Avís | Aviso

=> Versió en català (la primera part de l'entrada)

=> Versión en castellano (a continuación del texto catalán)

dijous, 19 de maig de 2011

Forever young (9)

[Entrada @68]


Forever young (9)


No sabia on era. Això li passava sempre que dormia fora de casa, en despertar-se necessitava uns minuts per situar-se, però aquest cop va ser diferent. Què hi feia sol al llit? On era en Pau? Va pensar que potser havia anat al lavabo. Encara era negra nit, les persianes eren obertes de bat a bat i el resplendor de la il•luminació artificial del carrer omplia l'habitació de claror. El llit era gran i ampli, però ell era a la banda del llit on normalment hi dormia en Pau i a l'altre banda no hi havia ningú ni rastres de que hi hagués hagut algú. El que veia fora, al carrer, li va resultar conegut, estranyament conegut. Però, què hi feia ell allí? Mirà a la tauleta de nit a veure si hi havia un despertador... Una pantalla negra amb dígits vermells marcava les 3:54 AM. Estic somiant, es va dir, es va girar cap a l'altre banda per seguir dormint, però no es va adormir.

La forta erecció amb que s'havia despertat va remetre de seguida. Va recordar de cop el projecte que havia de presentar l'endemà al matí a la reunió del consell per aconseguir-ne el finançament i va entendre que estigués desvetllat, però si estava somiant no podia estar desvetllat. Va tornar a obrir els ulls. Seguia a la mateixa cambra. Allò no tenia sentit, va pensar. Va intentar llevar-se d'un salt, però el cos no lo va respondre, unes punxades a la ronyonada, junt amb dolor agut al genoll dret i un altre de més greu a l'articulació del maluc esquerra el van fer romandre al llit. Va tornar intentar incorporar-se, aquest cop més a poc a poc. Els dolors corporals aquesta vegada no van impedir-li seure al llit. Es posà dret i es va acostar a la finestra. Efectivament, allò era Barcelona. La Barcelona de la seva infància. Aquell era el carrer de casa seva, de la casa on va viure amb el pares fins que van marxar a una ciutat molt més petita on van traslladar l'empresa on treballava son pare.

Ben mirat, aquella era l'habitació on dormien els seus pares quan ell era menut. La de hores que s'havia passat mirant al carrer en aquell balcó mentre sa mare cosia amb la claror del dia! Va obrir la balconera y va sortir fora, feia força fred, però no tant com allà on vivien amb en Pau. Va tornar a entrar i va tancar. Llavors, si això era casa seva...

Va sortir al passadís, va buscar un interruptor i va encendre els llums. Efectivament, tot i que havien pintat i canviat els llums, aquella era casa seva. Va anar al bany. L'havien remodelat completament i hi havia un gran mirall sobre el lavabo que hi havia a la paret oposada, la imatge del mirall era d'un home que no coneixia de res, que com a mínim tenia 60 anys, amb els cabells, ja força escadussers, blancs, duia una barba curta, també blanca, i feia cara de son. S'hi va acostar lentament, el cor bategava fortament dins d'aquell pit, qui era aquell home?

Es va asseure al tamboret del lavabo, va esperar que el cor se li asserenés mentre plorava amargament. Allò havia de ser un malson. Es va tornar a mirar al mirall amb detall, es va treure tota la roba, va inspeccionar aquell cos que li era desconegut amb tot detall va trobar cicatrius evidents d'una antiga intervenció quirúrgica al genoll, una altra al ventre. Es va tornar a vestir. Va sortir del bany i va inspeccionar tota la casa. No hi havia ningú més. La que havia estat la seva cambra quan era petit ara era un estudi. Era al costat del menjador, i tots dos, estudi i menjador, donaven a la galeria del pati interior de mansana.

Damunt de la taula hi havia unes ulleres, se les va posar, de seguida va deduir que eren per veure-hi de prop. Se las deixà posades i va començar a mirar sistemàticament tots els papers, així va saber que aquell home es deia Toni, que regentava un negoci de serveis informàtics amb una botiga al detall que tenia la seu no gaire lluny de casa, que tenia dos fills un noi de 35 anys i una noia de 33. Que la mare d'aquells nois era morta feia més de 10 anys, i que hi havia un home d'uns 34 anys, un tal Lluís, amb qui sens dubte mantenia o havia mantingut una relació amorosa. El negoci el duien a mitges, ja que eren socis, ell i el seu fill, i, pel que va esbrinar, funcionava de meravella. El fill curiosament es deia Marc, com ell, però es veu que li deien Quet.

