Avís | Aviso

=> Versió en català (la primera part de l'entrada)

=> Versión en castellano (a continuación del texto catalán)

dijous, 9 de juny de 2011

Forever young (11)

[Entrada 75]


Forever young (11)

Resum del publicat anteriorment: La nit del 21 al 22 de desembre de 2010, tres persones LGBT; Toni de 63 anys, Marc d'uns 30, i Josep de 15; es desperten en el cos d'una altra persona; en Toni al cos d'en Josep, en Josep al d'en Marc i en Marc al d'en Toni, formant una espècie de triangle. Cada un d'ells reacciona d'una manera diferent. En Toni es disposa a gaudir d'una segona adolescència. En Josep, molt purista, no sap adaptar-se a la seva nova realitat i acaba ingressat al departament de psiquiatria d'un hospital comarcal. I en Marc, molt enamorat de la seva parella, Pau, decideix adoptar la vida de Toni pera intentar recuperar el seu cos i la seva parella. Per sort ha trobat un diari que el permet fer d'ell amb seguretat davant del seu fill, Quet, i del seu xicot, Lluís...

En Toni/Marc es va tornar a abrigar i va sortir de la botiga cap al bar on l'esperava en Lluís. El cambrer jovenet que l'havia saludat abans va fer un crit a la barra perquè li fessin un tallat ben calent. En Lluís seia en una taula al fons, en un lloc tranquil. En Marc s'hi acosta i va seure davant d'ell.

— Et va bé començar demà al matí?

En Lluís va fer un ampli somriure. És clar, va dir. El cambrer va dur el tallat i el va posar davant d'en Toni lluint un ampli somriure. En Marc li va donar les gracies somrient i quan aquest va marxar li va explicar a en Lluís els detalls del contracte que de moment serà temporal fins al dia dels reis.

En Lluís es va mostrar ben segur de si mateix.

— En quedareu tan contents que no tindreu més remei que contractar-me. No ho dubtis.

— No ho dubto —va seguir en Toni/Marc.— Li diré a en Quet que t'he trobat al bar i que vindràs demà a l'hora d'obrir.

En Lluís va voler convidar i va pagar la consumició. Es van acomiadar amb una encaixada de mans sota l'estricta vigilància del jove cambrer que no els treia els ulls de sobre.

Quan va entrar a la botiga en Quet atenia uns clients i n'hi havia uns altres esperant als quals en Toni va atendre de seguida que es va treure l'abric. Per això no van poder comentar la conversa que havia tingut amb en Lluís, fins a l'hora de dinar.

En sortir de la botiga va rebre un SMS de en Lluís demanant si li anava bé que es veiessin aquell vespre. En Marc va trucar-lo.

— Vull celebrar amb tu que demà començo a treballar amb vosaltres, et va bé?

— Home, he dormit poc, volia un vespre tranquil —va replicar en Marc.

— No et preocupis que jo et relaxaré bé. —En Toni/Marc va riure i va acceptar, van quedar a casa d'en Toni. En Lluís duria el sopar.— Pren-te una pastilleta que ara vinc.

En Marc sabia que Toni prenia Levitra per evitar els "gatillazos". Va anar passejant fins a casa. Es va asseure a la sala d'estar per acabar de fullejar i llegir el diari. Encara no havia acabat amb el diari quan va sonar d'intèrfon. Venia carregat amb dues bosses de plàstic.

— Avui cuino jo —va anunciar després de fer-se petó quan van haver tancat la porta. Va anar a deixar les bosses a la cuina i va tornar a la sala on en Marc ja havia recollit el diari.— T'has pres la pastilla de l'amor?

— Ja deu estar fent el seu efecte, fa més de mitja hora que me l'he presa.

— Doncs anem. —L'agafà de la mà i se'l va endur cap al dormitori. En Marc va mirar-se aquell cos atentament. El noi estava ben bo, però el que a ell li agradava era el seu Pauet i aquell noi era massa jove... Aviat va descobrir les habilitats amatòries d'aquell noi i no va tenir cap problema per complir molt correctament amb el seu paper. Un cop van haver obtingut la màxima satisfacció, encara nus sobre el llit en Lluís li va dir.

— No semblaves tu, què et passa? —va comentar en Lluís fent-li un petonet als llavis

— Ho deu fer la manca de son.

— No em referia a això, no et movies com sempre, no em tocaves com saps fer-ho... No ho sé, semblaves un altre —va afegir en Lluís. "Ja m'ha descobert." Va pensar en Marc, però va callar com un mort. I en Lluís va trencar el silenci— En què penses?

— Fa dies que em ronda pel cap agafar unes vacances. I ara que tu seràs a la botiga pot ser un bon moment.

— Vols fer vacances sense mi?

— És el que estic rumiant. Passat festes, un cop començades les rebaixes, podria deixar-vos sols a en Quet i tu a càrrec del negoci. Tinc una feina per fer lluny de Barcelona.

