pau la fiesta del PFC, hicieron una celebración íntima y profunda, donde Marc se entregó a Pau como una vestal, ya que Pau había sido el primer y único amor de su vida. Y Pau cayó rendido de amor ante aquel muchacho quince año más joven que él. Dos años después decidieron vivir juntos... Bueno, de hecho, Marc se fue trasladando poco a poco en casa de Pau, haciéndola suya, y decidir vivir juntos fue sólo dar formalidad a una realidad innegable.

Ahora Pau empezaba a temer que Marc hubiera perdido la cordura, quizá le había sometido a demasiada presión haciéndole hacerse cargo del nuevo proyecto ante las envidias de los compañeros, especialmente de Josep C. Marc aún no era doctor ni siquiera funcionario y eso levantaba ampollas de envidia entre los compañeros que ponían en juego toda la mezquindad en contra del amante del jefe del departamento ya que con él, con el jefe, no podían. No podía llevarlo así a la reunión donde la Fundación quería conocer el proyecto para ver si valía la pena financiarlo. Se jugaban demasiado. Estaba en esos pensamientos cuando sonó el móvil. Reunión anulada, indisposición del presidente del consejo... ¡Aleluya!

Volvió al cuarto, Marc estaba en la ducha. Se acabó de vestir. Entró Marc. Lo miró atentamente, iba desnudo, con una toalla de baño ceñida a la cintura que le hacía de falda... Esperó a ver que decía...

— ¿Dónde está mi ropa? —Le preguntó dando por hecho que Pau se lo iba a decir.

— ¿Dónde quieres que esté? en tu parte del armario.

— Aún no ha entendido que nos sé donde estoy...

— ¿Quieres dejar de jugar conmigo? La reunión se ha anulado, o sea que no tenemos prisa. Podemos hablar. ¿Quieres dejar el proyecto?

— Perdone. No sé de qué me habla.

— Desde el primer día que me has tuteado, a qué viene tratarme de usted? Además sabes perfectamente mi nombre. —Una lágrima suelta empezó a correr por su mejilla derecha. Intentó abrazar a Marc pero éste lo evitó.— Ya veo que no te puedo ayudar.

Se fue hacia el armario, eligió la ropa que más le gustaba ponerse a Marc y se le tiró a Josep. Este se la miró y dijo.

— ¡Vaya mierda! Con eso pareceré una monja. —Dijo Marc mientras inspeccionaba la ropa. Pau le cogió por el brazo el puso delante del armario diciéndole: Tú mismo, elige. Se lo quedó mirando mientras revolvía todo el armario buscando quién sabe qué. Al final eligió un pantalón de Pau y la ropa más llamativa y juvenil que encontró. Mientras Pau pensaba que hacer.

Durante el desayuno Josep retomó la conversación:

— ¿Estamos en la calle tal, número tal, piso tal y cual, de tal población?

— Sabes muy bien que esta es la dirección de esta casa, ¿a qué viene esta pregunta?

— Aquí vivía mi abuela, el dormitorio donde estábamos es donde dormía ella. Hay veníamos a pasar las Navidades hasta que ella murió cuando yo tenía 7 años.

— ¡Dios Mío! ¿Puedes parar de decir tonterías

— ¿No me crees?

— ¡Claro que no! Soy un científico y no estoy para burradas.

— No es ninguna burrada. Yo soy Josep. Me gustaría saber tu nombre.

— Pau, me llamo Pau, aunque cuando te coge me llamas Pauet. —Notó que los ojos se le volvían a llenar de lágrimas acertó a decir perdóname y se fue bruscamente a llorar a su estudio.

Minutos después hablaba por teléfono con su amigo el Dr. Ramírez, un amigo de la adolescencia que se dedicaba a la psicología, le explicó lo que estaba pasando y lo que él sospechaba del exceso de tensión. Ramírez le dijo que quería hablar con un colega que era especialista en enfermedades laborales y que el llamaría enseguida. Diez minutos después sonaba el teléfono, era el doctor Ramírez.