Va passar hores en aquesta tasca. Cap a les 8.30 h, cansat de mirar papers se'n va anar a la cuina. També havia estat remodelada feia poc. A tota la casa es respirava modernor i disseny, decorada de manera simple i eficient, amb molt bon gust, tot estava endreçat i net. Va haver de remenar tota la cuina per poder-se fer un cafè amb llet i unes torrades que va amanir amb oli i sal. Mentre omplia la panxa anava pensant que científicament tot allò era inacceptable, que en Pau no admetria mai que allò fos possible, però era cert, no estava somiant.

Va sonar el telèfon. Hi havia una extensió a la cuina es va aixecar, amb cura de no fer-se mal ni al genoll ni al maluc i va contestar.

— Digui!

— Pare? —va dir una veu masculina— Estàs bé?

— Sí, estic bé.

— En no veure’t aquí, m’he espantat. Què t’ha passat que no ha vingut a obrir?

— He passat una mala nit, Quet —es va arriscar a dir.— M’acabo de llevar. Em dutxo i vinc.

— De veritat que estàs bé?

— És clar! Si no t’ho diria. La morena que no m’ha deixat dormir.

En Marc havia descobert que en Toni patia de hemorroides. Hi havia llegit aquella frase exactament en un missatge que en Toni havia enviat a en Lluís i que guardava imprès en una carpeta amb tot d’altres escrits i documents relacionats amb en Lluís.

— Aquí hi ha una persona que t’espera. Quant li dic que pots trigar.

— No ho sé, mitja hora, o potser menys. Qui és?

— No ho sé. Un home que té pinta d’estranger, com de sud-americà, però que parla un català perfecte.

— T’ha dit el nom?

— Lluís no sé què...

— D’acord, li dius que he tingut un petit problema domèstic i que estaré una hora en poder-lo atendre si vol anar a fer alguna cosa mentrestant...

— D’acord. No triguis.

— Tranquil, Quet, que estic bé, una mica de mal al cul i res més.

— D’acord, fins ara, adéu.

— Adéu.

En Marc que ara es deia Toni, havia pres la decisió d’assumir el paper d’en Toni mentre pogués, no volia córrer el risc de què li impedissin tornar-se a reunir amb el seu Pauet. I si s’adonen que no encerto sempre em puc excusar en què he dormit poc, va pensar. Va tenir clar que s'estimava a en Pau amb bogeria i que no se'l volia deixar perdre per res del món. Per això, per aconseguir-ho, havia de fer de Toni tan bé com pogués fins que sabés com tornar al costat del seu Pauet. Havia d'impedir que el prenguessin per boig o per malalt d'Alzheimer o d'alguna cosa per l'estil.

Va regirar la roba bruta per saber quina mena de roba usava aquell home. Es va dutxar i rentar el cap. Va pentinar-se com havia vist a les fotos que es pentinava en Toni. Es va prendre la medicació de la pressió i de l’artrosi que s’havia de prendre en Toni cada matí i que va trobar descrita en una de les carpetes que havia remenat a la matinada i que en Toni havia deixat preparada la nit anterior a la cambra de bany. Va triar amb cura la roba que li va semblar més adient. Va agafar una cartera de mà que hi havia a l’estudi amb tot de papers i estris. Va sentir el so d'un mòbil i es va fixar que n'hi havia un carregant-se al costat de la cartera. L'agafà. Hi havia un parell de SMS. Eren d'en Lluís. El primer deia: "Estic a la porta de la botiga, fa fred. Trigaràs gaire a arribar?". El segon deia: "Ja m'ha dit el teu fill que has passat mala nit i que trigaràs una mica. Estàs bé. Vaig a fer un tallat. T'estimo.". Va respondre: "Estic bé, ara vinc i t'ho explico. Ens veiem. Un petó". I va sortir de casa cap a la botiga. Va caminar tranquil•lament, en arribar a la cantonada en quiosquer l’esperava amb un diari a la mà.

— Va tard avui —va dir-li tot donant-li l’exemplar el diari del dia que duia a la mà.— Què no s’ha trobat bé?

— He passat una mala nit i m'he quedat a dormir una mica més, però estic bé, gràcies.