— Vaja home! Ara que ens podíem veure a diari.

— He d'aclarir coses de la meva família i d'una herència —En Marc havia vist entre el papers d'en Toni un tema d'una herència d'un germà de la seva mare que havia mort sense testament i que Toni estava mirant de reclamar-ne l'herència. També sabia que tot estava en mans d'uns advocats i que no li calia intervenir-hi, però necessitava una excusa per intentar posar-se en contacte amb en Pau.

— Què en diu el teu fill?

— Encara no li he dit.

— I em deixaràs sol amb ell?

— Crec que us anirà bé perquè us aneu coneixent.

— I què en trauré d'això?

— Potser tenir feina molts anys si encaixes bé, i potser que així t'accepti com a la meva parella...

— Jo no vull que ho sàpiga això nostre.

— Però jo no li ho vull amagar. No és ruc i se n'adonarà, i si em pregunta li penso dir la veritat. —Traient-li el "però" inicial, aquesta frase estava escrita tal qual a la llibreta que feia de diari d'en Toni.

— Tu i la teva honestedat... Amb ella em vas enamorar... T'estimo. —Un petó dolç embolicat amb una forta abraçada dels dos cossos nus, va cloure aquesta conversa.

Els petons i les carícies encara van durar una estona, fins que el Lluís en va llevar per dutxar-se. Es van dutxar junts. En Lluís li va demanar que el deixés sol a la cuina, que se'n anés a l'estudi a llegir o escriure com cada dia abans de sopar. I així ho va fer en Marc.

Va agafar la llibreta d'en Toni i hi va posar: 22 ds 2011, Marc.

Una abraçada.





Forever young (11)

Resumen de lo publicado anteriormente: La noche del 21 al 22 de diciembre de 2010, tres personas LGBT; Toni de 63 años, Marc de unos 30, y Josep de 15; se despiertan en el cuerpo de otra persona; Toni en el cuerpo de Josep, Josep en el de Marc y Marc en el de Toni, formando una especie de triángulo. Cada uno de ellos reacciona de una forma distinta. Toni se dispone a disfrutar de una segunda adolescencia. Josep, muy purista, no sabe adaptarse a su nueva realidad y acaba ingresado en el departamento de psiquiatría de un hospital comarcal. Y Marc, muy enamorado de su pareja, Pau, decide adoptar la vida de Toni pera intentar recuperar su cuerpo y su pareja. Por suerte ha encontrado un diario que le permite hacer de él con seguridad delante de su hijo, Quet, y de su novio, Lluís....

Toni/Marc se volvió a abrigar y salió de la tienda hacia el bar donde le esperaba Lluís. El camarero jovencito que le había saludado antes pidió de un grito a la barra que le preparan un cortado bien caliente. Lluís estaba sentado en una mesa al fondo, en un lugar tranquilo. Marc se acercó y se sentó delante de él.

— ¿Te va bien empezar mañana por la mañana?

Lluís sonrió ampliamente. Claro, dijo. El camarero trajo el cortado y lo puso delante de Toni luciendo una amplia sonrisa. Marc le dio las gracias sonriendo y cuando éste se marchó le contó a Lluís los detalles del contrato que de momento seria temporal hasta el día de los reyes.

Lluís se mostró seguro de sí mismo.

— Quedareis tan contentos de mí que no tendréis más remedio que contratarme. No lo dudes.

— No lo dudo—siguió en Toni/Marc—. Le diré a Quet que te he encontrado en el bar y que vendrás mañana a la hora de abrir.

Lluís quiso invitar y pagar la consumición. Se despidieron con un apretón de manos bajo la estricta vigilancia del joven camarero que no les sacaba los ojos de encima.

Cuando entró en la tienda Quet atendía unos clientes y había otros esperando a los que Toni atendió en cuanto se quitó el abrigo. Por eso no pudieron comentar la conversación que había tenido con Lluís, hasta la hora de comer.

Al salir de la tienda recibió un SMS de Lluís pidiendo si le iba bien que se vieran aquella noche. Marc le llamó.

— Quiero celebrar contigo que mañana empiezo a trabajar con vosotros, ¿te va bien?

— Hombre, he dormido poco, quería una noche tranquila —replicó Marc.

— No te preocupes que yo te relajaré bien. — Toni/Marc rió y aceptó, quedaron en casa de Toni. Lluís llevaría la cena—. Tómate una pastillita que ahora vengo.

Marc sabía que Toni tomaba Levitra para evitar los "gatillazos". Fue paseando hasta su casa. Se sentó en la sala de estar para acabar de hojear y leer el periódico. Aún no había acabado con el diario cuando sonó de interfono. Venía cargado con dos bolsas de plástico.