— Venid al hospital lo antes posible, os estaremos esperando. Le dices que te queremos hacer unas pruebas complejas y que te tendría que acompañar por si acaso.

— De acuerdo, muchas gracias, veremos que puedo hacer.

Regresó a la cocina. Marc se había hecho un bocadillo muy grande y ahora no podía con él.

— ¿Has acabado con tu hambre? —Le preguntó Pau.

— No lo entiendo en mi casa me lo habría comido como si nada.

— Tendrías que acompañarme al Hospital. Me acaban de llamar para que vaya. Me han de hacer unas pruebas y me piden que vaya acompañado.

— He oído el teléfono. Pero si pasa algo yo no sabré que tengo que hacer.

— No te preocupes, sólo tendrás que estar conmigo y avisar si me pasa algo no previsto. Es muy sencillo.

— ¿Y por qué te avisan ahora?

— Tenía que ir mañana, pero han tenido una baja y me han pedido de adelantarlo, y como nos han anulado la reunión he dicho que sí.

— De acuerdo. Espero que después me puedas ayudar a hacer algo con lo mío.

— No te preocupes, Josep, después veremos que podemos hacer. —Concluyó Pau haciendo de tripas corazón.

Media hora después estaban en el hospital, en el consultorio del Dr. Ramírez, quien los atendió enseguida. El Dr. Ramírez hizo una hábil maniobra para quedarse a solas con Pau, pidiendo a Marc que fuera al consultorio del Dr. Trepat a notificar que ya había llegado Pau. El Dr. Ramírez aprovechó para hacerle explicar punto por punto toda la historia. Había pedido al Dr. Trepat que entretuviera a Marc hasta que él le avisara.

Josep vio que la cosa iba de psicología y psiquiatría, pero no sospechó que la cosa fuera con él. Después de esperar una media hora el Dr. Trepat volvía con él hacia el consultorio del Dr. Ramírez donde en Pau y el doctor les esperaban. Y se destapó el jugo, ya que todo se focalizó sobre Marc y la historia de Josep que evidentemente no se creía nadie, más que el propio Josep.

Marc/Josep quedó ingresado en aquel hospital. Pau iba cada día a verlo, pero sólo le dejaban verlo por una ventana de aquellas que usa la policía que por el otro lado es un espejo, así Marc no le podía ver. No lo dejaban hablar con él ya que no progresaba. Todo lo que contaba hacía referencia a un chico de 15 años que vivía a unos 200 km de allí y que había tenido una abuela que había vivido hasta la muerte en la casa de Pau.Pau pasó unas fiestas de Navidad muy tristes.

Hacía un mes, más o menos del día fatídico en que Marc se había despertado con aquella historia. Pau llegó a casa después de haber pasado dos horas en el hospital viendo a Marc a través del espejo. Era completamente de noche. Encerró el coche en el parking y subió a casa en el ascensor. Cuando abría la puerta del piso sonó de interfono. Una voz totalmente desconocida preguntó por él.

— ¿Quién le busca? —Preguntó Pau.

— Usted no me conoce, me llamo Toni —Añadió un apellido— Vengo de Barcelona por un asunto que les afecta a usted y a Marc.

Pau se quedó pensativo.

— Me oie? —Insistió aquella voz. Algo le resultó familiar en Pau, no sabría decir el qué.

— ¿Es familia de Marc?

— No exactamente, pero si no se fía de mí, podemos quedar en el bar Okendo.

Esa manera de hablar se parecía mucho a la de Marc. ¿Cómo podía ser que alguien que venía de Barcelona supiera que a él le gustaba ir a hablar al Okendo? Dudó unos segundos más.

— ¿Quedamos en la Okendo, pues? —Insistió aquella voz.

— No, suba—Y oprimió fuertemente el botón que abría la puerta.