Va fer el gest de pagar el diari i el quiosquer va fer un gest de rebuig mentre deia:

— Sempre tan despistat. Ja ho trobarem dissabte, com sempre. Que tingui un bon dia.

— Bon dia.

Va seguir el seu camí, dos carrers més enllà va veure una banderola amb el nom de la seva botiga. Quan s’hi acostava es va fixar en un jove cambrer, d’uns 20 anys, i de molt bon veure, que se’l mirava des de la porta d'un bar. Així que s'hi va acostar el noi va somriure i li va dir.

— Bon dia, si que va tard avui, no farà el tallat?

— Ja vindré després, ara m'esperen.

— Ha tingut problemes?

— Una mala nit, però estic bé gràcies. Fins ara, bon dia.

— Fins ara, doncs. Bon dia.

Una abraçada





Forever young (9)


No sabía dónde estaba. Eso le pasaba siempre que dormía fuera de su casa, al despertarse necesitaba unos minutos para situarse, pero esta vez fue diferente ¿Qué hacía solo en la cama? ¿Dónde estaba Pau? Pensó que quizá había ido al lavabo. Aunque era de noche, las persianas estaban abiertas de par en par y el resplandor de la iluminación artificial de la calle llenaba la habitación de claridad. La cama era grande y amplia, pero él estaba al lado de la cama donde normalmente dormía en Pau y en el otro lado no había nadie ni rastros de que hubiera habido alguien. Lo que veía fuera, en la calle, le resultó conocido, extrañamente conocido. Pero, ¿qué hacía él allí? Miró a la mesita de noche a ver si había un despertador... Una pantalla negra con dígitos rojos marcaba las 3:54 AM. Estoy soñando, se dijo, se giró hacia el otro lado para seguir durmiendo, pero no se durmió.

La fuerte erección con que se había despertado remitió de inmediato. Recordó de golpe el proyecto que debía presentar al día siguiente por la mañana en la reunión del consejo para conseguir la financiación y entendió que estuviera desvelado, pero si estaba soñando no podía estar desvelado. Volvió a abrir los ojos. Seguía en el mismo cuarto. Aquello no tenía sentido, pensó. Intentó levantarse de un salto, pero el cuerpo no lo respondió, unas punzadas en la riñonada, junto con dolor agudo en la rodilla derecha y otro más grave en la articulación de la cadera izquierda le hicieron permanecer en cama. Volvió intentar incorporarse, esta vez más despacio. Los dolores corporales esta vez no impedirle sentarse en la cama. Se puso en pie y se acercó a la ventana. Efectivamente, aquello era Barcelona. La Barcelona de su infancia. Aquella era la calle de su casa, de la casa donde vivió con los padres hasta que se fueron a una ciudad mucho más pequeña donde trasladaron la empresa donde trabajaba su padre.

Bien mirado, aquella era la habitación donde dormían sus padres cuando él era pequeño ¡La de horas que había pasado mirando a la calle en aquel balcón mientras su madre cosía con la luz del día! Abrió la balconera y salió fuera, hacía bastante frío, pero no tanto como allí donde vivían con Pau. Volvió a entrar y cerró. Entonces, si eso era su casa...

Salió al pasillo, buscó un interruptor y encendió las luces. Efectivamente, aunque habían pintado y cambiado las luces, aquella era su casa. Fue al baño. Lo habían remodelado completamente y había un gran espejo sobre el lavabo que había en la pared opuesta, la imagen del espejo era de un hombre que no conocía de nada, que como mínimo tenía 60 años, con el pelo, ya bastante escaso, blanco, llevaba una barba corta, también blanca, y tenía cara de sueño. Se acercó lentamente, el corazón latía fuertemente dentro de aquel pecho, ¿quién era aquel hombre?

Se sentó en el taburete del baño, esperó que el corazón se le serenase mientras lloraba amargamente. Aquello tenía que ser una pesadilla. Se volvió a mirar al espejo con detalle, se quitó toda la ropa, inspeccionó aquel cuerpo que le era desconocido con todo detalle encontró cicatrices evidentes de una antigua intervención quirúrgica en la rodilla, otra en el vientre. Se volvió a vestir. Salió del baño e inspeccionó toda la casa. No había nadie más. El que había sido su cuarto cuando era pequeño ahora era un estudio. Estaba junto al comedor, y ambos, estudio y comedor, daban a la galería del patio interior de manzana.