— Hoy cocino yo—anunció después de darse un beso cuando hubieron cerrado la puerta. Fue a dejar las bolsas a la cocina y volvió al estar donde Marc ya había recogido el periódico—. ¿Te has tomado la pastilla del amor?

— Ya debe estar haciendo su efecto, hace más de media hora que me lo he tomado.

— Pues vamos. —La cogió de la mano y se lo llevó al dormitorio. Marc miró a aquel cuerpo atentamente. El chico estaba muy bueno, pero lo que a él le gustaba era su Pauet y el muchacho era demasiado joven... Pronto descubrió las habilidades amatorias de ese chico y no tuvo ningún problema para cumplir muy bien con su papel. Una vez hubieron obtenido la máxima satisfacción, aún desnudos sobre la cama Lluís le dijo.

— No parecías tú, ¿qué te pasa? —comentó Lluís dándole un besito en los labios.

— Debe ser por la falta de sueño.

— No me refería a eso, no te movías como siempre, no me tocabas como sabes hacerlo... No lo sé, parecías otro —añadió Lluís. "Ya me ha descubierto." Pensó Marc, pero calló como un muerto. Y Lluís rompió el silencio— ¿En qué piensas?

— Hace días que me ronda por la cabeza coger unas vacaciones. Y ahora que tú estarás en la tienda puede ser un buen momento.

— ¿Quieres hacer vacaciones sin mí?

— Es lo que estoy pensando. Pasadas las fiestas, una vez empezadas las rebajas, podría dejaros solos a Quet y a ti a cargo del negocio. Tengo un trabajo por hacer lejos de Barcelona.

— ¡Vaya hombre! Ahora que nos podíamos ver a diario.

— Tengo que aclarar cosas de mi familia y de una herencia —Marc había visto entre los papeles de Toni un tema de una herencia de un hermano de su madre que había muerto sin testamento y que Toni estaba intentando de reclamar su herencia. También sabía que todo estaba en manos de unos abogados y que no necesitaba intervenir, pero necesitaba una excusa para intentar ponerse en contacto con Pau.

— ¿Qué dice tu hijo?

— Todavía no se lo he dicho.

— ¿Y me dejarás solo con él?

— Creo que os irá bien para que os vayáis conociendo.

— ¿Y qué gano yo con eso?

— Quizá tener trabajo muchos años si encajas bien, y puede que así te acepte como mi pareja...

— Yo no quiero que lo sepa lo nuestro.

— Pero yo no se lo quiero ocultar. No es burro y se dará cuenta, y si me pregunta le pienso decir la verdad. —Quitándole el "pero" inicial, esta frase estaba escrita tal cual en la libreta que hacía de diario de Toni.

— Tú y tu honestidad... Con ella me enamoraste... Te quiero. —Un beso dulce envuelto en un fuerte abrazo de los dos cuerpos desnudos, cerró esa conversación.

Los besos y las caricias aún duraron un rato, hasta que Lluís se levantó para ducharse. Se ducharon juntos. Lluís le pidió que le dejara solo en la cocina, que se fuera al estudio a leer o a escribir como solía hacer cada día antes de cenar. Y así lo hizo Marc.

Cogió la libreta de Toni y puso: 22 dic 2011, Marc.

Un abrazo.

4 comentaris:

Marcos Dreamer ha dit...

Me gusta cómo escribes. Me gustan las historias en forma de diálogos, son más entretenidas ^^
Besoos! (y espero la próxima parte de la historia jaja)

Cosimo ha dit...

¡Me encanta el final de esta entrega!
Genial la reflexion amatoria de Lluis. Yo creo que las diferencias -caso de ser cierto- deben ser notables incluso en el caminar, en el modo de exponer al hablar, en una simple caricia, en un beso,... por eso me ha gustado mucho; porque, aunque Lluis este embebido de contento, nota esas sutilezas en Marc/Toni, y se las comenta. Parece una relacion muy valiente, ¿no? Y, aunque mi vida emocional es una birria, soy un romantico y no puedo evitarlo: me gusta esta historia.

Besotes.

Rober Tenique ha dit...

Pues sí, es una historia muy interesante, y es verdad eso de que haces unos diálogos estupendos, muy fluidos. Y, al final, ese punto de intriga, jeje. Una forta abraçada.

Peace-for-ever ha dit...

Marcos Dreamer: Me alegra que te guste, a veces dudo temiendo que resulte demasiado superficial.
--

Cosimo: Me parece que nadie está dispuesto a aceptar que haya podido pasar algo así, que ante un mismo cuerpo uno siempre piensa que está ante la misma persona, aunque lo note que habla, camina o folla distinto... Pero Lluís es capaz de verbalizarlo con la naturalidad que da la confianza del amor.
--

Rober Tenique: Me alegra que te guste, que te interese y que incluso te mantenga intrigado...
--

Muchas gracias por pasaros y muy especialmente por el comentario.

Un abrazo.

Publica un comentari a l'entrada