Mientras Pau esperaba que Toni llegara, se quitó el abrigo y el colgó con cuidado en el armario, dejó la cartera en el estante de encima y encendió las luces de la entrada, del pasillo y del estar. Comprobó que la calefacción funcionaba, que el termostato estaba marcando la temperatura programada para esa hora y volvió a la puerta de entrada en el momento que se oía como alguien estaba bajando del ascensor. Pau abrió la puerta. Toni debía tener alrededor de los 60, o quizás algo menos. Tenía los cabellos, ya bastante escasos, completamente blancos, llevaba una barba corta, también blanca, y tenía de ojos verdes, vivos y expresivos, que casi desaparecieron con la amplia sonrisa que hizo al verlo. Pau lo miraba con desconfianza.

— Pase —le dijo invitándole a entrar muy cortésmente.— ¿Me permite su abrigo? —Toni se quitó el abrigo y se le dio. Pau lo colgó con cuidado junto al suyo.— Pase por favor estaremos más cómodos en la sala.

Pau siguió todo el protocolo del buen anfitrión, le invitó a sentarse en un sillón, le ofreció algo para beber.

— Un té verde, por favor, con unas hojitas de menta tierna —Pidió Toni.

— En tal caso puede que estemos más cómodos en la cocina, así me haré uno para mí también.

Pasaron a la cocina. Pau puso agua a hervir en el hervidor eléctrico, mientras ponía dos bolsitas de té verde en una tetera y arrancaba unas hojitas de menta de la planta que había en el alfeizar de la ventana, las lavó al chorro del grifo y las puso, ya limpias, en el fondo de las tazas, como hacía siempre que preparaba te verde con menta, cosa que había hecho casi cada día más o menos a aquella hora, para él y Marc, antes de que pasas todo aquello. Toni le miraba atentamente como quien observa a su enamorado.

— Aquí hace mucho más frío que en Barcelona —dijo Toni.

— Ya se sabe en estas tierras del interior las temperaturas son más extremas.

— Tiene razón, pero siempre me sorprende. —El hervidor avisó de que ya había acabado su trabajo. Pau vertió el agua hirviendo en la tetera. Toni miró el reloj. — No me gusta muy fuerte, podrá servir mi taza dentro de un par de minutos?

— Me ha dicho que no era familia de Marc, pero tiene las mismas manías que él. ¿Quién es usted?

— No te lo creerás Pauet, pero soy Marc.

Pau puso los ojos en blanco y cayó cuan largo era al suelo, sin sentido víctima de un desmayo. Dándose un buen golpe en la cabeza.

Un abrazo.

8 comentaris:

Anònim ha dit...

Hola, soy de Colombia, desde hace tiempo te vengo leyendo, cuando tenias el otro blog, hasta ahora me ha encantado todo lo que publicas y esta historia va muy bien. Te felicito y sigue asi.

Un abrazo fuerte ^^

Cosimo ha dit...

Jajajajaja!! And,... go back again!

Me encanta esta historia. Sin duda, soy algo perverso...

Ànim, Josep! Esta quedant molt bé. Cada vegada que publiques, alguns ens asseiem en el tall de la cadira .... és la impaciència per saber més. Moltes gràcies, és un regalàs per a tots.

Petons!

Kotei ha dit...

Joeeee, esto es un lio que no veas, no se como acabará, pero me estas dejando con la intriga. Que lio.

Un beso

Rober Tenique ha dit...

Pues yo también me estoy haciendo un lío, porque el final no me lo esperaba. Menuda intriga, jajaja. Me encanta cómo construyes los diálogos, y lo fluidas que son tus descripciones, con las palabras justas y sin rodeos innecesarios. A ver qué pasa ahora...Jajaja. Una forta abraçada.

gerardbcn ha dit...

Si no fos per la teva explicació a Forever young 7, continuaria perdut. Gràcies.
Malgrat això, una cosa tinc clara, mai sé per on anirá la història.
Això de les transmutacions no va amb mi, si fossin les premonicions...pero veig que no funcionen tampoc.
Com dius: "Hay lio para rato".
Les veurem venir!
Una abraçada...