Sobre la mesa había unas gafas, se las puso, enseguida dedujo que eran para ver de cerca. Se las dejó puestas y comenzó a mirar sistemáticamente todos los papeles, así supo que aquel hombre se llamaba Toni, que regentaba un negocio de servicios informáticos con una tienda al por menor que tenía su no muy lejos de casa, que tenía dos hijos un chico de 35 años y una chica de 33. Que la madre de aquellos muchachos estaba muerta hacía más de 10 años, y que había un hombre de unos 34 años, un tal Lluís, con quien sin duda mantenía o había mantenido una relación amorosa. El negocio lo llevaban a medias, ya que eran socios, él y su hijo, y, por lo que averiguó, funcionaba de maravilla. El hijo curiosamente se llamaba Marc, como él, pero al parecer le llamaban Quet.

Pasó horas en esa tarea. Hacia las 8.30 h, cansado de mirar papeles se fue a la cocina. También había sido remodelada hacía poco. En toda la casa se respiraba modernidad y diseño, decorada de manera simple y eficiente, con muy buen gusto, todo estaba ordenado y limpio. Tuvo que remover toda la cocina para poderse hacer un café con leche y unas tostadas que aliñó con aceite y sal. Mientras llenaba la tripa iba pensando que científicamente aquello era inaceptable, que Pau no admitiría jamás que aquello fuera posible, pero era cierto, no estaba soñando.

Sonó el teléfono. Había una extensión en la cocina se levantó, con cuidado de no hacerse daño ni en la rodilla ni en la cadera y contestó.

— ¡Diga!

— ¿Padre? —Dijo una voz masculina— ¿Estás bien?

— Sí, estoy bien.

— Al no verte aquí, me he asustado. ¿Qué te ha pasado que no ha venido a abrir?

— He pasado una mala noche, Quet —se arriesgó a decir.— Me acabo de levantar. Me ducho y voy.

— ¿De verdad que estás bien?

— ¡Claro! Si no te lo diría. La morena que no me ha dejado dormir.

Marc había descubierto que Toni sufría de hemorroides. Había leído esa frase exactamente en un mensaje que Toni había enviado a Lluís y que guardaba impreso en una carpeta con todo de otros escritos y documentos relacionados con Lluís.

— Aquí hay una persona que te espera. Cuanto le digo que puedes tardar.

— No lo sé, media hora, o quizá menos ¿Quién es?

— No lo sé. Un hombre que tiene pinta de extranjero, como de sudamericano, pero que habla un catalán perfecto.

— ¿Te ha dicho el nombre?

— Lluís no sé qué...

— De acuerdo, le dices que he tenido un pequeño problema doméstico y que estaré una hora en poder atenderle si quiere ir a hacer algo mientras tanto...

— De acuerdo. No tardes.

— Tranquilo, Quet, que estoy bien, un poco de dolor en el culo y nada más.

— De acuerdo, hasta ahora, adiós.

— Adiós.

Marc que ahora se llamaba Toni, había tomado la decisión de asumir el papel de Toni mientras pudiera, no quería correr el riesgo de que le impidieran volver a reunirse con su Pauet. Y si se dan cuenta que no acierto siempre me puedo excusar en que he dormido poco, pensó. Tuvo claro que amaba a Pau con locura y que no lo quería perder por nada del mundo. Por eso, para conseguirlo, tenía que hacer de Toni tan bien como pudiera hasta que supiera como volver junto a su Pauet. Tenía que impedir que lo tomaran por loco o por enfermo de Alzheimer o de algo por el estilo.

Registró la ropa sucia para saber qué tipo de ropa usaba aquel hombre. Se duchó y lavó la cabeza. Se peinó cómo había visto en las fotos que se peinaba Toni. Tomó la medicación de la presión y de la artrosis que debía tomar Toni cada mañana y que encontró descrita en una de las carpetas que había removido de madrugada y que Toni había dejado preparada la noche anterior a el cuarto de baño. Eligió cuidadosamente la ropa que le pareció más adecuada. Cogió una cartera de mano que había estudio llena de papeles y utensilios. Oyó el sonido de un móvil y se fijó que había un cargando al lado de la cartera. La cogió. Había un par de SMS. Eran de Lluís. El primero decía: "Estoy en la puerta de la tienda, hace frío ¿Tardarás mucho en llegar?". El segundo decía: "Ya me ha dicho tu hijo que has pasado mala noche y que tardarás un poco. Estás bien. Voy a hacer un cortado. Te quiero.". Respondió: "Estoy bien, ahora voy y te lo explico. Nos vemos. Un beso". Y salió de casa hacia la tienda. Anduvo tranquilamente, al llegar a la esquina en quiosquero le esperaba con un periódico en la mano.

— Va tarde hoy —le dijo dándole el ejemplar el diario del día que tenia en la mano.— ¿Estuvo indispuesto?

— He pasado una mala noche y me he quedado a dormir un poco más, pero estoy bien, gracias.

Hizo el gesto de pagar el periódico y el quiosquero hizo un gesto de rechazo al tiempo que decía:

— Siempre tant despistado. Ya los pagará el sábado, como siempre. Que tenga un buen día.

— Buenos días.

Siguió su camino, dos calles más allá vio una banderola con el nombre de su tienda. Cuando se acercaba se fijó en un joven camarero, de unos 20 años, y de muy buen ver, que le miraba desde la puerta de un bar. Cuando que le acercó el chico sonrió y le dijo.

— Buenos días, si que va tarde hoy ¿no se tomará su cortado?

— Ya vendré después, ahora me esperan.

— ¿Ha tenido problemas?

— Una mala noche, pero estoy bien gracias. Hasta ahora, buenos días.

— Hasta ahora, pues. Buenos días.

Un abrazo

6 comentaris:

Cosimo ha dit...

Bueno, bueno, bueno; que barbaridad, que de saltos da el pobre protagonista de tu histotia.
Que tortura,... Y, ¡menos mal que de coronarias anda bien! Jajajaja,...
La verdad es que sale uno de unas ascuas y, aterriza en otras. Jajajaja,.. La cuestion es seguir en el filo de los sucesos.

Graciaas por este regalo. :)
Besos.

Peace-for-ever ha dit...

Cosimo: Te voy a hacer un resumen, porque tengo la sensación de que vas algo perdido.

El dia 21 de diciembre de 2010, tres personas LGBT; Toni de 63 años, Marc de 33, y Josep de 15; se despiertan en un cuerpo de que no el suyo; Toni en el de Josep, Josep en el de Marc y Marc en el de Toni. Formando uan especie de triángulo. Cada uno de ellos reacciona de una forma diferente. Toni se dispone a disfruta de una segunda adolescencia. Josep, muy purista, no sabe adaptarse a su nueva realidad y acaba ingresado en el departamento de psiquiatría de un hospital comarcal. Marc, aún muy enamorado de su pareja, Pau... Bueno eso es lo que he empezado a contar en esta capítulo...

¿Tan liado resulta? Jajajajajajaja...

Un abrazo.

gerardbcn ha dit...

Tots ens hem perdut alguna vegada, jo el primer.
Aquesta nova aclaració és perfecta.
Per a mí, el que més m´agrada és la teva manera de narrar.
I amb això em quedo, és lo esencial.
Una abraçada...

Peace-for-ever ha dit...

gerardbcn, que perdeu el fil de la narració ha de voler dir que no l'explico prou bé, i això em preocupa.

M'alegra que gaudeixis de les meves narracions.

Moltes gràcies per passar i molt especialment pel comentari.

Una abraçada.


--- Traducción de los comentarios anteriores en catalán ---

gerardbcn dijo...
Todos nos hemos perdido alguna vez, yo el primero.
Esta nueva aclaración es perfecta.
Para mí, lo que más me gusta es tu manera de narrar.
Y con eso me quedo, es lo esencial.
Un abrazo...

22 de mayo de 2011 22:38


Peace-for-ever dijo...

gerardbcn: Que perdáis el hilo de la narración tiene que signifacarr que no lo narro bien, y eso me preocupa.

Me alegra que disfrutes de mis narraciones.

Muchas gracias por pasar y muy especialmente por el comentario.

Un abrazo.
--- ---------------------------------------------------------- ---

Anònim ha dit...

me a encantado la historia me la he leido al hilo, de verdad tienes gran talente y por favor sigue haciendo esto que conquistaras miles de miradas, tam bien me gusta escribir, pero creo que tu talento es increible, de verdad me ha fascinado, gracias por regalar algo tan precioso como un libro. es el regalo mas preciado que existe.
luna

Peace-for-ever ha dit...

luna: Me alegra saber que te ha gustado tanto.

Las gracias os las doy yo a vosotros por leerla y muy especialmente por el comentario.

Un abrazo.

Publica un comentari a l'entrada