Peace-for-ever ha dit...

Anónimo: No puedo más que alegrarme de que te guste y agradecerte todas y cada una de la visitas que has hecho.
---

Cosimo, M'alegra molt que t'agradi... Ja et començava a trobar a faltar.
---

Kotei: Espero poderlo ir aclarando poco a poco, espero poderlo ir aclarando todo con el tiempo.
---

Rober Tenique: Me alegra que lo disfrutes, espero iros aclarando el lío con el tiempo...
---

gerardbcn, no ho dubtis, encara s'ha d'embolicar més però després es desembolicarà a poc a poc.
---

Muchas gracias por seguir mis historias y muy especialmente por los comentarios.

Un abrazo.

--- Traducción de los comentarios anteriores en catalán ---

Cosimo dijo...

Jajajajaja! And,... go back again!

Me encanta esta historia. Sin duda, soy algo perverso...

¡Ánimo, Josep! Esta quedando muy bien. Cada vez que publicas, algunos nos sentamos en el borde de la silla.... es la impaciencia por saber más. Muchas gracias, es un regalazo para todos.

¡Besos!
10 de mayo de 2011 11:49


gerardbcn dijo...

Si no fuera por tu explicación a Forever young 7, continuaría perdido. Gracias.
A pesar de ello, una cosa tengo clara, nunca sé por dónde irá la historia.
Lo de las transmutaciones no va conmigo, si fueran las premoniciones... pero veo que no funcionan tampoco.
Como dices: "Hay lío para rato".
¡Las veremos venir!
Un abrazo...
11 de mayo de 2011 23:42



Peace-for-ever dijo...

Cosimo: Me alegra mucho que te guste... Ya te empezaba a echar de menos.

gerardbcn: No lo dudes, aunque se ha de liar más pero luego va a desliarse poco a poco.
--- ------------------------------------------------- ---

Peace-for-ever ha dit...

Anónimo: No puedo más que alegrarme de que te guste y agradecerte todas y cada una de la visitas que has hecho.
---

Cosimo, M'alegra molt que t'agradi... Ja et començava a trobar a faltar.
---

Kotei: Espero poderlo ir aclarando poco a poco, espero poderlo ir aclarando todo con el tiempo.
---

Rober Tenique: Me alegra que lo disfrutes, espero iros aclarando el lío con el tiempo...
---

gerardbcn, no ho dubtis, encara s'ha d'embolicar més però després es desembolicarà a poc a poc.
---

Muchas gracias por seguir mis historias y muy especialmente por los comentarios.

Un abrazo.

Peace-for-ever ha dit...

--- Traducción de los comentarios anteriores en catalán ---

Cosimo dijo...

Jajajajaja! And,... go back again!

Me encanta esta historia. Sin duda, soy algo perverso...

¡Ánimo, Josep! Esta quedando muy bien. Cada vez que publicas, algunos nos sentamos en el borde de la silla.... es la impaciencia por saber más. Muchas gracias, es un regalazo para todos.

¡Besos!
10 de mayo de 2011 11:49


gerardbcn dijo...

Si no fuera por tu explicación a Forever young 7, continuaría perdido. Gracias.
A pesar de ello, una cosa tengo clara, nunca sé por dónde irá la historia.
Lo de las transmutaciones no va conmigo, si fueran las premoniciones... pero veo que no funcionan tampoco.
Como dices: "Hay lío para rato".
¡Las veremos venir!
Un abrazo...
11 de mayo de 2011 23:42



Peace-for-ever dijo...

Cosimo: Me alegra mucho que te guste... Ya te empezaba a echar de menos.

gerardbcn: No lo dudes, aunque se ha de liar más pero luego va a desliarse poco a poco.
--- ------------------------------------------------- ---

Publica un comentari a l'entrada